27 abril 2010

El plan Pons en siete días

Esteban González Pons, secretario de comunicación pepero nos ha llamado radicales. Él, tan centradito y tan mono, cuyo comedimiento le lleva a juzgar las cosas con objetividad, ha descubierto lo que es la radicalidad.

La radicalidad, según González Pons es sacar banderas republicanas a la calle pidiendo un cambio en la forma de Estado.

Pues sí, soy radical, D. Esteban, ¿y qué? Radical --se lo digo en tono menor, porque sé que usted no es radical--, es quien ataca los problemas de raíz. ¿Es eso malo?  

El Sr. González Pons que vino de Valencia a ser el hombre de comunicación de Génova, hizo pensar que el PP podría cambiar de imagen. Sin embargo, ha conseguido con esa fácil mueca cuando habla, que nos recuerde a Solís, aquel ministro franquista al que llamaban “la sonrisa del Régimen”, porque era capaz de decir lo más tremendo como si le hubiera tocado la lotería. SPonsu voz relajada y delicada no casa con lo que dice, que es gris, reaccionario, casposo y constata casi siempre que existe el doble rasero y la hipocresía.

Mire usted Sr. Pons, ser radical no es nada malo. Hay que ser radicales para quitarse la caspa, para evitar a Falange en vez de comprenderla, para avanzar, para conseguir que a esta “democracia”, que ustedes mantienen a su manera para su beneficio, le lleguen aires transparentes y participativos.

No es radical su compañera Sánchez Camacho cuya xenofobia nos ha demostrada hace bien poco, tampoco es radical su amado líder, que huele a alcanfor y a naftalina cuando habla de manifestaciones antidemocráticas olvidándose de la libertad de expresión que tanto ama cuando le interesa, como no es radical su admirada lideresa o su alcaldesa valenciana que se saltan las normas como quieren, como no es radical los negocios de los suyos, Bárcenas, Camps, Viejo y otros ventajistas de tronío.

BanderaRepublicanaLo que a ustedes les jode y les parece radical es la bandera tricolor. Porque saben que es legal, no como la de la gallina. Y lo que también les molesta y creen radical es que ese juez modelo --a decir de su jefe de filas cuando investigó Filesa o cuando le tocaba apretar al mundo abertzale--, se haya atrevido a investigar el caso Gürtel. ¿Como osa? ¿Es que no sabe ese tipo con quién está hablando?

Así es que más memoria (recuerde cuando maltrataron ustedes a la justicia, cuando Juana Chaos o con el 11-M, o cuando atacan a la policía sin pruebas) y déjese de gaitas radicales.

Y hágame un favor, aplíquese usted aquel plan de belleza que llevaba su nombre (el Plan Pons en siete días) y procure que le ablande esa cara de cemento, que lo necesita.

Salud y República

15 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Radical es meter en un barrio protegido por ley una máquina de demoler y "(de) moler" a palos a los que , pacíficamente quieren impedirlo.
Cuéntaselo a Rita.

belijerez dijo...

El problema es que entre lo políticamente correcto, el Plan Pons y más zarandajas, aunque gobierne el PSOE es lo mismo. Necesitamos un cambio verdaderamente radical republicano, vale, también anticapitalista, para mi es lo esencial.

fritus dijo...

Los de Falange y manos limpias no son radicales, no que va...en fin...

No está mal buscao el paralelismo con Solís, se da un aire...seguro que a Gonzalez Pons también le quedaba bien la camisa azul, igual llevó alguna.

Un abrazo

Antonio dijo...

Radicales para el PP son todos aquellos que no piensan como ellos. Son los defensores de la idea única... las demás son erróneas y radicales.
Saludos

Dean dijo...

Claro que radicales porque ellos se van siempre por las ramas, eluden, evaden, se esconden, timan, son fraudulentos y mentirosos. El plan ese no creo que les limpie la cara ni en siete siglos porque la tienen muy manchada, una cara que da asco y aún ellos mismos para mirarse al espejo tendrán que tomar pastillas calmantes.
Un saludo.

Neogeminis dijo...

Me ha hecho gracia lo del plan de belleza! jjejeeje...(también se conocía aquella propaganda por aquí!)
Lo de ser radical, convengamos que algo que pretendió der ofensivo, resulta ser un elogio!


Saludos.

Ciberculturalia dijo...

Estoy con Neogéminis: radical en su boca resulta todo un elogio.

Muy acertado el plan de belleza Pons

Un beso

Txema dijo...

La palabra radical en esta gente suena a chiste.

Para ellos todo es radical si se opone a lo que dicen y hacen. Además son unos ignorantes que no saben ni lo que es el radicalismo.

un abrazo

Júcaro dijo...

¿Radicales? Por supuesto que sí. Este Pons y similares nos quieren sumisos pero, mire usted, no estamos por la labor. Aquí todo el que no comulgue con sus principios o es radical o es un indeseable.

Rafa, en el titulo lo has bordao.

Júcaro dijo...

¿Radicales? Por supuesto que sí. Este Pons y similares nos quieren sumisos pero, mire usted, no estamos por la labor. Aquí todo el que no comulgue con sus principios o es radical o es un indeseable.

Rafa, en el titulo lo has bordao.

Júcaro dijo...

¿Radicales? Por supuesto que sí. Este Pons y similares nos quieren sumisos pero, mire usted, no estamos por la labor. Aquí todo el que no comulgue con sus principios o es radical o es un indeseable.

Rafa, en el titulo lo has bordao.

RGAlmazán dijo...

María Jesús eso más que radicalismo es salvajismo urbano. Bicos.

Pues sí, belijerez, necesitamos un cambio radical.

Querido Fritus, a Falange se la tolera, es una tendencia --Pons dixit--, sin embargo los republicanos son radicales. Pues eso.

Antonio, es verdad, o piensas en clave pepera o eres un radical.

Pues sí, Dean, yo prefiero ser radical a esconderme y no mover nada.

Mónica, el famoso Plan Pons, belleza en siete días, era un timo tan grande como esta derecha española. Besos.

Carmen, yo también considero que radical, saliendo de esas boquitas, es un elogio. Besos.

Txema, esta gentuza piensa que todo es radical si no es lo que ellos piensan. Por eso, a mi que me llamen radical me produce satisfacción, porque les está jodiendo.

Júcaro, sí, es una pena pero es así.

Salud y República

Incredulo dijo...

Vaya y yo que creia que hoy se dedicaría usted ha hablar de las intoleables cifras de PARO que se han hecho publicas por aquello de que es la izquierda la mas "socialmente" concienciada y descubro que no, que siguen ustedes empeñados en ganar una guerra que perdieron hace 70 años.

Como si el que mañana España fuera una republica nos librara de la crisis y del drama del paro...

Asi nos va. Que pena.

__MARÍA__ dijo...

¿Radical viene de raíz?
La raíz de todo este malestar del señor Pons es que no le va el color violeta de la enseña republicana.
Igual es que le preocupa contagiarse y que le acabe gustando el color.
Como al presidente de Polonia (q.e.p.d.) con el teletabi morado.
¡Ay! ¡Qué manera de crisparlo todo!
¡Que vivan los radicales como tú Rafa!

Besos radicales.

Antonio Rodriguez dijo...

Es que a estos pajaros de mal agüero solo les gusta la radicalidad de derechas, esa que les impide romper sus ataduras con el franquismo o la que hace que solo piensen en cargar los efectos de la crisis en los más desfavorecidos.
Salud, República y Socialismo