06 diciembre 2011

Esta Constitución no nos sirve

Han pasado treinta y tres años desde que se aprobó la Constitución española. Desde entonces ha llovido mucho. Y sin embargo ahí sigue la Carta Magna, sobre nuestras cabezas, sin inmutarse.

Esta ley de leyes nació en un momento difícil, durante la transición de un Estado totalitario a uno democrático, y se aprobó a sabiendas de que era una Constitución de un momento dado, donde lo importante era salir de aquella oscuridad y ver el final del túnel.

Desde entonces sólo se ha corregido por dos cuestiones. Una, por imperativo europeo, para que los residentes europeos no españoles pudieran votar en las elecciones municipales. La segunda, este mismo año, ha sido para que no se pueda aumentar el déficit. Una decisión del gobierno saliente y que ha significado el principio de claudicación del Estado del Bienestar.

Sin embargo, ahí quedan cuestiones pendientes. Por ejemplo, la forma de Estado. La Monarquía entró a capón, y fue una cesión de los demócratas para que una parte de los franquistas se incorporaran a la democracia. Recordemos que el rey actual, Juan Carlos, fue nombrado por el mismo Franco. Pasó el examen dentro de todo el paquete constitucional, como si la forma de Estado pudiera entrar por la puerta falsa, y no debiera votarse en referendo.

constitucion_espanhola_pp_psoe_20110829103534

Otra cuestión que merece ser reformada, es la segunda cámara, o sea el Senado. No cumple con las funciones territoriales para las que fue creado y hoy en día es un parlamento inútil, ineficaz e innecesario. O se corrige y se le da competencias, o simplemente se elimina. Hoy sólo sirve como cámara de premio de los grandes partidos a su gente, bien por servicios prestados o porque no entran en las listas del Congreso.

Y qué decir de la ley electoral. Una ley injusta y caprichosa que sirve para beneficiar a los grandes partidos y perjudica a los pequeños con implantación estatal. Llegando a extremos democráticos intolerables. Un escaño a un partido le puede costar diez veces más votos que a otro. Es la hora de corregir esta anomalía democrática. No tiene ningún sentido que la circunscripción sea la provincia, como viene marcado en la Constitución.

También habría que dar un claro impulso a la participación ciudadana. No es posible que el ciudadano tenga que conformarse con votar cada cuatro años. Como también es muy grande el número de firmas que se requieren para las ILP (iniciativas legislativas populares: “referendos”). Hay que buscar cauces de participación, hoy en día, más fácil con la ayuda de Internet. Es  importante que los ciudadanos nos sintamos involucrados y no utilizados sólo cada cuatro años.

Estas cuestiones anteriores y seguramente otras son suficientemente importantes como para reformar la Constitución. Hoy necesita actualizarse, las Constituciones no son libros sagrados, han de responder a las necesidades del momento y de los ciudadanos. Y cualquier modificación, sea la que sea, ha de pasar un referéndum popular, que no ocurra como con la última reforma, la reforma de Los Mercados, la que nos marca un déficit máximo, que ha sido aprobada por la puerta de atrás.

Salud y República

15 comentarios:

Jorge Arbenz dijo...

Lamentablemente, con la actual clase política no se puede contar para casi nada. Ese cambio que unos y otros invocan en cada cita electoral vendrá del pueblo. O no vendrá.
¡Salud y República!

Antònia Pons Valldosera dijo...

En 33 años España ha cambiado mucho pero nuestros políticos siguen igual.
Suscribo todas y cada una de tus palabras.
Un abrazo.

Ciberculturalia dijo...

De acuerdo con todo lo que expones. La única cosa es que si con el gobierno socialista no se ha hecho nada por modernizar nuestra Carta Magna, sino todo lo contrario, imagínate ahora con los populares.
Auguro un invierno de mucha calle reivindicando una mayor participación ciudadana.
Besos

mariajesusparadela dijo...

Ay, Rafa, que cada vez se oye más alto aquello de "algo huele a podrido"(y no precisamente en Dinamarca)

Genín dijo...

Hay que modernizar nuestra constitución para que sea una herramienta eficaz de progreso.
Lo malo es que siempre se las pasan por el forro.
Hay artículos de esta que nunca se han cumplido.
Salud

Felipe dijo...

Esta no es "mi" Constitución aunque me obligue.No la voté prque soy republicano y porque subyace la colabporación con la Iglesía católica

¡Salud y República!

Dean dijo...

Para mi no tiene ningún sentido ya que no se respetan sus artículos más importantes, es simple letra muerta.
Un saludo.

Dilaida dijo...

Me temo que vamos a tener que aguantar unos añitos más para modernizarla. No creo que los del PP se dediquen a estas cosas, más bien tocarán los articulos que les convienen.
Bicos

L. de Guereñu Polán dijo...

No me digas que no nos sirve con lo que costó conseguirla. Creo que necesita reformas, pero por favor, Constitución sí. Un saludo.

~~Esfera Comunista~~ dijo...

Es de locos no cambiar una constitución. La realidad de un país cambia con el tiempo. ¿Por qué no su constitución?

Antonio Rodriguez dijo...

Dspues de 33 años la constitución se ha quedado obsoleta y no se respetan los derechos fundamentales de los ciudadanos. Se reforma en aspectos no fundamentales y que solo sirven para perjudicar a los trabajadores y dar satisfacción a los mercados.
Salud, República y Socialismo

Neogeminis dijo...

Por lo que se ve desde afuera, bien sería este el momento de cambiarla...pero, lamentablemente no creo que se animen.

Un abrazo.

Txema dijo...

Yo no la voté y desde luego no me siento concernido por ella. Ni la celebro ni la conmemoro.

Creo que no es cuestión de reformas sino de cambiarla por otra.

saludos

RGAlmazán dijo...

Jorge sí, los dos grandes partidos no quieren saber nada de modificarla, salvo para la heredera de la corona.

Antònia, sí, es más, quizá los políticos han ido a peor. Petons

María Jesús, desde luego esta constitución está enferma y no sirve. Bicos.

Genín, además de los cambios necesarios, llevas razón en que hay artículos que no se cumplen. Y ahí siguen.

Felipe, yo tampoco la voté. Y lo de la Iglesia es otra de las cuestiones que habría que corregir, de forma urgente.

Dean, sí, hay artículos muertos.

Dilaida, me temo que será así, pero hay que gritar los cambios que son necesarios. Bicos.

L. de Guereñu Polán, pues sí, te lo digo. No quiero decir que no sirva en absoluto, simplemente digo que hoy está obsoleta. Es verdad que costó tenerla, pero o se cambia o no sirve. Y también habría que hacer que se cumpliera su articulado, cosa que no siempre ocurre.

Esfera, totalmente de acuerdo. Besos.

Antonio, así es.

Mónica, no querrán pero hay que insistir en que es necesario. Un beso.

Txema, yo creo que hay una parte que vale, pero necesita una reforma profunda. Esta no vale.

Salud y República

RGAlmazán dijo...

Carmen, te había saltado. Es verdad que la posibilidad de cambio es nula, sin embargo hay que clamar fuerte y rotundo contra esta Constitución que no nos sirve hoy, tal como está.
Y sí, seguramente habrá que salir a la calle para que se nos oiga.
Besos

Salud y República