07 junio 2010

Viaje a “La Nada”

Durante los años precedentes a la crisis, los poderosos han sido los que han nadado en la abundancia, los que han hecho de este país, el país de las mil y una noche, donde habíamos adelantado a Italia y dónde Francia, a decir de nuestros gobernantes, estaba a tiro de piedra.

Hoy vemos --con el cinturón apretado y con indignación, que  siguen ahí controlando el cotarro--, que lo que hemos hecho es un viaje a “La Nada”. Y existe, vaya si existe.  Estamos rodeados por La Nada, que ha sido la obra de sus años de riqueza.

La Nada nos rodea. Son proyectos fallidos o interesadamente ubicados en desiertos lamentables, en sitios que o no tienen demanda o a los que hay que ir con macuto y cantimplora por encontrarse en sitios inconcebibles. El caso era construir, la utilidad o la viabilidad no entraba en sus cábalas. 

En ese lugar llamado La Nada se encuentra esa Ciudad de la Justicia, un proyecto de nuestra querida lideresa que ha quedado en nada, a pesar de haber supuesto cuantiosos gastos en poner la primera piedra, publicitarlo y venderlo como la mejor ciudad de la Justicia del mundo.

También están en La Nada, valdeluz_aire_11ciertas estaciones del AVE. Mientras en Madrid y en Barcelona el AVE llega al centro de la ciudad, en ciudades como Tarragona y Guadalajara, las estaciones están aisladas, a kilómetros de la ciudad y sin nada alrededor, lejos de la estación normal. Así es que si usted va a Tarragona, por ejemplo, en AVE, le llevarán a diez kilómetros de la ciudad y si tiene que tomar otro tren o ir a Tarragona, tendrá que esperar un autobús o coger un taxi que le lleve allí. Sales de la estación y no se ve nada. Nada de nada. No sé de quien eran los terrenos que ocupa la estación del AVE de Tarragona, pero huele a gato encerrado. En el caso de la Estación de Guadalajara sí sé que los terrenos eran de una tía política de Espe-rancia, pero vamos ya saben ustedes que eso ha sido pura casualidad.

Una mega obra que está en quiebra y fue inaugurada hace poco más de un año, es el aeropuerto de Ciudad Real. Y es que las megalomanías llevan lejos. ¿De verdad alguien pensaba que podía ser rentable un aeropuerto en Ciudad Real? Una pequeña ciudad que está a una hora de AVE de Madrid.

El caso era construir, por ejemplo, había que construir una estación de metro y ferrocarril en Pitis, en el sureste de Madrid. Si ustedes van por allí, verán una estación en un lugar donde no hay nada, un secarral, un desierto. ¿Era necesario hacerla allí? ¿Qué intereses ocultos llevaron a tal hecho?

Seguro que hay más ejemplos, muchos más. Recalificaciones inconfesables e inentendibles. La abundancia ha producido “La Nada”. Ese lugar donde sólo habita la soledad, el vacio y algún edificio oficial rodeado de moscas en verano y escarcha en invierno. Ahora en tiempos de miseria La Nada ha tomado relevancia. Es el testigo de la indecencia, la ineficacia y la desvergüenza de quienes se hicieron más ricos a costa de intereses ocultos o de una ineficacia demostrada. Eso sí, como suele ocurrir, con dinero de los contribuyentes. Los famosos paganinis que nos quedamos estupefactos ante tanta insensatez e indecencia.

Salud y República

12 comentarios:

Txema dijo...

Mágnifico D. Kabi. ha estado sembrado. Vamos de viaje a ninguna parte.

saludos

Dean dijo...

Y yo me pregunto cuántas personas son concientes de esto, ya que al parecer a la mayoría le da igual, aceptan la corrupción como algo inherente a la naturaleza del hombre, y no creo que estén muy dispuestos a cambiar las cosas.
Un saludo.

__MARÍA__ dijo...

Algo positivo:
En "La Nada" que tengo cerca, llamada Costa Ballena Chipiona, hay charcos inmensos, enormes, en las parcelas que iban a ser hoteles de lujo, etc.
Como las aves -garzas, ánsares, patos...- no entienden de parcelas acotadas; han naturalizado los charcos y los han devuelto a su origen. Antes toda esa zona era espacio pre-dunar, con el boom inmobiliario pasaron a ser espacio super caro o sea...
De momento 1-0 para las aves.

Besos

fritus dijo...

Esplendida entrada, Don Rafa, fantàstica...

Hace años leí un tebeo de Astèrix que se llamaba “la residencia de los dioses” ...trataba del intento de construir una urbanización de lujo para romanos pijos al lado del pueblecito de los galos irreductibles...el tebeo acababa estupendamente, con un final catártico...Panoramix el druida conseguía tratar bellotas de encina con un remedio mágico, de tal manera que tirabas la bellota al suelo e ipsofacto-instantaneamente brotaba una encina centenaria de 15 metros...como molaba ver a los galos tirando bellotas como locos y los arboles brotando por ahí de golpe, convirtiendolo todo en bosque...

Lo que daría yo por unos cuantos sacos de bellotas mágicas, la que iba a liar iba a ser buena.

Un abrazo

mariajesusparadela dijo...

Sí señor: testigos de la indecencia, la ineficacia y la desvergüenza.
Pero ese dinero, que era nuestro, ya nadie lo devuelve a las arcas del estado. Y los que sacaron tajada ¿donde lo escondieron?.

belijerez dijo...

