19 septiembre 2008

Una más de la judicatura

El gobierno de los jueces, el Consejo General del Poder Judicial, antes de irse y dejar paso al que se acaba de nombrar, se despide con otro acto más del más puro corporativismo.

Acaban de perdonar a la jueza Laura Alabau la multa que en su día le impuso la Comisión Disciplinaria por negarse a casar parejas de homosexuales, en aras de una pretendida objeción de conciencia.

Reunidos los componentes del CGPJ, los nueve componentes de la mayoría conservadora han tenido a bien (yo diría a mal) estimar el recurso que la jueza de Denia interpuso ante dicha medida disciplinaria y dejar sin efecto la sanción.justicia2

O sea de nuevo se ha impuesto el corporativismo y una ideología, la conservadora, sobre el cumplimiento de la ley. Se crea otro precedente por el cual un juez puede incumplir la ley y criticar al gobierno de turno en aras de una pretendida libertad de expresión.

Hasta ahora se entendía que las leyes son de obligado cumplimiento, y desde luego más en funcionarios públicos que deberían predicar con el ejemplo. Si resulta que un juez no se dedica a cumplir las leyes sino a criticarlas, sería bueno que se metiera a político, obtuviera un acta de diputado y se ocupara de elaborar leyes. Imaginemos un cirujano al que le da grima la sangre, o un militar que ante leyes que no le gustan, diera un golpe de Estado. Lo lógico y lo prudente, por el bien de todos, es que se dediquen a otra cosa.

Esta ha sido, parece, la última cacicada de este CGPJ, ya sustituido, que se ha dedicado a politizar la justicia y a convertirse en protagonista de la política española. Lo triste es que con el nuevo CGPJ no se pueda garantizar que estas cosas no ocurran. Al menos tendremos un periodo de adaptación donde no se atreverán a tamañas felonías.

Salud y República

9 comentarios:

fritus dijo...

021004En el fondo de esta asunto, aunque no lo parezca, subyace el mismo debate que sobre la laicidad del estado, ...me explico, la ley, que es la expresión de la voluntad popular a través de las decisiones consensuadas de los representantes elegidos democráticamente, es una, de obligado cumplimiento para todos...y no se casa con criterios morales de religiones oscurantistas. Si esta señora, cree en ese Dios que roció de napalm a Sodoma y Gomorra, no es problema nuestro, su obligación como juez es aplicar la ley.

un abrazo

espana.de.actualidad dijo...

http://espana-deactualidad.blogspot.com/

Sònia... no tan fiera... dijo...

Sinceramente... no hay manera de confiar en nuestro sistema, porque desde su misma base no es justo.. si se "examina" a los jurados para intentar evitar los prejuicios, cómo es que los jueces no pasan una criba?

Una auténtica vergüenza... como tantas otras..

Un besazo.

SELMA dijo...

"Esta ha sido, parece, la última cacicada de este CGPJ"... esperemos que así sea, Rafa, pero como traca final es de pura vergüenza, digna de este CGPJ, que ya sabemos como se las gastan...

Un beso Rafa.

RGAlmazán dijo...

D. Fritus y si no aplica la ley que se haga carpintera o camarera o ejecutiva banquera. Pero no jueza.

Si, Sonia es difícil de entender que los jueces no pasen un examen psicológico. Desde luego a ésta individua la hubieran tumbado. Un beso.

Menuda traca, querida Selmita, ya lo ves, hasta 300 miserables euros la han perdonado por empatía maldita. Un beso.

Salud y República

canuit dijo...

Fritus, ¿todavía no te as enterado?. Sodoma y Gomorra existe. Está a 954 kms de la puerta de mi casa.
Yo es que cada vez me cuesta más ser politicamente correcto Rafa.
Ya es hora de acabar con esta comedia.
En mi trabajo si no cumplo me ponen en la puta calle.
¿Que pasa con el funcionariado que hace lo que le sale de los ovarios, como esta linda dama?.
¿O es que aprobar un examen da derecho a todo?.
Que se vaya no, que la pongan en la puta calle como a muchos currantes que por mucho menos los dejan sin el pan de todos los dias.
Empleo público si, como a los demás,pero no un salvoconducto para toda la vida.
El Canuit, que cada día lo lleva peor

Manuel Ortiz dijo...

Es corporativismo, desde luego, pero es también mucho más. Es un absoluto desprecio a la ciudadanía y a la propia Constitución.

A este paso, si uno tiene un juicio, va a tener que enterarse antes del historial profesional del juez (esto es, de sus sentencias), porque muchos de ellos podrían ser recusados por cualquier ciudadano desde el primer momento a la vista de sus aberrantes sentencias.

Naveganterojo dijo...

Esto es la fiesta de las tomaduras de pelo, a los españoles, a la ley, al sentido comun.
Esto es la dictadura de los jueces,hacen lo que les da la gana y se perdonan entre ellos.
Mañana un juez mata a un ciudadano y en dos dias sus amigos le quitan la carcel y la multa.
Esta es la ley en puro estado fascista.
No me estraña que no echen de menos el franquismo,pues dictan las condenas y las absoluciones con la misma mala leche que entonces.
Salud y republica

Adanero dijo...

Lo mio puede parecer más bestia, pero yo parto de salida con la idea de que la justicia es muy peligrosa.
Me explico. Que una persona tenga en sus manos tanto poder, me asusta. Una sentencia de un juez puede arruinar la vida de alguien. Si a esto le añadimos que esa sentencia puede estar condicionada por la ideología del juez, la cosa es más dramática.
Ayer oí a alguien en la radio que en cierta manera justificaba a esta jueza invocando a su derecho de objeción de conciencia. Ya claro. Ahora resulta que los encargados de que se cumplan las leyes también se oponen a esas leyes que ellos deberían defender.
Vamos, los lobos tirándose a las escopetas.

Un saludo.