28 octubre 2008

Tres céntimos, una vida

La intervención del juez Garzón tratando de completar la insuficiente ley de la Memoria Histórica ha hecho aflorar casos dramáticos que, día a día, reflejan los medios de comunicación. Situaciones vividas por víctimas del franquismo que habían permanecido ocultas.

Hoy, quiero comentarles una de ellas. Tierna como todas y ejemplar como la que más. El protagonista se llama Ángel Jiménez Loriente de Mondéjar (Guadalajara), cuyo padre fue asesinado en agosto de 1940.

La he visto aquí, y es digna de ser amplificada. El autor Xulio García Bilbao pertenece al Foro por la Memoria de Guadalajara, y es una de esas personas empeñada en que se restablezca la honorabilidad de las víctima y en que los familiares encuentren los cuerpos de sus desaparecidos.

El artículo completo se puede leer aquí. De él extraigo lo siguiente:

  • Don Ángel ha gastado casi hasta el último céntimo que tiene en intentar cumplir la promesa que le hizo a su padre en la cárcel de Guadalajara, la víspera de su fusilamiento: "Defiende el buen nombre de la familia", le dijo. Don Ángel tenía 11 años.angel_jimenez_2

Y explica cómo escribió y recurrió a todas las instancias durante los últimos veinticinco años para dignificar la memoria de su padre y cumplir sus últimas palabras. Fueron veinticinco años de silencio administrativo, de lucha infructuosa, de miserable mutismo, de injustas negativas.

Sólo consiguió que el Ministerio de Justicia, le contestara que "los delitos de su padre habían sido amnistiado" con la ley 46/1977. Confundiendo la petición de Ángel, de anulación del juicio, con la de condonar unos delitos que objetivamente no habían existido, sentenciados por militares que actuaron como falsos jueces y con evidentes prejuicios vengativos.

El artículo termina con este párrafo, emocionante, que redime, si es que hubiera alguna duda, al padre de Ángel: Wenceslao Jiménez:

  • El padre de don Ángel, Wenceslao Jiménez, concejal socialista de Mondéjar, unos días antes de ser fusilado en las tapias del cementerio de Guadalajara, el 7-8-1940, con otros ¡42 compañeros!, decidió cortarse el pelo, para "estar presentable ante la muerte". El peluquero de la cárcel, también preso, de nombre Eusebio Ambite, natural de Hontoba (Guadalajara), se quedó tan impresionado por su entereza, que cuando salió de la cárcel en los años 40, fue a visitar a don Ángel, y le devolvió esos tres céntimos que su padre le había pagado por cortarle el pelo aquel día. Los tenía guardados desde entonces. Hoy don Ángel me enseñó esas tres monedas de un céntimo. Es casi lo único que le queda. Espero que algún día pueda cumplir la promesa que hizo a su padre y veamos verdad, dignidad y justicia para todas las víctimas del franquismo.

Gracias Xulio por hacernos llegar esta emotiva historia y, usted, Ángel debe saber que su insistencia y resistencia hoy ya empieza a tener el eco que merece. ¡Ojalá que consiga la reparación que el Estado le debe! Que sepa que no está sólo, en ese empeño somos muchos los implicados. Gracias por su ejemplo.

Salud y República

15 comentarios:

SELMA dijo...

Gracias a tu Enlace, Rafa, he podido leer esta frase del Padre de Ángel Jimenez, lo que le dijo cuando este ultimo contaba tan sólo 11 años de edad:

"De aquí no voy a salir. Tu padre ha sido un hombre de bien. Defiende el buen nombre de la familia".

De eso se trata, ni más ni menos...

Me ha emocionado tu Entrada Rafa, como no podía ser de otra manera...

Un beso cariñoso.

fritus dijo...

Precisamente de eso se trata...este hombre no pide canonización, como muchos otros muertos tienen desde hace años, sino simplemente esa normalidad administrativa pendiente desde hace tanto, negada por una transición que se cerró en falso.

Un abrazo, a mí también me ha emocionado la entrada, lo confieso

Gracchus Babeuf dijo...

Pero el "buen nombre de la familia" está a salvo. Porque no nos vamos a callar nunca:

Recuérdalo, y cuéntalo a los que no sepan.

Libertad Martínez dijo...

