06 agosto 2008

Y Franco de padrino

No será la primera vez que se celebren dos bodas en el mismo sitio. Bueno casi. Una dentro y otra fuera. Se trata de que los Franco, ya saben esa familia de regio abolengo, castiza y ferrolana, han decidido utilizar el Pazo de Meirás para casar a la bisnieta del caudillo, Leticia Jiménez-Arnau Martínez-Bordiú el próximo viernes.

Y han decidido hacerlo en ese Pazo “regalo” de la ciudad de A Coruña al dictador. Sí, regalo entre comillas, pues se costeó con impuestos adicionales y con amenazas veladas y sin velar para que el apuesto Jefe de Estado tuviera un lugar donde descansar. Con lo que cansa firmar condenas de muerte.

Se trata de una provocación pues esta misma semana comienza el trámite para que dicho Pazo llegue a ser considerado Bien de Interés Cultural, lo que haría que fuera de uso público al menos cuatro días al mes. Se ve que esto no ha gustado a la familia propietaria –usurpadora, mejor— de la finca y han decidido hacer valer su condición de propietarios. Para que se enteren de quién es la finquita.

Lo que ocurre es que desde la Comisión por la Recuperación de la Memoria Histórica da Coruña (CRMH) han decidido celebrar una boda paralela. Una boda peculiar. Se trata de exigir que el Pazo de Meirás vuelva a ser del pueblo de Sada y para ello se contrarresta la famosa ceremonia con una parodia. Se trata de una boda muy especial, una manifestación jocosa y jacarandosa amenizada por la comparsa coruñesa Os Maracos que se celebrará a la entrada del Pazo, al otro lado de la verja. Se diferenciará de la boda real en que el padrino de la novia será Franco, que ha accedido a volver para apadrinar a su bisnieta –no se asusten, tiene billete de vuelta al Valle de los Caídos--, acompañado por su Guardia Mora. Otra diferencia importante es que es posible que vaya el padre de la novia, que no ha sido invitado a la boda interior –el ínclito Jimmy—, y también será distinto el menú que se servirá.

Últimamente están poniéndose de moda las parodias como medio reivindicativo, recuerdo el caso de Pedrito Piscinas, comentado hace poco aquí mismo. Me parece de lo más creativo y, sobre todo, lo que más les duele a los parodiados. Ya me gustaría ver la cara que ponen los comensales de la bodorra cuando vean que fuera les parodian con Franco como personaje principal, mientras se están deleitando con empanada, pulpo, tortilla y Ribeiro, y ellos se deben conformar con trufas, paté, salmón, caviar y champagne. Menos mal que estos son los patriotas españolistas.

Y hablando de la sustancia. Ahora que se sabe cómo ocurrieron los hechos, de qué forma inmoral e injusta consiguió el Pazo esta familia, ¿no es más fácil expropiárselo? ¿No es más justo que vuelva a ser del pueblo? ¿O es que no han tenido bastante con setenta años de disfrute gratuito?

Salud y República

10 comentarios:

Selma dijo...

Ciertamente les hará más "pupa" esta parodia que todas las manifestaciones que se hubieran podido hacer... Espero que lo podamos ver en las noticias, la parodia, claro...

No sé si es cierta la frase de
" esta es la finca del abuelo" dicha cuando miembros de esta funesta
( me guardo el otro calificativo)familia sobrevolaban toda la Península, y no se refería sólo al Pazo de marras...

Si tuvieran que devolver todo lo que usurparon dentro del país y que siguen dando sus frutos fuera de él... 40 años dan para mucho...

Un beso cariñoso Rafa y sin parodia, él.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Pues me encantará ver la parodia que seguro será más divertida que lo de dentro y me parece que el manjar tambien, me enanta el pulpo a la gallega !

Antonio Rodriguez dijo...

Padre Almazán
Me da que esta Vd. un poco resentido por no haber sido solicitado para oficiar la boda en el Pazo de Meirás.
Porque a ver ¿por que no va a poder celebrar una boda la familia Franco en una palacete que les fue regalado?
¡Dejelos! que ya tienen bastante con el exito de bodas anteriores
Alomojor esta les sale igual y hay para muchos titulares en la prensa.
Que divertido puede ser.
Salud, República y Socialismo

Manuel Ortiz dijo...

Mucho me temo que seguimos en aquella "España de charanga y pandereta, devota de Frascuelo y de María", de la que hablaba don Antonio. El folclore patrio sólo irá cambiando en la medida en que esas generaciones vayan desapareciendo. No lo veremos.

Freia dijo...

Pues esto es como lo que contaba Antonio del alcalde de Toro, pero a lo grande.
Si es que cuando se trata de casar a la ninia...

RGAlmazán dijo...

Sí, Selma estoy convencido de que les hará mucha más pupa esa pseudoboda cómica.
Un beso.

De acuerdo contipo Geni, el pulpo es un manjar exquisito. De los de pegarse un atracón. Los otros, los finos, son para saborearlo sólo.
Un beso.

Mi querido monaguillo, es verdad, estoy resentido, yo que pensaba oficiar la ceremonia con usted de acólito de gala y no nos han llamado. Esto no es lo que era.

Como siempre está usted en lo cierto. Esto sólo lo evita varias generaciones.

Salud y República

Yass dijo...

Conozco a uno de los participantes en la parodia.. y se que va a ser muy buena...

A ver si me trae fotos o algun video

Un saludo

Anónimo dijo...

Todavía imprsiona a los españoles todo lo que esté relacionado con el dictador y sus descendientes, que hacen buenos negocios en el país que tiranizó su abuelo o padre. Todavía se quitan las estatuas del regordete dictador por la noche, a oscuras, para que cuatro fachas no protesten.
¿Será por eso por lo que me cae bien el padre de la novia, el pobre Jimmi?

fritus dijo...

Supongo que en esto consistió la transición...

no me imagino al bisnieto de Hitler ( caso que hubiese) celebrando su boda en el "nido de aguilas" de Berchestgaden ( o como pelotas se llame) ...pero Spain is different, en este país somos así de gilipollas y de serviles.

Un abrazo muy gordo

alfombril dijo...

Por unos momentos siento envidia sana de Argentina al ver como llevaban casi arrastras a Videla entrando en un palacio de justicia y de Chile al ver que detuvieron a Pinochet aunque no lo condenasen.

La familia Franco tenía que ser expulsada de España.

¡Que razón tiene Fritus con lo de que en este país somos gilipollas!