19 abril 2010

Ley de amnistía de 1977

La ley de amnistía de 1977 fue un gol que le colaron en la transición a la izquierda española, hablo de la izquierda auténtica, aquella que padeció el franquismo, que sufrió penas de cárcel por razones políticas, por ser antifrasquista.

Y digo que le metieron un gol, porque con la excusa de esa ley, soltaron unas decenas de presos políticos pero se pagó un precio tremendo a cambio. Así, por algo tan elemental como que en un país con pretensiones democráticas no hubiera presos de conciencia, se blindaron los represores más sanguinarios, los responsables de las fuerzas del orden público franquista, los componentes de los Tribunales de Orden Público, todos los cómplices como los fragas, los silvamuñoces, los solises, los utreramolinas y demás franquistas que se libraron de ser juzgados. Mientras, se salvaba la memoria franquista y se escondía la verdadera Memoria Histórica, dejando las cunetas llenas de cadáveres. Equiparando a los franquistas con los que habían sufrido su represión.franquismo 2

Porque esta ley perdonaba todos los delitos de intencionalidad política cometidos hasta el 15 de diciembre de 1976 (fecha de celebración del referéndum de la reforma política) de forma asimétrica e injusta, tratando de consagrar la impunidad franquista a cambio de resarcir a unos presos políticos que nunca deberían existir en un Estado de Derecho.

Lo que ocurre es que la derecha se blindó de forma ilegal. España había ratificado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PICDP), meses antes de promulgar la ley de amnistía y de él se desprende que los delitos de lesa humanidad no prescriben nunca. Por lo tanto es una ley prevaricadora puesto que se subscribió a sabiendas de que un Tratado internacional aceptado anteriormente debería prevalecer sobre dicha ley.

Es más, hoy nos recuerda Público que la ONU ha amonestado tres veces a España, instándola a que esa ley sea derogada por ser injusta e ir contra el Derecho Internacional.

Bueno, pues cuando hablan de prevaricación de Garzón en el caso de la Memoria Histórica, las razones jurídicas de los denunciantes --ya saben ustedes, los franquistas-- para empapelar al juez, se basan en esa ley que debería haber sido derogada por ir contra el PICDP, firmado antes, donde queda claro que los crímenes de lesa humanidad, como fueron los que ocurrieron durante el franquismo, son imprescriptibles.

¡Miren por donde!, tantas veces criticando a los países que se pasan a la ONU por el arco del triunfo y resulta que nosotros somos uno más. Y es que aquello no fue una transición, sino una transacción o incluso una traición.

Salud y República

24 comentarios:

natxox dijo...

De todas formas hay firmados tratados internacionales anteriores a la ley que se consagran en la Constitución y dejan sin vigencia las leyes que los conculcan.
Por otro lado está el tema de su aplicación en el proceso a Garzón.
Es muy ilustrativo el artículo de Gonzalo Boyé en Público sobre la aplicación de la ley de amnistía: Sólo puede aplicarse dentro de un proceso judicial.

Felipe dijo...

Rafa,es gracioso los que dicen que no debe removerse el pasado y que ambos bandos actuaron de igual forma.

Me hace tanta gracia que no doy crédito a quien esto pregona porque este es un discurso fascista y falaz.Es el discurso de los advenedizos y acomodados en el PSOE.

Los Carrillos y los González nos metieron en una ratonera de Transición que ahora estamos pagando.El dictador estaba muerto y en un par de años hubiesemos podido lograr una verdadera democracia.Había prisa y ahora la pagamos.

Jamás la Ley del 77 puede ser una ley de punto y final porque:
-No puede amparar los crimenes de lesa humanidad
-No puede amparar el genocidio franquista(niños robados,exilio y tiro en las cunetas.

No nos cansemos, vivimos en una democracia vigilada y espero que las futuras generaciones tengan el coraje y el valor por tutelar sus derechos,terminando así con esta farsa.

Abrazos

Txema dijo...

Felipe tiene más razón que un santo.

Hace unos días discutía yo con un amigo del Psoe sobre este asunto, y le decía los mismo: Carrillo y González pactaron con el diablo a cambio de participar en el tinglado de la reforma. Ahora lo pagamos muy caro.

Seguro que os acordáis de Billy el niño, aquel torturador de la BPS. Pues bien, pasó a jefe de seguridad de Peugeot en Villaverde.

