02 junio 2012

Y Rato pasaba por allí

Este iluminado, genio de la economía del ladrillo, tumba de Bankia, resulta que ahora no sabe, no contesta.

En un documento que entregó a los consejeros de Caja Madrid ayer (a pesar de los pesares y de haber dimitido de Bankia, sigue siendo, incomprensiblemente presidente de Caja Madrid), el tipo ha criticado que se haya inyectado dinero público, porque perjudica a los accionistas, al bajar el valor de las acciones en el cómputo del capital ampliado.

Además, ha dado a entender que el dinero público inyectado deja a Bankia en la mejor de las condiciones para competir, pues el ratio de cobertura del banco es mucho mayor que el de la mayoría de los bancos que no han sido intervenidos, por lo que juega con ventaja.

Y lo que pretende dejar claro con la cartita, Rato, son dos cosas. La primera que los problemas son anteriores a su llegada. Y entonces me surgen varias preguntas:

Si la situación era tan mala, ¿por qué aceptó? y ¿por qué tomó la decisión de la fusión de Caja Madrid y las otras cajas para formar Bankia, sabiendo que eso significaba la gran quiebra?

Que no venga con milongas. Cada palo que aguante su vela. Tiene una grave responsabilidad que nos ha costado a cada español, 500 euros. Hoy, gracias a Rato, Blesa y sus secuaces y compiches políticos (Aznar, Rajoy, Aguirre) somos 500 euros más pobres. Y desde luego el desencadenante de esta quiebra ha sido la fusión de las siete cajas, que se ha producido durante su reinado.

Rodrigo Rato  Bankia

En la carta de Rato, hay una parte en la que trata de exculparse. Tiene miedo y trata de echarle la mierda a los anteriores gestores. Sabe que las cosas están feas y que puede salir trasquilado. Él se encontró con la tostada y como pasaba por allí, se la comió. Nada dice de que durante estos dos años y cuatro meses ha cobrado como un rey (5 millones de euros) y que se ha ido con una indemnización de 1,2 millones de euros.

Además se ve que hay un afán de venganza al tratar de culpar al gobierno actual –parece que de Guindos es su enemigo interno—de solucionar el problema con dinero público y más del necesario. Recordemos que Rato es un hombre de partido, mientras que de el ministro es hombre de Rajoy.

En fin, que el pobre Rato dice no tener culpa, no habla de la fusión de las Cajas en Bankia y sí lo hace de que los problemas los heredó y de que la solución que se ha dado no le gusta, criticando al gobierno de su partido.

Además de culpable, un cobarde que trata de salvarse echando la culpa a los demás. Una alhaja, y es que Rato –aunque ustedes no se lo crean— pasaba por allí.

Salud y República

9 comentarios:

Genín dijo...

¿Pobre Rato?
¡Menudo caradura!
Bueno, siempre hay esperanza, hoy han condenado a Mubarak a cadena perpetua...jajaja
Eso si, a otros tan culpables de masacres como el, los han soltado por falta de pruebas.
El detalle es que Mubarak está a punto de palmatoria...jajaja
Salud

Camino a Gaia dijo...

Saqueo a manos llenas, dinero fácil y ajeno para que después del asalto nos digan que la sanidad pública es insostenible. No tenemos pan para tanto chorizo.
Un saludo

mariajesusparadela dijo...

Cuando alguien hace las cosas mal, se le despide y se le exigen responsabilidades. No se le dan millones.

Pero, ya ves.

Ciberculturalia dijo...

No tiene ninguna vergüenza. Ni él ni muchos más porque aquí hay otros responsables implicados que se van a ir de rositas
Besos

javi dijo...

Una imdemnización millonaria por su "gestión", y las responsabilidades judiciales ¿para cuando?

Dilaida dijo...

Tengo entendido que eso de hundir bancos lo lleva en los genes, pobrecillo, no se puede luchar encontra del propio destino.
Bicos

Neogeminis dijo...

Estos tipos afilan el doble discurso según soplen los vientos!...ellos nunca son responsables!

Un abrazo.

Txema dijo...

Rato es uno de los grandes responsables de la quiebra de Bankia. Si este país fuera serio, que no lo es, ya se habría iniciado una proceso judicial para dirimir responsabiliades.

Pero, como señala Carmen, hay muchos más responsables y sevan atapar entre ellos.

saludos

Carlos Galeon dijo...

En realidad, este impresentable, a quien más odia es a Rajoy, pues era el candidato elegido por Aznar para sucederle, pero...cosas de la vida; primero Gescartera, lo que le obliga a dejar la cartera de ministro de Aznar, luego su "brillante" paso por el FMI entre 2004 y 2007, los años en que se fraguó la gran crisis mientras él la negaba, y finalmente, Bankia, donde ha terminado de hundir su fastuosa carrera.
Eso sí, millones, más que Alí Babá y los 40 juntos.
Saludos.