12 diciembre 2009

Y dicen: “El aborto es un delito”

Se pasan todo el día criticando y dando lecciones a los demás. De todo, y no se cortan. Muchos deseamos que se callen de una vez y se dediquen a su parcela –la religiosa--, sin tocar las narices a los demás. Algunos, quizá ingenuos, pensarán que lo hacen de buena fe, otros dirán que es su obligación, y por último hay otros, a estos yo les llamaría los masoquistas, que les dan más dinero para que les puteen más. Pero ellos a lo suyo, que aunque nos vengan con cuentos, a lo que aspiran no es, precisamente, el poder celestial sino el terrenal.

Y ahí está el tal Martínez Camino intentando darnos lecciones jurídicas y queriendo hacer su propio código penal. Por encima de científicos, de sectores jurídicos acreditados y de la opinión de los demás, ellos –es lo que tiene hablar con la Verdad por delante—, a lo suyo, a decir lo que es delito y a defender que desde el primer instante, la primera célula, hay vida humana.

Ahora nos quieren dar lecciones, como siempre. Para ellos, cuando les conviene las cuestiones pasan del campo del pecado al del delito.ABORTO POLEMICA

Naturalmente el aborto es un delito y un pecado mortal, mientras que la pederastia es una debilidad, cuando son ellos las que la han practicado y la han ocultado durante muchos años. Y ellos mismos son los que deciden quién puede comulgar y quién no –y conste que a mí esto me la trae al pairo, pero es una demostración de esa hipocresía profunda que les acompaña—, así, los diputados que voten a favor del aborto no podrán comulgar, mientras que los grandes dictadores han comulgado, se han paseado bajo palio, y han sido perdonados por sus pecadillos de tres al cuarto.

Y es que juegan con ventaja, porque pretenden hablar en nombre de su dios, y claro eso para el creyente es algo que le puede dejar confuso, cuando menos. Menos mal que somos, cada día más, los que creyendo o no en su dios, sabemos que hablan en nombre de su interés particular que no es otro que el poder y el dinero.

Claro que esto pasa por lo que pasa, y es que ese grupito que yo decía al principio, les suelta la tela cada vez más –por si acaso, aunque creo que lo habréis entendido, me refiero al gobierno—, colabora con ellos en plan masoquista, como sicarios acérrimos (sicarios, no piensen mal, viene de seguidores de la S.I.C.A.R. Santa Iglesia Católica Apostólica Romana). Está claro que les gusta que les den hostias –me refiero a bofetadas, porque a muchos después de que aprueben la ley del aborto, no les van a dar de las otras-- y les siguen financiando sus caprichos. Hoy reciben más que nunca, y claro con ese dinero son capaces de hacer publicidad y mover a su gente contra el gobierno, y se ve que insisten.

La solución es clara, rompan ustedes las relaciones con la Iglesia, rompan los acuerdos financieros que tienen, sobre todo el Concordato. Y ya verán como cuando se vean sin recursos, volverán como perrillos a comer a su mano, a pedir árnica y se habrán olvidado de las críticas. Pero claro ser masoquista es lo que tiene. Lo triste de esto es que cuanto más dinero les dan, más hostias reciben (éstas si son golpes). Y el dinero, que no se olvide nadie, es de todos los ciudadanos, también los ateos y todos los laicos.

Ahora me marcho a la manifestación de los sindicatos, que me temo que estará llena de obispos y sacerdotes, reclamando los derechos de los parados y de las familias que lo están pasando mal. Me temo lo peor, si alguien tiene dudas, que haga lo que yo, que los cuente, eso sí, va a tener poco trabajo.

Salud y República

13 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Y no vale de nada que en la declaración de la renta pongamos que no queremos dar a la iglesia, porque, queramos o no, seguimos dando ¿hasta cuando? que vivan de los cepillos (de los cepillos de las iglesias y de los que tendrán que usar para lavarse la boca)

Antonio dijo...

