09 septiembre 2010

Los municipios: los hermanos pobres del Estado

Ayer se ha dado un respiro a muchos ayuntamientos. Aquellos que no han llegado al 75% de endeudamiento sobre sus ingresos corrientes. Se ha cambiado la norma y podrán seguir endeudándose hasta esa cantidad como máximo.

Entre los ayuntamientos de más de 500.000 habitantes, los de Madrid, Valencia, Zaragoza y Málaga no podrán seguir endeudándose. Mientras que Barcelona y Sevilla  están por debajo de ese porcentaje.

Lo de Madrid es de escándalo. A pesar de tener los impuestos por habitante más altos, mantiene una deuda de casi el 150%, o sea el doble de lo permitido, sobre los ingresos corrientes. El Faraón Gallardón con sus macro-obras ha puesto a Madrid a la cabeza de los municipios más endeudados de Europa. Con una deuda que ha hipotecado a la capital por muchos años, superior a la deuda de todas las diputaciones, consejos y cabildos insulares juntos. Una deuda que representa el 24% del total de los 8000 municipios españoles.

Rita Barberá tampoco se queda atrás. Con la mitad de habitantes que Barcelona (0,8 millones por 1,6) la deuda de Valencia está por encima (834 millones de euros por 792). Curioso ver como las dos primeras ciudades endeudadas en el ranking nacional están dirigidas por peperos, cuyo última letanía, repetida constantemente por el “sumo pontífice” Rajoy es que hay que ser austeros. Naturalmente la austeridad se la están demostrando sus queridos alcaldes de Madrid y Valencia, como se puede apreciar. financiacion

Independientemente de estos extremos censurables, sin duda, es reconocido que los ayuntamientos siendo los entes más próximos a los ciudadanos, son los hermanos pobres del Estado. La deuda de todas las corporaciones locales es de unos 36.000 millones lo que representa menos del 4% de toda la deuda pública. Lo que quiere decir que el Estado Central, las autonomías, las diputaciones y demás entes suman el 96% de las deudas y sin embargo es a los ayuntamientos a los que, a pesar de tener que dar servicios por encima de sus competencias a los vecinos, se les limita su capacidad de endeudamiento.

Está bien poner topes, pero para ello primero sería conveniente hacer una ley justa de financiación de las Haciendas Locales, de tal forma que los ayuntamientos no fueran los mendigos de la democracia, mientras que las diputaciones por ejemplo, disponen de unos medios importantes, cuando sus competencias son mínimas. Que se lo digan a Fabra en Castellón y a Ripoll en Alicante, por ejemplo, ambos imputados por supuesto uso indebido de fondos públicos. O a la Comunidad de Madrid que teniendo medios suficientes no termina de aplicar la Ley de Dependencia (miren ustedes en qué se gastan los dineros públicos en la CAM).

Los Ayuntamientos tienen que afrontar gastos por competencias ajenas, para poder cubrir servicios que se han de dar a los vecinos, aunque no sean de su competencia. Por ejemplo, en Rivas-Vaciamadrid los colegios, desde hace tiempo, y ahora el tercer Centro de Salud se están financiando con dinero municipal que luego se recupera de la Comunidad, para evitar que falten plazas escolares o servicios sanitarios necesarios, aunque las competencias de Sanidad y de Enseñanza sean meramente autonómicas.

En fin, de acuerdo en controlar todos los dineros públicos, pero primero ha de hacerse un reparto equilibrado, lo que queda lejos de ley 51/2002, que ha de reformarse. Lo demás no son sino medidas injustas y de cara a la galería.

Salud y República

9 comentarios:

belijerez dijo...

Estupendamente bien dicho, qué digo, escrito.
Bueno yo lo de hermanos lo quitaría, porque los vinculos los veo basados en relaciones y aquí las relaciones ya sabemos lo que son.
En las diputaciones están los políticos que "van quedando" y allí el reparto económico es como de carroñeros " cual coge mejor tajada".
Don Rafa; hay mucho trabajo por hacer, honesta y honrradamente por supuesto. Algún día nuestras voces no se quedarán en la red y traspasarán los oidos de las gentes y entonces alguien podrá pensar, reflexionar y cambiar esta realidad asfixiante.

Saludos.

mariajesusparadela dijo...

Cuando ellos dicen que hay que ser austeros se refieren a que "nosotros" tenemos que ser austeros...

Felipe dijo...

Desde hace muchos años vengo hablando del dichosos Pacto Local y a día de hoy ni flores.

Los ayuntamientos dan servicios que no le corresponden según ley 7/85.Sin embargo,por la proximidad ciudadana los ofrecen a través de la CC.AA. que son cofinanziadoras.Y el problema viene en la gran demora que las CCAA hacen para librar el dínero que los Ayuntamietos desembolsan en primera instancia.

Igual ocurre con los ingresos en la participación de los impuestos del Estado(PIE).

Mientras los Ayuntamientos no obtengan compentencias directas sobre determinados servicios(Transferencias)y sean cuantificados y pagados por la CC.AA. el endeudamiento seguira.

Piénsese que los ayuntamientos sólo tienen escasos impuestos propios:IBI,circulación.......

El endeudamiento es constante y ahora mucho más por la gran caida de las licencias urbanísticas,principal fuente directa impositiva.

En cuanto a la Diputaciones yo personalmente las haría desaparecer.Apenas si tienen competencias y sí un gran gasto de personal.

Saludos

Antonio Rodriguez dijo...

Todo esto no son más que parches. La única solución es modificar la financiacion de los ayuntamientos.
Salud, República y Socialismo.

Genín dijo...

Yo lo que no entiendo es porque para que las cosas marchen todo dios tiene que endeudarse, yo no lo hago...
Salud

Neogeminis dijo...

La austeridad no se pregona. Se debe ejercer con criterio y sentido solidario.
Un abrazo.

RGAlmazán dijo...

Belijerez, sí, queda mucho trabajo por hacer. Hay que seguir. Besos

María Jesús, naturalmente. Besos.

Felipe, totalmente de acuerdo. Has complementado la entrada perfectamente.

Antonio, es verdad, nueva y justa financiación. Lo demás son parches.

Genín, llevas razón. Nosotros al contado y ellos... ya ves.

Mónica, lo grave es que quien la pregona, además, no la practica. Besos.

Salud y República

Guanarteme dijo...

Pues Genin tiene mucha razón. Tampoco es que paguemos al contado, es que no debemos tener lo que no nos podemos permitir. Así de claro. Los alemanes tienen un tope personal de endeudamiento, y lo llevan a rajatabla, no pueden poner en peligro su nómina con bolas de créditos que suben y suben.

Yo creo que las Autonomías deberían transferir competencias a los Ayuntamientos, pero estos deben de caracterizarse por la humildad y la elección correcta de necesidades y prioridades. No de la austeridad, que suele ser un arma injusta, porque a menudo recorta necesidades y no despilfarros (dejas de comer para seguir entrando al bingo, por ejemplo).

De todos modos, que los del fondo paguemos los platos rotos es lo normal ultimamente.

Salud y República.

Guanarteme dijo...

Bueno, Salud y República no, propongo que hasta el día 30 nos despidamos con el ¡HUELGA GENERAL!