09 noviembre 2011

A Urdangarín le han pervertido

Era un buen muchacho. Dicen que de pequeño, un niño ejemplar, estudioso, cariñoso y listo. Un tipo que poco a poco fue consiguiendo lo que quiso. Empezó desde abajo y llegó a ser uno de los más grandes deportistas, un icono del balonmano.

Un chaval sencillo que hizo del deporte su vida. ¿Qué pasó entonces, para que ese buen hombre haya pasado de balonmanista famoso a empresario presuntamente corrupto?

¡Ah! ya me acuerdo. El pobre hombre tuvo la desgracia de casarse con una infanta. Y empezó la buena vida. Es lo que veía. El lujo, no dar cuentas a nadie, pedir y tener, sin cortapisas. Y claro, el pobre, cayó.

Urdangarín

Y una vez que se abre el melón, ya no se para. Para colocarle, por su condición consorte, le hicieron ejecutivo de primera. Y se encontró dirigiendo empresas con las mismas manos que había metido multitud de goles en la red contraria. Y allí, conoció seguramente a algún golfo, con el que se asoció y le indujo a hacer cosas que nunca hubiera hecho, y esas manos que tantas glorias dio al Barça y a la Selección las metió en el cajón. Le hicieron pensar que el tenía bula, que venir de la Casa Real le permitía hacer y deshacer a su antojo, que era todopoderoso e inmune. Lo legal quedaba al margen, ¿qué importancia podía tener para un miembro de tal estirpe hacer ciertos chanchullos?

Y, picó. Y claro que un personaje de tal alcurnia no se va a pringar por una pequeñez. Un tal juez Castro –que lo mismo es republicano— habla de un desaguisado de un par de milloncejos de euros. Una miseria, por cierto la mayoría de dinero público.

Naturalmente, se sabía. Fue desde el caso Palma Arena –¿recuerdan al chorizo pepero Jaume Matas?— allá hace unos años. Y entonces, los grandes vates de la Casa Real, para alejarle de esta situación, le enviaron a las Américas. Se sabía, aunque ahora digan lo que digan. Y por eso se fue para allá.

En fin, como pueden ustedes ver, una triste realidad, un muchacho que había tomado un rumbo claro, que pudo ser entrenador o dirigente de algún club de balonmano y que, por su mala suerte –en este caso “el amor”— entró en una familia donde basta pedir para tener, donde el gran patriarca ha figurando –después lo deben haber prohibido— entre los hombres más ricos del mundo. Donde aquello del trabajo y el sudor de la frente es un chiste de mal gusto. Donde todo se podía conseguir sin esfuerzo. Y ahora, el desgraciado se ha visto como se ve.

Menos mal que siendo quien es, ya se encargarán de que la cosa no vaya a más, de echar tierra al asunto. Hay que preservan el buen nombre de la Casa Real, ¡faltaría más!, porque si no, me daría mucha pena. Mucha, porque sin duda el pobre no tiene culpa, le han pervertido.

Salud y República

16 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Pobrecillos, todos ellos.

tecla dijo...

Por muy torpe que haya sido, verás como n le pasa nada.
Nos están tocando tiempos feos.

Dilaida dijo...

¡Pobre ovejita blanca! Se rodeó de ovejas negras y al final le destiñeron encima.
Bicos

fritus dijo...

es que mola más el pastón en mano que el balonmano

Antonio dijo...

No será, amigo Rafa, que una vez que se acostumbró a eso del balonmano no puede tener la mano vacía? Es consorte... con mucha sorte el muchacho...
Saludos

Genín dijo...

También es dinero publico los 9 millones que le dan a los Borbones no se muy bien a cambio de que...
Pero este resultará inocente, ya verás...
Salud

tecla dijo...

Hasta igual no se vuelve a decir ni una palabra más.
Ya verás.

Neogeminis dijo...

Qué vergüenza! y yo que le di la mano a la señora hace unos años, cuando vino a inaugurar el complejo Parque España en mi ciudad! jejejeje

Las malas influencias pudren hasta las mejores manzanas!

Txema dijo...

Eso es lo que tiene vivir en la más absoluta impunidad y oscurantismo.

Y tampoco se sabe que este chico tenía una novia en Barcelona antes de que la infanta se encrapichara de él. Chica que fue convenientemente silenciada y apartada a un remoto lugar de la Catalunya rural.

saludos

Ciberculturalia dijo...

Por fin, ests noticia ha sido recogida por la prensa generalista. Ya era hora porque el tema lleva coleando meses. A ver como termina
Besos

m.eugènia creus-piqué dijo...

Rafa hemos hecho el mismo Post, aunque el tuyo como siempre es mejor, no tengo nada que decir a veces pasan estas cosas,pobrecitos me dan mucha pena que se vean obligados a choricear.Petons.

Reyes dijo...

Pero la inmunidad no era sólo para los diputados y senadores?
Ah , ya, debe ser que el entorno del rey tb es inviolable;una garantía que el pueblo no tiene,puesto que aunque nos duelen los cuartos traseros , nos siguen dando fuerte y sin vaselina.
Tu texto me ha hecho llorar de aflicción ante la corruptela del que iba a ser sin duda un gran ser humano.
República YA!!

Dean dijo...

Da penita esta pobre gente.
Un saludo.

Antonio Rodriguez dijo...

Hoy el juez ha dicho que de momento no lo va imputar. Veremos si no hay presiones para que se vaya de rositas.
Salud, República y Socialismo

Atalanta dijo...

Y pasara lo de siempre, esta gente son intocables y nosotras/os manteniendo sus lujos.

Que vergüenza..., bueno pá quien tenga.

Salud camarada

RGAlmazán dijo...

María Jesus, una penita. Bicos

Tecla, ¿por qué no le imputan ya? Un beso.

Dilaida, ya sabes, las malas compañías. Bicos

Fritus, manejar mucho las manos puede llevar a esto.

Antonio, así es. Las manos ya andaban solas.

Genin, esperemos que algo pase.

Mónica, espero que no te haya quedado rastro. El 50% de la empresa donde iba el dinero era de la infanta.

Txema, así es, abandonó a esa muchacha por la gloria de la Casa Real, y luego vino lo que vino.

Carmen, ha estallado cuando no podían ocultarla más. Se sabía que había algo desde que en 2009 se fue a USA. Besos.

Geni, guapa, te mando mil besos.

Reyes, la inmunidad de los diputados es parlamentaria. Lo de la Casa Real, es más grave. Está blindada. No hay críticas públicas y la justicia se lo piensa y mucho, antes de meter mano.

Dean, mucha pena.

Antonio, veremos, no me fío un pelo, aunque ha salido mucha mierda.

Atalanta. bienvenida a Kabila. Sí, una vergüenza que a ellos les falta. Un beso.

Salud y República