El Juez Varón Cobos, del TOP al juzgado laboral. Y podría citar muchos más casos de policías torturadores en Euskadi, Madrid, Catalunya, Andalucia etc.

No. D. Kabi, no. No fue un gol que le metieron a la izquierda. Fue un gol en propia meta.

Por qué se cree usted que yo abandoné el PCE en 1978. No tragué ni con la bandera, no con la monarquía, ni con la dichosa constitución.

Un abrazo compañero.

Jake dijo...

Yo no creo que la ley de Amnistía fuese, en sí, un gol que metieron a la izquierda española. El proceso de la transición político con lecturas más complejas, aún, en su esencia, sencillo: un pacto entre franquistas y entre comunistas – o al menos el buró político -, que desde tiempo atrás, pedían “la reconciliación nacional”. Si el pacto fue un gol fue por una circunstancia básica: se jugaba en desventaja y en campo contrario. España era, sociológicamente, franquista, además de que este régimen, con sus diferentes familias políticas –también enfrentadas por el Poder, se situaba en todos los aparatos del Estado, en las fuerzas armadas (ejército y policía político-social) así como que eran las oligarquías económicas y financieras generadas, ampliadas y mantenidas en el mismo. Olvidamos que las izquierdas españolas eran, básicamente, falangistas. La política del entrismo, junto a la de reconciliación nacional y el pacto con la Iglesia (las tesis del cristianismo aliada del marxismo resultaba una política hábil en Nicaragüa, por ejemplo, en la oposición a Somoza), eran la mantenida por el PCE. Pero la oposición política al régimen no era lo suficientemente fuerte, pese al movimiento estudiantil, el crecimiento del PCE, y jóvenes con compromiso político. El PSOE es un izquierda creada desde dentro del régimen, cuya tesis, al agrado de la secretaría de Estado norteamericana, que triunfa en Surresnes. El PSOE del exilio era un reducto, comprometido, pero sin fuerza política. Lo queramos, o no, nos guste, o no, el España era, sociológicamente, franquista. Básicamente el franquismo estaba débil internamente, pero no por efecto de la oposición, y lo suficientemente fuerte para que el pacto de amnistía fuese el que fue. A los no nacidos durante el franquismo lo que nos choca es la tremenda mentira política en la que consiste todo el entramado: al observar que el franquismo se perpetúa. En especial tras el rearme ideológico del PP y su “refundación”. Quizá eso sea lo que esté en cuestión: para los treintañeros, una nueva generación de demócratas de izquierda, le sorprende la existencia de una derecha franquista, y que esta se perpetúe: todo fue porque hubo “reforma” y no “ruptura”. Las camisas azules se limpiaron, se guardaron, se colocaron en el armario, y aparecieron esplendorosas camisas nuevas demócratas. Y de ahí se desperdigaron en PSOE y PP. La nueva generación, la ya no tan bisoña, nacida en 1970 en adelante, está poniendo en cuestión el modelo, al que curiosamente, defienden exfranquistas y gentes que no movieron un pie para lo que puede parecer moralmente lo correcto desde el punto de vista democrático - la ruptura del franquismo-, alabando la democracia que “el pueblo” se dio. Lo curioso del caso es que “la izquierda democrática” era el PCE, mucha de ella nutrida del Mayo Francés –los jóvenes-, y otra parte, los históricos, ocupando el Poder. Yo creo que el sentido de “democracia” comunista es muy diferente de la llamada “la democracia burguesa”. Y en esa tesitura se pacto la Ley de amnistía: las élites franquistas y el buró político del PCE “demócratas comunistas”, pactando la legalización del PCE, a cambio de la rojigualda, Don Juan Carlos y la Amnistía política. A lo mejor sí que fue un gol. Pero es lo que hay, en un periodo histórico de muy importantes matices. No sé si me equivoco. ¿Me lo aclaran?

Rafael Pla López dijo...

