11 agosto 2012

Construyendo la ‘China europea’

Ahí está de nuevo el Banco Central Europeo lanzando mensajes, consejos y avisos demoledores para los países del sur de Europa. Ahora resulta que dicen que hay que bajar más los salarios y las indemnizaciones por despido, que hay que aumentar la productividad, naturalmente a costa del trabajador.

O sea hay que ganar menos, hay que flexibilizar más el despido. Total, bajar la calidad de vida y la seguridad en el trabajo de los trabajadores. ¡Por si éramos pocos parió la abuela! Pretenden crear trabajo con políticas restrictivas, en vez de políticas incentivadoras, cuestión desmentida absolutamente por la realidad. Bajar los salarios, disminuye el consumo y aunque pueda provocar el aumento de exportaciones se ve negativamente compensado con que se puede provocar una recesión que hunda la economía local. Lo que ya está ocurriendo.

Todo esto que puede parecer un error no lo es. Es fruto de una opción calculada por la cual se pretende trasladar el centro de operaciones de mano de obra barata, desde China y otros países del lejano Oriente, hasta el sur de Europa. Convirtiendo a Grecia, Portugal, España e Italia en la China europea.

Están consiguiendo acercar China a Europa. Para ello están provocando cargarse los derechos de los trabajadores y bajarles el poder adquisitivo (no sólo con bajarles el sueldo, sino con el aumento de impuestos). Convertir a los países del sur de Europa, hoy en crisis, en una fuente de mano de obra barata y más cercana. Y, sobre todo, dominada por los países europeos poderosos que les imponen sus reglas y su modelo económico. Simplemente nos están achinando.

Achinarse Forges

Los datos así lo confirman. Cada día nos parecemos más a China y menos a países europeos del norte. En condiciones laborales y en el precio de la mano de obra. Ellos, los poderosos, como ocurre también en China, cada vez lo son más, mientras que los trabajadores cada vez están más empobrecidos y esclavizados.

Ese es el modelo económico que nos quieren imponer, el neoliberal que hace más rico al rico y más pobre al pobre. Ni más ni menos. Un ejemplo claro se da en la venta de coches. La venta de coches ha disminuido en Julio un 17% y la venta de coches usados ha aumentado un 22,7% en el mismo mes. Mientras que la venta de coches de lujo aumenta de forma exorbitante.

Así es que Draghi ordena y Rajoy obedece, ya lo verán. Mientras que ellos, los poderosos –ricos, banqueros y políticos de derechas— se colocan para serlo más, los demás debemos pelearnos por un empleo que no existe y que en caso de que exista será cada vez más precario, con peores condiciones laborales y peor pagado.

El BCE debería preocuparse de su principal objetivo: cuidar del euro. Sin embargo, en eso no puede ir peor. El euro está hecho unos zorros y ellos tan campante. Draghi y sus muchachos tan contentos de ver que su palabra hace subir y bajar el pan pero les importa un pito el euro, por mucho que simulen que lo alaban. Lo importante es hacerse con una economía donde unos trabajen cada vez peor y por menos, y otros se hagan más ricos a su costa.

Es cuestión nuestra, levantarnos y decir basta, antes de que estemos todos atrapados por el nuevo modelo esclavista.

Salud y República

6 comentarios:

Genín dijo...

Supongo que la única solución será pegar un puñetazo encima de la mesa y unidos decir basta, tomar la calle y cambiar el modelo, pero esto se dice pronto, pero hacerlo es harina de otro costal, menos mal que las necesidades básicas las tenemos cubiertas, según nos están enseñando solo hay que ir al supermercado llenar el carrito y largarnos sin pagar, luego lo hacemos con un coche, una casa, la ropa, en fin, lo que necesitemos y todos tan felices, luego decimos que los políticos son unos cretinos, hay que ver lo que saben y los ejemplos que nos dan...
Salud

mariajesusparadela dijo...

Coincido con Genín: ellos pueden acer cualquier cosa, que los que van a la cárcel son sus "enviados".
Harían falta dos cosas: contundencia y cordura.
Las locuras populistas no conducen a nada ni consiguen soluciones.

mariajesusparadela dijo...

Hacer, hacer, hacer, hacer (hasta llenar el encerado...)

Neogéminis dijo...

Si por ellos fuera, deberíamos volver a la esclavitud...si sólo piensan en sus ganancias!
=(

Guanarteme dijo...

Este ya me recuerda a Fernández Ordoñez. Tanto se preocupó de la política y de joder a los trabajadores que no puso freno al caos de las Cajas.

Igualico, igualico....

María A. Marín dijo...

Antes de irme de tu Kabila, un saludo.

Opinar de política últimamente me está costando muchos disgustos.
Pensaba que la intransigencia no afectaba a la gente de izquierdas, pero me equivoqué.

Besos Rafa.