31 agosto 2012

El miserable gobierno de la Generalitat

Este hecho salió a la palestra hace ocho días, pero después de ver que la cuestión sigue igual y de oír ayer a uno de los protagonistas, no he podido dejar de publicarlo y denunciarlo en Kabila.

Como seguramente ustedes saben, a Trinidad Jiménez, una anciana de 84 años que se recupera de un ictus, la Generalitat de Cataluña ha decidido retirarle la pensión de 104 euros. La razón es que al estar ingresada y dormir, comer y ser atendida por un establecimiento público dicen que no ha lugar la pensión.

Pero la cosa no queda ahí, el gobierno de Artur Mas además, le ha pedido que devuelva el importe relativo a los meses de junio y julio, o sea 208 euros.

Su marido, que ha sido operado de cáncer dos veces y que cuida de ella, cobra una pensión de 589 euros, de donde debe pagar el alquiler de la casa y los gastos corrientes de subsistencia, por lo que la pensión que obtenía su mujer era esencial para poder sobrevivir.

Una canallada como la copa de un pino. La Generalitat no da marcha atrás para no crear agravios comparativos, y se mantiene en sus trece. De ahí que me decida a hablar del tema. Lo lógico hubiera sido que esta medida hubiera sido corregida, como yo pensé en su momento, pero parecen no estar dispuestos.

Este gobierno catalán incapaz de sacar a su gente de la crisis, endeudado por su mala cabeza, con casos de corrupción importante como fue el caso del Palau, y que acaba de pedir un rescate de más de 5000 millones de euros, resulta que ahora es capaz de quitarle la pensión a una anciana que lo necesita y, no conforme con eso, además pretende que le devuelva 208 euros.

El marido ha declarado que, aunque lo ve injusto, está dispuesto a pagar esos 208 euros, pero que la única manera es hacerlo en mensualidades de 10 euros. Bueno, pues la Generalitat ha dado la callada por respuesta, no sabemos si porque mantiene que se le pague de una vez, o porque no sabe qué decir, o porque le da vergüenza hablar de algo tan miserable.

La única declaración conocida es la del Consejero de Bienestar Social, Josep Lluis Cleries, quién calificó el hecho de “molesto” pero insistió en que tienen que pagarlo. Y lo dice un consejero que recibe por su trabajo unos siete mil euros al mes del erario público.

Ayer el marido en una entrevista, con lágrimas en los ojos, llamaba canallas a los gobernantes de la Generalitat, al mismo tiempo que agradecía la solidaridad mostrada por particulares que en pocos días le han ingresado más de 2000 euros, dinero que le servirá para que, cuando sea dada de alta su mujer, pueda tener la vivienda arreglada y adecuada a la nueva situación.

¿Cómo es posible que se pueda llegar a este punto? Parece una anécdota, pero es un ejemplo tan clarificador que hace saltar las alarmas de este gobierno catalán insensible, incapaz de solventar un problema de tan fácil solución, pero que, sin embargo, es capaz de cosificar a las personas y de mantener una actitud que como poco hay que calificarla de canallesca y miserable.

Salud y República

13 comentarios:

fritus dijo...

Son unos canallas.

Antonio dijo...

Estos actos demuestran la vileza cada vez más y Mas patente de un sistema insolidario pensado para los ricos y apalear a los pobres...
MI indignación sube de toco a la par que la impotencia y la rabia por estar gobernados por indecentes servidores del capital.
Saludos

Eastriver dijo...

Me temo que los políticos de aquí pertenecen a la misma ralea que los de allí... Totalmente de acuerdo, por desgracia.

Sólo una salvedad, cuando hablas de que la Generalitat está arruinada por su mala cabeza. Sí, por su mala cabeza, yo también lo creo, pero no únicamente. Por su mala cabeza y quizá también por otros motivos (la crisis, sin ir más lejos, o quizá una financiación que no acabamos de ver clara).

Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Son unos canallas.
Lo ha dicho él en la tele y tiene razón.
Un país no puede esperar a solucionar sus problemas por la caridad y eso es lo que hoy están haciendo.

Dean dijo...

Hace mucho tiempo que los valores desaparecieron y han dado paso a don dinero, hoy nos encontramos a unas mayorías que sólo piensan en el vil metal y por eso estamos como estamos.
Un saludo.

Pepe Valero dijo...

Los políticos catalanes lo han hecho para no tener que pedir más dinero. Si no se hubiesen visto obligados a pedir 5,300 millones de euros con 104 euros Mas.

Freia dijo...

Vivimos tiempos de auténtica inmoralidad.

Festivamente, ¡qué canallas!

Un abrazo grande, señor de las Kabilas

Freia dijo...

Festivamente, no... Efectivamente.

Coñe con los correctores.

Genín dijo...

Llamarles canallas es muy poco, además ni se inmutan, hay que exigir que cobren sueldos ellos y pensiones razonables nosotros, porque da igual que sera de la generalidad o no, son todos unos chupocteros HDLGP!!!
O jugamos todos o hay que romper la baraja, que reviente esto y empezamos de cero con un sistema humano y decente!
Salud

Google dijo...

con cuerdo con todo ustedes, que canalla.
________________________
Videos musicales. com

Guanarteme dijo...

Esto es realmente vil. Pero ahora se me viene a la cabeza aquella ocasión en la que la Junta de Andalucía quiso cobrar la manutención a los presos que tenían pensiones no contributivas (unos 350 €) pues consideraba que el fin de las mismas era para la manutención y estando en la cárcel ya tenían la misma pagada.

La APDHA recurrió a los tribunales y estos le dieron la razón. La Junta no pudo descontar el importe de las comidas a las pensiones de los presos. Está claro que el Estado tiene la obligación de alimentar a los presos, tengan o no tengan dinero.

Por eso creo que Sanidad tiene la obligación de pagar los gastos de los hospitalizados, diga lo que diga el otro cretino de Galicia. Sería interesante que alguna Organización Humanitaria respaldara a este hombre y llevara a los Tribunales el asunto.

¡Que asco!

Saludos.

Guanarteme dijo...

Esto es realmente vil. Pero ahora se me viene a la cabeza aquella ocasión en la que la Junta de Andalucía quiso cobrar la manutención a los presos que tenían pensiones no contributivas (unos 350 €) pues consideraba que el fin de las mismas era para la manutención y estando en la cárcel ya tenían la misma pagada.

La APDHA recurrió a los tribunales y estos le dieron la razón. La Junta no pudo descontar el importe de las comidas a las pensiones de los presos. Está claro que el Estado tiene la obligación de alimentar a los presos, tengan o no tengan dinero.

Por eso creo que Sanidad tiene la obligación de pagar los gastos de los hospitalizados, diga lo que diga el otro cretino de Galicia. Sería interesante que alguna Organización Humanitaria respaldara a este hombre y llevara a los Tribunales el asunto.

¡Que asco!

Saludos.

Antonio Rodriguez dijo...

Son unos sinvergüenzas, tal como los califiqué en esta entrada,
http://arv1952.blogspot.com.es/2012/08/por-que-son-tan-sinverguenzas.html

Salud, República y Socialismo