Amigo Rafa, me parece muy bien que hablen, que expresen su opinión sobre cualquier tema, pero que sean consecuentes... Deben aceptar las divergencias, pero sobre todo, deben aceptar las competencias. Ellos podrán decirle a sus acólitos que esto o aquello es pecado, que su dios les castigará, que ... lo que crean conveniente, pero en ningún caso vamos a aceptar que digan lo que es delito o no, esa no es su competencia. Hablan para los suyos, no para los demás. A mí, el señor Camino (debe ser del OPUS por eso de Camino), me la trae al pairo también, es más me parece un lelo de cuidado buscando influir en otros lelos de no menos cuidado. No hay cosa más estúpida que un lelo mediocre que se crea en posesión de la verdad absoluta revelada por un dios imaginario hecho a su conveniencia.
Conozco y admiro a muchos sujetos creyentes que dan la cara y luchan por la justicia, pero sus jefes siguen con su anacronismo, hipocresía no exenta de cinismo y demagogia barata que, por desgracia, tiene seguidores.
El mundo en libertad es laico por definición, de lo contrario será sometido. Perdona por la extensión.
Un abrazo

Basseta dijo...

La asimilación entre pecado y delito es una característica de los régimenes religiosos totalitarios. Es lo que tanto criticamos de los países musulmanes radicales.

Maca dijo...

totalmente de acuerdo pero...¿Porqué se les sigue financiando?
besos

Dean dijo...

La cuestión es que los que tienen dinero son sus principales aliados, están bien financiados. Demadiada hipocresía, pero eso ya no les durará mucho, la mayoría de la gente de bien no les cree ni jota.
Un saludo.

severino el sordo dijo...

Tiene usted toda la razon en el momento en que dejen de sonar los cuartos en la bandeja de la limosna,entenderan lo que es el prudente silencio.
Por cierto no pregone tanto la clientela celestial a ver si se va a poner car entrar en el infierno,saludos.

Felipe dijo...

Cada día su insolencia es mayor.Cada día su indignidad es mayor.
Profundo asco es lo que siento
Además,gracias a todos estos gobiernos nos sacan los cuartos àra mandarnos a la hoguera

Saludos

Ciberculturalia dijo...

Hoy habéis coincidido Antonio y tu en poner en evidencia a esa iglesia hipócrita e indecente.
Es una pena que a estas alturas tengamos que oirles, aguantarles y además subvencionarles.
Una pena.
Un beso

Adanero dijo...

A mí es que estos padres sin hijos (se les supone) cada vez me resultan más cansinos.
Camino me recuerda a esa gente que sale en esos programas de la caja tonta a contar sus miserias que no interesan a nadie pero que les hace sentirse reina por un día al hacerlo.
Un día de estos vemos a Monse Camino en el Diario de Patricia contándonos sus intimidades.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Entonces el socialista puede decir que que no pagar impuestos para hacer sostenible la economía de la nobleza sindical es delito, pero el defensor de la vida no puede decir que matar es delito.
Vamos hombre, que los no socialistas no somos infrahombres!
Menos hipocresía y más respeto a los que piensan diferente!

Baltimour Sánchez dijo...

Esta claro que la iglesia no puede meterse. En este país la iglesia sigue teniendo poder para decidir.
El aborto dentro de un marco legal y con el respaldo de la sanidad publica hace que las mujeres no acudan a la clandestinidad si quieren abortar y pongan su vida en peligro
www.clinicasabortos.com

Ricardo Sebastian dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ricardo Sebastian dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Baltimour.
El aborto debe ser legal y seguro en todos los países. En México sufrimos mucho porque hay penas de cárcel muy serias.
Las niñas que fueron violadas no pueden hacer la ILE y muchos más casos que son sangrantes.
En México DF sí se puede abortar hasta la semana 12.
www.promedicamujer.mx