06 marzo 2011

En Cádiz, Marcelino Camacho está vivo

El carnaval de Cádiz también es comprometido. Tiene alma. Además de risas hay mucho sentimiento.

Vean:

¡Viva el Carnaval! ¡Viva Cádiz! ¡Vivan Los Currelantes!

Salud y República

votar

8 comentarios:

Felipe dijo...

¡Qué buenos son!

"Ni nos domaron, ni nos doblaron ni nos van a domesticar"

¡Viva los currelantes!

Saludos

Ysupais dijo...

Trabajadores que se anestesian frente a la TV ¡¡ que razón tienen y que comprometidos, como tu bien dices ¡
Gracias por traerlo aqui.
Saludos.

belijerez dijo...

Tendríamos que demandar al estado por la violencia estructural ejercida contra los currelantes desempleados.

Yo estoy hasta el moño de esta situación!!!!!
Reirnos unos diitas viene bien, pero es muy fuerte la situación que estamos viviendo en la provincia de Cádiz.
Aumenta ladesesperanza de forma vertiginosa, aunque no lo crea, don Rafa.

Genín dijo...

Desde luego, aparte de la gracia musical, algunas letras son increíbles...
Salud

javi dijo...

Auténticas verdades en clave de humor.

María dijo...

Cuando los escuché sabía que te gustarían. Además su autor, Jesús Bienvenido, dio el pregón del carnaval de Chipiona ayer.
Pues cuando los tenga, te pasaré otro grupo que te va a gustar tela marinera... Los Antesdeayesterday se llaman. Por supuesto no han pasado a la final del teatro Falla, porque son letras comprometidas y claro, eso no gusta.

Besos

Ciberculturalia dijo...

Te lo agradezco, "mi arma" (traducción: alma en andaluz) porque necesitamos sonreír.
Muy buenos y además como dices comprometidos.
Besos cerrando el domingo

RGAlmazán dijo...

Felipe, es una demostración de que desde el pueblo pueden surgir iniciativas divertidas y culturales.

Ysupais, sí son buenos y comprometidos.

Belijerez, me lo creo, no me extraña que aumente la desesperanza. Y no sólo en Cádiz. Es desesperante, pero ojalá que no nos amarguen y seamos capaces de que no nos cambien el humor. Besos.

Genín, algunas letras son muy buenas.

Javi, así es.

María, pásamelo que son geniales y unas risas nunca vienen mal.

Carmen, ¡qué grasiosa (traducción de graciosa en andaluz)! Besos

Salud y República