28 marzo 2011

¡Basta de bromas! ¡Fuera nucleares!

Estamos todavía sin saber cuáles van a ser las consecuencias nefastas de lo ocurrido en la central nuclear de Fukushima y, sin embargo, vemos cómo todos los defensores de las nucleares, la mayoría de la opinión pública, en momentos difíciles como el que viven ahora, hablan de dilatar la decisión sobre la energía nuclear, de una necesidad de un debate sosegado, de no tomar medidas en caliente. Escondiendo bajo su piel de cordero, un lobo estepario de no te menees. Esperando que pase un poco la tormenta nuclear para posicionarse por esta “magnífica energía”, la de las tres mentiras, “barata, limpia y segura”.nuclear-japonesa1-342x256

Otra de las cosas que hacen es decir que como no entienden, que sean los físicos y expertos los que decidan. Pero, ¿qué va a decir un científico del Centro de Energía Nuclear o un tipo que tiene acciones eléctricas y ve en peligro su patrimonio? Aquí se evita siempre preguntar a los otros, y aunque a algunos les parezca mentira, también hay científicos que están en contra, pero a esos se les invisibiliza.

Trampas y más trampas para defender lo indefendible éticamente. Lo que sólo intereses bastardos puede mantener en pie.

Y, miren ustedes, mienten como bellacos, porque en este país la energía nuclear representa un 20% del mix-energético, o sea del total de la energía que se consume. Nadie espera que mañana se cierren todas las centrales nucleares. Pero, sustituir un 20% del total de la energía puede hacerse en unos años, incluso sin resentirse casi nada la economía, que parece que es lo que les importa a estos grandes gurús nucleares.

Hay algunos que no se esconden y defienden con argumentos peregrinos utilizar más la energía nuclear. Y es que es como si pidieras a un verdugo de Texas que no defienda la pena de muerte. O a un delincuente que se declare inocente, voluntariamente. No se puede pretender que una persona que vive de eso, sea neutral o que no declare en su propio beneficio.

Hay posibilidades reales de evitar la energía nuclear. Basta hacer un calendario de cierre de centrales nucleares –empezando por Garoña ya, que tiene más de cuarenta años de vida-- y un esfuerzo en inversiones en energías renovables. En todo caso, para empezar, deberíamos reducir el consumo de energía, utilizando la estrictamente necesaria. Estamos acostumbrados a consumir sin miramientos, y el primer ejercicio es disciplinarse y no desperdiciar energía. Acostumbrados a dar a un interruptor y que haya luz siempre, parece difícil para mucha gente pensar que la energía también es limitada, y que si queremos disminuir paulatinamente la nuclear, hay que empezar por controlar nuestro entorno.

Un consumo responsable es algo que hay que hacer entre todos. Pero no sólo de energía, hay que consumir menos de todo. Esa, junto con dedicar más medios a las energías renovables, es la clave para poder ir deshaciéndonos de la energía nuclear y de la que depende de fósiles, tan dañina para el planeta.

Y no es una cuestión de días, pero hay que empezar. Hay cosas que no se pueden aplazar. Un plan energético que vaya sustituyendo energías peligrosas y contaminantes por renovables es una decisión inaplazable. Cada vez queda menos tiempo, y, sin embargo, nuestros políticos siempre hablar de “hay que hacer” sin hacer prácticamente nada. No son capaces de entender lo que nos jugamos en el envite. Algo tan insustituible como este planeta, y con él, la vida , incluida la de los políticos negacionistas o intransigentes.

Salud y República

16 comentarios:

Neogeminis dijo...

Desde que cursaba mis estudios universitarios sé que la utilización de la energía nuclear implica grandes riesgos -enormes- y que no es correcto catalogarla de "limpia" y no contaminante.No puede ser tal si en el proceso para obtenerla intervienen sustancias radiactivas tan riesgosas. Croe que debió ser después de Chernóbil el momento en el que se debió dar un giro en cuanto a los planes de inversión nuclear futura, para que ya hoy no existieran en el mundo tantas centrales que nos pusieran permanentemente en riesgo. Es notable como aún hoy hay quienes insistan en decirnos que se trata de la única forma energética alternativa para las opciones tradicionales más contaminantes.
Esperemos que la presión internacional logre mantener el debate en el cauce justo.
Un abrazo.

Martine dijo...

Este enlace sobre Tchernobyl permite ver que no fue tan local ni puntual Tengo por desgracia razones más que sobradas y sufridas en mi propia piel para gritar una vez más ¿NUCLEARES?¡NO GRACIAS!

Un beso admirativo y agradecido por este magnífico Post, Rafa

Felipe dijo...

Rafa,no es cuestión de darles más vueltas.No quieren oír porque hay intereses económicos en ello y les importa un bledo si esta energía es segura o no.

Van a lo suyo y lo suyo es el negocio, a costa de la inseguridad y de poner en peligro el medio ambiente y la población.

¿Qué vamos a decir a estas alturas de personajes como Juan Iranzo y de tantos colegas?

La empresa danesa Vestas,especializada en la fabricación de palas para los "molinos" eólicos, ha tenido que cerrar en Daimiel porque el inútil de Sebastián los ha asfixiado y les ha cortado el grifo.

Están por las nucleares y lo demás es retórica electoral.

Mira lo que ha pasado en Alemania.Ojalá tomemos más conciencia de este problema y no dejemos de denunciarlo.

Saludos

Dean dijo...

