26 octubre 2011

Más accidentes laborales: una lacra que no cesa

Los accidentes de trabajo ocupan poco espacio mediático. En los medios de comunicación se tratan, cuando no se silencian, como si fuera el pago de esta sociedad a ese bien tan escaso llamado trabajo, a un desarrollo “necesario y bueno socialmente”. Son una desgracia, “inevitable”. Son solamente un número. Una estadística que se rellena y poco más.

Los crímenes de género nos conmueven a todos, los medios los tratan profusamente, el gobierno hace campaña para evitarlos. Como debe ser.

Si nos referimos a los accidentes de tráfico, la campaña desde el gobierno es constante para evitarlos. Loable, sin duda.

Cuando se produce una muerte de un soldado en “misión de paz”, los medios se vuelcan, son noticia de primera página y no digamos el gobierno que condecora al difunto y le considera un héroe. Y sin embargo, es también un accidente de trabajo.

Solamente en casos llamativos, accidentes múltiples o con características peculiares saltan a los medios de comunicación. Así, ayer, en una obra en el barrio de San Blas de Madrid quedaron enterrados dos obreros, dos hermanos, uno murió, el otro pudo ser rescatado con vida.



Los sindicatos UGT y CC.OO. han señalado que el accidente se ha debido a falta de seguridad. Como en muchas otras ocasiones.

Más de 700 muertos el año pasado y cerca de 6000 heridos graves por accidentes laborales en 2010 deberían hacer que se investigara más y que se castigara a los responsables.

Pero, ¿qué pasa con los accidentes laborales? ¿Quiénes son esos centenares de muertos que año tras año caen en el tajo? ¿Qué es de sus familias?, y sobre todo ¿Se investigan las causas del accidente? ¿De quién es la responsabilidad? ¿Cumplen las empresas las normas de seguridad en el trabajo? ¿Obligan a que los trabajadores las cumplan? ¿Vela el ministerio de trabajo por ese cumplimiento? ¿Por qué los sindicatos apenas dicen nada sobre estas muertes? ¿Cómo es posible que a los medios de comunicación apenas les preocupen centenares de muertos? ¿Qué tiene que ocurrir para que esta lacra sea visible e importe a todos los implicados?

Ha habido casos claros de negligencias empresariales, de incumplimientos legales. Éste parece uno de ellos. ¿Qué ha pasado con esos empresarios? ¿Por qué no han ido a la cárcel? ¿Es que muchos de los casos no son producto de un terrorismo laboral?

Nadie hace lo suficiente. Los empresarios no ponen los medios y ahorran en medidas de seguridad, sabedores de que tienen impunidad. El gobierno no hace nada. Los trabajadores siguen accidentándose y los sindicatos hacen poco más que denunciar el hecho.

Y es que parece que sólo es posible que se acabe con esta lacra cuando se consiga que el paro sea del cien por cien. Mientras, seguirán siendo un número, aunque sean cientos, una anécdota propia de una sociedad productiva. Tener trabajo no sólo parece un lujo hoy, sino que sigue siendo un riesgo que afecta a miles de trabajadores.

Pero claro, son obreros, trabajadores. ¿A quién le importa?

Salud y República

6 comentarios:

Genín dijo...

Hay tanto por hacer en este País todavía, que se queda uno atónito...
Besitos y salud

Genín dijo...

Retiro los besitos, perdona, es la fuerza de la costumbre con las amigas...jajaja
Salud

Neogeminis dijo...

Se especula con la escasez de trabajo para que los obreros acepten trabajar con déficit de seguridad. Se achican costos, aunque se arriesguen más vidas.

Un abrazo.

Felipe dijo...

Desde el año 95 hay una espléndida ley(Ley de Prevención de Riesgos Laborales)que no se cumple mientras la Inspecciónde Trabajo permanece impasible.

Muchos de estos accidentes se podrían evitar si las Administraciones Públicas dedicasen más tiempo y dinero a la Prevención.

Y sí,por desgracia los medios apenas si se hacen eco

Saludos

Dean dijo...

Y en el sector servicios cualquier baja laboral por temas de salud es causa de despido, o sea que nadie se puede enfermar ahora. Ya sabemos que la tendencia es a empeorar con el PP, los empresarios estarán más blindados y los trabajadores en peores condiciones.
Un saludo.

RGAlmazán dijo...

Genín, esta es una de las asignaturas pendientes. Y me doy por besado, pero en las mejillas.

Mónica, efectivamente, la escasez hace que el peligro aumente. Un beso.

Felipe, como has dicho esa ley no se aplica, los inspectores de trabajo sólo actúan cuando el riesgo es gravísimo o cuando ya ha ocurrido el accidente.

Dean, así es. Las crisis empeoran sin duda las condiciones laborales de los trabajadores, que tienen que aceptar contratos y condiciones leoninas.

Salud y República