27 mayo 2010

¡Vaya morro, presidente!

No pasa nada. No se asusten, el pobre no tiene la culpa. La verdad es que le puede pasar a cualquiera. A cualquiera que tenga un coche que llegue a los 180 km por hora y sea un impresentable capaz de pasarse ni más ni menos que 60 km de lo permitido, o sea un 50% más.

Este joven político al que le han pillado con el carrito del helado, no es culpable. Lo es su agenda. Lógico. No se puede luchar contra los elementos. Ya lo decía Felipe II. Y las cosas no han cambiado mucho.

Está mal que te pillen en una como ésta, está mal que no cumplas la ley cuando eres representante máximo de una Comunidad Autónoma. Pero, hombre, que justifique lo que ha ocurrido como lo has hecho, es de cretinos.

¿A alguien se le ocurre justificar el hecho así? : "lo fácil sería decir que no tengo nada que ver con esto, que yo iba detrás preparando una próxima reunión y allá del que pisa el acelerador, pero eso no sería responsable" "Yo no soy responsable de que el coche corra, lo soy de mi agenda y lo asumo, y quizás a veces mi agenda provoca que otros tengan que extralimitarse en la velocidad"multa-por-velocidad

O sea que es un buen tipo y como quiere mucho a su conductor, le exime de las culpas aunque haya sido él. Ahora bien, a su agenda no le perdona que esté tan cargadita. Ya sabe todo el mundo, la manía que tienen las agendas de hacer trabajar a los señores sesudos. Porque las agendas las carga el diablo y no el interesado, ¡que lo sepan! Esto es lo que se llama una agenda provocadora. Habría que quitarle los puntos, a la agenda, claro. ¿Cómo puede andar tan campante, libre y tranquila una agenda capaz de cometer tamaña tropelía?

Impresentable. Me maravillo, cada vez más, de la forma que tienen algunos políticos –está bastante generalizado—, de justificarse cuando les pillan in fraganti.

Señor Fernández Vara es usted un sufridor, un pobre esclavo de su agenda y de su chofer, un hombre sometido. Así es que no se preocupe mucho. Haga usted lo que haga, sabemos que lo hace, aunque sea a ciento ochenta kilómetros por hora, por el bien de Extremadura, de España y de su agenda. ¡Faltaría más!

Salud y República

15 comentarios:

Pablo D. dijo...

No hay palabras...

Son corruptos hasta la médula, parece que lo llevan en los genes...

Un saludo!

mariajesusparadela dijo...

Agradezco no tener agenda. Así puedo ir a ochenta, que es a lo que han limitado el tramo por el que circulo cada día, a pesar del doble carril.

Felipe dijo...

Es que la agenda de Guillermo va con el 'piloto autómatico'

Y claro,Guillermo no la puede contradecir

¡Valiente sinvergüenza!

Antonio dijo...

Seguramente el coche del presidente le protege el morro, para evitar el morrazo, y va viajando de gorra demostrando mucho morro. Por tanto, tenemos morro para rato.
Saludos

Txema dijo...

La verdad es que esto ya parece una tomadura de pelo. En fin chico vivir para ver.

Un abrazo "rápido"

Comitè Català pels DD.HH dijo...

Pero, ¿le han puesto la multa y le han quitado los puntos o ha funcionado aquello de..."joven, no sabes quién soy yo"?
Esta noticia parece más propia de un país de pandereta que de aquí o no, que últimamente tal y como van las cosas ya no sé qué pensar, pero ya ves, la culpa fue del chachachá, digo de la agenda.
¡Pobre presi!
Un abrazo.

Antònia dijo...

La del comentario anterior soy yo, Antònia, que ahora por razones que no vienen al caso estoy pluriempleada con otro blog. Y no me dí cuenta de qué cuenta estaba usando.

severino el sordo dijo...

Mas le valdria pedirle consejo al papa sobre el don de la ubicuidad y asi podria estar en dos lugares a la vez evitandose estos disgustos,si es que no piensan¡¡¡¡¡

Saludos.

