14 septiembre 2008

La literatura como terapia de la política (L)

La semana pasada el fragmento era de El gato y el ratón de Günter Grass. Acertó, D. Fritus, ese fenicio catalán que ha sabido encontrar la buena vida en la isla de Eivissa. Grass es el escritor aleman de mayor prestigio reconocido en el siglo XX. Premio Nobel y el Príncipe de Asturias en 1999. Magnífico novelista cuya obra es una recopilación real y simbólica del siglo XX.

Gunter Grass

Su obra amplia recoge novelas paradigmáticas del siglo pasado, como El tambor de hojalata, La ratesa, El rodaballo, El gato y el ratón, A paso de cangrejo o su autobiografía: Pelando la cebolla.

Su estilo directo y reflexivo hacen de Grass un autor contemporáneo imprescindible. Fue decepcionante para muchos su confesión de que perteneció a la Waffen-SS. Una declaración valiente que le ganó muchos enemigos, sobre todo en la izquierda alemana.

Y ahora pasamos a la obra de hoy, que hace la número cincuenta:

Comidos y con el dinero bajo siete nudos en un pañuelo atado al ombligo, se tiraban al suelo y caían en sueños agitados, tristes; pesadillas por las que veían desfilar cerca de sus ojos cerdos con hambre, mujeres flacas, perros quebrados, ruedas de carruajes y fantasmas de Padres que entraban a la Catedral en orden de sepultura, precedidos por una tenia de luna crucificada en tibias heladas. A libros 16veces, en lo mejor del sueño, les despertaban los gritos de un idiota que se sentía perdido en la Plaza de Armas. A veces, el sollozar de una ciega que se soñaba cubierta de moscas, colgando de un clavo como la carne en las carnicerías. A veces, los pasos de una patrulla que a golpes arrastraba a un prisionero político, seguido de mujeres que limpiaban las huellas de sangre con los pañuelos empapados en llanto. A veces, los ronquidos de un valetudinario tiñoso o la respiración de una sordomuda encinta que lloraba de miedo porque sentía un hijo en las entrañas. Pero el grito del idiota era el más triste. Partía el cielo. Era un grito largo, sonsacado, sin acento humano.

Pues adelante, la semana que viene haremos un resumen de lo que han sido estas cincuenta obras y sus acertantes.

Mientras tanto, hoy, lean y acierten, que sé que son ustedes unos sabios.

Salud y República

10 comentarios:

Augusta II dijo...

¡Hay que ver cómo se inspiró el señor Miguel Ángel Asturias con Estrada Cabrera, eh!
Le salió redondo, oiga.

El Señor Presidente.

:=O

Salu2!

Augusta II dijo...

Por favor, no me diga que no es, que lo he dicho muy rotundo y luego cuesta agachar la cabeza y rectificar...

RGAlmazán dijo...

Pues... Es que no deja usted títere con cabeza. ¡Que augusta se quedó su querida madre creando un monstruo literario!
¿Qué quiere que le diga? Sí, Miguel Ángel Asturias y su Señor Presidente.
Muy bien, sí señora, muy bien.

Salud y República

el regreso de picapiedra dijo...

Que digo yo que si no habría que prohibir a augusta ii seguir participando en el concurso--- o por lo menos que no lo haga hasta que hayan pasado seis horas desde la publicación de tu apunte... ¡coño!... que es que ya no tiene ni gracia ;-)

Augusta II dijo...

¡¡¡JAJAJAJA!!!

Oiga, señor/a El regreso de... esté usted atento también, coñe.

Sabía que me estaban cogiendo manía, pero, joder, que tampoco es pa tanto, leches...

Hay que ver cómo es la envidia...

¡Jajaja!

Saludossss cordialesssss...

Adanero dijo...

Aquí un títere sin cabeza.

Estoy seguro que Almazanita de pequeña le arrancaba la cabeza a las muñecas. De ahí su gusto por decapitar marionetas.

Un saludo.

Augusta II dijo...

¡Jojojojo! De ésta no salgo viva yo hoy, ¡eh!

Bueno, bueno, cálmense, cálmense, que no creo yo que sea tan grave, ¡por el amor de los bocadillos de chorizo de Pamplona!

Adonis, ¿ha visto usted Sleepy Hollow? O mejor, que estamos en un apartado literario, ¿ha leído usted La Leyenda del Jinete Sin Cabeza de Washington Irving? Pues tal cual, oiga.

Ay, que me orino, (de la risa, se entiende)

Salu2!

picapiedra dijo...

Saludooosssss augusta ii, saludoossss :-)

fritus dijo...

Con todo el respeto, Ni pajolera idea del libro de Don Miguel Angel Asturias....

pero Sleepy Hollow la he visto y los cuentos de Washington Irving los leí de niño en una colección de clásicos de la editorial libra con las tapas granates...sin cabeza he salido alguna vez, años ha, del amnesia o del space de aquí mi isla....

Por cierto Don Rafa, que no acerté el libro pero el autor sí, en cambio aquí ni se me menciona de pasadilla...pa una vez que huelo el triunfo ni que sea de lejos...Don Rafa, hombre, que entre calvos hemos de ayudarnos.

Un abrazo

RGAlmazán dijo...

Amigo Fritus Sapiantisimus. Ruego que perdone este imperdonable error, debe ser porque uno ya está entrando en la tercera edad, se me fue el santo al cielo. Y lleva usted más razón que un Santo.
Fue usted quien acertó la semana pasada y que conste en acta, aunque con retraso. Ahora mismo lo corrijo. Y perdone usted a este olvidadizo bloguero.
Salud y Repúblic