13 diciembre 2008

Una democracia monárquica imperfecta

La democracia, llevada a la práctica, es la forma de gobierno menos mala que conocemos. Porque en ningún país se lleva a sus últimas consecuencias y tienen muchas limitaciones. Y si en ocasiones se idealiza es más por comparación con los otros sistemas totalitarios que por méritos propios. Eso lo sabemos bien los que hemos conocido gobiernos totalitarios.

Sin embargo, no voy a descubrir petróleo si digo que hay muchas cosas que pulir, además de las de la difícil participación. Todos los gobiernos, por el mero hecho de serlo, tienden a detentar el poder, a ser totalitarios, de ahí que deba de haber leyes y limitaciones que le impiden actuar como tal, de ahí los contrapoderes, y de ahí la división de poderes. Pero ahí entra, entre otras cosas, el uso que se da a las leyes y que hace que en algunos casos haya algunas que se confrontan y de acuerdo a su interpretación el veredicto de un hecho concreto se incline a uno o a otro lado de la balanza. Hablo por ejemplo de temas como la libertad individual o de expresión y la seguridad.

Pongamos un ejemplo vivido en carne propia. Aquí, desde donde escribo, en Tortosa, el jueves pasado vinieron los príncipes, a inaugurar no sé que historia de la Cámara de Comercio local, y allí estábamos Lola, mi amigo Peko y yo esperándoles. A penas llegaron para entrar en el ayuntamiento, deplegamos la bandera entre Peko y yo, mientras Lola nos hacía una foto. No dió tiempo a mucho, la foto no llegó a salir. De detrás de nosotros en un acto de violencia propia de un personaje agreviso, un individuo vestido de paisano y rodeado de dos o tres Mossos d'Escuadra nos quitó de un tirón la bandera, al mismo tiempo que nos llamaban para pedirnos el D.N.I. Mientras nos tomaban nota, la plaza del ayuntamiento estaba rodeada de polis catalanes, les pedimos la devolución de la bandera, ya que no era ilegal. DSCF2695Terminaron reconociendo que eran unos "mandaos" y nos devolvieron nuestra bandera republicana, con la que poco tiempo después hicimos la foto que figura aquí. A cien metros de allí vimos a un grupo de jóvenes que había sido interceptado para no pasar, pues se ve que eran independentistas catalanes e iban a manifestar su opinión en contra de los príncipes.

Está claro que su excusa era la seguridad --como si nosotros la hubiéramos puesto en peligro-- y su afán era que el acto transcurriera limpio y que pareciera una adhesión total a la corona. Según su lógica no iban a dejar a unos "chalaos" sacar una bandera republicana delante de los periodistas que allí estaban reunidos. Pero, ¿qué delito cometimos al exhibir en un acto totalmente pacifista la bandera republicana? ¿cómo se puede justificar que te tapen la boca (la bandera) en un acto pacífico? ¿por qué, en una manifestación pública, no se puede expresar una discrepancia de forma pacífica? ¿No fueron conculcados nuestro derecho a la libertad de expresión?

Hubo un hecho positivo en este acto, una señora mayor que estaba a mi lado, cuando nos quitaron la bandera me dijo mirándome con pena: ¡Qué vergüenza! Yo soy monárquica. No hay derecho, no les han dejado manifestarse, esto no es democrático.

Hay algo que chirría en nuestra democracia, y no sólo en la nuestra, cuando no se deja expresar libremente una forma de pensar no violenta. Sobre todo si el acto está preparado para lucimiento de alguien de la casa real, como era el caso. Sobre todo si se trata de justificar a alguien que no tiene otra labor sino la de recoger laureles, allí por donde pase, en actos preparados para que, con su sonrisa bobónica, perdón quería decir borbónica, encuentre a un pueblo adocenado que no sólo no pregunta qué hace, sino que le adora por el mero hecho divino de ser quién es. Y es que una cosa hay en nuestra democracia que no figura en nuestra Constitución, no obstante todos sabemos que se trata de una elipsis intencionada, ya que a lo de "todos somos iguales ante la ley", hay un "pero algunos son más iguales que otros"

Salud y República

8 comentarios:

Freia dijo...

