29 junio 2011

La importancia de llamarse Ortega Cano

Me joden enormemente las injusticias, y más si éstas vienen derivadas del trato de favor que se da a personas conocidas.

He visto en el telediario y en este medio que se ha confirmado que Ortega Cano, conducía ebrio, con una tasa de alcohol de 1,26, cuando la permitida es de 0,50.

La verdad es que me importa un pito y no sigo la vida privada de ninguno de estos famosillos que viven a costa de lo que fueron o de tener o haber tenido relaciones con otros u otras famosas.

Nunca he sido asiduo a lo rosa, es más, lo detesto. Sin embargo, me parece intolerable que la guardia civil, la justicia, los medios de comunicación y el sursum corda actúe de forma diferente ante delitos similares, dependiendo de quien los cometa. Desde luego, no estaría hablando de este tema si el tal Ortega Cano, debido a su imprudencia y a su borrachera, se hubiera salido de la carretera y se hubiera dado una buena castaña, sin implicar a nadie. Me la trae al pairo.

ortega-cano-300x257

Lo que ocurre es que, por desgracia, mientras este señoritingo iba hace un mes con un coche potente, un mercedes todo-terreno (de los que si te roza, te destroza tu coche), conduciendo borracho y con exceso de velocidad, se pasa al carril contrario, y mira tú por donde, iba un ciudadano normal, Carlos Parra, que conducía tranquilamente un simple Seat Altea y que pretendía ir a su trabajo. Como resultado de la conducción temeraria, ilegal y canallesca del “famosillo”, resulta muerto. (Fíjense en esta noticia de El País, en donde por todos lados aparece la palabra accidente y el nombre del torero, su gravedad, mientras apenas se menciona que ha habido un muerto en el percance, del que sólo se dice la edad y ni tan siquiera, este digno periódico, es capaz de citar su nombre).

Es tremendo ver que la Guardia Civil achaca al accidente tres posibles causas: una distracción, falta de pericia o exceso de velocidad. En ningún caso habla del posible estado ebrio del conductor, es más, no le hacen, inexplicablemente el test de alcoholemia.

Posteriormente, a pesar de que un miembro de la familia había visto a Ortega Cano beber por distintos bares del lugar, esta información queda sepultada en el olvido. Es más, a los nueve días la guardia civil, en el primer atestado, no determina como la causa, ni la velocidad ni el consumo de alcohol. A los doce días, la fiscalía de seguridad vial “maneja la tesis” de que el torero no iba bebido.

Y ahora de confirmarse la noticia, nos encontramos con que se ha descubierto el pastel y de que el torero famoso iba “colocado” y ha matado a una persona. Y claro, después de ver el recorrido de la noticia durante este mes, me surgen distintas preguntas:

¿Por qué la guardia civil no hizo, inmediatamente, el test de alcoholemia, cuando se produjo el accidente?

¿Por qué han tardado casi un mes en confirmar que conducía borracho?

¿Por qué no hicieron caso al cuñado del fallecido, Carlos Parra, que vio bebiendo al torero en varios bares, e investigaron inmediatamente?

¿Por qué el fiscal, sin tener conclusiones, defiende al conductor asesino y dice que no iba ebrio el 14 de junio?

¿Qué intereses hay para haber intentado tapar, como simple conducción temeraria debido a la velocidad, una tasa de alcohol de casi tres veces la permitida?

Preguntas que no habría que hacer si el causante del accidente hubiera sido José García, por poner un ejemplo.

Y ahora, por aquello de tratar de simular otra hipótesis, la contraria, supongamos que un conductor borracho y con exceso de velocidad arremete contra el coche de Ortega Cano y le mata. ¿Cómo hubiera reaccionado la prensa, los amigos, la guardia civil, el fiscal y la camarilla de aduladores de famosos existentes? Hubieran, sin duda, machacado al otro conductor, hubieran pedido justicia, le hubieran deseado lo peor, hubiera sido portada de todos los periódicos y telediarios. Se hubiera sabido en el momento que iba borracho, porque le hubieran hecho el test de alcoholemia inmediatamente. Pero claro, la historia ha sido al revés y no tiene importancia, o sólo un poco, al fin y al cabo, el muerto sólo era gente corriente.

