30 marzo 2010

Italia: a la deriva

En poco tiempo, como parece normal, han surgido muchas interpretaciones sobre los resultados de las elecciones italianas. Hay quien habla de victoria de Berlusconi. Sin embargo, otros dicen que la izquierda se mantiene. Eso sobre los dos grandes partidos.

Berlusconi ha perdido votos. Bastantes. En las últimas elecciones, las generales de 2008 el partido de Berlusconi Il Partito della Libertà sacaba cuatro puntos al Partito Democratico, (37,4 por 33.2) mientras que en las elecciones regionales, recién celebradas, tienen prácticamente el mismo porcentaje (26,8 por 26,1). Y como se puede ver ambos han tenido una gran bajada de votos. Los dos grandes partidos han sufrido una debacle. Por lo tanto la izquierda ha fracasado, pero Berlusconi también.a la deriva

Y entonces, ¿qué ha ocurrido? Lo que ha sucedido es que ha ganado la abstención (ocho puntos) y el partido de La Lega Nord --ha multiplicado por 3,5 los resultados de las últimas regionales— y, en menor medida, el de Italia dei Valori, del ex-juez Di Pietro (aquel que se compara con Garzón) --que ha casi doblado los resultados de las anteriores regionales--; los demás partidos han tenido resultados de menor cuantía. Por lo tanto se puede concluir con estas dos aseveraciones:

  • Hay dos ganadores: La Lega del Nord y la abstención.
  • El Partido Demócrata no ha sabido aprovechar la desafección que ha sufrido Berlusconi por parte de los electores.

Total que se ha desdibujado en parte el bipartidismo, en aras de una gran abstención y del resurgimiento de un partido xenófobo declarado como es La Lega.

Desde luego no es para alegrarse por el hecho de que Berlusconi no haya ganado, casi ha sido peor el remedio que la enfermedad. Si Berlusconi representa el populismo, el golfismo y sus intereses personales, Bossi, líder de la Lega, representa el independentismo del Norte de Italia –recordemos sus afanes por hacer de esa zona italiana una nación llamada Padania— y, lo que es grave, la persecución de los inmigrantes y el apoyo insolidario a la Italia rica.

Si a lo anterior sumamos la desafección que significa un ocho por ciento más en la abstención, no podemos por menos que decir que Italia va a la deriva, sin rumbo.

Todavía hoy, algunos añoramos esa Italia de los sesenta y setenta que representaba un espejo para nosotros en la transición, y que hoy ha quedado hecha unos zorros. Y no echemos la culpa al populismo de Berlusconi. La izquierda italiana se ha quedado sin respuesta y sin encontrar quién la pueda guiar por el camino correcto. Hoy, con todo lo ocurrido con el Cavaliere, en los últimos tiempos, que no haya sido capaz de levantar la cabeza, es para entonar el mea culpa, sin complejos y sin excusas. Y mientras tanto los tiburones destrozando a Italia a dentelladas. ¡Qué desastre!

Salud y República

11 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Resulta bastante incomprensible. Pero supongo que ,desgraciadamente, los italianos están aburridos de los dos partidos mayoritarios, como aquí.
La abstención no es la solución, desde luego.

Dilaida dijo...

Tienes razón leyendo tu entrada, yo pienso que, como tú dices, ha sido peor el remedio que la enfermedad.
¿Qué está ocurriendo a esta sociedad? ¿Es tanta la decadencia social, qué ya nos da todo igual?
A mi me recuerda la sociedad romana en la época de la caída del imperio, cuando todo era desmadre y los valores habían desaparecido.
Bicos

Genín dijo...

Eso ha ido de Guatemala a Guatepeor...
Y es que la gente está harta de políticos...
Salud

Neogeminis dijo...

Entiendo que el avance de la derecha (con ejemplares como Berlusconi a la cabeza o como otros xenófobos que andan lanzando discursos racistas al aire sin ningún tipo de recato ni vergüenza)únicamente se explica a razón de la ineficacia manifiesta de la izquierda. De otro modo no se justifica el grado de corrupción que los italianos están tolerando.


un abrazo.

Txema dijo...

Buen análisis D. Rafa.

Espero que la izquierda española tome nota de lo que ha ocurrido y sea capaz de llevar adelante esa refundación anunciada y ahora arrinconada.

Aquí ni siquiera hablamos del 26%, salvo que se cuente al Psoe, al que excluyo de la izquierda y situo, como mucho, en el centro.

También habrá que vigiliar muy de cerca a UPyD que, sin ser una especie de Liga Norte, si tiene elementos peligrosos de populismo y nacionalismo extremo, bajo el disfraz de la constitución.

Creo que, en general, ha sonado la hora del cansancio ciudadano.

àngels dijo...

Quien ha visto Italia y quien la ve! Hace pocas décadas nadie hubiera creído que eran posibles estos resultados, ni por el triunfo de la xenofobia ni por la magnitud de la abstención. La destrucción del PCI fue en paralelo a la destrucción de la Política. No sé si alguien lo ha estudiado, pero quizás valdría la pena hacerlo. Un saludo, República y toda la salud pública del mundo!

Dean dijo...

Ojalá fuera a la deriva, ojalá. Lo que yo veo es que los peores piratas han abordado ese barco y costará mucho retomar el control, muchos años para llegar a buen puerto pero no porque vaya a la deriva sino porque le van a conducir por mares tenebrosos.
Un saludo.

__MARÍA__ dijo...

Cada vez entiendo menos lo que hace que la gente vote a tipos como Berlusconi o Bossi, después de saber de lo que son capaces.
De veras, Rafa, y ya que en Italia se abstengan de esa manera, pues que no me cuadra.
Me voy a tener que exiliar a Marte. Sí.

Besos

Antonio Rodriguez dijo...

El recurso a la xenofóbia puede que sea la única justificaión de los resultados electorales en Italia.En épocas de crisis muchas gente cae en essa trampa y los partidos xenófobos hacen su agosto.
De todas formas habría que reflexionar también sobre la "pureza" de una parte de la izquierda.
Salud, Rrepública y Socialismo

m.eugènia creus-piqué dijo...

Es que la gente está harta de los políticos Rafa, son un asco de los más grandes, la desafección cada día es mayor, considero que el no votar no lleva a ningún lado, pero es que la gente está asqueada.Petonets.

RGAlmazán dijo...

María Jesús, es que están hasta allí de los políticos, sus juegos y corruptelas. Bicos.

Dilaida es buena la comparación. O también la de la Europa de los años treinta. Bicos.

Genín, así es.

Mónica, la izquierda tiene mucha culpa de lo que pasa. Besos.

Ojalá, Txema, nos sirva aquello de "cuando las barbas de tu vecino..."

Ángels, así es. Desde que se hizo la reforma que significó la "práctica desaparición del PCI" las cosas han ido a peor. El PCI no llegó nunca a gobernar, pero cumplió su misión de oposición. Hoy el PD ha gobernado y al final ha quedado totalmente tocado.
Petons.

Dean, esperemos que se pueda reconducir la barca y no termine en esos mares tenebrosos.

María, si consigues el visado, cuenta conmigo. Un beso.

Antonio, esa puede ser una de las causas, pero la xenofobia no explica todo, aunque es el peligro mayor y no sólo en Europa.

Salud y República