17 junio 2008

La carta de Ahmed, el inmigrante

Carta que podría haber enviado a su familia, el único inmigrante egipcio que se salvó del naufragio.

Querida familia:

No puedo por menos que escribiros esta carta. Dicen que he sido muy afortunado y sin embargo… Mi pecado ha sido confiar demasiado en la suerte. Esa suerte que se nos ha negado desde que nací. Quise cambiar el destino y aquí me encuentro.

La vida en Egipto no era nada agradable. Ya sé que estabais vosotros. Pero, no nos engañemos. Prácticamente, pasábamos día sí y día también pensando qué poder comer. El trabajo no abundaba en nuestra aldea. Nuestra tierra apenas daba frutos. El viaje que hice a El Cairo para poder ganarme la vida y ayudaros fue un fracaso. No conseguí nada más que mendigar y comer peor que en casa, si cabe. Lo único que pude obtener fue una posibilidad de vivir mejor, era remota pero era la única. A mis dieciséis años no tenía otra salida.

Bastaba conseguir ochocientos dólares (una fortuna para mí) y me llevarían a Italia en Europa, el paraíso. Allí, aunque me cuentan que las cosas no son perfectas, se puede intentar salir de la miseria. Comer y enviaros algo todos los meses. Esa era mi intención. Y me puse en marcha. Trabajé en cualquier cosa, descargando bultos, haciendo recados, robé, terminé prostituyéndome –esto no os lo hubiera contado nunca, de nos ser por las circunstancias--, pero era lo que podía hacer para amasar esos dólares, una fortuna, lo único que nos podía salvar.

Fue duro pero lo conseguí, después de quince meses, todo era ahorrar, casi no comía para no gastar y las jornadas de quince horas, haciendo de todo, eran las más normales. Pude obtener el dinero y compre mi futura libertad: un asiento en una embarcación para cruzar al otro lado, al de una vida mejor.

La cosa no terminó ahí, ahora había que llegar a Libia, al otro lado de la frontera. Y no fue fácil, por la noche, escondidos y de uno en uno, pudimos pasar, el hombre que nos guiaba, se había puesto de acuerdo con los guardias de la frontera. A partir de ahí, dos días caminando hasta la playa donde estaba preparado el barco. Cuando lo vi, presentí lo peor, era una barcaza hecha de madera, frágil para un viaje tan largo, pero no había alternativa, Tenía que intentarlo, la suerte estaba echada. Nuestras protestas, cuando en vez de los ochenta que hubieran podido entrar, hicieron que montáramos ciento cincuenta, no sirvieron de nada. Es lo que había. O eso o nada. Todos entramos refunfuñando y pensando que era cuestión de pocos días. Después, cualquier cosa que viniera, era la gloria.

Salimos cuando empezaba a clarear el día. El mar estaba calmado y el peso de todos los que entramos en el barco hacía que el borde de éste no estuviera a más de quince centímetros del agua. Y se puso el motor en marcha. Despacio, serenamente empezó a amanecer y yo comencé a pensar en mi nueva vida. Trabajaría todo el día, estaba acostumbrado. Pero no sería como antes. Ahora podría comer dos vece al día y además mandaros algo de dinero a casa. A mi querida aldea. A vosotros, mi gente: Mis padres y mis cinco hermanos que lo necesitabais. Luego con el tiempo haría que fuerais viniendo a esta tierra prometida.

Lástima que el mar, ese terrible animal cuyo comportamiento nunca es previsible, empezó a bramar y a levantarse con furia. La barcaza parecía una cáscara de una nuez. Subía y bajaba con tal fuerza que empezamos a temer lo peor. Algunos empezaron a vomitar, y todos tratamos de achicar el agua que entraba. Hasta dos mujeres embarazadas y los niños que venían con nosotros, unos ocho o diez que no tendrían ni doce años, se pusieron a ayudar. Fue una batalla de horas. Y al final perdimos. No recuerdo mucho más.

A mí me recogieron medio muerto, me parece que soy el único que ha sobrevivido. Los demás se han ahogado. Y os escribo para pediros perdón por no haberlo conseguido. Os juro que lo intenté. Ahora me van a llevar a un sitio donde me tendrán hasta que me manden de nuevo a Egipto. Debí quedarme allí. ¿O no? Tenía que intentarlo. Lo siento, por todos, pero salió mal y ya no podré ayudaros.

