29 junio 2008

La literatura como terapia de la política (XXXIX)

Pues sí. De nuevo acertó la última vez Augusta. Fritus merece una mención por su acercamiento al tema. Se trataba de la novela corta de Herman Melville: Bartleby, el escribiente. Melville fue un aventurero nato. En vez de ir a la universidad prefirió embarcarse para correr mundo a los diecinueve años. Sus primeras novelas tratan de temas marinos y con ellas consiguió gran éxito. Su obra denota una preocupación por los temas psicológicos y existenciales habiendo tenido una influencia decisiva en la literatura del siglo XX.

Bartleby, el escribiente es, a mi modo de ver, su gran novela. Un relato lleno de calidad. Una obra en la que el autor estadounidense se anticipa a Kafka en lo que de existencialismo y literatura de lo absurdo tiene. Sin duda su gran obra junto a la, quizá más famosa, Moby Dick. A ella se adscribe una de las más famosas frases de la literatura mundial “I would prefer not to” (prefiriría no hacerlo), como respuesta absurda y repetida a una petición normal de su jefe. Una novela de las que dejan huella.

Yo la leí por recomendación de un amigo, cuando un día hablamos de Moby Dick. Me dijo que no podía dejar de leer Bartleby. Así lo hice y quede enamorado de una obra que en tan poco espacio y contando una historia es un tratado del Absurdismo.

Y ahora sin mayor dilación, pasamos al retazo de esta semana. Bien es verdad y advierto a los lectores que pretendan adivinarlo que se trata de varios párrafos cortos sacados de diferentes partes del libro. Todos independientes pero unidos forman parte de un todo. ¿Cuál es? Y ahí van:

"Me di cuenta una vez más de que para mí la forma menos penosa de vivir era no dirigiendo la palabra a nadie. Incluso mi impaciencia de vivir me abandonó. Cada día que moría tenía su encanto."

"En mis manos se hacía ceniza lo que yo quería alcanzar, y ante mis ojos, hasta donde se perdía la mirada, no había más que desierto"

"...sí, si él arde, ¡qué cambio en el universo de estos pobres tipos! ¡Lo de arriba abajo, revuelta la regla de oro de sus existencias! ¡Inoperantes, sus leyes!..."

"Sólo quería hacerte ver una cosa: lo que hace cambiar el mundo es el conocimiento. ¿Lo comprendes? Nada más que eso puede transformar el mundo. El simple conocimiento puede cambiarlo con todo y dejarlo tal como es, invariable. Visto así, el mundo es eternamente inmutable, pero también está en perpetua transformación."

Pues nada, sólo queda acertarlo. Y daos prisas que empieza el partido.

Salud y República

8 comentarios:

Augusta II dijo...

Joder, papá, qué fácil.

¿No decías que me lo ibas a poner difícil porque estoy en Kabila pasando unos días?

Que lo sepa to' kiski:

me amenazaste hasta con no entrar por aquí el domingo.

Y te digo una cosa, eh, con la de cientos, miles de libros que tienes, has ido a escoger el más sencillito de adivinar.

Toa la vida comprando libros pa esto. ¡Manda Webs!


MUAHAHAHAHAHAHAHA!!!!!

Con esto ya dejaría EL PABELLÓN muy alto...

¿lo digo?

¡¡¡Naaahhh!!!

Augusta II dijo...

Estoy en el pc de arriba, guapo, que a mami le funciona mejor el internetesss que a tí...

Buena tarde de goles tengan todos vojotros ustedes.

Augusta II dijo...

"Voy a llamar a D. Vilos para que esté al tanto y lo acierte antes que tú", creo que dijiste...

Otra vez: ¡¡MUAHHAHAHAHAHAHA!!!

Adanero:

No es de Alicante, no.

Adanero dijo...

El pabellón de oro de Mishima (tuve una gata a la que le puse ese nombre, jajaja)

Por cierto, ni laureles ni fanfarrias para Augusta. Tenga usted padre para esto.

Un saludo.

Adanero dijo...

Augusta, Mishima del mismo Alicante no era, hasta ahí llego. Era más bien de la parte de Benidorm.

Y otro saludo.

RGAlmazán dijo...

Dª Augusta hacer alardes no es bueno. Ve usted lo que pasa. Llega el Barón Adanero y con lo de la gata va y lo acierta. Al final ha sido él quien ha dejado el pabellón más alto.
Por cierto Sr. Barón usted tenía una gata a la que llamaba Mishima y yo tengo una que se llama Misha. A ver si van a ser familia, ¡sólo nos faltaba emparentar por parte de gata!
¿Sabe usted si su Mishima tuvo algún novio catalán? Misha es natural del sur de Cataluña.

Si tiene libro de familia gatuno mire usted no vaya a ser que sea heredera de algún bien preciado y no nos lo ha dicho.

Salud y República

Adanero dijo...

¿Emparentar por parte de gata? Me asusta usted. ¿No le habrá dado mucho el sol hoy?
Mishima era una gata callejera como todos los gatos que hemos tenido. Y la dueña de la casa. Cuando le ponía la comida al perro se acercaba amenazante, lo acongojaba un poco y primero comía ella del plato del perro.

Un saludo y me vuelvo al partido.

fritus dijo...

Coño..esto me pasa por no leer orientales. Yo con la tempura de gambas ( gambas con gabardina de toda la vida, pero te sirven menos y te cobran mas)si me atrevo, ahora...leer a un japonés.

¿Este señor es el que se suicido en directo ante la tele?...había oído la historia pero me parece tan heavy que ruego confirmación de una lumbrera.

un abrazo, mos gnao!!!!...

voy por la quinta mahou ( no quedaba estrella damm en el super -sino de que me trago este brebaje mesetario-).Mañana un café y se me pasa.