21 junio 2008

Como los ángeles

Escribir de cualquier manera es fácil. Hacerlo bien es muy difícil. Suelo tener, como no, escritores favoritos. Lo mismo ocurre con los periodistas. Hay periodistas cuya obviedad les hace prescindibles y hay otros que siempre aportan nuevas formas de ver el prisma de la realidad.

Dan la vuelta a las cosas y son capaces de encontrar otra mirada, otra lectura que se nos había pasado por alto. Estos son los que me interesan. Pues bien, también ocurre entre los blogueros. La mayoría somos meros aficionados, sin embargo hay algunos que siempre que escriben dejan su impronta, son capaces de hacernos reflexionar sobre cuestiones que nos parecían superadas, ya tratadas. Llegan ellos, y le dan la vuelta al calcetín. Cuentan el mismo episodio, pero te parece distinto.

Pues bien, uno que escribe como puede y que a menudo le faltan o sobran las palabras y las ideas, sí que cree saber apreciar lo bien que otros lo hacen y lo fácil que hacen lo difícil. Porque a escribir como los ángeles, unen esa visión que les hace únicos, capaces de hacernos pasar la película como si fuera la primera vez y resaltándonos ángulos que habrían pasado desapercibido.

Todos los enlaces que tengo en la bitácora me interesan, con todos aprendo, si no, no los tendría. Y podríamos hablar de algunos con sensibilidad, otros con oportunidad, otros que me ayudan a entender mejor otros pueblos, la música, lo cotidiano. Hoy quiero referirme a dos de mis blogueros favoritos, cuyos artículos hablan de la vida misma, del hombre, siempre relacionados con una realidad sociopolítica concreta.

Sus dos últimos artículos son magníficos y no puedo por menos que invitarles a leerlos.

Hablo de Manuel Ortiz, en cuya bitácora, Apuntes de Bolsillo se encuentra su último artículo: Culto a Jano. El otro es Pablo Elorduy, joven escritor, seguramente menos conocido que D. Manuel, en cuya bitácora, Tres visitas, pueden leer su último artículo: Antes del postre; que me parece de lo mejor que he leído en la blogosfera y en la prensa en los últimos tiempos.

Si tienen diez minutos, no se pierdan estos artículos, les aseguro que no exagero, léanlos relajados y disfruten. Buenos, muy buenos, ya me gustaría haberlos escrito yo (no es envidia ajena, es simplemente que sois unos mamones por escribir tan bien, ¡joder!).

Salud y República

7 comentarios:

Pablo Elorduy dijo...

Joder, Rafa, me abrumas.

Ayer me encontré con un chaval de mi edad de quien había leído algo hace tiempo y le pregunté qué hacía ahora. No sé si quiso cortar el rollo o qué, pero me dijo que ya no hacía más que "un poema al año más o menos", y me dio un poco de rabia.

En fin, que esto es poco más que un ejercicio. Pero qué bien le sienta a uno saber que os gusta.

Por eso, muchas gracias.

Selma dijo...

Buenos días Rafa,

A Manuel lo leo con frecuencia y me gusta mucho aúnque no siempre comente no me salto ninguna de sus Entradas, Pablo Elorduy en cambio no lo conocía y lo voy a remediar, gracias por tus consejos Rafa, sabes lo importantes que son para mí... Mucho.
Un beso muy cariñoso Rafa!

Freia dijo...

El de Manuel lo he leído esta mañana y es redondo. El de Pablo, corro a leerlo.

Manuel Ortiz dijo...

Don Rafael, que me ha sacado usted los colores, hombre. Yo lo único que tengo es un poquito de oficio y poco más. Pero si de paso que yo me lo paso cojonudamente escribiendo -por fin- lo que me da la gana, pues hay alguien a quien le gusta, mejor que mejor.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Todos los que escribimos un bloguete sabemos lo dificil que es y más tu que sacas un post diario, cosa impensable poder hacerlo yo, he visitado el blog de Pablo y lo he leido, comparto tu opinión.

Adanero dijo...

Almazán, es usted de lo que no hay. El señor Ortiz queriendo por todos los medios posibles ganarse el infierno y usted comparándole con los ángeles. Así no hay manera.

Un saludo y enhorabuena a los afortunados.

Augusta II dijo...

Muy buenos los dos, ¡sí señor!

Oye, lo de Pablo es "nepotismo político controlado", no?

MUAHAHAHAHA!!!!