08 mayo 2011

Los medios de comunicación y los políticos

La relación entre los medios de comunicación y los políticos es beneficiosa para ambos. Los medios de comunicación sirven de eco de los discursos políticos, pero a la vez también son críticos de estos.

Desde hace bastante tiempo, muchos políticos de distintos partidos, sobre todo del PP, se sirven de los medios de comunicación para soltar sus arengas, sus pareceres y sin embargo, no admiten preguntas en sus ruedas de prensa.

Hay otros políticos que admitiendo preguntas, sólo contestan a lo que quieren o, tomando el pelo al periodista de turno, si les preguntan qué hora es, les contesta que no le gusta la paella. En esto han sido especialistas principales, políticos peperos valencianos liderados por el imputadísismo Camps, quien riéndose del periodista cuando le han formulado alguna pregunta sobre el caso Gürtel, ha contestado por otro tema que nada tenía que ver.

opinion-publica-1

Lo grave es que, hasta ahora, los periodistas han tragado cuando sin avisarles, el prócer de turno dice no admitirles las preguntas o les toma el pelo.

Hoy parece que han despertado y la FAPE (Federación de Asociaciones de Prensa de España) y RSF (Reporteros Sin Fronteras) han pedido a sus asociados que no vayan a las ruedas de prensa si no se admiten preguntas.

Desde Kabila ya habíamos tocado el tema y no entendíamos que de forma asimétrica el poder se sirviera de los medios y estos tragaran sin decir ni pío. Por lo tanto, aunque llega tarde es una buena noticia esta declaración de estas asociaciones, para que los periodistas dejen de asistir a reuniones donde no haya interacción, donde se suelte el discurso y no den la palabra.

Un político, o un deportista, o un entrevistado cualquiera puede, perfectamente, mandar una nota de prensa, una arenga, un artículo. El medio de comunicación puede publicarlo o no. Lo que no puede ser es que los profesionales de los medios acudan a citas donde la comunicación sólo fluye en una dirección. Para eso hay otros medios de hacer llegar la información.

Negarse a asistir ante estos políticos prepotentes, autoritarios, a los que sólo les interesa su discurso sin matices, es una obligación ética que debe cumplirse, so pena de ser un acólito incondicional al que no le interesa sino el discurso cerrado del líder. Los periodistas libres no pueden entrar en una dinámica que les convierta en correos del zar. Es un error lamentable que hay que corregir. Porque el periodista no debe servir al político sino al publico al que llega, y éste desea la información matizada.

Salud y República

8 comentarios:

Ciberculturalia dijo...

Cuando lo leí me pareció espléndida postura pero no estoy muy segura que los medios lo cumplan. Algunos se han convertido directamente en voceros de los políticos de turno. Lo vemos a diario en alguna prensa tradicional.
Bueno mientras tu disfrutas de la espléndida paella, hoy yo dedicareme a una (también espléndida) carne a la plancha. Me voy corriendo a ello
Besos

mariajesusparadela dijo...

También están protestando de ese apartado de la ley electoral que les obliga a un tiempo obligatorio de campaña.
Los periodistas (algunos) ya son bastante partidistas (y no imparciales), pero así, no hay manera de ser mejor.

María dijo...

Ahora estoy algo impresionada con la muerte de otro disidente cubano, y todo lo que aquí parece grave, visto desde el prisma de allí, deja de tener la gravedad que le suelo dar a estos temas.
Me han dado el domingo con esta noticia.

Besos

Genín dijo...

Ya era hora, era muy necesario que lo hicieran...
Salud

Antonio Rodriguez dijo...

Los ciudadanos no nos merecemos estos desplantes de los políticos, por eso sería deseable que la propuesta "Sin preguntas no cobertura" se llevara a afecto; pero me temo que no será así porque son muchos los interes que por medio tienen los propietarios de los medios de comunicación.
Salud, República y Socialismo

Dilaida dijo...

Completamente de acuerdo contigo pero hay que tener en cuenta que salvo raras excepciones, políticos y periodistas son lobos de la misma camada.

Txema dijo...

Los periodistas tenemos nuestras ideas. eso está claro. Y a veces, aunque la mayoría creo que intenta ser honrada, pues se nos puede ver el plumero, sobre todo a los que trabajan en grandes medios y tienen acceso a secciones muy conctretas, como encomía, política, sociedad.

Pero otros muchos, son anónimos que hacen un trabajo mal pagado, poco grato y encima tienen que soportar que se les incluya en el mismo saco que a los grandes "opinadores".

Y esto últimos son a los que camps y compañía se puede permitir el lujo de tomar el pelo.

saludos

RGAlmazán dijo...

Carmen, la paella bien, lo mejor el ambientazo. Espero que tu carne a la plancha no haya ido mal.
Besos.

María Jesús, no les dejan ser libres. Mandan las empresas que son las que tragan. Bicos.

Sí, lo de Cuba es terrible. Un beso.

Genín, esperemos que lo cumplan.

De acuerdo, Antonio, yo también me temo lo peor.

Dilaida, los que pagan el pato son los periodistas de a pie. Desde luego el P.J. o el JIménez Losantos no son mejor que los peores políticos. Bicos

Txema supongo que entre los periodistas hay de todo, como en botica. Lo que pasa es que quien decide ir o no a las ruedas de prensa no son los que asisten sino los grandes capitostes. Ese es el problema.

Salud y República