Perdonadme por el fracaso. Os quiere más que nunca,

Ahmed

Mientras tanto hoy en Europa se va a aprobar la directiva de la vergüenza que permite expulsar a los inmigrantes a sus países de origen, con mayor facilidad, y tenerles encerrados hasta dieciocho meses esperando en “los otros Guantánamos”, antes de su expulsión. ¡Mierda!

Salud y República

11 comentarios:

Selma dijo...

Rafa, me conoces bien y ya te puedes imaginar lo que siento al leer esta muy emotiva carta, que podria haber enviado Ahmed este joven, o Salima esta madre con una nueva vida en su vientre o Karim este niño de 12 años...De haberse salvado.

Este escrito tuyo desde la Empatia que te caracteriza es tan y tan real, que demuestras una vez más cuanto sabes ponerte en la piel del otro, en sus sentimientos, en sus trágicas vivencias... ERES GRANDE RAFA!


Un beso muy muy cariñoso y solidario mi querido Rafa!

PD:Y sí, lo que pretenden hacer en esta podrida Europa es una grandísima M....A!

m.eugènia creus-piqué dijo...

Terrible historia que podría ser verdad, cuantos no lo han conseguido y cuantos han muerto en el intento !

Mega dijo...

No sé qué hemos hecho mal. De pronto es como si todos nuestros políticos se hubieran puesto de acuerdo en endurecer la Europa Unida a costa del más débil...

No creo que, de ahí, salga nada bueno. Por lo mismo, la única forma que tenemos de oponernos a tanta macroeconomía es rechazando esa Europa mercante y mercantilista empecinada en tratar al hombre como un producto de consumo (y, por tanto, desechable)...

Un abrazo

fritus dijo...

Luego se preguntan por qué de tanto odio al primer mundo, y el por qué del fundamentalismo islamista, y tantas cosas...a veces, muchas, demasiadas, me averguenzo de ser europeo y blanco.

Un abrazo

__MARÍA__ dijo...

¿Qué se puede añadir a esta carta?
......
¿Sirve para algo lo que yo pueda decir?

Yo nada añado,estimado Rafael.

Un saludo

Jovekovic dijo...

Ahora todo el mundo sabe de una vez que Zapatero no es de iquierdas y que Berlusconi no está solo en los consejos de la Unión.

rosamari dijo...

Siempre he sentido una inmensa tristeza por esta nueva clase de inmigrantes. Me he enfurecido con la palabrería de todos aquellos a los que les sobran los seres humanos, claro los seres humanos hambrientos.

El pp puede seguir debatiendo hasta que se aburra, las proximas tampoco las ganarán, el psoe tendrá una enorme masa de votantes.

Que asco de comunidad europea, que asco de mundo, que asco del asco.

Naveganterojo dijo...

Querido amigo,despues de leer esta entrada magistral me niego a pertenecer a esta Europa tan xenofoba,tan radical y tan inhumana en la que nos estan embarcando.
¿En que mierda de union europea viviran nuestros hijos?.
Salud y republica

Antonio Rodriguez dijo...

Rafa
Es la consecuencia de la deseperación. Cuando se pasa hambre y se ve padecer a las personas que se quiere, hay quienes como Ahmed toman decisiones desespereadas, que conducen a la muerte o a la repatriación.
Y occidenfe no se da cuenta que mientras no se decida a ayudar a salir de la situación de misería en la que viven millones de personas, seguirán dándose situaciones como la de Ahmed y la inmmigración incontrolada seguirá produciéndose.
Salud, Repñubvlica y Socialismo

Freia dijo...

Querido Rafa:

Tu entrada es tan dolorosa como necesaria. Vaya mierda de Unión Europea... como dice Mega...¿qué hemos hecho tan mal? ¡Qué vergüenza de pertenecer al primer mundo! Y luego todas esas mafias de mercachifles que comercian con la vida humana, exprimiéndolos para sacarles auténticas fortunas y sobrecargando viejos barcos, sólo para enriquecerse sin el menor escrúpulo. ¿Y nosotros, qué? ¿Hacia dónde miramos?

De La Tierra De Uno dijo...

Amigos suscriptores! desde ya les saludo y felicito por sus opiniones. desde aqui de Brasil donde me encuentro hace ocho años lo unico que tengo q decir es GRACIAS mi lindo y maravilloso Brasil,como aqui la gente es acogedora y linda como seres humanos,saben? tienen q conocer aqui. por otro lado veo como han empezadoa discriminar a los entranjeros en europa, me deprime. pero pienso q la unión de UDS. como personas en pro de ellos puedn hacer mucho. eso se los haceguro. basta creerlo