10 enero 2011

El Sahara, de nuevo, un conflicto invisible

Como era de prever, después de los conflictos de hace dos meses, el mundo se ha olvidado del conflicto del Sahara. Ya es agua pasada. Lo dijimos y repetimos, y por desgracia se ha cumplido.

Las aguas han vuelto a su cauce, los marroquíes han dejado pasar el tiempo con la colaboración impúdica de las potencias de Occidente, incluida España. Eso sí, la represión continúa, la policía de Marruecos tiene sitiado El Aaiún, y muchos saharauis han sido detenidos.

El Sahara sólo salta a la primera plana de los medios con hechos muy sonoros, como la huelga de hambre de Aminetu, hace más de un año, o la represión del campamento pacífico de Agdaym Izik. Luego, desaparece, sólo ciertas noticias en letra pequeña y medios de comunicación alternativos nos hacen ver que Marruecos sigue imponiendo su ley y subyugando a los saharauis. sahara4

Los medios de comunicación convencionales sólo buscan carnaza, noticias que puedan ser tratadas de forma sensacionalista. Luego, cuando el incidente acaba, el Sahara pasa a formar parte del baúl de los recuerdos, enterrado en  arena e invisibilizado para no molestar al reino alauí.

Hace tres días llegó una patera a Fuerteventura, con veintiséis saharauis. Nada más llegar, veinte de ellos pidieron asilo político, aduciendo la persecución y el acoso marroquí que sienten desde el violento levantamiento del campamento cerca de El Aaiún.

Ayer, sin ir más lejos, tres mujeres, dos de ellas españolas, fueron expulsadas de El Aaiún. El motivo: haber visitado a la familia del muchacho de catorce años que fue asesinado por las fuerzas marroquíes en la refriega.

Y es que Marruecos no se anda con chiquitas, sabedor de su apoyo internacional, hace y deshace a su antojo, sin respetar los derechos humanos y tiene la consigna de no aceptar la mínima manifestación a favor de la causa saharaui, impidiéndolo con la fuerza. 

Veremos --probablemente saldrá en algún medio alternativo-- si a esos veinte saharauis se les concede el asilo que han solicitado. Y por otro lado ya verán como el gobierno español no moverá un dedo, no pedirá ninguna explicación a Marruecos, por la expulsión de esas dos españolas.

Desgraciadamente, poco podemos hacer, salvo denunciar constantemente esta situación contra un país que se siente apoyado por la Comunidad Internacional y un pueblo vejado. A nuestro gobierno, que debería caérsele la cara de vergüenza, por la política a favor del monarca sátrapa, poco hay que decirle. Su bajeza y cobardía constantes les definen perfectamente.

Lo único que puedo hacer, es gritar: ¡VIVA EL SAHARA LIBRE! Con la esperanza de que ocurra un milagro, aunque sepa que los milagros no existen.

Salud y República

7 comentarios:

Juan Pardo dijo...

El olvido y la indiferencia como armas de exterminio. Nuestros gobernantes deben pensar que si se deja pasar el tiempo se morirán solos, como los que sufrieron la represión del franquismo. Y que cuando estén todos muertos se habrá solucionado el problema. En cuanto a los medios de desinformación españoles, no reaccionarán si no hay sangre, sexo o fútbol. Pero la culpa de todo la tenemos los ciudadanos que no les exigimos nada ni a unos ni a otros.

Salutacions.

Felipe dijo...

Contra la tiranía y la sinrazón de los poderosos sólo nos cabe la denuncia porque ni USA,Francia ni ZP moverán un músculo para denunciar la violación de los derechos humanos en un territorio ocupado,al igual que lo que viene ocurriendo con Palestina.
Es la política de hechos consumados o con más fineza la realpolitik.

Saludos

m.eugènia creus-piqué dijo...

Y continuará así de invisible perpetuamente, nadie les ayuda, nadie les apoya, valen más los tratos comerciales entre ambos países que el pueblo saharaui, eso ya parecen los judíos apoyados por los grandes del mundo y Palestina, los pobres invisibles..Un abrazo.

María dijo...

Me da coraje darte la razón en esta ocasión, pero desgraciadamente, la tienes amigo.
No existen milagros y poco se puede hacer en contra de un dictador como el que gobierna Marruecos y que bendice la Unión Europea.
Y encima no creo que existan dioses a los que rezar, sólo me queda hacer coro contigo:
¡VIVA EL SAHARA LIBRE!

Ciberculturalia dijo...

Nuestra sociedad, la nuestra, la occidental, la opulenta se olvida continuamente de todo. Unas veces es de Haití, otras del Sahara, siempre de los desfavorecidos.
Una lastima
Un beso

Genín dijo...

Los dichos populares son muy sabios, y hay uno que dice, que sino te la dan a la entrada te la dan a la salida, y esto es lo que siempre pasa con Marruecos.
Salud

RGAlmazán dijo...

Juan, así es, deben pensar que se acabará con el tiempo, sin tomar soluciones.

Felipe, sólo, por desgracia, queda la crítica. Ningún país poderoso quiere saber nada del conflicto.

Geni, así es. Petons

María, tal cual. Besos.

Así es Carmen, los conflictos de otros pasan y se olvidan sin que se ayude a solucionarlos. No hay solidaridad internacional. Besos.

Genín, nos la dan porque los grandes quieren y en vez de aliarse con la solidaridad, lo hacen con un rey sátrapa.

Salud y República