La Amnistía era una reivindicación central de las fuerzas democráticas antifranquistas, en el marco de una "política de reconciliación nacional" que venía de los años 50. No tiene sentido pedir su derogación global, que además implicaría que los ex-presos políticos volveríamos a tener antecedentes penales. Ahora bien, al promulgarse la Constitución de 1978 se estableció que "quedan derogadas cuantas disposiciones se opongan a lo establecido en esta Constitución" y, en su artículo 96, que "Los Tratados Internacionales válidamente celebrados, una vez publicados oficialmente en España, formarán parte del ordenamiento interno". Por tanto, las disposiciones de la preconstitucional Ley de Amnistía que contradicen dichos Tratados Internacionales YA ESTÁN DEROGADAS. El prevaricador no es Garzón, sino Varela.

Jake dijo...

Y en esa tesitura se pacto la Ley de amnistía: las élites franquistas y el buró político del PCE “demócratas comunistas”, pactando la legalización del PCE, a cambio de la rojigualda, Don Juan Carlos y la Amnistía política. A lo mejor sí que fue un gol. Pero es lo que hay, en un periodo histórico de muy importantes matices. Todo ello con un clima de violencia política, atentados terroristas, represión policial, la extrema derecha dando caña, El estado ejerciendo terrorismo de Estado, fusilando por crímenes políticos, la ETA y los GRAPO asesinado. ¿El Pueblo dónde estaba? ¿En las canciones de Jarcha tal vez?

Jake dijo...

Aunque comprendo, y admiro a todos los que lucharon contra el franquismo y fueron encarcelados y sufieron represión. Pero creo que, basicamente, España, por las razones que fuera, era socilogicamente franquista. Y en esa tesitura se realizó el pacto de amnistía. El clara desventaja para la oposición real y politicamente comprometida-

Jake dijo...

Una matización

Ciertamente, tiene sus bases en la izquierda, y una generalización, que no desdice que España era sociologicamente franquista: y que muchos votantes que dieron la mayoría absoluta al PSOE por primera vez, se encontraba en esa masa sociológica.

Gracias

Txema dijo...

Pero, en el fondo, si la cuestión más importante es aclarar si Garzón es o no prevaricador, llevamos la discusión al terreno que quiere la derecha, a saber:

No se puede cuestionar la transición y el pacto del franquismo y las fuerzas de oposición (no sólo el PCE) es intocable.

Desde esa perspectiva tan perversa llegamos a la conclusión de que nada que tenga que ver con la dictadura es discutible. O aún peor, ni siquiera existió la dictadura. Es un periodo en blanco de la historia de España.

Lo curioso es que, encima, no se trata de abrir un proceso penal contra los responsables de los crímenes, la mayoría ya muertos, sino de averiguar, por ejemplo, dónde están las víctimas de la dictadura. En qué fosas.

Si sólo ese intento provoca tanta oposición, ¿qué se podría esperar si alguien trata de llevar ante los jueces a los criminales?

mariajesusparadela dijo...

Algo así como si un estatuto de una comunidad de vecinos va en contra de las leyes municipales, pero, mira...

Jake dijo...

"No se puede cuestionar la transición y el pacto del franquismo y las fuerzas de oposición (no sólo el PCE) es intocable."

Relmente la única oposición que al franquismo le daba cagalera era el PCE. Las demás fuerzas de "oposición" las tenía controladas. Solo la transición era posible si el PCE pasaba por el aro. Y pasar pasó: http://www.youtube.com/watch?v=b76mukvHjGo&feature=player_embedded

Jake dijo...

"No se puede cuestionar la transición y el pacto del franquismo y las fuerzas de oposición (no sólo el PCE) es intocable."

La única fuerza de oposición que al franquismo le daba cagalera era el PCE. Y pasó por el aro: http://www.youtube.com/watch?v=b76mukvHjGo&feature=player_embedded

Anónimo dijo...

en la transición le metieron el gol a quienes tenían demasiadas ganas de que se lo metieran.

y hoy seguimos sin hablar claro de las responsabilidades de algunas izquierdas, que son dolorosas, pero están ahí.

mitxel

Ciberculturalia dijo...

Así es: una ley ilegitima, chapucera, ilegal...

Está en el Tribunal de Estrasburgo

¿La veremos derogada?

Un beso

RGAlmazán dijo...

Natxox, yo creo que está claro que habría que haberse supeditado al tratado internacional firmado ese mismo año y no haber promulgado esta ley, que conculca el derecho internacional.

Pues sí, Felipe, ellos tienen responsabilidad. Y de acuerdo en que no puede ser una ley de punto final, como muchos pretenden.

