28 octubre 2009

Las circunscripciones electorales y las cámaras

La ley electoral

Hace unos días empecé un ciclo de entradas sobre la ley electoral. Mi parecer sobre la misma lo expresé claramente en esta bitácora. La rémora es tan injusta que, según está, provoca un importante déficit democrático. Quedando demostrado que perjudica a los partidos menores de ámbito estatal con representación, como puede ser el caso de Izquierda Unida y el de UPyD.

Nunca tuve duda de que fuera un tema interesante. Hay quien dice que la política no interesa, sin embargo, he de confesar que yo fui el primer sorprendido pues, con ayuda de alguien que envió la entrada citada a “menéame”, llegó a portada y obtuvo en poco más de veinticuatro horas, cuatro mil visitas. En el mismo blog, cuando la media de comentarios es del orden de quince, alcanzó cincuenta y tres opiniones, que no es moco de pavo. Lo que hace pensar que el tema interesa. Posteriormente, desde el agregador IloveIU se coordinó una campaña para enviar una carta a la subcomisión que está estudiando la posible reforma, y también tuvo un número de visitas y de comentarios aceptables.

Y ahora, pasemos al grano de hoy:

Nuestra Constitución hace que contemos con dos cámaras de representantes a nivel nacional: El Congreso de los Diputados y el Senado. El Senado es la cámara de representación territorial, según el artículo 69 de nuestra constitución. Aquí comienza el primer problema. Todavía muchos pensamos que tal como está concebido el Senado es una cámara de escaso y dudoso valor y desde luego no cumple las expectativas para las que fue creado. Según mi visión particular, es una especie de sucursal, sin poder de decisión, del congreso de diputados. Senado No tiene sentido tener un Senado cuyo valor legislativo es mínimo y que sirve para colocar políticos incipientes o ya al final de su carrera política. Uno de los problemas de nuestro cuerpo legislativo es que hay que dar contenido a los objetivos del Senado, para que deje de ser una cámara innecesaria. ¿Alguien echaría de menos el Senado si lo quitan?

La circunscripción electoral marcada por la Constitución en su artículo 68.2 es la provincia para ambas cámaras. Tiene sentido que así sea en el Senado, al intentar que ésta sea la cámara de representación territorial, y así puede servir de equilibrio entre los distintos territorios, al igualar a todas las provincias (se eligen los mismos senadores en todas, con leves correcciones por población).

Sin embargo, entendiendo que la provincia en nuestro modelo socio-político no juega ningún papel relevante y que la estructura socio-política española es autonómica, habiendo quedado la provincia relegada a un ente administrativo, con poco poder político, no es muy entendible que para la cámara de los diputados sea la provincia la circunscripción. Si en esta cámara se quiere mantener la máxima democrática de “una persona = un voto”, habría que cambiar la circunscripción electoral y hacer una única para todo el territorio español. Quedando salvadas las minorías en el Senado, el Congreso de los Diputados debería ser elegido de forma proporcional a los votos recibidos, aplicando uno de los métodos electorales –de ellos hablaré en otro post—, lo que daría una representación justa y equitativa.

Así, por ejemplo, en las últimas elecciones generales, IU/ICV hubiera podido obtener catorce diputados en vez de dos. Lo que hubiera permitido que la representación hubiera sido proporcional y justa.

Para cambiar la circunscripción electoral y para dar contenido a las funciones del Senado, habría que cambiar la Constitución y esto requiere la mayoría de 3/5 de ambas cámaras. No parece que los grupos parlamentarios mayoritarios estén de acuerdo en la reforma, sólo parece que estarían dispuestos a cambiar la Constitución para que una infanta pueda llegar a ser reina. Como ven también en nuestro cuerpo político impera el Hola, y se olvidan los problemas importantes que a mi modo de ver merecen la reforma.

Sin cambiar la constitución, aunque lo ideal sería cambiarla, hay otras posibilidades que nos pueden permitir acercarnos a que los votos de todos los ciudadanos valgan lo mismo, voten donde voten y voten a quien voten. Hoy con nuestra ley electoral, esto es una entelequia. Éste será el contenido de mi próximo capítulo sobre la reforma electoral.

Salud y República

15 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Esa historia de "un hombre un voto", es cierta, lo que nadie dice es que no todos los votos valen lo mismo , según a quién se vote.
Creo que la respuesta de la que hablas, es debida a vuestro trabajo y esfuerzo: yo recibí solicitud de ayuda en ese ámbito por tres espacios diferentes (blogs, correos y espacios libres).

Dean dijo...

Me va quedando cada vez más claro el tema, lo que no entiendo es que sea tan difícil cambiar la constitución. no es esto acaso una democracia?. Confío en que el voto valga lo que tiene que valer, se debe insistir decididamente para que haga eco en la sociedad, que se ventile en los medios y estos presionen a los políticos.
Un saludo.

Antonio dijo...

Pues la injusticia es evidente. No todos los votos valen lo mismo, incluso aplicando correctores de territorialidad. Evidentemente pretenden la gobernabilidad bipartidista.
Un saludo y a reformar el sistema.

