22 mayo 2009

Varapalo ético al gobierno

Por fin el Constitucional ha devuelto el sentido común a un Tribunal Supremo manejado por el gobierno, mediante su fiscalía, al que apoyaba el Partido Popular. La paranoia de prohibir todo lo que se menea en cuanto huela a batasuno, sin ir más lejos, ha sido frenada de momento. El Tribunal Constitucional ha puesto las cosas en su sitio y no encuentra indicios para prohibir el derecho fundamental de representación.

Las explicaciones y argumentos de la fiscalía eran tan peregrinos que tendría que darse en la Facultad de Derecho como una asignatura obligatoria titulada, algo así como: Maquiavelo, quítate el velo.

Porque esta prohibición era maquiavélica, sin sustancia, pero eso sí, trataba de conseguir un fin. No importaba los medios. Alguien tiene que entender que no se pueden forzar las leyes. La ley de Partidos es una ley anticonstitucional, así lo reconocen muchos expertos en derecho constitucional, pero retorcerla, para sacarle provecho cuando interesa, es una actitud aviesa y alarmante, que quita esencia a un Estado de Derecho.Tribunal Constitucional

No es posible dejar los principios a un lado, con el fin de ganar una batalla, y menos cargarse con argumentos falsos y forzados para conseguir fines abyectos. Antes que los votos, están los principios. Ya sé, ya sé que esto no siempre lo comprenden todos, la prueba es el revolcón que le ha pegado el Consitucional al Gobierno y a sus amigos peperos (otra pinza más) al decirles que la libertad de asociación, de expresión y de representación está en la base de la democracia.

La sentencia ha sido fallada por unanimidad. Acaban, entre otras cosas por esa torpeza vil --o no--, de hacerle gratis la campaña a Iniciativa Internacionalista, en contra de opciones como la que yo defiendo, Izquierda Unida. Y a pesar de todo me alegro, porque hoy el Tribunal Constitucional ha ejercido su labor de garante de un Estado de Derecho.

Pero no pasará nada, ellos seguirán, haciendo que se pelean, representando el papel de matrimonio mal avenido, pero afilando los cuchillos alrededor para que nadie les quite ese bipartidismo que con ayuda de leyes injustas --la ley electoral-- y de otras fabricadas para fines marcados --ley de partidos--, redondean su poder, alternándose, pero uniéndose cuando se trata de redondear su poder conjunto.

Ahí, por los suelos, ha quedado la vergüenza, el honor y los principios, y todo por un miserable plato de lentejas llamado: Ley de Partidos.

En un democracia, no vale todo. No se puede ir fumigando con leyes a la medida los principios que la sustentan. Porque a veces, esta misma democracia vuelve las cañas lanzas y pega un revolcón a sus más altos mandatarios. Pero no pasa nada, seguirán con la cabeza levantada, lamentando que exista un Tribunal Constitucional que no les da la razón siempre, que no se lea la letra pequeña de las situaciones y no les haga caso en sus actos de fe, donde la ética queda aparcada para dejar paso a la pura, dura y lamentable política del poder.

Salud y República

8 comentarios:

po78 dijo...

Esperemos que la próxima vez no vuelvan ha hacer el ridículo y si la vara de medir es ecuanime, empiezan por mirar a la extrema derecha que hay tienen bastante trabajo; ¿o es que quizás no interesa mirar por ahí?.

Carmen dijo...

Lo que ha ocurrido es gravísimo y a mi entender no es sufieciente con que el gobierno salga diciendo que acata la sentencia del Tribunal Constitucional. Solo faltaba!!!
Creo que si tuvieran algo de vergüenza torera, al menos el Fiscal General del Estado, debería dimitir. Espero que alguna vez se pronuncie y lo haga pronto el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en relación con la Ley de Partidos. Estoy convencida que será un nuevo varapalo.
De momento sacan beneficio: han conseguido dejar a toda la izquierda aberzale fuera y pactar ese matrimonio de conveniencia entre ambos partidos que se van pareciendo cada vez más. Si, si le sacan beneficio.
Un beso

Antonio Rodriguez dijo...

¡Oiga amigo Rafa! la próxima vez consúlteme, que yo lo pensé antes. A esa horas en que Vd. anda haciendo compañía a las gallinas, pero uno anda muy ocupado y no pude ponerme a escribir hasta esta mañana.
Como digo en mi entrada: Patada al pensamiento único, para mi lo importante es que el Tribunal Constitucional ha dejado claro que el solo hecho de no condenar el terrorismo no es sinónimo de delito y esto representa un varapalo a la intención de los partidos mayoritarios P.P. y PSOE de uniformar el pensamiento.
Las ideas no se pueden ilegalidar, solamente las acciones delictivas.
Salud, REpñublica y Socialismo

Selma dijo...

Hoy, como alguna que otra vez voy con el copypega a cuestas.. es que para mí Rebelión es una fuente inagotable...

Encontré este Enlace que alude al tema de tu Entrada como siempre excelente.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=85773

Un beso grande, Rafa!

Paco dijo...

Al menos en el PSOE han dicho que acatan la sentencia; lo de Cospedal criticando al Constitucional ha sido vomitivo.

SALUD Y REPÚBLICA

LKI dijo...

Por algo se empieza...

canuit dijo...

No tienen verguenza, y lo más triste es que con esta democracia, establecida a su medida no hay quien se la ponga.
Eso sí, seguirán sacando leyes entre los dos, para que el terrorismo del estado de israel siga impune. Si es que el cinismo en política no tiene parangon.
ElCanuit

Txema dijo...

Hola, me he permitido la "liber" de colgar tu comentario en mi blog. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Un saludo muy cordial.