10 mayo 2008

Laicidad sí, pero de verdad

Después de una legislatura donde el gobierno se bajó los pantalones ante la Conferencia Episcopal, tragando carros, carretas y manifestaciones varias, subiéndo de forma considerable la aportación pecuniaria a la Iglesia Católica, ahora resulta que la Vicepresidenta dice que quiere avanzar en la laicidad del Estado.

Ya me conformaría con que se cumpliese el principio de aconfesionalidad que la constitución marca claramente. Pero la cosa no está clara. Como bien dice El País en un artículo muy bien documentado y titulado Laicidad equívoca, la cuestión no parece ir por ahí.

¿Qué es lo que quiere hacer el gobierno? Sabemos lo que no quiere hacer: suprimir o modificar el Concordado de 1979, que contiene los acuerdos sustanciales. Y eso sí que lo han dicho claro, por activa y por pasiva, tanto el Presidente como la Vicepresidenta. Ahora, sí que parece que quieren tocar la Ley de Libertad Religiosa, vigente desde 1980.

Si de lo que se trata, como se desprende de lo que Dª María Teresa ha dicho, es de dar medios a las demás religiones del Estado, que en este momento ya empiezan a alcanzar un número alto de miembros, se estará haciendo justicia religiosa pero no se avanzará en la laicidad. La base para profundizar en la laicidad es separar de una vez por todas el Estado y la Religión, sea cual sea. Y para eso, cada religión debe ser financiada por sus propios fieles y no debe formar parte de la enseñanza obligatoria ni de la vida institucional, reduciéndose al ámbito de lo privado y personal.

Por lo tanto, mientras que las distintas Iglesias no se autofinancien y sean ellas, de acuerdo con sus seguidores, las que eduquen de forma voluntaria a sus fieles, sólo se pondrán parches.

Nos queda mucho por caminar. Hoy el diario Público publica los diez mandamientos laicos que serían necesarios. Enumero sus enunciados, aunque la explicación de cada uno se puede ver en dicho periódico, para constatar cuán lejos estamos de un verdadero Estado Laico:

I. Educarás en igualdad

II. No sermonearás fuera del púlpito

III. No impondrás tus símbolos al Estado

IV. No mezclarás la guerra terrenal y la celestial

V. No acapararás las fiestas del calendario

VI. No invadirás instituciones públicas

VII. Cederás tu patrimonio al Estado

VIII. Acatarás la ley de datos (apostasía)

IX. No utilizarás los medios públicos

X. Te autofinanciarás

Salud y República

6 comentarios:

m.eugènia creus-piqué dijo...

Buenos los diez mandamientos pero no se va a conseguir rien de rien ,no se porque el gobierno no acaba de una vez por todas con la iglesia ¿ tiene miedo de algo ?

petonets.

Selma dijo...

Buenas tardes Rafa,

"Encomiable" esta pretensión de la vice, cambiarlo todo para no cambiar nada, o sea seguir financiando a los de siempre, y por cierto está encontrando, con esta tímida propuesta, cierta resistencia dentro de su propio partido,y no hace falta poner nombres y apellidos...

Suscribo uno a uno estos 10 mandamientos... Pero por pesimismo o realismo, me temo que los pantalones se seguiran bajando...
Zeus quiera que me equivoque...

Un beso cariñoso y muy laico Rafa.

Antonio Rodriguez dijo...

Nada que comentar, totalmente de acuerdo, ya que mi entrada de hoy es como la tuya.
Salud, República y Socialismo

yuki ush dijo...

Yo coincido con Selma ( bonito blog por cierto el suyo ) en que podemos estar de nuevo ante un caso de gatopardismo ( cambiar todo para no cambiar nada ). Ojalá sea efectivo el acercamiento a la laicidad. Pero quizá para eso habría que plantear una cambio en la Constitución, donde España se definiera como un estado laico y con aconfesional. Aunque como dice Rafa, garantizar la aconfesionalidad ya sería dar un paso importante. Ahora, para llegar a laico, al Estado le queda mucho, y tanto más cuanta menos voluntad real hay para hacerlo. Esta legislatura volveremos a ver las calles llenas de curas y católicos alterados protestando y seguro que no se habrán producido pasos de acercamiento a la laicidad. La mayor franquicia del mundo no lo va a permitir. No sé cómo lo hacen, pero tienen amigos hasta en el Infierno ( nunca mejor dicho ).

fritus dijo...

Excelente elección del tema del post, Don Rafa,...acabo de repasar el calendario laboral, y exceptuando las fiestas municipales y autonomicas ( que ahí cada uno pone las suyas) de las fiestas del calendario laboral sólo están exentas de connotaciones religiosas católicas( y ní así)...el 1 de enero, el 1 de mayo, y el 6 de diciembre.
Miedo me da esta iniciativa que para quitar protagonismo a obispos, le de un poquito más de cancha a imames y a tele-pastores evángelicos.
Y mientras los que no nos sentimos vinculados a confesión alguna seguiremos siendo "paganos" ( no de la mitología clásica grecolatina, sino paganos de contribuyentes, porque la pasta para sus liturgias sigue saliendo del erario público)

Un abrazo, maestro

RGAlmazán dijo...

Geni lo de los diez mandamientos sería ideal. Yo me conformaba, como primer paso, con tres: Fuera de la escuela, autofinanciación y apostasía. Un beso.

Selma, sí, ojala nos equivoquemos pero yo también me tema que seguiremos con los pantalones bajados y enseñando el cu-laicismo. Besos kabileños.

D. Antonio, monaguillo, me preocupo cuando coincido totalmente con un simple acólito de la Iglesia. Yo, que tengo a cargo mi parroquia Kabila.

Yuki, bienvenido a esta casa. Sí veremos como se ponen estos energúmenos apenas pase el periodo del IRPF (ahora están tranquilitos pues piden la cruz).

Fritus, Sí lo de las fiestas religiosas es la coña. Menos mal que no es un país confesional. Por cierto, los paganos, como la misma palabra indica: a pagar.

Salud y República

Salud y República