18 marzo 2010

Hay que ser demócratas antes que electoralistas

Este país llamado España, en aras de un bipartidismo consensuado donde sólo los partidos regionalistas tengan algo que decir para inclinar la balanza, tiene unas carencias democráticas que ponen en duda la legitimidad de la misma.

Nos estamos convirtiendo --no ya en una democracia representativa sin participación— en una democracia electoralista. Donde la iniciativa del pueblo, recordemos que es donde debería residir la soberanía popular, se limita a votar cada cuatro años con una ley escandalosa que desenfoca los resultados.

La subcomisión que estudiaba el tema ha decidido no tocar lo fundamental de la Ley Electoral, por encontrarla válida, a pesar de que el Consejo de Estado reconoce que es mejorable y que perjudica a ciertos partidos de forma alarmante, dando una alternativa sin necesidad de tocar la Constitución. Pero claro, los partidos que salen beneficiados quieren seguir jugando con ventaja.   leyelectoral

Naturalmente, estos mercaderes electoralistas siempre tratan de justificarlo. Dicen que es en beneficio de la estabilidad y se quedan tan panchos, anteponiendo esa estabilidad a la premisa: Una persona, un voto. Oigan no se calienten más los cascos, la estabilidad mayor es la que se da en las dictaduras, ahí sí que no hay posibilidad de moverse. Me van a permitir que les diga que hacer válido un sistema donde un voto de unos partidos es equivalente a siete de otro, por muy legal que sea, no es legítimo democráticamente. Si a esto sumamos que no hay artículos en nuestra sagrada Constitución, salvo la dificílísima y no vinculante ILP (Iniciativa Lesgislativa Popular), para poder participar en los periodos entre elecciones, no queda sino lamentar este juego de exclusiones que tan bien les va a los grandes y a los regionalistas. Asegurando su poder de acuerdo a unos déficits democráticos que no quieren corregir.

No vale aquello de que no es posible. Las constituciones de los países andinos –la que más la de Bolivia, pero también la de Colombia, Venezuela y Ecuador— prevén referendos e iniciativas populares de los electores para asuntos importantes y existe un artículo por el que se puede revocar a los gobernantes por el pueblo si hay una mayoría de los ciudadanos que así lo solicitan, cosa impensable en la adelantada y “democrática” Europa.

Recuerdo aquello que dijo un ex-presidente español en un congreso de su partido: Hay que ser socialista antes que marxista. Y yo, modestamente, les digo: Hay que ser demócratas antes que electoralistas.

Y esta noticia que me parece de primer grado y de una importancia decisiva, ni la he oído en la radio, ni la he visto en los telediarios. Y de los periódicos digitales que he visitado esta mañana a primera hora, sólo hablaban de ella Público y 20Minutos y El País (aunque éste último ya la ha almacenado), mientras que ABC, El Mundo, El Plural, La Vanguardia y El Periódico ni la mencionaban. Aquí se puede ver a quién sirven estos periódicos que invisibilizan una noticia de esta magnitud.

No queda otra que conseguir siete votos por cada uno de los demás, ese es el único juego que nos dejan hacer, y si se obtuvieran resultados decisivos, exigir como primera medida para cualquier tipo de acuerdo, el cambio de la ley electoral. Por una sencilla razón: Porque hay que ser demócratas de verdad, antes que nada.

Salud y República

P.D. Han hablado también del tema: Alvaro, JaviM, Grándola, Luis Ángel, David, Felix, Lidia, Iñaki y probablemente más gente que no he localizado. Menos mal que nos queda la blogosfera.

18 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Desde luego, tienes toda la razón: no hay democracia si los votos no valen lo mismo.

Anónimo dijo...

Vale ya de Lloriqueos, está claro que no van a cambiar la ley, y si se empieza por romper todo tipo de pactos y acuerdos con estos dos partidos a lo mejor el votante se da cuenta realmente a quien está votando y que es lo que hacen, porque no podemos olvidar que en muchos ayuntamientos vamos juntitos de la mano en la crítica y los palos pero son ellos los que consiguen los logros, si los hay..

Que les den, a romper ya de una puta vez ¡¡¡

Esquirlas de Aire dijo...

Yo quiero creer que si IU tuviese 80 escaños en el Parlamento también estaríamos asistiendo a esta reivindicación de reforma de la ley electoral ¿Verdad que sí? Porque estamos hablando de democracia y no de electoralismo.

Dean dijo...

