24 mayo 2009

Y sigue el milagro en Kabila

Hace poco más de un mes hablé del milagro de Kabila Una gata había parido cuatro cachorros. Una gata, quien sabe de dónde vino, a la que mis nietas pusieron de nombre Laia, tuvo una camada dentro de un olivo hueco.

Ahora hemos vuelto y el milagro continúa. Ahí están con timidez pero con alegría, los cuatro gatitos vivos y coleando. Una gozada, verlos correr por la mañana, a su aire. Les hemos puesto comida, pienso y leche, y comen como leones. Son tímidos y asustadizos, lo contrario de la madre que agradecida no hace sino buscar nuestras caricias, para desesperación de nuestra gata Misha, que celosa no quiere ni acercarse donde están sus competidores.

Apenas nos ven, los pequeños se esconden dentro de su casa, el olivo hueco, un estupendo cobijo que tiene varias entradas pero que les sirve y les resguarda. Ha sido difícil sacarles fotos. Menos mal que hay uno o una (no sabemos el sexo) que es exhibicionista y es el único que posa antes de salir corriendo. Aquí está la muestra de las fotos que hemos podido sacar. De calidad justa, pero que da a conocer a alguno de los nuevos kabileños.

Por cierto, uno de ellos ya tiene dueños. Mi nieta Lucía al ver las fotos ha convencido a sus padres y se lo llevaremos cuando volvamos en unos días.

Exhibicionista

Saliendo de su cobijo (el olivo), antes de comer se queda posando

Gatitos comiendo

Y ahora a comer, de dos en dos ¿No me dirán que no parecen unos cerditos con la boca llena?

Con su madre

Después de comer, mientras descansa su madre, él sigue desafiante la cámara

En su olivo

Y aquí, preparándose para cobijarse de nuevo en su olivo

Y ésta es la historia que continúa. Estos sí que son milagros, los milagros de la Naturaleza.

Salud y República

10 comentarios:

Selma dijo...

¡Conectarte y ver estas fotos!
Ay Rafa.. qué tiernas imagenes.. son una preciosidad, unas bolitas de algodón...Comprendo Misha también, pobrecita..
Pero estos celillos pasaran.. y lo que os espera en cuanto a ver las payasadas de que son capaces de hacer los gatitos.. ten la cámara a punto...

Besitos para toda la Kabila's Family y caricias, muchas para el clan Gatuno.

¡Bien por Lucía!

Carmen dijo...

Qué maravilla, Rafa. Veo que vuestra nueva familia gatuna es espectacular. Como dice Selma, tendrás que estar estos días más cariñoso con la celosa Misha pero quizás pronto descubra que también ella puede jugar con los nuevos inquilinos. El gatito o gatita exhibicionista es una preciosidad. Entiendo que tu nieta Lucía haya convencido a sus padres para quedárselo. En fin, me encantan estas entradas tuyas en que tienes la gentileza de compartir tus cosas más queridas. Tienes suerte Rafa, una estupenda familia y ahora también una familia gatuna.
Felicidades
Un beso

m.eugènia creus-piqué dijo...

Que preciosidad !!! Si no tuviera a mis dos fieras perrunas te diría que me regalaras una gatita de estas,cuando son bebés me los comería a todos. Besos domingueros y bienvenido de nuevo a Catalunya guapo.

Naveganterojo dijo...

Que preciosidad de gatitos, el de los ojos azules me ha enamorado.
Esto si son milagros y no los que proclaman los de las sotanas,je,je.
Salud y republica

RGAlmazán dijo...

Hola Selma, sí que son de cine, y la pobre Misha no tiene otra que aguantarse. Ella es la Gran Dama de Kabila, ya se le pasará.
Un beso.

Carmen, sí, Misha supongo que terminará jugando con ellos. El exhibicionista es un cara dura. Siempre le gusta estar ser el centro y comprometer a todos, incluida la madre. Un beso.

Es verdad, Gènia, que están para comérselos. Cuando juegan, tan blancos parecen ositos. Un beso.

Navegante, los cuatro tienen los ojos azules, y son casi iguales. Cuídate la gripe. Ya sabes dos días en cama sin levantarte y luego otros dos para reponerte, como mínimo.

Salud y República

Antonio Rodriguez dijo...

De aqui a hacerse criador de gatos solo un paso. Per a ver si va a coger envidia Misha.
Salud, República y Socialismo

àngels dijo...

Rafa, estos nuevos miembros de tu familia sólo tienen un inconveniente... que si un día pudieras recibirme en la República de Kabila no podría ir con mi querida Chada... Estoy esperando tu juego literario pero mucho me temo que mi cansancio me supera. Un beso!

Freia dijo...

A partir de ahora tendréis que llamar a vuestra casa Kabila Gatila

Dilaida dijo...

Siempre pasa lo mismo, piensas que ya tienes muchos animales, que dan mucho trabajo... pero cuando los ves tan bonitos, te olvidas de todo. Son preciosos.
Bicos

daalla dijo...

Preciosos gaticos. Es bonito ver cómo la vida se abre siempre camino.
Saludos.