Es verdad que mucha parte de culpa la tenemos los consumidores. Gracias a la crisis se ha reducido un poco el consumismo y la contaminación, pero se nota en el ambiente la ansiedad por volver a consumir, consumir, consumir, derrochar, derrochar, derrochar y luego culpar sólo a los gobiernos por los desastres. Así como se puede coger la bici, también se puede tener la tele apagada más tiempo y comprar de manera más responsable para castigar a los productores poco ecológicos y premiar a los que lo están haciendo bien.
Un saludo.

mariajesusparadela dijo...

Hay hoy un post sobre la evolución de las corrientes de aire y como, tarde o temprano, pagaremos todos las consecuencias. Mucho me temo que tendremos que resolver más en caliente que nunca.

Pablo dijo...

¡¡¡Basta de mentiras!!! Robemos el petróleo de Libia

http://www.megaupload.com/?d=X5WVUOMI

belijerez dijo...

Los únicos intereses que funcionan, por desgracia, son los intereses económicos. En las universidades sólo se apoyan los proyectos que suponen beneficios económicos, y no otros. Evidentemente los beneficios son para la banca y compañia, si esto no cambia, seguiremos con energía nuclear, armas y todo lo que suponga beneficio económico aunque vaya contra el planeta, incluido en este el ser humano.

Salud para aguantar el envite.

Txema dijo...

Evidentemente no rotundo. Pero el mentiroso de la Moncloa, hará lo contrario, apoyar a sus amigos los empresarios para que puedan alargar la vida de las nucleares.

Saludos

Ciberculturalia dijo...

Un tema que espero que a los políticos le estalle en sus mesas, por hipócritas y por indecentes. Esta mañana he estado leyendo un artículo sobre las consecuencias de una fuga, y te pone los pelos de punta.

Así es que gritemos todos contigo !Fuera nucleares!.

Por cierto, has visto en la encuesta de hoy que IU tiene una expectativa de 8,1%

Besos

Isabel Romana dijo...

Tienes toda la razón. Tenemos un exceso de consumo (privado y público) y muchos problemas. Las energías renovables son una posible solución a medio y largo plazo, pero desde luego hay que buscar más alternativas a las actualmente existentes, porque los campos de paneles solares han sido costosísimos y poco rentables y la energía eólica encuentra también muchos detractores por el impacto en las aves y ecosistema. Pero desde luego, lo peor de lo peor es la energía nuclear, no solo por los riesgos actuales, que son muchos, sino porque dejamos a las generaciones futuras auténticas bombas de relojería. Un abrazo.

Antonio dijo...

Rafa, suscribo el total de tu entrada.
Un saludo

Genín dijo...

Si señor, queda todo dicho y yo lo suscribo.
La verdad es que justo en el momento que ocurrió la catástrofe en Japón, aquí ya estaban por las nucleares de nuevo, así que es una pena, pero creo que a nosotros nos ha venido bien, sin que por supuesto no deje de sentirlo por los japoneses..
Salud

Miguel Iñiguez dijo...

Suscribo perfectamente esta entrada, puesto que hace cosa de dos meses escuchaba en la radio, con el consiguiente técnico experto de turno sobre la viabilidad de la ampliación de la vida de las centrales nucleares más allá de los 40 años, hasta ahora permitido por ley. No me acuerdo del nombre de éste experto, ni de que cadena de radio, pero sí, la información esta sesgada y teledirigida. Ahora supuestamente, la ley que pretenden aprobar para ampliar la vida de las nucleares en España se posponga para mejor ocasión.

Para mí, un problema es siempre la desinformación, que és lo que está pasando ahora en Fukushima.

¿Cuándo podremos saber lo que está pasando y la verdadera naturaleza del desastre?
¿Es racional ocultar la información además de ser rehenes de esta peligrosa energía?
A día de hoy: ¿De quién es el planeta? ¿De esa jurisprudencia de los medios informativos de esos gobiernos?

Mucha era digital, mucho Internet… Mucha “tecné” y mucho “sophoi”

Gracias por este espacio y salud, salud...

Pablo dijo...

No te calles Nunca.
http://www.megaupload.com/?d=M0KGCSGD

RGAlmazán dijo...

Mónica no soy muy optimista, pero veremos, ojalá que se pare esta aberración. Besos.

Martine, guapa, gritamos juntos y ojalá que podamos pararlo. Bisous.

Felipe, ojalá que la derecha sufra un descalabroo como le ha pasado a la Merkel en Alemania por este tema. Es el único que entiende esta gente, el lenguaje de los votos.

Dean, todos podemos hacer algo por parar esta furia consumista. Y hay que hacerlo, sino lo pagaremos y con consecuencias muy graves. La gente no está por bajar su nivel de consumo pero tiene que hacerlo, sí o sí.

María Jesús, como siempre en caliente, cuando es más difícil. Bicos

Belijerez, los intereses económicos son los que priman, por desgracia. Besos.

Txema, no rotundo, sí señor.

Carmen, a ver si entre todos, podemos. Este tema es de los que más moviliza, aprovechémoslo. Besos.

Isabel, es verdad que las renovables tienen problemas, seguramente porque no ha interesado investigar lo suficiente. Y sí, es clave que se investigue más y que nosotros aprendamos a consumir menos. Hay que sustituir la energía nuclear, lo antes posible. Besos

Antonio, a ver si entre todos podemos parar esta energía.

Genín, no estoy tan seguro de que esta gente, a pesar de lo que ha pasado, ceda. Tratará de vendernos la moto. Hay muchos intereses.

Miguel, la información es importante, pero les da miedo decir la verdad porque la cosa seguro que es más grave de lo que dicen y no quieren tirar piedras contra su propio tejado. Su apuesta ha sido la energía nuclear y la han perdido, pero insisten.

Salud y República

Sime dijo...

Para la guerra
rico uranio y plutonio.
Somos de carne.

Salud y un abrazo,
Sime