Amén. Eso es lo que yo pienso al respecto, ni más ni menos. Tendría qua haber por lo menos un plebiscito, un referendum o como mínimo una consulta polular en la que se ventilara el asunto, y previamente, la ilustración suficiente para que el pueblo se entere del engaño a que ha estado sometido durante toda su vida. Cualquier adulto en España pregunta a cualquier niño: ¿eres del Madrid o del Barça? en la política sucede exactamente lo mismo, no existen más opciones.
Un saludo.

ElSrM dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Txema dijo...

Pero Rafa, ¿esperabas de verdad otra cosa?

un saludo

Felipe dijo...

Seguiremos viviendo en una democracia imperfecta.

Lo de la Subcomisión era un paripé porque no existía voluntad política desde un principio

No Consejo de Estado ni nada.Prima los intereses partidistas de las dos grandes formaciones políticas.

Termino diciendo que seguiremos viviendo en una democracia imperfecta porque la soberanía nacional no se encuentra representada en su totalidad en las Cortes Generales.

Abrazos

ElSrM dijo...

Yo también me he hecho eco. De hecho, de este asunto es del primero que empecé a publicar en la Red.

Es indignante.  P.P., P.S.O.E. y los regionalistas votan juntos el que sus asientos les salgan a ~60.000 votos, mientras que los asientos de los demás pueden salir a —500.000 votos. Partitocracia, donde quien importa es el partido político y sus ventajas. Al votante, ciudadano o demos le acaban de escupir en la cara. «Si no nos votas "a nosotros", tu voto saldrá recortado de la trituradora, ¿capice?»

No queda otra que seguir dando la lata. Sencillamente porque pensamos que llevamos razón y lo que se pide es justo. Desde el punto de vista del ciudadano. Porque el punto de vista de los partidos políticos, en DEMOcracia (no PARTITOcracia) tiene que importar poquito poquito.

He corregido el comentario porque el enlace que puse antes no era el que pretendía.

Saludos,

Manuel dijo...

Una muy mala noticia. A pesar de ello seguiré votando a IU, a sabiendas que en mi provincia eso significa tirar mi voto a la basura. Hay mucha gente sin representación en el Congreso.

Hay que hacer movilizaciones ya. A ver si Cayo convoca una manifestación para ello.

RGAlmazán dijo...

María Jesús, incluso podría haber una pequeña desviación, pero...
Bicos.

Esquirlas, amigo, yo no puedo hablar por los demás. Pero si le vale mi palabra yo si estaría en la misma posición. Y si lo se lo cree, es su problema. Ha sido mucho lo que ha costado esta democracia para que se prostituya con el mantenimiento de esta ley.

Dean, pues sí, pero aquí los intereses partidista electoralistas son los que priman.

Txema no esperaba otra cosa, pero no voy a cesar en criticar algo tan importante como esto.

Efectivamente, Felipe, una democracia imperfecta donde priman más los intereses partidistas que los valores democráticos.

ElSr.M, pues sí, hay que seguir dando la lata, y al menos que sientan --aunque no estoy seguro-- que su actuación es una farse y que su sentido democrático deja mucho que desear.

Manuel, gracias, ellos juegan justo con lo del voto útil. Es una canallada, pero encima de anteponer sus interese a los principios democráticos, luego lo aprovechan y sacan lo del voto útil. Una verdadera canallada legal pero ilegítima e injusta.

Salud y República

RECOMENZAR dijo...

genial tu texto profundamente honesto

Neogeminis dijo...

Estoy convencida que la actual deformación de la política de muchos de nuestros países se debe, precisamente, a este errado enfoque de lo que es la democracia. De ahí el desgaste y el desprestigio galopante que la palabra "político" viene engendrando.
La mayoría de los que se autodenominan demócratas piensan sólo en los números necesarios para llegar, y en este sentido, no hay diferencia de ideologías.

Un tema para debatir largo y tendido.


un abrazo!

Ciberculturalia dijo...

Leí la noticia pero para serte sincera no me sorprendió porque la verdad es que ya sabemos, nos dieron suficientes muestras, de la calidad democrática de los dos grandes partidos.
Una pena y como dices, solo queda esperar a que, con esa injusta situación, se consigan más votos para poder presionar suficientemente.
Un beso ya por fin en viernes...

Antonio Rodriguez dijo...