Basta ya de proteger a la gente poderosa, a los ricos, a los famosos. Porque mientras la guardia civil callaba, el fiscal negaba, los medios invisibilizaban al fallecido y hablaban de la gravedad del personaje, se ha enterrado a una persona, que podría ser cualquiera de nosotros, que cometió el delito de encontrarse con un juerguista desgraciado y borrachín a esas horas en la carretera. ¿Quién va a sustituir a ese marido, a ese padre, a ese amigo?

Ortega Cano pagará una multa, saldrá de ésta, se irá de rositas y este acontecimiento quedará como una anécdota de su vida llena de aventuras. Y, mientras tanto, la familia de Carlos Parra ha quedado mutilada de por vida, porque es necesario que los famosillos tengan sus juergas, aunque, ¡que le vamos a hacer!, esto acarree algún percance. ¡Mala suerte!

Mi desprecio más absoluto a este personaje matón y mi solidaridad con la familia del fallecido.

Salud y República

18 comentarios:

Moral y Política dijo...

En este país esas cosas no deberían de extrañar. No es el primero y no será el último. Que hay que luchar contra eso, por supuesto, pero asntos como esos y otras muchas para nuestra desgracia ya casi ni escandalizan (Tous, Farruquito, Pantoja, Ortega... y tantos y tantos con una ley a medida)

saludos,

Antònia Pons Valldosera dijo...

Ascazo!

Martine dijo...

Sí Rafa, da asco!Y me remueve las entrañas recordar que quién se llevó a mi Madre por delante, también estaba bebido.. Y el imPPresentable de la hiena que tuvimos por presdidente del gobierno haciendo en su momento apologia de conducir como le daba la gana. ¡País!

Besos, Rafa, muchísimos.

Antonio Rodriguez dijo...

Esperemos que ocurra como con Farruquito que al final acabó con sus huesos en la carcel. Y Farruquito no iba borracho.
Salud, República y Socialismo

Ciberculturalia dijo...

Se ha confirmado lo que ya nos imaginábamos, no? Vergüenza nacional cómo han manejado esta noticia los medios. Tardaron en hablar de la víctima varios días. Como si el muerto no tuviera ni nombre, ni apellidos, ni el dolor de la famlia.
Me ha producido verdadera indignación este tema. El amarillismo aparece en todos los medios, incluso en aquellos que consideramos más menos serios
Un beso

mariajesusparadela dijo...

Como casi siempre, suscribo tus palabras, Rafa.

Txema dijo...

Siempre sospeché que en este accidente había algo que no encajaba con las distintas versiones más o menos oficiales que nos iban dando.

En primer lugar el impacto. No se habló para nada de huellas de frenada y, sí, se dijo que el golpe fue tan brutal que el motor del seat salió despedido hasta el extremo de que otro coche chocó con unas piezas. Para que eso ocurra el choque tiene que ser brutal.

En segundo lugar, si se le hizo una prueba de alcohol. Nada más llegar al hospital, porque es obligatoria una vez que estás allí. Lo extraño es que no se dieran los resultado lo antes posible de forma pública para despejar, precisamente, cualquier duda. Ahora se entiende por qué.

Efectivamente Rafa, si este famosillo hubiera sido Pepe Pérez nadie habría hablado de él. Casos similares los hay abundantes, como el del tal farruquito o el del jugador Fernando Martín.

Así que como dice María Jesús, suscribo todo lo que dices.

saludosb

yraya dijo...

Me uno a todas tus palabras sobre todo al último parrafo.
saludos

Ysupais dijo...

"Caballero Don Dinero"... el borrachin éste de turno habrá huntado a diestro y siniestro, pero eso nunca lo sabremos...importancia por el nombre... no, por su dinero siniestro, de torero y de herencia.
Lo siento por el fallecido pero a todos esos que se dejan sobornar... queles den.
Saludos.

Dilaida dijo...

