20 noviembre 2011

Hay que votar. Que no nos despojen de nuestra rebeldía

Desde hace treinta años, sabemos que uno de los dos grandes partidos va a ganar, este año además parece más claro que nunca el que lo conseguirá.

También sabemos que la ley electoral beneficia a los grandes y perjudica a los partidos pequeños y que hay que cambiar este bipartidismo imperante. Pero sólo eso se consigue votando.

Hay muchos que apreciamos que se pueda votar. No lo puedo evitar, hoy he salido a las ocho menos cuarto a la calle para ir a un colegio electoral y todavía siento la emoción. Poder votar hoy es algo normal, natural, aunque muchos eligen la opción de no hacerlo, por estar en contra del funcionamiento del sistema. Sin embargo, somos muchos los que sabemos el precio que se ha tenido que pagar por votar y por eso no hemos faltado a ninguno de los comicios.

Galeano  Mucha gente pequeña

Porque somos muchos los que sabemos que es un sistema imperfecto, pero también recordamos la España de hace cuarenta años. Y francamente –perdón por el adverbio— no tiene color. Sin ir más lejos, esta entrada de hoy –y la de ayer y la del otro día…— no se podría publicar. La libertad es algo importante y el precio por conseguirla ha sido alto. En este país, muchos muertos. Muchos han sido los que han luchado y caído para que hoy todos podamos votar.

Porque con todos los defectos, este sistema hay que mejorarlo –hay mucho margen— pero es el único sistema, el menos malo de todos los que existen.

Por eso, sólo, con un puñado importante de diputados que quieran perfeccionar esta democracia, que crean que el sistema debe y puede ser más justo y participativo, que se necesita una ley electoral más democrática, que ofrezcan alternativas para salir de la crisis sin que lo paguen los mismos, sólo así, se podrá mejorar lo que tenemos. No hay otra salida.

El movimiento 15-M y la fuerza que ha tomado la calle últimamente son importantísimos, pero tiene que haber quién desde la institución capital, el Congreso, trate de que se aprueben esas reivindicaciones. Si no, la presión se irá desinflando y el tiempo jugará a favor de este sistema tramposo.

Hay que votar, porque no votar es un acto displicente e ineficaz. Se puede votar en blanco, nulo, pero votemos. Lo que sea, pero recordemos que la única forma de cambiar esa democracia imperfecta es con nuestro voto crítico. Todos los otros esfuerzos no canalizados, se pueden perder. Y sería una pena.

Yo voto, y cuando lo hago no se me olvida la emoción con que mi madre volvió a votar, con la que un día, hace ya muchos años, llevé a una señora de ochenta años en un silla de ruedas a votar y con el voto en la mano se puso a llorar. Porque no puedo olvidar lo qué tuvimos que hacer para que hoy todos, todos los que lo deseen, hagan uso del primer derecho democrático: el voto. La posibilidad de elegir.

Que no se parte con igualdad de oportunidades, verdad, Que esta ley está amañada a favor de los dos grandes, desde luego. Pero, si queremos corregirlo no vale escondernos para no votar. Votar es un derecho al que no debemos renunciar. Hagámoslo por los que quisieron hacerlo, lucharon por ello y no han llegado hasta aquí. Hagámoslo con rebeldía, por un mundo mejor. Hagámoslo contra los que consideran que es mejor un sistema autoritario que una democracia (aunque ésta sea imperfecta).

Mañana ya tendremos tiempo de organizarnos y entre todos mejorar esta democracia. En eso debemos comprometernos, pero hoy toca votar. Rebélate.

Salud y República.

10 comentarios:

Felipe dijo...

Yo la lo he hecho porque aunque el sistema es imperfecto es el menos malo.Y si no votamos no tendremos la ocasión de mejorarlo.

El bipartidismo es cruel pero éste se puede romper.Y únicamen te se puede romper en las urnas y con nuestros votos

¡Salud y República!

María dijo...

Ya he votado. Disfrazada (lo puse en mi blog) pero contenta.
Ahora a esperar las "sorpresas"
Lo que es seguro es que tendremos un nuevo presidente, jeje (hoy estoy graciosilla)

Besos guapo.

Neogeminis dijo...

Coincido. Votar en blanco o no votar en definitiva alienta y beneficia a lo que se quiere combatir. Si uno no pelea, antes de empezar, ellos ganan.

Un abrazo.

Dilaida dijo...

Por supuesto, hay que ir a votar, a eso no podemos renunciar nunca.
Bicos

Antonio Rodriguez dijo...

Yo ya lo he hecho y al menos en mi colegio la participación era muy alta.
Salud, República y Socialismo

Genín dijo...

El tiempo es asqueroso por aquí, todavía no he ido, esperando que mejore un poco, está casi de noche...
Salud

Ciberculturalia dijo...

La cosa está chunga. A estas horas, cuatro puntos por debajo de la participación en 2008. ¡Cuánta intensidad!
Besos

carlos c dijo...

Perdonadme que disienta de la mayoría. Yo no voy a votar y no lo hago como forma de protestar ante un régimen totalmente corrupto. Yendo a votar se está diciendo que se está de acuerdo con la corrupción- Si hubiera un número de no votantes de un 60% por ejemplo, obligaría a los políticos actuales a tomar medidas de reforma del actual sistema, se obligaría por ejemplo a poner en marcha un sistema donde el poder lo ostente , el ciudadano, a través de instituciones que limiten el poder que damos a políticos a través de las urnas. Hoy esas instituciones que si existen, están prostituidas toda vez que están completamente politizadas (pensemos por ejemplo en el Banco de España, la CMMV, Tribunal de la Competencia, donde el Gobernador o el presidente son puestos por el Presidente del Gobierno.). Es decir, ejercemos una cada vez cada cuatro años el derecho a voto y a partir de ahí dependemos de la "buena voluntad" del político de turno para que no cometan ningún tipo de fraude. Esto no debe ser así, se tiene que despolitizar esa instituciones que limitan el poder de los políticos que nosotros les prestamos cada 4 años , si no ocurre lo de Argentina, Mexico, etc países donde el nivel de corrupción es insostenible. Por eso no voto, como muestra de mi repulsa a los políticos actuales y con la esperanza (idealista, lo sé) de que haya muchos ciudadanos que piensen como yo.

Atalanta dijo...

Pues mi voto ha sido NULO, como en las Municipales; no hay otra opción. La ABTENCIÓN seria útil si todos/as la usáramos al unísono, pero lo del pueblo unido si que es una utopía pero de las gordas.

Rafael yo también me he emocionado, pues me acuerdo de todos mis muertos, hombres y mujeres comprometidos con las libertades, gracias a ellos/as, que dieron sus vidas, yo hoy VOTO.

Hoy más que nunca SALUD Y LIBERTAD.

L. de Guereñu Polán dijo...

A ver si conseguimos que IU y PSOE se pongan de acuerdo en Extremadura para una moción de censura al Presidente de esa Comunidad y nos dejamos de chorradas. ¿Va a gobernar el PP mientras la mayor parte de los diputados (de IU y PSOE) miran? Una cosa es un cabreo, un error, la decepción que pudo haber ocasionado el PSOE y otra el futuro de los Extremeños. Si se recupera Extremadura antes de marzo esto podría influir en la izquierda de Andalucía. A quien pueda influir le pido que lo haga.