02 febrero 2010

Quien siembra vientos…

Recoge tempestades, dice el refrán. Y ocurre así.

Mientras en Londres se ha celebrado la conferencia para poner fin a la guerra en Afganistán. La solución pactada ha sido destinar 500 millones de dólares para que los talibanes renuncien a la violencia (o sea, piensan comprarlos –por cierto, diez millones son de España) y pasar el control de seguridad al gobierno de Karzai –presidente deslegitimado, salido de una elecciones fraudulentes y que tiene conexiones demostradas con los señores de la guerra—; la verdad es que para este final, sobraba todo desde el principio.

En España vamos a mandar otros quinientos soldados más. Nuestra tropa que ayer ha sufrido un atentado, con un soldado muerto y seis heridos de los cuales dos graves, suma ya noventa y dos bajas. no a la guerra 

Hoy nuestra ministra irá allí para repatriar el cadáver, visitar a los heridos e intentar infundir ánimos a una tropa que no termina de saber ni cómo ni por qué está allí. Dentro de pocos días, enviará quinientos soldados más. Quinientos posibles blancos para los talibanes. Dentro de un año, cuando quiera Estados Unidos –no olvidemos que estamos allí, y que hemos aumentado nuestra presencia por petición del “gran patrón”— las tropas se retirarán, dirán que dignamente, dirán que todo ha quedado arreglado por arte de birlibirloque, pero la cosa no será tal cual, yo creo que:

  • Los talibanes volverán a tomar el poder a pesar de haberles comprado por un puñado de dólares.
  • Karzai seguirá el tiempo que quieran los talibanes y se convertirá en un juguete de ellos, si no le desalojan del poder.
  • Las mujeres se habrán quedado como estaban, sin ver avanzar ni uno de sus derechos (lean el artículo de Goytisolo –magnífico artículo-- y luego díganme cómo ha mejorado la situación de la mujer desde los fanáticos talibanes al corrupto presidente Karzai, impuesto por Occidente).
  • El terrorismo seguirá campando por sus lares.

Y viene la pregunta del millón, entonces, ¿qué puñetas hemos obtenido durante tantos años en Afganistán? El resultados es:

  • Noventa y dos muertos (esperemos que ni uno más).
  • Decenas de heridos.
  • Mantener activo un ejército y un ministerio.
  • Colaborar con un presidente corrupto.
  • Cooperar con la industria armamentística.
  • Ayudar al “necesitado” amigo americano.

Sobre todo estar al servicio del amigo americano, ese que nos invita a desayunos ultracristianos y que nos deja plantados en la cumbre UE—EEUU de Mayo. Es lo que tiene ser esclavos en pleno S.XXI. Se funciona como en el XVIII.

Salud y República

12 comentarios:

Dean dijo...

Es risible lo de Afganistan, pero prefiero esa salida a que se perpetuen las tropas extranjeras en ese país. De todas formas saldrán de allí y ya tendrán un nuevo destino para que el negocio de la guerra siga dando frutos, esos frutos podridos que vemos todos los días, pero que seguimos admitiendo con nuestro silencio.
Un saludo.

àngels dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Rafa... Pero por lo menos no se producirá en vivo y en directo esta conjunción cósmica de los dos grandes líderes mundiales en Madrid o en Barcelona como predijo Leire Pajín un día que mejor hubira estado con afonía... Sin embargo, les veremos del otro lado del Atlántico, y en plan meapilas... ¿será por los muertos de Afganistán? ¡vaya fiasco!

Txema dijo...

Muy bien D. Kabi, comparto tu opinión punto por punto.

un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Yo cada día entiendo menos.

Jorge Sánchez dijo...

Clavado.

Genín dijo...

Si tenemos soldados allí, al menos que tengan equipos que protejan sus vidas, porque de nuevo andan en cacharros que revientan y ellos con el, con cualquier bombita porque son cacharros de cuando Franco era corneta, esa bomba con los otros modernos que tienen allí y que no se porque no son los únicos que usen, nada hubiera pasado a ese chaval, no hubiera perdido la vida...
Salud

Felipe dijo...

No hay forma.Vinieron de Irak para irse a Afganistán.
La invasión de Irak y Afganistán sólo han servido para dejar un reguero de sangre y muerte,dejando paises inestables con gobiernos títeres.
El final de Afganistán no está muy lejando y,efectivamente,los talibanes seguirán controlando el país.
Para este viaje no necesitabamos alforjas,como no sea que se pretendiese dar salida al armamento de las empresas norteamericanas.

Un abrazo

Antonio dijo...

La prepotencia americana arrastra a sus colonias con la misma ceguera que ellos practican. Tener las armas más modernas no es tener el poder, pues el poder de un pueblo está en su voluntad. Muy buen artículo el de Goytisolo y el tuyo.
Un saludo

Ciberculturalia dijo...

Como la guerra es el negocio, saldrán de Afganistán para irse a Yemen, o a cualquier otra zona y seguir con el negocio. Lo de Afganistán es una auténtica ignominia y además de todo lo que tan bien señalas tu, además cada vez la mujer está en un espacio de mayor inseguridad, cada vez hay menos niños que vayan a las escuelas, las universidades ya no tienen casi alumnos... eso es lo que estamos haciendo.
Otra ignominia más.

Un beso

RGAlmazán dijo...

Dean, sí el negocio de la guerra no puede parar.

Pues sí, Àngels los veremos de chupacirios, desayunando y orando. Para lo que ha quedado Zapatero. Petons.

Me alegro, Txema que pensemos igual.

MªJesús, al final no entenderemos nada y tendremos que creernos lo que pasa como dogmas de fe. Bicos.

Jorge, me alegra de que haya parecido bien.

Genín, no tendrían que haber ido. Encima van y lo hacen con artilugios antidiluvianos y muchos de ellos, como este pobre además es colombiano, que se metió ahí para ganarse las judías.

Pues sí, Felipe estuve a punto de titular este post "Para este viaje, no..." Tal cual.

Antonio, el artículo de Goytisolo es magnífico. De lo mejor que he leído sobre Afganistán.

Carmen, el lobby armamentístico es de los más fuertes. Y se nota. Y cómo se nota. Besos.

Salud y República

Antonio Rodriguez dijo...

Yo tengo el corazón partio, como la canción. Y es que me aterra pensar que será de las mujers afganas si se las deja de nuevo en manos de los talibanes.
Salud, República y Socialismo

Jorge Sánchez dijo...

El párroco de Tui (Pontevedra) ha engañado a sus vecinos poniéndo a la venta la casa parroquial por 680.000 euros. Ahora el inmueble se ha convertido en una lujosísima casa con piscina. Ver: http://cort.as/F2E

No estará inmatriculada, ¿no? Je. Menudo caradura.