28 junio 2011

Seis jóvenes saharauis a punto de morir de hambre

Desde hace casi 80 días, seis jóvenes saharauis se encuentran en huelga de hambre al sur de Marruecos, en Gulmim.

Como suele ocurrir con estas noticias, los medios de comunicación tradicionales han dado la callada por respuesta, ocultándola. Gracias a la Red, y a la colaboración de una amiga que me ha avisado, me he enterado de esta noticia que para la mayoría de los mortales, simplemente no existe.

Saharauis en huelga de hambre

Estos jóvenes que permanecen sin comer desde el 12 de abril, lo hacen para hacer visible un grave problema internacional que sigue sin solución después de treinta y cinco años. Su pueblo, abandonado y lamentablemente dejado de la mano de la Comunidad Internacional, lleva décadas sufriendo las injusticias a las que les somete el reino marroquí.

El motivo principal es hacer ver el expolio que Marruecos está llevando a cabo en su territorio. Los recursos del Sahara son esquilmados para beneficio de los invasores.

No sé cuál será actualmente la situación de estos jóvenes, que ya hace días que se encuentran en estado grave. Desgraciadamente las pocas noticias que llegan de la situación impiden saber su estado actual, pero lo que ni medios internacionales ni potencias mundiales van a evitar es que siempre haya gente dispuesta a luchar, hasta las últimas consecuencias, por una causa justa, por vivir en su tierra, por ser libres.

Y aunque estos jóvenes no lo consiguieran, seguirían otros, para dar una lección a este mundo insolidario, al mundo de los poderoso, incapaces de entender algo más que de poder y dinero, de geopolítica y de comercio. Estos seis saharauis han demostrado ya, que los principios están por encima la salud y la vida y se han convertido en ejemplo de sus compatriotas.

Las diversas resoluciones incumplidas de la ONU, hacen a Marruecos un país que con ayuda de los poderosos se salta la ley, mientras trata de tapar sus propias miserias con una nueva constitución que no intenta sino de perpetuar una seudo-democracia en la que la dinastía alauí se perpetúa en el poder.

La responsabilidad de lo que ocurra a los ciudadanos saharauis, es de Marruecos y de sus cómplices aventajados USA y Francia, siempre al lado del poderoso. De la ONU incapaz de hacer cumplir sus resoluciones cuando se trata de algunos países, y de España que entregó, cobardemente y sin descolonizar, el territorio saharaui a la monarquía alauí, creando el conflicto actual.

Salud y República

14 comentarios:

Neogeminis dijo...

Es muy doloroso que se tenga que llegar a estas instancias para hacerse oír.

mariajesusparadela dijo...

Me pregunto por qué Rosa Diez no ha ido a verlos, como hizo cuando era noticia en todos los foros Aminatou.
Está claro que los políticos y los medios de comunicación solamente nos hacen saber lo que quieren que sepamos.
Y, a nuestro lado, el mundo muere de hambre e injusticia.
Eres un hombre solidario y comprometido, Rafa. Un hombre en quien se puede confiar.

Ysupais dijo...

Increible pobre muchachos solo tienen dignidad para perder.
Lo difundo tamibien en facebook y emails.
Saludos

Genín dijo...

Gracias, no me había enterado, pero no me extraña nada, lo que está pasando es simplemente mas de lo mismo de siempre...
Salud

María dijo...

Será cuestión de propagar la noticia.
Lástima que en España sepamos qué hace Belén Estebán y quien es, y desconozcamos sucesos como este que nos traes y a personas que merecen la pena.

Besos

Antònia Pons Valldosera dijo...

Las huelgas de hambre sólo sirven cuando al ofensor le importa que vivas o mueras. Hace muchísimo tiempo que opino que esta estrategia no es adecuada. La de Aminetu sí porque hubiera sido un marrón muy grande pra Desatinos. ¿Pero estos pobres chicos? Si se mueren de hambre al satrapilla no le quitará el sueño.
Hay que buscar otras estrategias y otras maneras de hacer presión.
Un abrazo

Dilaida dijo...

Desconocía todo esto, gracias por contarlo.
Bicos

Felipe dijo...

A los dictadores les importa un bledo las huelgas de hamble.Menos bocas que alimentar.

¡Qué terrible!¡qué tremendo!


