05 enero 2011

Los reyes magos y los reyes vagos

Dedicado a Shangay Lily, de quien he tomado la idea

LosReyesMagos Hay dos clases de reyes: los magos y los vagos. Este republicano que escribe, reconoce que tiene cierta querencia, desde pequeñito, por los reyes magos. Allá por los tiempos de Maricastaña, todos los niños esperábamos con ansia la noche de Reyes. Era una noche mágica, de cuento, donde al levantarte unos reyes de los que apenas sabías más que su nombre, te habían traído algún regalo –modesto, que los tiempos no daban para más—, el que habías deseado y esperado durante todo el año: un balón de fútbol o una muñeca, un mecano o una cocinita y pocas cosas más.

Hoy los niños de ayer que jugábamos con un rompecabezas o con un futbolín, nos vemos manteniendo a otros reyes. Unos reyes que de mágicos y de majetes tienen poco. De los que sabemos muchas más cosas. Que el cabeza de familia es el Jefe del Estado sin haberle votado, que no hacen sino tener prole. A veces se les ve por la tele; un día al año el jefe del clan te suelta un responso coñazo, predicible y esperado, donde los trabajadores brillan por su ausencia, seguramente no escrito por él. juancarlosAlguna inauguración que otra, viajecitos de lujo por el mundo a reuniones prescindibles y vela y nieve, mucha vela y nieve, que es necesario estar moreno y parecer deportivo; y alguna cacería de osos borrachos –sin maldad, sólo para que no escape— y campechanía, mucha campechanía. Como pueden observar un trabajo muy duro.

Todo lo anterior, pagado y soportado por todos nosotros que esperamos de ellos noticias tan importantes como que está embarazada la infanta o la princesa, o la heredera va a hacer la comunión o la infanta se separa. Como pueden ver, noticias de primer nivel, propias de reyes.

Lamentablemente el paso de la niñez a la madurez ha supuesto el cambio de los reyes magos por los reyes vagos. Antes, los reyes traían ilusión, hoy nos cuestan un pastón. Antes, los esperabas con ganas, hoy tenemos ganas de que se vayan. Antes trabajaban muchísimo repartiendo regalos por todas las casas, hoy apenas mueven el culo salvo para viajar gratis o hacer deporte.

Sin duda hemos ido a peor, nos han engañado, nos han clavado los reyes vagos y encima les pagamos sus vaguerías y sin decir ni pío. Por cierto que hoy es el cumpleaños del jefe del clan y seguro que lo están celebrando a nuestra costa. Y encima me acabo de enterar de que los otros, los buenos, los reyes magos son los padres. ¡Vaya día!

Salud y República

P.D. Kabileños: Que los magos, sean quienes sean, os traigan los regalos deseados.

15 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Muy magos tienen que ser para sacar con qué comprar regalos.

Felipe y compañía siempre supieron que los reyes son los padres y eso me encanta, porque se han perdido la ilusión de la infancia.

Shangay Lily dijo...

Mi amado y admirado Rafa, es un placer siempre leerte y un honor lucharr hombro con hombro camarada republicano. Los Reyes Vagos del Palacio de Oriente agradeceran mucho unas copitas de anis esta noche (o muchas botellas todo el año). Una pena que tengamos que recurrir al humor para soportar a esa caterva de holgazanes clasistas, machistas y racistas.

Felipe dijo...

Y cuando has visto a un nomarca que trabaje y que no se lleve la vida padre?
Va aser menos el Borbón y su séquito de prínceses,príncesas,yernos y reinona?

Me quedo con Gaspar

Martine dijo...

Me quedo con los camellos que son los que llevan todo el peso..

Sí, Rafa, vagos, muy vagos e INUTILES, PRESCINDIBLES..


Bisous de cette païenne, qui ne croit en rien..

Freia dijo...

¡Felices Reyes para Vd. y los suyos, querido Rafael!

GUANARTEME dijo...

