31 mayo 2008

Quiero morir en paz

Queridos hijos:

Perdonad si no he sido capaz de decíroslo personalmente. Pero no hubiera sido capaz. Primero por mi salud, que no me permite hablar dos palabras seguidas sin quedar exhausto; segundo, porque estoy seguro de que sería una situación muy dolorosa para vosotros y para mí. Mucho más que leer esta carta.

Mi situación, aunque vosotros tratéis de disimularla, es irreversible. Este cuerpo que hizo lo que pudo durante toda su vida hoy se encuentra en un deterioro tal que sólo da problemas a los demás y a mí dolores constantes que me hacen ser adicto a las drogas más fuertes, eso sí legales, para intentar paliarlo.

Es inútil que nos engañemos. Yo sé cómo estoy y vosotros también. No he perdido la consciencia ni soy tonto, sólo estoy gravemente enfermo. Desgraciadamente cada día que pasa es para mí una condena y deseo, con toda mi alma, morir para no seguir sufriendo y para que, ni vosotros ni todos aquellos que me estiman, sigan sufriendo conmigo en esta agonía sin vuelta. No quiero que tengáis que estar pendiente de un cadáver viviente.

Sí, ya sé que algunos dirán que esto es una locura. Vosotros sabéis que yo no he sido creyente pero que he respetado a todo el que lo era. Sé también que en este país el gobierno, supuestamente progresista, vive aprisionado por esas sotanas totalitarias que todo lo quieren abarcar, que en todos los sitios se quieren meter, que quieren, desde que nacemos hasta que morimos, llevarnos de su mano. Si podéis no lo consintáis.

No quiero sufrir, tenéis que entenderlo y sé que lo entendéis. No soy un mártir, ni quiero serlo. Lo admito, seguramente soy un cobarde. Por eso, os pido el último favor. Convenced a los médicos, a los enfermeros. Yo no soy capaz. Decidles que esto no es vivir. Y si no lo conseguís, hacedlo vosotros. Hacedlo por mí, aunque no sea legal.

Con todos mis defectos, que son muchos, he intentado hacer siempre lo mejor para todos. Hoy tenéis que devolvedme el favor. Ya sé que estoy siendo egoísta pero sólo en vosotros puedo confiar. Los demás no me entenderían. Hoy para mí la muerte es la tranquilidad. Haced que alcance la paz.

Hablan de humanismo cristiano, de santificar el dolor, del sufrimiento como dignidad. Y lo que es peor: quieren que todo el mundo piense como ellos. Ya me gustaría saber qué pensarían ellos en mi lugar. Todo el día conectado a ese aparato que apenas me permite respirar, sin poder casi moverme, teniendo que depender de los demás para las cosas más íntimas, alimentado artificialmente. ¡Qué hago yo aquí!

Solamente os pido que me ayudéis. No dejéis que sufra. Ayudadme a morir en paz. En muchas ocasiones he hecho lo mejor para vosotros, era mi obligación. Hoy os pido que vosotros lo hagáis por mí.

Gracias, sé que habéis sido unos buenos hijos y que lo que tenéis que hacer lo haréis y, morirme en estas circunstancias, es lo mejor que me puede pasar. Si lo hacéis, aunque sé que será duro, habréis cumplido.

Vuestro padre que os quiere y os ha querido siempre.

Esta podría ser la carta de alguno de nosotros, desde luego podría ser la mía.

¿Por qué no se discute y se legaliza la eutanasia, pasiva como mínimo, en todo el Estado? ¿Por qué sólo en Andalucía?

Hoy Público tiene un compendio de artículos que hablan de ello. Valen la pena y aquí están:

http://www.publico.es/espana/120857/muertedigna/iglesia

http://www.publico.es/120884/rezo/digo/dios/mio/ultimo/dia

http://www.publico.es/120881/andalucia/permitira/eutanasia

http://www.publico.es/120886/eutanasia/desconexion/conceptos/claros

http://www.publico.es/120882/gobierno/descarta/generalizar/medida

http://www.publico.es/espana/actualidad/120885/dos/opus/pedido/ayuda/morir/ano

http://www.publico.es/120887/voces/favor/eutanasia/pasiva

Salud y República

4 comentarios:

Selma dijo...

Buenos días Rafa,
Me "ponía" más la Entrada de ayer, para que mentir, pero ésta es también real como la vida/muerte misma, es una carta que sín duda escribiría, tengo la esperanza, pero, de que si el caso lo requiere, no esperar tener que depender de los otros para mi "eutanasia", ya sé es un eufemismo para esconder otra palabra... Pero lo tengo claro, muy claro.

¡Venga pensemos en otras cosas Rafa porfa!Y "Carpe diem"!!!No quita que tu Entrada es excelente...

Un beso muy cariñoso y lleno de vida, Rafa!

David dijo...

Al parecer la Junta de Andalucía va a dar el paso que no se atreve a dar el Gobierno a nivel estatal.

Un saludo

Pablo dijo...

A esa persona le diría que lamentablemente su situación le niega la razón. Pero la vida es vida para uno mismo y para los demás. El asesinato, aunque sea de uno mismo, no puede ser solución a nada.

Tener confianza en los paliativos y esperanza en la cura o tratamiento para las enfermedades es lo que nos hace superarnos a nosotros mismos como especie.jtqszvda

Mega dijo...

Sufren mucho los mayores con enfermedades terminales y lo mínimo que podemos hacer por ellos es darles consuelo y quitarles el dolor. Lograr que se sigan considerando autónomos, capaces de decidir, sobre todo habida cuenta de que la mayoría sigue conservándose cuerda, lúcida, capaz de discurrir de forma consciente, aun cuando el cuerpo les falle y los condene.

El aliento sólo sirve si ellos lo quieren.

Un abrazo