Dean dijo...

Seguramente que llevaba prisa por llegar al matrimonio de su madre, no se explica de otra manera.
Un saludo.

Ciberculturalia dijo...

Con su declaración este individuo terminó de "retratarse".
Una pena más.
Un beso

Morfus dijo...

Con permiso:
Esto es insoportable. ¿cuanto tendremos que tragar para tomar conciencia y actuar?
¿Estas personas, nos representan?
Me da vergüenza seguir haciendoles prensa.

Salud.

Paco Piniella dijo...

pobre políticos, se llevan todo el día trabajando para nosotros y usted don Rafael va y se mete con ellos, es que no tiene perdón hombre, jajajaja

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo Rafa:

A continuación te dejo el comentario que he subido al blog de Guillermo Fernández Vara, espero que te guste, así como a los habituales de tu bitácora.-

Hola amigo Guillermo, hola amig@s de la Plaza de la Cordialidad:

Amigo Guillermo, me gusta esta petición de opinión. Además, me gusta la forma que de abordar los asuntos tuviste ayer. Me explico, muchas veces los políticos os ponéis a la defensiva atacando, eso es desempeñar un rol determinado que fuerza a la otra persona a adoptar otro similar, defenderse o imputar atacando. Jesús de Nazaret que era una persona muy inteligente en vez de ponerse a la defensiva practicaba lo que se denomina como emoción inversa, esto es, amaba a sus enemigos. Así los desarmaba.

Sobre la velocidad del vehículo oficial, pues pienso que de ello se puede sacar un buen aprendizaje. No sólo en el ámbito automovilístico, sino para la vida misma. Las agendas han de ser secundarias, lo principal es respetar las normas que se preocupan por nuestra vida. En política pasa igual, ahora estáis muy acelerados y, cuando lleguen las elecciones, os vamos a detener por vulnerar las reglas de la buena convivencia ciudadana; por hacer las cosas sin respetar los principios del consenso y de acuerdo entre tod@s.

También me ha gustado la respuesta que le has dado a Monago sobre la flota de vehículos oficiales, mano tendida y disponibilidad para abordar el tema; pues todo es manifiestamente mejorable. En las instituciones gobernadas por el PP también.

Recibid un muy fuerte abrazote amig@s.

Antonio Rodriguez dijo...

Yo creo que la culpa no es de la agenda sino de la secretaria que le lleva la agenda a Barreda que le pone mas actos de los que puede realizar, por no tener en cuenta los limites de velocidad de nuestras carreteras.
Salud, República y Socialismo

RGAlmazán dijo...

Bienvenido Pablo a Kabila, y sí, es una forma de corrupción, la del que se cree por encima de todo y todos.

María Jesús, no tener agenda es una gozada que no todos se pueden permitir. Bicos.

Es lo que tiene, Felipe, tener una agenda que además es independiente.

Antonio, es cuestión de morros, sin duda.

D. Txema y lo que nos queda por ver, todavía.

Antònia, hasta ahora nunca habíamos descubierto lo que es capaz de llegar a hacer un agenda. Petons.

Severino, pues seguro que lo ha pedido, es un creyente que ejerce de nazareno, así es que un día de estos podrá estar en varios sitios a la vez.

Dean, es posible, y es que una madre no se casa todos los días. Y tampoco es cuestión de sarlir antes.

Carmen, le debe costar mirarse al espejo por lo que ve. Besos.

Morfus, bienvenido a Kabila, llevas razón, soportamos demasiado. Pero creo que hay que seguir dando caña, aunque sirve para poco, no es cuestión de callarse ante tamañas felonías.

Paco, ya sabes que soy muy severo, y muy perverso. Con lo que hacen por nosotros.

Amigo de la Dialéctica, me parece acertada la crítica aunque yo hubiera sido más contundente.

Antonio, yo creo que la culpa es del primo de la hermana de la secretaria que le ha distraído y ha convocado demasiados actos, y el pobre no ha tenido más remedio...

Salud y República