Muy bien, D. Rafael, yo he estado hoy en Madrid viendo la cabalgata de los magos, por aquello de alegrar a mi pequeño. Por cierto, al comienzo de la misma aparecían unas gaviotas llenas de helio que flotaban graciosamente. Mi hijo me preguntó que significaban, y yo mirando escojonado a la parienta le dije, "hombre son unas amigas del alcalde que tienen que participar".

En cuanto a los vagos... no tenemos ningún interés. Ni siquiera traen regalos.... Al contrario.

Que te traigan lo mejor. Un abrazo.

Genín dijo...

Tu estás mezclado piojos con pulgas, estos de hoy hacen una buena labor y desaparecen el resto del año, no nos cuesta un duro mantenerlos, los otros los tenemos que mantener a ellos y a las sanguijuelas que se pegan o van procreando, y eso es para siempre, en fin es un tema que me da alergia...
Salud

Ciberculturalia dijo...

Yo me quedo con el que siempre fue mío: Baltasar. El resto...
Iba decir una grosería pero en honor al día de los Reyes Magos, prefiero que los Vagos simplemente: DESPAREZCAN. Sin más. Sin menos.
Besos, también de una republicana amgia

Antònia Pons Valldosera dijo...

Rafa, voy a contarte un secreto que me contaron mis padres cuando era muy niña, en realidad los magos no son reyes sino sabios, cazadores de estrellas.
Espero que hayan sido generosos porque en estos tiempos hasta ellos tienen que apretarse el cinturón. En cambio los vagos no se aprietan nada, nos aprietan a nosotros.
Un abrazo.

Dilaida dijo...

En galego tenemos un montón de adjetivos "calificativos" aplicables a los reyes vagos: lacazáns, nugalláns, beleigáns, folgazáns, gandulos, preguiceiros, ...
Bicos

Txema dijo...

¡Viva Robespiere!

Feliz día querido republicano

javi dijo...

Puede que lo de ser campechano suponga un gran trabajo de actor si realmente no se es.

Estos cuando les citan el verbo trabajar tienen que ir al diccionario para enterarse de que es eso.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Jajaja, me ha encantado tu Post Rafa, apoyo todo lo que dices y más.me has hecho sonreir con tus palabras.Un abrazo.

Antonio Rodriguez dijo...

Ayer en la tertulia de La Ventana participaban un grupo de jóvenes y como era el cumpleaños del Borbón preguntaron que le regalarían. Uno de los jóvenes respondió que el exilio.
Es satisfactorio escuchar como quedan jovenes con las ideas claras.
Salud, República y Socialismo

RGAlmazán dijo...

María Jesús, lo de la ilusión de los reyes, que son los padres, me ha gustado. Bicos.

Shangay, querida, a los reyes no se les puede dejar copas que se las toman y luego les da por reinar, y la lían. Y sí, son una caterva de mucho cuidado. Un beso.

Felipe, es verdad, es como pedir peras al olmo. Viven como reyes.

Martín, lo mejor, llevas razón los camellos, con perdón. Besos.

Querida Condesa, espero que los magos se hayan portado bien con Su Ilustrísima. Seguro que sí. Beso su mano siniestra.

Guanarteme, esas gaviotas las sueltan desde la calle Génova y tienen como misión atontar al persoonal, y a fe mía que viendo los resultados electorales, lo consiguen.

Así es Genín, de ahí la diferencia tremenda a pesar de que escritos sólo se diferencian en una letra.

Carmen, comparto rey contigo, Baltasar también es mi preferido. Y sí, yo también he pedido que desaparezcan.

Querida Antònia, la verdad es que sí, no son reyes, sino sabios magos. Pero con intención lingüistica interesada se les llama reyes para monarquizarnos a todos. Petons.

Aquí, Dilaida, también tenemos bonitos apelativos: vago, haragán, holgazán, gandul, indolente, perezoso. Bicos.

Txema, ¡viva!

Javi, la campechanía en su caso, es impostura. Es su forma de "acercarse al pueblo".

Geni, querida, verdades como templos. Petons.

Antonio, magnífica la respuesta del joven. El exilio, ese es el lugar ideal.

Salud y República