29 junio 2011

Las diputaciones y el senado, ¿para qué?

Está claro que la España de 2011 poco tiene que ver con la de 1978, cuando se cuajó la Constitución. En aquel año se llegaron a ciertos acuerdos pactados entre franquistas y demócratas porque se trataba de pasar de un modelo dictatorial a un modelo democrático, y se pusieron en marcha diversas leyes y órganos que con el tiempo han demostrado su valía o su inutilidad.

Así es que ha llegado el momento de cambiar cuestiones que no han funcionado o que habiendo cumplido una misión son perfectamente sustituibles. Hoy, no hace falta decir que nos encontramos inmersos en una crisis económica que debería hacer revisar, también bajo el aspecto económico, la utilidad de ciertos entes.diputaciones Forges

Por ejemplo, las diputaciones. Es difícilmente entendible que en el Estado español existan cuatro niveles de poder institucional: municipio, provincia, autonomía y Estado. Ayuntamiento, diputaciones, comunidades autónomas y estado central son quienes detentan el poder. Las diputaciones (cabildos en las Islas Canarias, consejos insulares en Baleares o diputaciones forales en Euskadi) son las encargadas de administrar las provincias y existen en todas ellas, menos en las comunidades uniprovinciales, donde se asume esa función desde la comunidad autónoma.

Si las autonomías uniprovinciales no tienen diputación, es posible plantearse eliminarlas también en el resto. Sus funciones pueden, perfectamente, recaer en la Comunidad Autónoma pertinente, y así evitar un escalón más entre el municipio y la autonomía, que es absolutamente prescindible. Sin que se pueda hacer de forma inmediata, pues las funciones de las diputaciones están en marcha y habría que corregir la Constitución y algunos estatutos de autonomía, se puede ir trabajando para que estas diputaciones desaparezcan en las próximas elecciones autonómicas. Recordemos, además, que es el único órgano de los cuatro niveles que se elige indirectamente, de acuerdo con los resultados autonómicos. Es cuestión de prepararse. Su desaparición significaría una agilización del poder político.

Por otro lado, ya he hablado de la situación del Senado, en otras ocasiones. El Senado nació para ser una segunda cámara, el parlamento de representación territorial. Lo que ocurre es que en la situación actual no sirve para nada. El Senado no tiene poder decisorio, sólo sirve para retrasar la aplicación de las leyes, puesto que una vez emitida su decisión, la cámara de diputados es quien tiene la última palabra. Por lo tanto, o hacemos del Senado una verdadera cámara de representación territorial con poder decisorio, o lo eliminamos. No tiene ningún sentido que quede como está. Hoy, sólo les sirve a los partidos políticos de cementerio de elefantes y para colocar a la gente que no tienen cabida en órganos decisorios y se les premia con el Senado, a sabiendas de que no sirve para nada.

Hay muchas más cuestiones que corregir, pero sólo por estas dos valdría la pena cambiar la Constitución, agilizaríamos el Estado y ahorraríamos unos centenares de millones de euros, que sin duda hacen falta para nuestro maltrecho Estado del Bienestar.

Salud y República

11 comentarios:

Dilaida dijo...

Pero si eliminamos todas las instituciones inutiles se quedarían muchos políticos en el paro, sin contar todos los empleados de esas instituciones, como por ejemplo, los porteros de la diputación de Ourense, uno para cada hora del día, y faltan horas, las mujeres, los hijos y demás familia de los alcaldes de la provincia.
No puede ser... subiría mucho el paro y el culpable, por supuesto, el gobierno central.
Bicos

JanGas dijo...

Las diputaciones forales sí son elegidas democráticamente, las diputaciones provinciales dependen de los resultados electorales municipales y la división en partidos judiciales que tiene cada provincia(para hacer más difícil la entrada de partidos pequeños). Considero que ese debate sería necesario, ¿de qué manera se organiza el Estado? ¿Para qué un Senado sino es una Cámara de debate territorial?

Camino a Gaia dijo...

La metáfora del senado como cementerio de elefantes es genial.
Políticos que aunque no tienen poder decisorio cobran por serlo y por servirse a sí mismos.
Dignificar la política pasa por el entendimiento a todos los niveles que los políticos deben estar para servir y no para ganar.

mariajesusparadela dijo...

De acuerdo contigo.
En la diputación de Ourense hay más conserjes que puertas...

Felipe dijo...

Soy partidario de reformar la Constitución en cuanto a la eliminación de las Diputaciones.Su papel político e institucional no tiene nada que ver con la España del 78.

Y en cuanto al Senado debe ,una vez por todas,convertirse en una cámara de representación territorial.Su actual cometido es un sinsentido ya que su papel no es decisorio y sólo sirve para colocar a políticos de segunda fila o como cementerio de elefantes políticos.


Saludos

Genín dijo...

Creo que absolutamente todo, requiere modernidad, TODO lo referido a la forma de gobernar el país, con las diputaciones sobra también la casa real...
Salud

Emilio Manuel dijo...

Habría que darle una vuelta a la Constitución como si fuera un calcetín, desde la eliminación de la propia Corona, a las Diputaciones, reducir el número de provincias y de pueblos, esto eliminaría alcadías y concejales.

Con todo lo anterior, donde de verdad hay que tocar es en la Banca, nacionalizar algunos banco, y llevar un fuerte control de la Banca y de las multinacionales.

Ciberculturalia dijo...

Tienes razón que esta sobredimensionada la estructura del Estado. ¿Te imaginas lo que sería este debate con nuestros politicos?
Ojalá!
Besos

RGAlmazán dijo...

Dilaida, a lo mejor así entendían lo que es el paro. Bicos

Jangas, efectivamente esta entrada tiene como finalidad el tratar de que se debata estas cuestiones.

Camino, lo del senado, como está montado, es de coña.

María Jesús, ser conserje de la diputación, en la situación actual, es un chollo. Bicos.

Felipe, de acuerdo. No estoy por eliminar el Senado, pero debe ser la cámara territorial para la que se creó y no un cementerio de elefantes.

Genín, estos políticos además de ineficaces son unos antiguos y unos reaccionarios.

Emilio Manuel, llevas razón, en otras entradas he hablado de otros cambios constitucionales. Y hay unos cuantos, por ejemplo la ley electoral y permitir más participación ciudadana, reconocer la Memoria histórica, poner claramente que este es un estado laico, acabar con la monarquía...

Carmen no quieren ni oír hablar de ello. Pero, a lo mejor, con el 15-M tienen que escuchar cosas parecidas. Besos.

Salud y República

Eastriver dijo...

Eso, eso... Yo estoy a favor de los recortes, Rafa. Pero de los recortes que propones tú. Éste es el discurso que debe adoptar la izquierda. Asumimos los recortes, no nos oponemos a ellos, los comprendemos dada la situación general, pero no que recorten a los desfavorecidos. Y recortar en Diputaciones y Senado me parece un camino esencial.

Hablas de cuatro niveles de poder institucional. En Catalunya son cinco, aunque cueste creerlo: la comarca. Te lo juro. Lo que aquí se conoce como Consell Comarcal. Por ahí también se podría recortar algo en el caso catalán, no digo yo eliminarlas todas pero sí unificarlas, porque hay comarcas con 5000 habitantes que mantienen toda su parafernalia que probablemente no es necesaria.

...el que grita!! dijo...

Rafa te retwiteo!! No tengo que añadir ni una coma.