Yo dejo dos preguntas ¿qué pasaría si hubiese sido el causante y el bebido el señor que perdió la vida?
¿Por qué los miembros de la familia Ortega Cano y sus camaradas tiene una sala del hospital a su disposición, en los primeros días del accidente?
El hospital es público y yo si tengo la desgracia de tener un familiar enfermo en el hospital a mi no me proporcionan una sala para que pueda esperar con mis familiares.
Bicos

David dijo...

De acuerdo en todo.
En este país, donde nadie cree en la justicia social, es normal que pasen estas cosas.
Estoy tan cabreado con esto que no me apetece seguir escribiendo.

fritus dijo...

Esto es muy gordo y muy indignante...el cabronazo se cambió de carril para adelantar y se cargó a una persona. Y uno se pregunta ¿ para que coño iba tan aprisa si no llegaba tarde al curro?.

Suscribo tu entrada hasta las comas, amigo Rafa. Cada vez que cogemos el coche jugamos a la ruleta rusa, y el hecho de que que actitudes como la de éste señorito queden impunes todavía contribuye más a una mayor inseguridad vial.

Un abrazo

Genín dijo...

Esperemos que a este lo metan en la cárcel como pasó con el Farruquito...
Salud

~~Esfera Comunista~~ dijo...

Pues ya ves tú qué sorpresa. Este hombre se gastará un pastón en abogados y no irá a la cárcel aunque triplicara la tasa de alcohol y se haya cargado a un hombre.

Es una vergüenza. Sé que suena a topicazo, pero hay muchas profesiones que se prestan a ir de chulos por la vida, y una de ellas es la de torero.
Este tío es un cabrón y se merece ir a la cárcel.

Dean dijo...

Por ahí he escuchado que la ley es para los de ruana (los pobres), los que tienen para pagar se libran de todo y eso es algo más evidente cada día en vez de ser al contrario (con la civilización supuestamente).
Un saludo.

María dijo...

Con el pastón que tiene el torero, ya podía dar un puesto de trabajo y contratar a un chofer. Porque que ese hombre bebe habitualmente es vox populi, pues si él se quiere matar solo, por mí no hay inconveniente, lo malo es que se lleve la vida de otros.
¡Ah! y volverá a hacerlo con el tiempo...el dinero lo arregla todo.

Besos

Anónimo dijo...

El fallecido Carlos Parra pertenecia al PCE asi como toda su familia,una de sus hijas iba en la lista a la municipales de su localidad.

Mi pesame a la familia y que este hombre pague con la carcel lo que ha hecho

RGAlmazán dijo...

Moral, no me extrañan, sé que ocurren cosas así, pero no me acostumbre y me indigno.

Antònia, sí. Petons

Martine, es verdad, da asco. Besos.

Antonio, me temo que no sea así. Este no ha huido, dirán que ha sido un accidente involuntario y que casi paga con su vida. Pagará una multa y punto pelota. Al tiempo. Ojalá que me equivoque.

Carmen, ya lo ves. Este tipo tan majo, tan valiente, tan bien casado, no puede ser tratado mal por lo medios. El otro, el desconocido que se puso por medio, al hoyo. Así es esta vida asquerosa. Besos

María Jesús, bicos.

Txema, ha sido un novelón por intrigas, tratando de ocultar lo inocultable. Y lo peor es que el muerto al hoyo este tipo al bollo.

Yraya. Un beso.

Ysupais, pues sí, que les den.

Dilaida, la primera ya me la había hecho yo. De la segunda pregunta no sabía nada, hace este episodio todavía más asqueroso. Bicos.

David, este episodio me ha cabraado bastante aunque era de esperar, visto el mundo que vivimos. Yo también estoy bastante indignado con este tema.

Fritus, este tipo es un jugador de ruleta rusa, por eso no le importa actuar así. Lo jodido es que además el canalla tiene suerte. La que le faltó a Carlos Parra.

Genín, lo dudo mucho, este es un tipo mucho más poderoso y afincado en el mundo rosa, en todo lo alto. Me temo que se irá de rositas.

Esfera, sí, merece ir a la cárcel, aunque no creo que ocurra. Besos.

Dean, así ocurre. Este canalla ha cometido un homicidio y se irá a casa pagando, pero sin cárcel.

María, ya lo ves, encima tacaño, podía haber tenido, como dices, un chófer. Besos.

Salud y República