Gracias por esta entrada Rafa, un pueblo sin memoria es un pueblo muerto. Y nosotros/as sí tenemos memoria.
Y es importante defender el buen nombre de nuestra gente, gente fusilada, encarcelada, torturada por el único delito de defender la libertad de expresión.

Naveganterojo dijo...

Joder Rafa, me he emocionado.
"Defiende el buen nombre de....
esa es la frase que tendriamos que tener grabada todos los familiares de españoles muertos por la venganza y el odio de los militares fascistas.
Gracias por una entrada tan humana.
Salud y republica

RGAlmazán dijo...

Pues sí, querida Selma, de eso se trata, ni más ni menos. Un beso.

Amigo Fritus, justicia, sólo justicia, no pide más.

De eso querido Babeuf puedes estar por seguro. Nadie nos va a callar, aunque nos quedemos mudos.

Hola Liber, guapa, bienvenida a Kabila. Aunque no he comentado, sí que te he leído a veces. TE sigo en Iloveiu. Pues sí, ya que no podemos hacer otra cosa, sirvamos de altavoz, para difundir alto y claro que nuestra gente murió por defender esos valores que hoy todos, hasta ellos, encuentran normales. Un beso.

Querido Navegante, sabía que te emocionaría, nos conocemos y sé que estos temas son los que más sueles tratar, con pasión y tino.

Salud y República

canuit dijo...

Que pensará Don Angel de estos socialistas de ahora?
Pensará que su padre era como ellos?
Y yo que estoy deseando que me confirmen que mi Güelu, fusilado por la Republica esta en el valle de los caidos, para ponerselo todo patas arriba.
Porque yo tampoco descansaré hasta que lo saque de allí.
El Canuit

Naveganterojo dijo...

Estimado canuit, me permito el lujo de hablar contigo a traves del blog de este amigo comun,(sin su permiso), para decirte dos cosas, la primera,don angel puede estar tranquilo, pues muchos socialistas de ahora tenemos el espiritu que el tuvo en los aciagos años de el fin de la republica, y la segunda, deseo que tengas suerte, y sepas donde esta tu abuelo, pues yo ya doy por imposible rescatar al mio de los caminos extremeños.
Un saludo

Enric Casanova dijo...

Sólo con divulgarlo ya creo que se está haciendo justicia. Gracias, d. Rafael.

Sònia... no tan fiera... dijo...

Entiendo que muchos no quieran desenterrar a sus muertos... pero ellos han de entender lo mucho que duelen las injusticias...

Si alguno de mis familiares hubiera muerto en cualquiera de las tropecientas circunstancias que se dieron, yo también lucharía por restituirles su nombre y el lugar en el que han de estar...

Ya hemos soportado muchas miserias... sinceramente, necesitamos que todo esto se aclare y que todo se ponga en su sitio.. No se trata de juzgar a los "mandados" sino a los que mandaron...

Besos..

Saiza dijo...

Querido rafa, ayer lei la entrada, pero por problemas de internet no pude dejar un mensaje. Sin duda una historia que me emocionó mucho y que en breve llevare al Rincón de la Memoria, pues como en la primera entrada que publicado de la Memoria de los Maquis...RECORDAR ES RESISTIR. Un beso y gracias por no silenciar la memoria.
¡Salud, Memoria y Libertad!

rosamari dijo...

Gracias Rafa. Debe de haber cientos de testimonios como el de este hombre. No debería ser tan dificil, sólo se pide dignidad y respeto.

canuit dijo...

Un placer navegante y no sabes lo que me alegra que pienses asi,y yo también quiero darle las gracias a Saiza aprovechandonos de Rafa, por la documentación que me facilitó.
El Canuit

Saiza dijo...

Pues aprovechando la casa de Rafa, te contesto amigo canuit que no tienes que darme las gracias pues es lo minimo que puedo hacer y para mi es un placer el poder ayudarte. Un abrazo.
¡Salud, Memoria y Libertad!

Manuel dijo...

Pues sí, espero que se haga justicia con un hombre que lucha por ella y con el resto de los españoles que tenemos convicciones democráticas y que nos repugna ver que las víctimas de una dictadura o de una rebelión contra un gobierno y un régimen establecidos legalmente son olvidadas después de la cantidad de mierda que se echó sobre ellas durante 40 años.