19 diciembre 2011

Escuchar a Rajoy o el arte de leer entre líneas

Se podrá ser mejor o peor. Se podrá tener las ideas más o menos claras, pero lo que es insuperable es la indefinición de Rajoy a la hora de exponer sus proyectos políticos.

Que luego no vengan diciendo que estamos criticando algo que no ha dicho, porque a Rajoy hay que interpretarle, hay que leerle entre líneas, ya que no es capaz de soltar sus planes de forma concisa y clara.

Estábamos esperando mucho tiempo que de la crítica sin alternativas, que de la indefinición de su programa, pasara --en el momento ideal, el de la coronación—, a detallar sus decisiones. Pero, eso es pedir peras a un olmo. Rajoy es difuso, confuso y opaco. Así es que nos obliga a interpretarlo.

Sus líneas generales –su hoja de ruta, como dicen los modernos-- están claras, pero sólo los trazos largos, no ha explicado los pormenores, y eso que ha consumido casi hora y media que sumado a las réplicas que he oído a Rubalcaba, ha pasado de las dos horas.


Una de las cosas claras que ha dicho es que hay una necesidad de ahorro de 16.500 millones de euros. Otra es su apoyo con medidas de subvenciones, ayudas y bajadas de impuestos a las empresas, que junto a su persistencia en las reformas laborales –que llevará a un despido más barato--, significa que está haciendo el programa –como era de esperar— de la CEOE.

Lo poco que ha dicho, sin detalles, denota que quiere sacar dinero para el ahorro necesario y las ayudas a las empresas, de no se sabe donde. Porque no ha dicho ni pío de dónde va sacar todos esos millones. Y ahí es donde me temo lo peor.

Ha explicado todo por encima, pero su objetivo era meter miedo al presentar una situación desoladora, ese ha sido su fin principal. Porque es la única manera de que cuando pase el tiempo y esto no mejore, recuerde que la cosa estaba muy malita y que llegó con una situación penosa, imposible.

Rajoy se ha movido en la línea que se preveía, se ha ceñido al terreno de la Merkelandia, también conocido como la Mercadolandia. Ni una coma fuera de ese camino. Ni la mínima intención de crítica. “Todo por Los Mercados”.

En fin, que hay que seguir esperando. Esperando lo peor.

Por cierto, después de oírle, he escuchado a Rubalcaba. Matices, sólo les separan matices. Debería nombrarle, sin rubor, su vicepresidente, y así podría seguir haciéndole el trabajo sucio.

Salud y República

P.D. La caricatura está sacada de aquí

10 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

<rubalcaba ya ha dicho lo suficiente y los españoles ya le han contestado.
Pero Rajoy nos va a amargar la existencia, todo lleno de razón...

Ysupais dijo...

Sintiéndolo mucho, o no sintiéndolo no puedo escuchar a este hombre con su siseo al hablar y no decir lo que quiere decir, prefiero oir las críticas y los comentarios de la prensa...
Y lo que me toca aguantarle " entoavia" jajja
FELICES FIESTAS RAFAEL EN COMPAÑIA DE TUS SERES QUERIDOS.

Felipe dijo...

Un discurso vacuo,insípido y de hacer lo que se debe de hacer.

Seguiremos a la espera.La espera de los hechos consumados en el BOE.

Lo de Rubalcaba de vergüenza y he echado de menos el parlamentarismo de Llamazares:estructurado,razonado,con propuestas e ilusionante.

Tarde perdida,como era de esperar.

¡Salud y República!

Dilaida dijo...

Una tarde perdida, dice Felipe, y yo de acuerdo con él. De Rajoy no me sorprende nada "donde no hay no se puede pedir" el refrán está muy claro.
icos

Antonio Rodriguez dijo...

Rajoy ha seguido nadando en la ambigüedad, ha prometido nuevos beneficios fiscales para las empresas, lo que únido a los 16.000 de € de reducción de deficit para el año que viene va a hacer que el recorte de gasto social sea verdaderamente grave, pero sigue ocultando como lo va a hacer.
Mientras, Cayo Lara le ha explicado la otra via para salir de la crisis y evitar los recortes sociales, el incremento de los ingresos, mediante un reforma fiscal que nos iguales ala media europea y la lucha decidida contra el fraude fiscal y la economia sumergida.
Salud, República y Socialismo

Genín dijo...

Ejerce de gallego, espero que no nos joda como el otro de uniforme, su paisano, afortunadamente desaparecido, durante 40 años...
Salud

Neogeminis dijo...

Pinta que va aplicar las recetas que aplicó aquí Menem, dictadas a su ve por el FMI. Los compadezco!

Un abrazo.

Txema dijo...

Rajoy es el político perfecto: no dice nada, no sabe nada, nos se compromete a nada.

O sea nada.

Saludos

ÁcidoPúblico dijo...

Al final va a ser cierto aquello que dijo en su día Rosa Díez de que Mariano Rajoy es "muy gallego".

RGAlmazán dijo...

María Jesús, Rajoy está lleno de votos, que no de razón. Bicos

Ysupaís, Felices Fiestas también para tí, y lo mejor para 2012. Besos

Felipe, ya sabes del afecto que siento por Llamazares y lamento que haya sido apartado, pero reconozco que Cayo en la réplica, me gustó mucho.

Dilaida, hay que empezar a aprender a aguantar el chaparrón e intentar que no llueva. Bicos.

Antonio, Cayo me ha gustado, más en la réplica.

Genín, esperemos.

Mónica, pues ese parece el camino. Besos

Txema, Rajoy es el político malo perfecto.

Ácido, no se sabe qué es lo que pretende.

Salud y República