16 julio 2011

No son los trajes, Sr. Rajoy

Que no nos despisten, no quieran salvar los muebles. El Sr. Camps se sentará en el banquillo y no es sólo por los trajes. Es más, los trajes tienen una importancia relativa. Lo importante es lo que hay detrás: los favores conseguidos por la trama Gürtel, a costa de los trajes y de su amistad con “el amiguito del alma”.

Su comportamiento es tan zafio que si tuviera vergüenza, se escondería. Pero claro, está en lo más alto, ha sido votado por la mayoría del pueblo y se cree dios. Pero esa mayoría, por mucho que él quiera, no le redime de un delito, le ha elegido para gobernar, pero es la justicia quien juzga y nadie puede estar por encima de la ley.

camps_dracula_caricatura_kikelin

Es verdad que los votantes del PP pasan de la corrupción, de que Camps mienta –recuerdan cuántas veces ha dicho que no ha hecho nada y que se paga sus trajes o que los había pagado su mujer, o que era un regalo en calidad de presidente del PP y no de la Generalitat—, e incluso de lo más grave: de la posible financiación que el PP haya podido tener por los contratos otorgados, a dedo, a las empresas de la trama Gürtel.

Los trajes regalados, siendo cuestión importante es menor. De momento, en el auto del juez ya se cita la conexión entre los trajes y la concesión de contratos a las empresas de la trama Gürtel. Y se habla de 6,9 millones de euros, sin contar lo de la visita del Papa, que no es poco.

Mientras, ahí queda Rajoy, tumbado en el sofá, fumando un puro y sin decir ni pío. Luego saldrá en su defensa, cuando pasen unos días.  Nunca pasa nada, cuando de uno de los suyos se trata, y sobre todo si le necesita para llegar a la Moncloa. Esa es la clave, así es que a tragar toca. Y es que la magnitud de las tragaderas de Rajoy no tiene límites. Lo ha demostrado en muchas ocasiones. Y esta no es sino una más, pero que no nos engañen que no son los trajes, los trajes son la tapadera de lo que hay debajo: una financiación ilegal del partido, lo otro, pura filfa.

Salud y República

P.D. La caricatura de Camps es del amigo Kikelín, un genio.

7 comentarios:

Antonio Rodriguez dijo...

Lo peor que ha hecho Camps, en este asunto, es mentir. Uno de los peores pecados de un político.
Si estuviera en otro país la presión social ya le habría obligado a dimitir.
Salud, República y Socialismo

Felipe dijo...

Ellos se creen legitimados por las urnas.Y nunca más incierto.Las urnas pueden llenarse hasta reventar de votos pero jamás se exime de que se sea un presunto delincuente.

Y como bien dices,los trajes es sólo una cortina de humo porque la verdadera chicha del asunto está en la financiación ilegal del PP a través de la trama corrupta de los Gürtel.

Que nadie se equivoque:las urnas podrán decir lo que quieran pero el Código Penal no está sometido a votación.


Un saludo

Genín dijo...

Pues ya ves que la gente ha gritado con sus votos que les importa todo un pimiento, eso es lo asustante, los votos sucios de la derecha...

Salud

mariajesusparadela dijo...

Y la portavoz diciendo "confiamos en Camps, como el pueblo de Valencia" toma ya...

Neogeminis dijo...

Me imagino que no se habrá vendido sólo por unos trajes! ...pero si esa es la excusa para comenzar a investigar a un corrupto, bienvenida sea.
Saludos.

RGAlmazán dijo...

Antonio, a mi modo de ver, más grave que mentir es otorgar contratos a una trama de amiguetes a cambio de regalos y de comisiones para el partido.

Felipe, así es, ellos se quieren librar de sus fechorías con los resultados de las urnas.

Genín, sí, eso asusta porque significa la aceptación de la corrupción.

María Jesús, la portavoz y todos en el PP no dirán otra cosa. Otra cuestión es lo que piensen. Bicos.

Mónica, los trajes son el chocolate del loro. Lo importante es lo que han sacado luego. Besos.

Salud y República

Dilaida dijo...

Y el Marianiño hoy paseando por la dehesa particular (Galicia)y diciendo que el futuro de España está en sus manos. Me imagino que ya repartió algún cargo a los incondicionales que le siguen y le aplauden. Feijóo estaba a su lado, para limpiarle las babas.
Bicos