Dilaida dijo...

Yo pienso que lo que hace falta voluntad de la que carecen los partidos a los que beneficia esta Ley.
Es algo así como el voto emigrante, prometen siempre que se va a cambiar el sistema, pero cuanto más tarde mejor para el PP y PSOE.
Bicos

severino el sordo dijo...

esos escaños que deberian de ir a los partidos perjudicados supongo que serian restado a otros mas mayoritarios o de corte nacionalista,lo cual da a entender que mucha fuerza no es de esperar que hagan para esa reforma constitucional,lo de la reforma para que reine una infanta ,no es que sea poco importante es que es absurda,la monarquia no debiera de existir,luego no hay que reformar,saludos.

Antonio Rodriguez dijo...

Yo creo que el Senado aunque se convirtiera en una verdadera camara territorial tendría que cambiar su sitema de elección. El sistema mayoritario actual es mucho regresivo que la propia ley de Hont.
Salud, República y Socialismo

Domin dijo...

Gran artículo, Rafa, y gran colección que creo que nos servirá a todos y todas en el futuro, cuando tengamos que hablar del tema.

Un fuerte abrazo

Felipe dijo...

Se puede sin salir de la contitución aumentar el número de escaños a 400 y crear una especie de bolsa de restos nacional.

Es una idea aunque,en puridad, no la que más me convence porque tampoco sigue siendo la más justa.

El sistema de reparto debe ser proporcional,lo dice la Contitución,y ahora no lo es.

Me temo que las dos grandes formaciones(PP y PSOE) no van a aceptar nada de nada porque así les va muy bien electoralmente.

También se dice que el Senado debe ser una Cámara de representación territorial y no lo es porque como tú muy bien apuntas el peso administartivo de la provincia(Diputaciones) es muy escaso y limitado.

Por cierto,yo si reformnaría la Constitución para suprimir las Diputaciones.

Saludos

Neogeminis dijo...

Interesante análisis. No estaba al tanto del tema.


Saludos!

Naveganterojo dijo...

¿Un hombre un voto?, otra de las clausulas de esta mal redactada constitucion que no se cumple ,¿ y van...?.
Un abrazo.
Salud y felicidad

Manuel dijo...

A ver si reforman la ley electoral antes de las próximas generales.

Y si no la reforman, no os quepa la menor duda de que voy a votar a Cayo, aunque eso signifique tirar mi voto a la basura.

RGAlmazán dijo...

ES un tema que interesa, María Jesús, yo creo que es porque efectivamente es muy injusto. Bicos.

Dean, cambiar la constitución requiere 3/5 del parlamento o sea tienen que estar involucrados los dos grandes partidos.

Pues sí, Antonio, a los grandes les interesa el bipartidismo, y a los medios de comunicación también.

Dilaida, una vez instalados en el poder, no lo quieren soltar, y reconocer esto por muy democrático que sea, significa perder algo, aunque no sea mucho. Bicos.

Severino, pues para la reforma por la cuestión de la Infanta seguro que no tendrían problemas. Son monárquicos sin ningún problema. Basta seguirlos un poco.

Antonio, el Senado ha de cambiar en su funcionamiento. Hoy no sirve para casi nada. La forma de elección del Senado, desde luego, es también muy mejorable.

Gracias, Domin.

Felipe, lo de la ampliación es otra posibilidad que tocaré en entradas próximas, pues como dices no requiere cambiar la constitución.

Gracias Mónica, un beso.

Sí, Navegante, otra más.

Manuel, ojalá se pudiera arreglar antes. Yo, con mi modestísima fuerza no cejo en el empeño, y sé que IU también está en ello.

Salud y República

Montse dijo...

No quieren cambiar la ley lo que ellos buscan es la alternancia en el poder y si cambian la ley se les acaba el chollo.

La constitución deben cambiarla no sólo para mejorar la ley electoral sino para proclamar la República. Y no proclaman la República que quiten eso que dice "Todos los españoles son iguales ante la ley" porque, ¿qué hay que estudiar para ser Rey?, ¿a qué tengo que opositar?

Por último, si no cambian la ley, deberíamos empadronarnos todos/as los votantes de IU en una misma provincia para que nuestro voto no fuera a la basura. De todas formas, vaya donde vaya yo votaré a Cayo, ya votaba a IU, ahora que conozco a Cayo personalmente con más razón.

Salud, República y coherencia. Montse

Ciberculturalia dijo...

Aunque tardísimo por fin llego a tu casa. Me ha gustado mucho esta entrada como la anterior que escribiste sobre el tema. No se cuál es la situación, si pasa por modificar la constitución, porque ir a un modelo unicameral, o por qué, el caso es que se necesita como bien apuntas una profundo cambio y una nueva ley electoral.
Te seguiré leyendo porque este tema me parece vital.
(Bueno no me pierdo entrada tuya para ser sincera aunque sea a deshora)
Un beso

Jorge Sánchez dijo...

Buen análisis, al igual que el anterior sobre el mismo tema. Espero ansioso la continuación.