01 marzo 2014

La nueva religión: La Privatización

Es tremendo. Después de demostrarles, una vez tras otra que es mentira, aquello que tanto tratan de difundir: que la gestión privada de los servicios y mercancías es mejor y más barata que la pública, les da igual. Ellos van a lo suyo, y lo suyo es privatizar todo lo que pillen y les dejen.

Y hay claras pruebas de que la privatización sale más cara y no da mejor servicio. Podríamos poner varios ejemplos, pero vayamos con dos claros, donde los dos grandes partidos, peperos y socialistas, han actuado al unísono: La Energía y la Telefonía. Hoy, después de unos cuantos años podemos saber que la energía, tanto el gas como la luz, ha aumentado una salvajada, de tal forma que tenemos el tercer precio más caro de Europa. Y lo mismo ocurre con la Telefonía, donde los precios están entre los más altos de Europa, muy por encima de la media continental. Y mientras tanto las empresas obteniendo ingentes beneficios, también en tiempos de crisis.

Si no ha sido por bajar los precios ¿por qué se privatizaron entonces? Está claro que para favorecer a las multinacionales de esos sectores. Ni más ni menos. Para ellos el apoyo a las grandes empresas es un dogma de fe que naturalmente no necesita demostración alguna. Pero claro, también pueden existir otros motivos, por ejemplo los de la puerta giratoria. Si nos fijamos en los consejos de la administración de estas empresas podemos ver a expresidentes del gobierno, exministros, exalcaldes, expresidentes de CC.AA., exconcejales de ciudades importantes, etc. Y aquí no hay diferencia entre los dos grandes partidos.

Hay servicios que no deberían dejarse en manos privadas, donde lo que se busca es el beneficio, dejando de lado la calidad del servicio y acordando la política de precios entre las pocas empresas que dominan el mercado. Me refiero a los servicios de primera necesidad, hoy por desgracia en gran parte privatizados.

Las privatizaciones en este país no han funcionado. Al revés, han servido para dar un servicio más deficiente a un precio más alto con grandes beneficios para las empresas. Eso sí, ha sido un banco de colocación de expolíticos de alto nivel. Y no han funcionado porque los gobiernos de los dos partidos no han creado los controles y límites necesarios para dar un servicio digno a un precio justo. Entre otras cosas porque no hay competencia de mercado, sino oligopolio, lo que hace que sea fácil ponerse de acuerdo en subidas de precios o en bajadas de calidad.

El Roto Privatizaciones

Pues bien, visto lo ocurrido con estos dos sectores convertidos en grupos de presión capaces de enfrentarse a los gobiernos, no cejan en el empeño y tratan de seguir privatizando a troche y moche, sin miras.

Fíjense en la Sanidad, lo ocurrido en Madrid. Han tenido que ser los jueces y los movimientos ciudadanos quienes hayan parado el intento y eso que ya se tenía la experiencia del modelo Alzira, donde la privatización costó 60 millones al erario público que la tuvo que rescatar, para luego volverla a privatizar y dársela a la empresa que había recibido ese rescate. ¡Una maravilla! Pues ahí están los peperos, esperando el momento para volver a la carga si ganan las próximas elecciones.

Y aquí no queda la cosa, aunque no siempre figure con relevancia en los periódicos o los telediarios, nos siguen privatizando servicios que deberían, por su necesidad y por su rendimientos social, ser públicos. Diagonal hace una lista de diez de ellos, se los numero y si quieren profundizar léanlo aquí:

  1. Las donaciones de sangre
  2. La gestión de recogida de cadáveres de animales
  3. La limpieza de las calles
  4. El agua pública
  5. El registro civil
  6. La identidad de símbolos ciudadanos (Vodafone Sol)
  7. Las prisiones
  8. Los baños en las estaciones de trenes
  9. La salud
  10. La cabalgata de los Reyes Magos

Yo añadiría dos más: La Educación Pública despreciada y minusvalorada en favor de la concertada y la privada, y los Espacios Protegidos –han empezado por vender la finca de la Almoraima, parte del Parque Natural de Los Alcornacales—.

¿Hay quién dé más? Pues sí. Ya verán como la cosa no queda aquí. La reforma de la ley de Bases de Régimen Local, obligará a muchos municipios a privatizar servicios, puesto que no tendrán recursos para poderlos mantener como públicos.

Después de la salud, la educación, la limpieza e higiene de las ciudades y, sobre todo, el agua, ¿qué queda? Seguro que un día de estos presentarán un decreto ley por el que nos pretendan privatizar el aire. Ayudando a sus amigos los grandes empresarios son insaciables. Y yo me pregunto ingenuamente, ¿si no creen en lo público y pretenden privatizar todo, por qué se ponen a gestionarlo? La respuesta es sencilla: para desmantelarlo.

Salud y República

7 comentarios:

Genín dijo...

Lo malo es que los que les votan son igual de cerriles, parecieran los caballos de los picadores, que no ven para no saber la realidad y tirar obedeciendo a los amos... :(
Salud

Neogéminis dijo...

Totalmente cierto. Los discursos privatistas han sonado a canto de sirenas por aquí en los 90 y hoy, los mismos que apoyaron aquellas soluciones mágicas, hoy, muy sueltos de cuerpo y después que la realidad ha demostrado que la inoperancia sigue al igual que el desabastecimiento, se rasgan las vestiduras hablando de nacionalismos y estatización.Lo cierto es que si no exigimos funcionarios honestos y comprometidos, tanto una como otra forma administrativa les resulta cómoda para hacer pingües negocios. siempre ganan los mismos, cuando adquieren empresas en ventajosas condiciones, como cuando el Estado vuelve a comprárselas con enormes beneficios. La gente es siempre la que paga y pierde.
=(

Un abrazo

mariajesusparadela dijo...

Ayer estuve viendo la nueva ley de régimen local en que quitan competencias a los ayuntamientos y mancomunidades para dárselas a las diputaciones...Y, oh milagro: a los alcaldes los votamos los españolitos y las diputaciones son acuerdos entre partidos mayoritarios y sin votos de nadie...

ramon dijo...

en barcelona empesaran a cobrar entrada en el parque guell y hospital de san pablo ramon

Camino a Gaia dijo...

Lo llaman privatización cuando es saqueo puro y simple. Pienso que toda gestión es mejorable incluida la pública, pero cuando la contraponemos a la privada el movimiento hay que demostrarlo andando, y aún así hay cosas que no deberían privatizarse bajo ningún concepto.
Un saludo

奇堡比 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Elena Nino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.