29 agosto 2008

Fanatismo por todos lados

Sí, hay fanáticos de todo tipo. Gente capaz de justificar, delinquir y hasta llegar a matar por conseguir sus fines. Por supuesto los hay del deporte, sobre todo del fútbol. Pero los más peligrosos, por las consecuencias, son los que surgen en la política y la religión.

Fanáticos políticos que son capaces de defender una guerra cruel por una foto, incluso dejando con el culo al aire a su “partido renovado”. O fanáticos capaces de matar por una supuesta defensa de su identidad.

Fanáticos religiosos. Todos sabemos hasta dónde son capaces de llegar los fanáticos musulmanes, asesinos inmisericordes. Pero cuando hablamos de la religión predominante en el mundo occidental, el cristianismo, parece que la crueldad quedó atrás, allá en la Inquisición. Y no, hoy todavía existen, como ocurre con los ortodoxos judíos, gente excluyente capaz de desear lo peor o estar de acuerdo con un genocidio, con tal de acallar su odio. Estos son un ejemplo.

Es tal el odio que tienen a los gays que agradecen a su dios el haber hecho caer un avión, donde han muerto ciento cincuenta y cinco personas, porque su gobernante, Zapatero, ha hecho de su país, bajo su punto de vista, un nido de maricas. Esta gente enferma que pertenece a la Iglesia Baptista de Westboro en USA está contenta con el castigo divino recibido por el accidente de Barajas. Esta gentuza es la que luego reza y se encomienda a su dios para que les perdone sus pecados y castiguen a los que no siguen sus reglas. Es tal el odio que profesan a los homosexuales que son su blanco favorito, aunque no el único, y les creen el mayor mal de este mundo por lo que desean, sin disimulo, su desaparición. Una de sus dos páginas web se denomina:

www.GodHatesFags.com (dios odia a los maricas).

A mí, que me gustaría que no existieran los fanáticos, no voy a pedir que les asesinen, pero sí que les encierren por locos. Lo menos que se puede hacer, los que creemos en la civilización, es apartar a estos zumbados de la normal circulación: por peligro público.

Salud y República

13 comentarios:

Júcaro dijo...

Rafa, magnífico otra vez. Fanáticos como estos ponen de manifiesto que su religión está construida sobre el miedo.

Justifican a su dios por la capacidad de generar castigos, desean un dios justiciero y vengativo: son unos enfermos.

Luna Carmesi dijo...

Como la mediocridad individual consigue disimularse con cruzadas comunes.

Que asco y que pena.

El Gran Turuk dijo...

Me parece muy fuerte. Es más que ceguera fanática. Es maldad en estado puro. En nombre del Dios de la bondad, claro.

Saiza dijo...

Que fuerte me parece, me dejas de piedra, no podía imaginar que hubiera tanto inhumano por el mundo, últimamente estoy harta de escuchar idioteces de todo tipo, pero esto se lleva la palma.
Cualquier ser humano se lamenta de las desgracias como el accidente de Barajas, pero para eso claro, hay que ser humano y tener sentimientos.
Uffff… que pena de verdad y lo hagan en nombre de quien lo hagan.

Un beso y como siempre chapó por tus entradas.

RGAlmazán dijo...

De acuerdo Júcaro, están enfermos. Que les encierren mientras tanto. Son un peligro.

Querida Luna, más que mediocridad lo que denotan es una absoluta locura. Un beso.

Pues sí, Turuk, yo también creo que está lindando entre la maldad y la enajenación.

Ya lo ves, querida Saiza. Gente muy peligrosa y campando por sus lares, como si nada. Un beso.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Las animaladas que se hacen en nombre de dios y de la religion son incontables,por desgracia ha sido, es y por lo que veo será, y estos majaras luego rezan como unos energúmenos dándose golpes en el pecho y loando a un dios que imagino a años luz de lo que practican sus seguidores.

canuit dijo...

Yo es que mataria a todos aquellos que tratan de imponer un dios, una patria, o una bandera.
Ya lo se, soy igual que ellos, pero con una diferencia: yo a priori no me molesta nadie, salvo cuando intentan imponerme sus dioses, sus patrias o sus banderas.
El Canuit

fritus dijo...

yo creo que, subconscientemente, el odio que profesan esta gente hacia los homosexuales es el odio al valor de asumir una opción sexual en libertad..a lo mejor si esos mismos homosexuales estuvieran ocultos y calladitos ( como muchos estan dentro del seno de la iglesia , sin reconocer su propia condición, incluso, probablemente ni para sí mismos) no les fastidiarían...lo que les fastidia es su opción libre y manifiesta.

En fin, no hace falta irse al tercer mundo para ver gente dispuesta a practicar lapidaciones, estos descerebrados están con las piedras a punto en el país más rico de la tierra.

Un abrazo

Manuel dijo...

No nos engañemos, los fanáticos religiosos no los tenemos lejos, en nuestro país siempre estuvimos sobrados de fanatismo católico y, aunque en mucha menor medida que en otras épocas, lo seguimos estando.

Y lo digo desde el dolor que me produce ser católico practicante y ver la involución que hay en el Vaticano y en nuestra Conferencia Episcopal por mucho que algunos digan que ya no son nacionalcatólicos. Volverían a hacer lo mismo si pudieran.

animalpolítico dijo...

Impresionante documento, querido amigo. Impresionante documento.

Anónimo dijo...

Tiene que ser una broma. En su página web tienen fotos de gente con carteles que dicen que el 11 de septiembre fue un regalo de dios.

No puede ser cierto que existan personas así. Lo siento, pero no me lo puedo creer, lo odian todo, hasta a la propia USA??

Anónimo dijo...

Hombre, aquí el fanatismo creo que es algo “anecdótico”, o al menos no creo que se pueda hablar de fanatismo ideológico sino de fanatismo patológico. Parece claro que esta animadversión a todos y a todo surge no de un razonamiento falaz sino de una mente malsana.

Manuel dijo...

Pues si creer a pies juntillas en las conspiranoias, cesiones de Navarra al País Vasco, expresiones como z-ETA-p, oponerse a la Ley de Memoria Histórica porque creen que la culpa de la Guerra Civil fue de la 2ª República y el franquismo lo que hizo fue defenderse, intentar linchar físicamente a Ruiz Gallardón, dogmatizar ferreamente las ideas ultraliberales del mismo modo que hacían antes con el franquismo o con el carlismo y el absolutismo monárquico y otras lindezas de la Cadena COPE, los de Libertad Digital, El Mundo y sector carca del PP no es fanatismo, tan ideológico como patológico y que afecta a un considerable puñado de españoles es algo anecdótico...