24 enero 2013

A punto de los seis millones de dramas

Desgraciadamente llegar a los seis millones de parados no es noticia. Es cuestión de días, porque la EPA del cuarto trimestre nos ha dejado el número de desempleados en 5.965.400. Una salvajada que supone el 26% de la población activa, y eso que la población activa cada vez es menor.

Paro 2012 

En fin, vivimos momentos gloriosos, mientras Bárcenas (y ahora también López Viejo) guarda o guardaba su fortuna, de dudosa procedencia, en Suiza, junto al yernísimo Urdagarín y el PP distribuía sobres con contenido edificante, parece que, según el gobierno, este país está en la gloria.

Si el hecho de tener seis millones de parados es para llorar, el que los peperos hablen de éxito de la reforma laboral como el cafre de Cañete o de que se ve el final de un ciclo, es para mear y no echar gota. Denota no sólo la ineptitud de estos políticos que presumieron de que su especialidad era crear empleo, sino también una demostración de que tratan de tomarnos el pelo y hacernos ver lo blanco, negro.

La verdad es que el glotón Cañete tiene razón, la reforma laboral está dando sus frutos, lo que ocurre es que sus objetivos en ningún caso eran crear empleo, sino abaratar el despido y aumentar la precariedad, y lo están consiguiendo. No nos dejemos engañar, por más que digan lo contrario, la reforma estaba hecha para las grandes empresas, que hoy ven cómo aumentan su productividad en base a la disminución de sus costes laborales.

Mientras el paro juvenil pasa del 55% y hay más de 1.800.000 hogares con todos sus miembros en paro, este gobierno no es capaz de reaccionar, y sólo habla de que el futuro será mejor, como visionarios inútiles. Y es que viven ajenos a la realidad y tratan el paro como si fuera una simple estadística, sin mirar que detrás de cada número hay un drama. Un verdadero drama que no les afecta. Ellos siempre se salvan.

Todos los datos de empleo han empeorado durante su año de gobierno, y si no se ha llegado a los seis millones ha sido a que la situación tan crítica que vivimos ha hecho que más de 70.000 inmigrantes hayan vuelto a su país y que más de 40.000 jóvenes hayan emigrado, al ver la imposibilidad de poder trabajar aquí.

Para no ver el drama hay que ser gente insensible. Mala gente que vive ajena a la realidad, a la que le importa un pito todo lo que no sea obedecer a sus amos europeos, aunque ello suponga la ruina para este país, y la exclusión social de decenas de miles de personas. Eso no va con ellos, siempre a salvo de estas pequeñeces. Y es que bastantes problemas tienen con ir y venir a esquiar a los Alpes suizos.

Salud y República

4 comentarios:

Txema dijo...


Lo del desempleo en este país es una indignidad. No hay más que ver los datos para comprobarlo.

Solo por este motivo ya debería haber dimitido el gobiernillo. Su reforma laboral es una bastardez.

saludos

METALUM dijo...

Violencia estructural contra la ciudadanía.

Hala!!!. ¿somos ya suficientemente competitivos los currelas?

Genín dijo...

No es la ineptitud de "estos" políticos, es la de TODOS los que manejan el destino del país, Rey, gobiernos sucesivos, partidos políticos, sindicatos, banqueros y demás gente de malvivir de la sangre del ciudadano, sin que los propios ciudadanos estemos exentos de responsabilidades, que esto no viene de ahora, esta es la España que somos, de la que no me extraña que los que pueden se quieran independizar, no es la España que pretendía hacernos creer el Aznar poniendo las patas encima de la mesa con el gringo embarcándonos en guerras, en esos tiempos ya estaban inflando la cosa con préstamos y dinero de la UE a esgalla, pero en cuanto se cortó el grifo, a llorarle a la Merkel,si, igualito que Francia...
Es lo que somos, por triste que sea, amigo...
Salud

mariajesusparadela dijo...

Y eso que no están muchos que han vueltos a sus países y los españoles que han emigrado...