Claro Rafael, si es que va provocando Vd. con una bandera republicana. Válgame san válgame. Y no hay más que ver además el aspecto de violentos que tienen Vd.
¡Hay que de joderse! que diría algún "ilustrao". Se abusa del poder otorgado, en teoría, para defendernos a nosotros, se transgrede la ley arrebatando una propiedad privada perfectamente legal además, se conculca el derecho de manifestación y expresión alegando motivos de seguridad. Y todo para mantener el paripé de una institución a la que no debieran "proteger" tanto, para que diera la medida real de hasta qué punto tienen o no apoyo. Yo creo que ya está bien de inmunidad. La institución monárquica hace mucho que debiera demostrar por sí misma lo que vale o no. Y debería estar expuesta, tal cual, a la opinión pública, sin componendas ni "arropamientos".
Para que el que quiera se manifieste a favor y el que no, pueda hacerlo perfectamente en contra, sin que tenga que ser "disuadido pacíficamente" de ello... Y la aristocracia, detrás (que ésa es otra y sé de lo que hablo)
Un abrazo

Maripuchi dijo...

Rojos! Que son unos rojos!!!

Naveganterojo dijo...

Pues yo saco dos cosas en claro de todo lo que has publicado, la primera que me cabrean los borbones y toda su parafernalia pagada de nuestros bolsillos, y que aun se pueden encontrar verdaderos democratas como la señora que comentas,¡¡chapeau por ella !!.
Salud y republica

SELMA dijo...

Rafa, no es lo mismo ser "republicana" al estilo de Agatha Ruiz de la Prada y asistir con una bandera republicana como vestido a la boda de los susdichos que ser Republicanos con un par cada uno, en el caso de Lola de ovarios... Ande va a parar!

Sea como sea Plas, plas plas!

Y un beso Tricolor a cada uno.

Antonio Rodriguez dijo...

Pero D. Rafael, alma de cántaro, pero ¿pensaba Vd. que la monarquía es una democracia perfecta? Si ni siquiera es democracia. ¿Acaso tenemos posibilidad de elegir un rey cuando el anterior se muere. A rey muerto rey puesto.
Lo verdaderamente imperfecto es la regulación que de las libertades democráticas hace el Gobierno, que reprime el derecho pacifico de expresión, para dar una falsa imagen de adhesión total a la monarquía. Si Pablo Iglesias levantara la cabeza que susto se iba a llevar.
De todas formas que valor le habéis echado dos jubilatas y una artista, para que os hubiera pasado algo. Que ya no tenéis edad.
Un abrazo a los tres.
Salud, República y Socialismo.
Salud, República y Socialismo

Daniel Martinez dijo...

Y el Consejero de Gobernació de Iniciativa. Hay algo aquí que va mal.

canuit dijo...

No Daniel, todo esta bien, pero que muy bien. El consejero ni se mueve, no vaya a ser que le quiten la silla.
Solo me queda el consuelo de pensar que en Asturias no tenemos un partido republicano en el poder, pero cuando cuando acudo a las manifestaciones en contra de las garrapatas me sacan en la prensa con mi exclusiva camiseta.
Don Rafael a usted y su señora se la regalaría por ser dignos merecedores de ellas.
El Canuit

Adanero dijo...

Son ustedes unos "dilincuentes" empeñados en romper el orden de las cosas. Claro, se jubila uno, se aburre y se dice "¿Qué hacemos?" "Pues nada, vamos a tocar los borbones a Le Petit Prince y su consorte". Búsquense alguna ocupación más provechosa para la sociedad, que el día menos pensado nos van a dar un disgusto y les vemos en la portada de "El Caso".

Un saludo.