19 septiembre 2010

La Mitad del Mundo en Ecuador

El propio nombre lo indica. En Ecuador el mundo se divide en dos; El hemisferio Norte y el Sur. Allí se puede pisar a la vez los dos hemisferios. Y como no, en nuestro reciente viaje nos acercamos a ver ese abismo que separa las dos mitades.

Fue La Condamine, militar y geógrafo francés quien en el siglo XVIII marchó a Ecuador, al mando de una expedición, para encontrar el paralelo de latitud 0º y demostrar si La Tierra era más ancha allí o en los Polos. Y pintó la línea que teóricamente dividía el mundo en dos.

En ese lugar, a principio de los ochenta del siglo pasado, se levantó un edificio dedicado a ser El Museo Etnográfico Mitad del Mundo. Una pirámide alargada que culmina con la bola del mundo y con cada uno de los cuatro lados indicando la dirección de los cuatro puntos cardinales.

Sin embargo, con los instrumentos de precisión se pudo demostrar, hace pocos años –gracias al GPS—, que la línea que separa los dos hemisferios está a 200 metros de allí, donde se ha levantado una zona etnográfica y se realizan ciertos experimentos que demuestran estamos en la mitad de la Tierra.

Por ejemplo, nos dijeron que al ser La Tierra más ancha en el Ecuador, se encuentra más alejado de su centro lo que hace que la fuerza de la gravedad sea menor y se pesa aproximadamente un 1% menos (recomendable para gente preocupada por sus michelines).

Uno de los experimentos que pudimos observar es que el agua almacenada en un recipiente y colocada al lado del hemisferio Sur, cuando se abre el desagüe, éste la traga en círculos en la dirección de las agujas del reloj. Sin embargo si se hace a un metro de allí, en el hemisferio Norte, los círculos que forman van en dirección contraria a las agujas del reloj. Si este mismo experimento se hace encima de la misma raya que divide el planeta, el agua no forma círculos al caer por el desagüe.

Esta experiencia sólo se puede comprobar en pocos países, uno de ellos es Ecuador. Y allí, Carmen, Lola, mi cuñado y yo mismo, no pudimos resistir la tentación de pisar los dos hemisferios. De pasar del Norte al Sur y viceversa, de un solo paso.

Esta zona se encuentra en la provincia de Pichincha, a menos de treinta km. al norte de Quito. Y como toda la sierra está entre montañas y volcanes. Después de la visita de rigor, subimos hacia la carretera que se encuentra en dirección norte y a unos pocos kilómetros encontramos el sitio donde íbamos: el restaurante El Crater. Allí pudimos saciar nuestra hambre, provocada por esos saltos dados desde el Hemisferio Norte al Sur y viceversa. Y además, a más de tres mil metros de altura, comimos como los ángeles. Palabra de viajero.

Salud y República

P.D. Seis de las fotografías del slide me las ha cedido Carmen

6 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Yo creí que los ángeles no comían, pero eso debe ser propaganda de las tiendas de ropa...

Felipe dijo...

Entre Carmen y tú nos estáis poniendo los dientes largos.

Me ha gustado mucho la exposición que haces y,sobre todo,las imágenes del salide.

Las he visto un par de veces.

saludos

Genín dijo...

Algo raro pasa en Andalucía Rafa, en mi bañera el agua cae a plomo, sin círculos ni na...jajaja
A lo mejor es cosa de mis gafas...
Salud

Dean dijo...

Veo que el viaje ha sido del máximo provecho, me alegra mucho.
Un saludo.

Neogeminis dijo...

Había escuchado lo del agua que gira en distinta forma según sea donde se encuentre uno, pero no creí que fuera cierto. Debe haber sido una rara experiencia poder comprobarlo.

Que tengas un buen inicio de semana.

Ciberculturalia dijo...

Cuantos recuerdos! A veces tantos que ya no se si me hallo en el hemisferio norte, en el sur o directamente en la mitad del mundo.

Besos