21 septiembre 2015

Hasta los libros de texto son peperos

Lo suyo es adoctrinar. Es el lenguaje que entienden. Ellos tienen la Verdad y por lo tanto hay que transmitirla y hay que socializar a los niños en los valores de esa Verdad.

Y no se conforman con nada. A tope. Tienen que controlar todo, que no se les escape ni una. Así, son capaces de hacer una reforma educativa, con todos los demás grupos políticos y la mayoría de los profesores y padres en contra, para, entre otras lindezas, hacer de la Religión una asignatura que cuente en el currículum y para cargarse Educación para la Ciudadanía. Además de eliminar becas y aumentar los costes de la enseñanza superior en más del 150%.

Y van más lejos. Ahora una editorial, Mcmillan Edelvives, sin duda de su cuerda, hace del libro de Sociales de 6º de primaria (niños de once años) un panfleto doctrinario de la ideología pepera en su versión más cutre y engañosa.

Enseñanza pepera 

Tratan de insuflar cuestiones totalmente tendenciosas o simplemente falsedades. Sin ir más lejos, en la Guerra Civil, pone a los dos bandos en el mismo plano –el rebelde y el republicano—y da a entender que lo ocurrido fue fruto de la inestabilidad reinante en la República y no del golpe de Estado fascista. Para seguir diciendo que el franquismo posterior instauró una economía autosuficiente.

Luego, trata en un ejercicio de que se ordenen cronológicamente a cuatro ministros de Educación, curiosamente los cuatro del PP: Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre, Pilar del Castillo y José Ignacio Wert. Está claro que para ellos los ministros que hubo de los gobiernos socialistas no han existido.

Y en el colmo de la locura hacen un verdadero panegírico de Esperanza Aguirre, la política más rodeada de corrupción, sin que se diga ni una sólo palabra de la Gürtel o la Púnica y sin embargo se ensalce de forma exagerada a la lideresa madrileña. Entre las maravillas que narran de Aguirre se encuentran:

Haber obtenido más del 50% de los votos en su elección como senadora (naturalmente omite cómo consiguió con el Tamayazo la presidencia de la CAM, o evita hablar de otros cargos públicos –y hay unos cuantos— que obtuvieron mayor porcentaje que Aguirre en sus contiendas electorales).

Haber inaugurado ochenta colegios. Lástima que hoy haya 2800 profesores menos.

Haber inaugurado ocho hospitales durante sus tres mandatos. Cuestión cierta, aunque omiten que inauguró cada uno de ellos tres veces (la primera piedra, el cubrimiento de aguas y la terminación) para parecer que fueron 24. Y tampoco se dice que en estos últimos años, esos hospitales han tenido cerradas plantas enteras por falta de profesionales debido a los inmensos recortes que el gobierno de Aguirre ha hecho en Sanidad. O que se ha tratado de privatizar la gestión de varios hospitales públicos.

Haber implantado la educación bilingüe. Una educación que es un fracaso. Conozco niños (nietos y amiguitos) que llevan ya varios años con esta enseñanza y siguen sin tener pajolera idea de inglés.

En fin, quieren hacer del PP la panacea y de Espe Aguirre la lideresa que trajo la modernidad a Madrid. Una modernidad donde la corrupción, entre otras cuestiones, ha sido el verdadero común denominador durante el reinado de esta nefasta política.

La Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAPA) Giner de los Ríos ha denunciado este libro de texto y pide su retirada y sustitución por no mostrar los mínimas condiciones de imparcialidad.

Y es que quieren hacer del PP el ejemplo –desde luego lo es, pero no precisamente de algo positivo—, y de Espe Aguirre, la Cid del siglo XXI, puesto que, estando políticamente acabada, quieren que siga ganando batallas. Nunca dejaremos de sorprendernos con esta gentuza capaz de cualquier cosa con tal de montarse altavoces publicitarios baratos, sin que les importe que los destinatarios sean niños de once años. Si les dejan no tienen límite.

Salud y República

6 comentarios:

Eulalia Batista dijo...

Y luego los que adoctrinamos somos nosotros, por eso todos queremos largarnos.

Tracy dijo...

Es demencial, menos mal que yo no tengo que estudiar ya.

Genín dijo...

No tienen remedio, yo creo que es genético, me recuerda aquella asignatura de los tiempos de Franco "Formación del espíritu nacional" que era para vomitar... :(
Pero estas cosas, en una Democracia, deberían estar penalizas con cárcel...
Salud

Josefa dijo...

En los años que llevamos de democracia.Todos los gobiernos sean de izquierdas o derehcas no han sabido hacer una ley de educación consensuada para que no halla que cambiarla en treita años por lo menos. Y así nos va. Pero que le vamos a hacer. ablamos y ablamos sin aportar nada nuevo, solo sabemos criticar al contrario. Sean del bando que sean.
Un abrazo.

Mizos dijo...

Pues quema esos libros igual que las iglesias y luego dí que la Guerra Civil no fue por la inestabilidad de la República. Y olvidemos la situación internacional de entonces con dos bandos interesados en tener a España en su retaguardia. O cómo los aliados nos dieron la espalda y aún así España mejoró lo que la República no hizo.
Como persona de izquierda, valoro el esfuerzo por no ser engañado y de no engañar. Soy demasiado joven para estar ciego...

Detective Dee dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.