05 agosto 2017

Las trece estrellas que más brillan

Queridas mías, ¡cómo os recuerdo! Hoy hace ya 78 años que os cercenaron. No lo consiguieron. Creyeron que podrían, pero ahí estáis. Cada cinco de agosto, cuando miro al firmamento os reconozco. Sin duda sois las estrellas que más brilláis.

A pesar de haberos quitado la vida impune y miserablemente, vosotras, las trece, seguís alumbrando el camino de muchos de nosotros. Vuestra luz nos acompaña y nos incentiva. Con vuestro asesinato pretendieron dar una lección de miedo y de cobardía. Pensaron que con vuestra vida se apagaría vuestra luz. Y no, no lo lograron.

Aquí seguís con muchos de nosotros. Viendo cómo los herederos de los que os asesinaron siguen en la más absoluta impunidad. Viendo cómo vuestros verdugos no han sido juzgados, mientras que muchos de vuestros compañeros todavía se encuentran desaparecidos, enterrados en los sitios más dispares, sin que se haya reconocido la verdad, sin que haya habido justicia para los criminales y sin haber reparado vuestro honor. Ellos son así.

Pero lo conseguiremos. Vosotras que fuisteis un ejemplo de valentía y de injusticia sabéis que lo conseguiremos. Llegara el día en que se abran las puertas de la Justicia para las docenas de miles de asesinatos cometidos. Nos está costando demasiado. Estamos llegando tarde, pero os prometo que somos muchos los que hacemos lo que podemos, los que pretendemos que vuestros nombres y los de los demás compañeros y compañeras sobresalgan en nuestra historia.

Con la excusa de una transición que más fue una cesión, y con el mantra de no mirar atrás, os han olvidado y humillado, y pretenden que os olvidemos. Pero aquí seguiremos, en lucha, reivindicando vuestro honor, mancillado con mentiras, torturas y vuestro cruel e injusto asesinato.

Aquel cinco de agosto no puede olvidarse. Vuestros temores, vuestros llantos, vuestra valentía ante vuestros verdugos sigue siendo hoy nuestro ejemplo. Ser jóvenes, rebeldes y pertenecer a las Juventudes Socialistas Unificadas fue vuestro único delito. Os fusilaron queriendo fusilar el futuro, pero no lo lograron. Con vosotras iniciaron el régimen del terror. Un régimen que ha durado cuarenta años de humillaciones, silencios, cárceles y muertes.

Hoy somos muchos los que al levantarnos vemos trece rosas que, habiendo sido cortadas, vuelven a florecer y nos hacen renovar con fuerzas, todas nuestras reivindicaciones, las que merecéis y nos niegan con un absoluto desprecio. Vuestro reconocimiento.

Es una lucha larga, pero llegaremos hasta el fin, pese a quien pese. No nos van a doblegar, porque vuestra agonía hoy nos da aliento para seguir, porque vuestro recuerdo nos obliga a continuar. Y, sí, os puedo asegurar que por mucho que echen tierra sobre vuestros sepulcros, yo y muchos conmigo miramos arriba y cada cinco de agosto os vemos brillar en el firmamento, cada vez con más fuerza.

Mi madre, testigo directo de aquella infamia, me lo recordaba a menudo: “Es el acto más cruel e injusto que he vivido” No lo olvides. Yo se lo recuerdo a mis hijos y espero que ellos se lo trasmitan a los suyos. Por mucho que se empeñen no nos contagiarán su olvido y seguro que podremos, un día –ojalá que pronto--, reparar vuestro honor, ya que no podemos reparar vuestras vidas.

Salud y República 

 PARA QUE NO LAS OLVIDEMOS

P.D. (1) Sobre este tema, vuelvo a menudo, aquí están cuatro artículos de los últimos años:

P.D. (2) Una entrevista que me hicieron en la Cadena Ser sobre este tema hace 8 años:

P.D. (3) Dos libros importantes sobre las Trece Rosas:
Trece Rosas Rojas de Carlos Fonseca
Las Trece Rosas de Jesús Ferrero

P.D. (4) La canción que compuso barricada por este acontecimiento:

P.D. (5) Un documental indispensable sobe el tema, “Que mi nombre no se borre de la historia”: https://www.youtube.com/watch?v=unLStlrDyGs&list=PLrcouMjjYmXgqaZAUEpONv39O2SPPbzUt&index=11

P.D. (6) Texto de las cartas que escribieron a sus familiares, Julia Conesa, Blanca Brisac y Dioni Manzanero:

P.D. (7) Un poema publicado hoy para las Trece Rosas de la poetisa Leire Olmeda:

3 comentarios:

Genín dijo...

Siempre las llevaré en el corazón, nunca las olvidaré mientras viva...
Salud

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Recuerdo que nos encontramos (vos y yo) a raíz de su historia. Me conmovió profundamente, y aún lastima saber que su crimen sigue impune. Tu recuerdo las honra. Tus palabras enaltecen su memoria y reclaman por la justicia que merecen.
Un fuerte abrazo

Frine Laena dijo...

Pues me ha alegrado verle aun anotando

Salud y República

Kisss y Kisss