Saludos

Ysupais dijo...

Al difundir la noticia me ha llegado por email esta otra información, quizás te/os interese verla, pero como bien dicen los comentarios que te dan los blogueros amigos hay a quienes les trae "al paido" las vidas de los que les hacen decir " subditos".
Saludos



http://www.saharalibre.es/modules.php?name=News&file=article&sid=4729

Ciberculturalia dijo...

Como bien señalas es una información que poco interesa a los medios tradicionales pero al menos podemos llegar a ella a través de la blogosfera.
Penosa situación de estos jóvenes que me temo no les servirá nada más que para perder definitivamente su salud.
La cerrazón de Marruecos y de los países, entre ellos el nuestro, que mantiene esa situación es tremenda.
Un beso

Antonio Rodriguez dijo...

Yo no entiendo las huelgas de hambre y menos como en este caso tienen nula repercusión mediática y como dice Felipe a los dictadores le importa un bledo este tipo de acciones.
Mientras que USA y Francia no se empeñen en una solucion, no la habrá.
Salud, República y Socialismo

javi dijo...

Gracias a esta entrada me entero de la noticia. ¿De que nos valen los medios oficiales de manipulación?.

El futuro de la información está en la red.

Maikel dijo...

Lo que sucede en el Sahara y con los saharauis es algo muy incomodo para los gobiernos de España.
España entrego el Sahara a los marroquíes a cambio de poder pescar en aguas del Sahara, el Polisario al considerar que se estaba pescando en aguas suyas, lanzaron algunos ataques contra pesqueros con varios muertos de pescadores y algunos secuestrados.
El Frente Polisario fue expulsado de España en 1985 por los asesinatos que cometió, aunque más tarde regresó no se sabe muy bien como.
Pero es un asunto muy incomodo para los gobiernos de España porque cada vez que hay algún incidente entre marroquíes y saharauis que le toque aunque sea de refilón a España “Marruecos responde reivindicando Ceuta y Melilla”.
Por lo tanto siempre hará la vista gorda y mirara para otro lado, intentando no inmiscuirse en los problemas de los saharauis y marroquíes.
Yo les diría estos chavales que dejen la huelga de hambre, porque no van a conseguir nada y aparte de su familia y algunas otras personas con gran corazón y sentimientos, a nadie le va importar los que les pase .
En un pueblo cercano a Valencia al que suelo ir bastante y que tiene una gran población inmigrante, ha habido enfrentamientos entre marroquíes y saharauis con algún arma por el medio, por lo visto a sido algo bastante serio por lo que leí en la prensa valenciana.

RGAlmazán dijo...

Mónica, así es. Besos.

María Jesús, buena pregunta, cuya respuesta conocemos. El populismo es lo que tiene. Bicos

Ysupais, sí, están perdiendo constantemente, hasta la vida. Besos.

Genín, es que los medios no hablan de estas "pequeñeces".

María, Belén Esteban es un personaje detestable pero sirve para olvidar las cosas importantes. Las cosas importantes, muchas veces, no salen en los papeles porque los ocupa Belén Esteban.

Antònia, tienes razón, pero esta gente está desesperada y dispuesta a cualquier cosa a cambio de que se visibilice su causa, aunque, por desgracia, permanezca en el anonimato.
Petons

Dilaida, no interesa darlo a conocer. Bicos.

Felipe, sí, es verdad, pero esta gente está dispuesta a todo, por casi nada.

Carmen, sí, es verdad pero están desesperados y hacen cualquier cosa, pretendiendo llamar la atención. Besos.

Antonio, yo si las entiendo, ellos tienen esa necesidad porque prefieren morir a vivir de rodillas. Aunque no consigan su objetivo, demuestran su valor. No es sólo una cuestión de utilidad o eficacia. Yo desde luego les diría que no prosiguieran, pero les entiendo.

Javier, sin duda, la Red se ha convertido en un lugar donde se publica lo que los medios tradicionales invisibilizan. Es una labor que vale la pena.

Maikel, España actuó, y sigue actuando, de forma cobarde. Era la responsable de la descolonización y sin embargo, entregó el Sahara a Marruecos. Y ahora, tiene intereses con el reino alauita y mira a otro lado en este conflicto.

Salud y República