Txema cuando digo que metieron un gol a la izquierda, no me refiero a Carrillo y González, que esos sabían bien lo que hacían, sino a los que estaban en la calle y pedían amnistía para los presos políticos y se alegraron con la ley.

Jake, te digo lo mismo, no me refería a los popes de la izquierda, sino a los que querían que salieran los presos políticos de la cárcel. Por otro lado, yo no creo que sociológicamente España fuera franquista. Yo he vivido esos momentos y había una efervescencia democrática y antifranquista enorme, lo que sí ocurre es que los franquistas tenían la sartén por el mango (El Estado) y se aprovecharon de la condición pactista de los líderes de la izquierda, uno que quería el poder como fuera y el otro que vendió sus convicciones y principios por un plato de lentejas (legalización y poder entrar en el juego político), y así nos ha ido. Hoy, con perspectiva histórica creo sinceramente que se pudo hacer más, mucho más. Teníamos toda la comunidad internacional a nuestro favor...
Y si la derecha franquista se perpetúa es porque ha conservado el poder político y sobre todo económico y añora esos tiempos donde campaba por sus lares.

María Jesús, tal cual. Bicos.

Mitxell, estoy de acuerdo, hablaba de meter gol a la gente de buena fe que pretendía que se abrieran las cárceles para los presos políticos. Las élites de izquierdas son responsables y sabían muy bien lo que hacían.

Carmen, me temo que estos mantendrán por mucho tiempo la ley de amnistía, y mirarán a otro lado. Hablarán siempre de la transición modélica y de la necesidad que hubo de la "reconciliación", encima con cachondeo.

Salud y República

Jake dijo...

Muchas gracias por tu apreciación.

Jake dijo...

Pasate por mi blog, he reescrito este asunto, y he añadido tu comentario. Muchas gracias, y un placer, de aprender de vosotros. Soy un treitañero que ha nacido por aquellas épocas de la transición, y a mí lo que me choca es "el franquismo" y la situación política de hoy día, más ligada a la partidocracia y a la oligarquía. Un saludo.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Recordar que a los presos y represaliados por el franquismo se les indemnizó monetariamente. Y con eso dieron por cerrada la transición. Nadie se preocupó de anular los juicios inicuos perpetrados en las auditorías de guerra y aunque se reparó de manera simbólica a las víctimas los verdugos nunca reconocieron sus delitos ni pidieron perdón.
De aquellos polvos estos lodos.
Al principio los franquistas tenían miedo, habían actúado con tanta impunidad que no se preocuparon de esconder las pruebas de sus desmanes. Recuerdo que en vísperas de las primeras municipales hubo quien se dedicó a quemar papeles comprometedores. Una inmensa fogata quemó papeles de 40 años de dictadura en mi pueblo. Sin embargo aún está el monumento a los caídos por Dios y por España. Nadie ha tenido la valentía de sacarlo de allí.
Ahora están envalentonados porque no pasó nada, de ahí el proceso a Garzón.
Un abrazo.

El Pinto dijo...

Se trata de conseguir que con el tiempo la vida pasada no exista, más que para rezar a sus santones, por la gracia de dios.
Se trata de acomodar la historia a su manera, pero eso muestra mala conciencia y algo parece claro, cuando las compuertas se abren, el agua es imparable.
Saluds

jeriko dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Neogeminis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Neogeminis dijo...

Ya he dicho que no creo que ni la justicia ni la convivencia se puede lograr por medio de indultos, amnistías o acuerdos de emergencia. A la larga, la necesidad de esclarecer los más oscuros hechos del pasado de un pueblo, surge naturalmente, y nada sólido se puede construir si no es sobre la verdad.
En el caso de España, tendrán que ver cómo solucionan esta trampa legal que en su momento se dieron como requerimiento para salir del proceso franquista.
Quiero creer que la vocación democrática triunfará sobre las especulaciones sectarias

RGAlmazán dijo...

Pues sí Antonia, así es. Un beso.

El Pinto, lo tienen claro, no lo conseguirán.

Mónica estamos de acuerdo. Y desde luego mi deseo es el tuyo. Que se imponga la Justicia. Besos.

Salud y República

Jeriko dijo...

Cuantos HIPOCRITAS que hoy escupen sobre esta ley, la aplaudian en el 98 cuando Carrillo se libro de una posiblemente, mas que justa condena.