Como imaginaba que escribirías sobre este tema no he querido entrar en tu blog hasta expresar mi opínión en el mio.
Te había comentado algunas veces que de esa comisión no iba a salir nada positivo por los intereses electoralistas de los grandes partidos y los nacionalistas y desgraciadamente no me equivoque.
Salud, República y Socialismo

ventanas del falcon dijo...

El bloqueo de la reforma de la Ley Electoral alimenta la corrupción e impide que España sea más de izquierdas

http://ventanasdelfalcon.blogspot.com/2010/03/el-bloqueo-de-la-reforma-de-la-ley.html

Iñaki dijo...

¿Democracia?

oligarquía.

(Del gr. ὀλιγαρχία).

1. f. Gobierno de pocos.

2. f. Forma de gobierno en la cual el poder supremo es ejercido por un reducido grupo de personas que pertenecen a una misma clase social.

3. f. Conjunto de algunos poderosos negociantes que se aúnan para que todos los negocios dependan de su arbitrio.

------------
Extraído del DRAE.

Dejémonos de eufemismos y nombremos las cosas por su verdadero nombre.

Pero, eso sí, no perdamos la esperanza en que, algún día, la verdadera Democracia nos permita decidir nuestro presente y nuestro futuro.

ceronegativo dijo...

Me parece que es mucho decir de algunos, lo de demócratas digo.

ElSrM dijo...

CARTA A LOS MIEMBROS DE LA COMISIÓN DE LA REFORMA ELECTORAL

Para: alfonso.guerra@diputado.congreso.es, elviro.aranda@diputado.congreso.es, jose.benegas@diputado.congreso.es, josemariabenegas@hotmail.com, jabermudez@diputado.congreso.es, gaspar.llamazares@diputado.congreso.es, jesus.quijano@diputado.congreso.es, juan.vera@diputado.congreso.es, jordi.xucla@diputado.congreso.es

Muy Distinguida Señoría:


Leo en prensa con preocupación que se ha rechazado realizar las mejoras aconsejadas por el Consejo de Estado sobre la proporcionalidad del sistema electoral recogido en la Ley Electoral General.

Si en su día el Informe del Consejo de Estado me sorprendió para bien, debo decirle que hoy los partidos responsables de este bloqueo me han asombrado negativamente.

Quisiera expresarle de nuevo la importancia que tiene para el respeto a la Constitución Española en cuanto a la igualdad de todos los ciudadanos en tanto que votantes y en cuanto a la exigencia de que el sistema electoral debe ser proporcional, el hecho de que dichas reformas sean o no aplicadas.

Los cuatro partidos que estarían obstruyendo la necesaria reforma, a saber, P.P., P.S.O.E., CiU, P.N.V., serían precisamente los actuales beneficiarios de la exagerada distorsión en la asignación de asientos parlamentarios o escaños en función de los votos emitidos por los ciudadanos electores. No hace falta decir que este hecho hiere hondamente la credibilidad de tales partidos políticos para ser opciones de representación ciudadana.

Hemos de tener presente que no estamos hablando de que un partido político u otro salga beneficiado o perjudicado de las distorsiones del sistema. Los partidos políticos no son el sujeto a tener en cuenta en Democracia. El sujeto debe ser el ciudadano como individuo y la sociedad civil como colectivo. Todo lo demás es instrumental y utilitario. La distorsión en la asignación de escaños a quien afecta es a los ciudadanos, a su representación democrática indirecta en el Parlamento.

Un Parlamento de un Estado Democrático de Derecho no puede representar correctamente a sus ciudadanos, a la voluntad colectiva de éstos, si el voto de unos aparece multiplicado por hasta siete veces respecto al de otros ciudadanos.

Negarse a hacer las correcciones que el Consejo de Estado proponía en el informe que se le solicitó es negarse a corregir ese vicio en la representación de cada votante.

Tal como Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I de Borbón recibió un poder concentrado y absoluto de manos del anterior régimen dictatorial y demostró voluntad democrática, altura de miras, sentido de Estado y generosidad al volver a separar esos poderes y devolverlos a donde correspondía, esperaba que en esta ocasión los partidos políticos que gozan de cierta ventaja casual por la distorsión en la asignación de los escaños, obrasen con las mismas cualidades del Monarca entonces.

Y ahí está mi ruego. Obren con ese sentido de Estado y con el honor que se les presume para asegurarse de que el voto de todos los ciudadanos recibe los mismos asientos parlamentarios mediante la aplicación del sistema electoral. Lo contrario sería alargar ese viejo defecto de nuestra Democracia que hasta hoy no hemos sabido, querido o podido corregir.


Cordialmente,