Me pido un saco de bellotas mágicas del Fritus para la Nada. Aunque también me pido una agencia investigadora para que devuelvan a los pobres lo que le han robao los ricos.

Aprender de la Nada es muy interesante, porque descubres lo importante de la vida.

Adanero dijo...

El fin de la creación de la Residencia de los Dioses era expulsar a los irreductibles galos de su aldea. Y lo mismo en esto de construir la nada hay algo de eso.
Añado a esto de la nada lo de construir en el "todo". Rara es la ciudad que en los últimos años no se ha visto adornada por algún fastuoso edificio al que jamás se le ha dado contenido. Y si se le dio es mínimo para el pastón que se nos fue en los ladrillos faraonicos. Aquí nos gastamos lo nuestro y lo del vecino para un museo de arte contemporáneo que funciona gracias a una colección prestada. El día que los dueños de la misma se la lleven nos comemos el edificio. Al mismo tiempo se crearon museos similares en otros puntos de la comunidad. Me da a mí que demasiados envoltorios y poco que envolver.
Y para más inri aquí nuestro alcalde sigue insistiendo en la creación de un edificio emblemático (es lo que yo llamo síndrome Guggenheim) que haga de imagen de la ciudad. Vale. No se sabe que vamos a hacer con el puñetero edificio pero tiene que ser porque sí. Y esto con la que está cayendo y las arcas de los ayuntamientos de aquella manera.
Que fácil es disparar con pólvora ajena.

Un saludo.

Felipe dijo...

La Nada de Seseña dónde el antiguo secarral se pobló de torres de ladrillos porque el Pocero tenía que seguir enriqueciéndose con la connivencia de la Administración Pública manchega.

La Nada de un aeropuerto(Ciudad Real)para unos amiguetes de un Jefe de la Administración Pública castellano-manchega que se encuentra en suspensión de pagos y,aún,se quiere reflotar con dinero público porque los amiguetes no pueden perder tanto dinero aunque hundan a CCM

La Nada de la connivencia y apoyo de unos políticos que no tuvieron empacho de favorecer a unos redoblados sinvergüenzas.

y la Nada devino en pagar la avaricia de unos cuantos con los bolsillos de quienes permanecieron ajenos de tanto enriquecimiento inmoral y tanto descorche de billetes de 500 €.

Todo fue la avaricia y la inmoralidad de la Nada

Saludos republicanos

Antonio Rodriguez dijo...

Estoy de acuerdo con Felipe hay muchas nadas por ahí fuera.
Entre ellas la de los que pretenden exclusivamente sacar rédito electoral de esta crisis.
Salud, República y Socialismo

Ciberculturalia dijo...

Hay tantas Nadas que realmente me deprime, Rafa. No se pero estos días el ambiente me es costoso, el desánimo nos invade y según ahondamos más basura vemos y encontramos.
Muy buena entrada, si señor, aunque lo que refleja hoy ni quiera verlo. A veces tan solo hallo algo de sonrisas en mis lecturas.
Puf! que tremendo se me hace todo estos días. Yo que soy devoradora de prensa y siempre me ha encantado, llevo unos días que leo pero no veo, veo pero no entiendo y en definitiva, la actualidad me produce auténtico rechazo.
Aún así, se que más que nunca tenemos que gritar y luchar.
Un beso

Genín dijo...

A mi lo que me irrita es que estos políticos y corruptos, banqueros y mangantes, salen de nuestra sociedad, osea que no somos ajenos a lo que sucede ni nos podemos rasgar las vestiduras porque lo consentimos todos, y la corrupción nos rodea y la vemos sin decir ni pio en muchas ocasiones...
No me gusta como está nuestro país, no hay por donde cogerlo...
Salud

RGAlmazán dijo...

D. Txema me alegra que le haya gustado.

Pues sí, Dean, hay muchos que lo aceptan como si fuera normal. Eso es lo que hay que cambiar, la actitud de los que se creen que esto es lo que debe ser.

María, me alegro. Se ve que en ocasiones no se puede contra la naturaleza. Ojalá hubiera muchos casos así. Besos.

Fritus, en este país necesitaríamos toneladas de bellotas mágicas para tapar toda La Nada a la que nos han condenado los especuladores corruptos.

María Jesús, ¿has oído hablar de las SICAV y los paraísos fiscales? Pues allí tienen la pasta estos canallas. Bicos.

Belijerez, si nos devolvieran el dinero se podría, de sobra, tapar esta crisis con billetes de 500 euros. Un beso.

Einyell, los expuestos eran unos ejemplos que conozco, pero desde luego no son todos. Si se pudiera hacer una recopilación, seguro que podríamos pasar de Cádiz a Pirineos, saltando de Nada en Nada, sin tocar tierra habitada.

Sí, Felipe, han sido los años de La Nada, aunque para algunos especuladores corruptos haya supuesto El Todo.

Antonio, en ese "paraíso" que es La Nada se mueven muy bien esos impostores de la política.

Carmen, querida, que no nos quiten la sonrisa, es lo único que no nos pueden quitar. Luchemos contra todo esto pero sin que nos desgastemos en el intento. Es horrible pero hay que seguir. No van a conseguir deprimirnos. Besos.

Genín, es verdad, este país (y otros también, yo diría el mundo entero) no hay por dónde cogerlo.

Salud y República