24 julio 2016

Arabia Saudí: miembro “ejemplar” del Consejo de DD.HH. de la ONU

La política internacional tiene unos apaños tan vergonzosos que parece mentira que se mantengan. El caso de Arabia Saudí sería inconcebible si no fuera porque sabemos que la política internacional está dominada por intereses mercantilistas, la ideología neoliberal y la adhesión inquebrantable a las grandes potencias.

Arabia Saudita ingresó hace dos años en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con el apoyo de EE.UU. y de otras grandes potencias. Todo ello a pesar de ser uno de los países cuyos constantes incumplimientos en ese campo son de primera magnitud.

Nuestros gobiernos, cualquiera que haya sido su signo, así como la Casa Real española, han mantenido unas relaciones más que amigables (en el caso de los monarcas se consideran familia) con la monarquía sátrapa que dirige los destinos en ese país árabe.

Difícil explicación cuando se trata de una monarquía absolutista, con un gobierno compuesto, exclusivamente con ministros que son miembros de la familia Saud. El poder sólo está limitado por la ley islámica (Sharia) y por el Corán. La corriente religiosa que impulsa su política es el wahabismo, la mismo que inspira la ideología del Estado Islámico. Y es el único país árabe en el que jamás se han celebrado elecciones, y donde están prohibidos los partidos políticos.

Aún hay más. Este país lidera una coalición militar contra Yemen en la que se han causado miles de muertos de civiles (gran parte mujeres y niños) y ha utilizado bombas racimo, prohibidas por la comunidad internacional. Además ha estado vendiendo armas al Estado Islámico en su guerra contra Siria.

Es un país ejemplo de lucha contra sus propios compatriotas disidentes, a los que encarcela, tortura, expulsa o condena a muerte. Por cierto, una pena de muerte que se cumple muy a menudo y que utiliza entre otras formas de acabar con la vida, la decapitación, la lapidación o la crucifixión.

Sus mujeres sufren un estatus especial por el que deben someterse totalmente a su marido o a sus hijos, si son mayores de edad, bajo la amenaza del repudio o de sentencias crueles.

Las penas contra los delincuentes son atroces y desproporcionadas. Por ejemplo, a un ladrón se le puede castigar con la amputación de un brazo.

Mientras que todo esto ocurre, muestro ex rey Juan Carlos se consideraba hermano del soberano saudita, al que le daba abrazos y besos como modo de salutación. Y, nuestros queridos gobernantes estrechan lazos de amistad con uno de los países más crueles del mundo.

Hoy, Arabia Saudita es el primer cliente español en material de defensa. Nos compra el 26% de todo el material que exportamos. A cambio, compramos una parte importante del petróleo que consumimos. Se negocia petróleo por armas y silencio. El valor del petróleo se paga con sangre, todo consentido por los diversos gobiernos españoles. Esos que no se cansan en denostar a Cuba o a Venezuela, por sus incumplimientos en el campo de los DD.HH. y que se olvidan, voluntariamente, de China o de la misma Arabia Saudí.

Es inconcebible, además de lamentable y vergonzoso, que este país pertenezca al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, puesto que le sirve para defenderse de sus ignominias y para conseguir perpetuar sus atrocidades.

Su pasividad, defensa y apoyo a este país hace que nuestros gobiernos y la Casa Real sean corresponsables de sus barbaridades y crímenes, y demuestran la insensibilidad y la hipocresía de nuestros gobernantes que, sin el menor pudor, venden sangre a cambio de oro negro, sin importarles las consecuencias.

Salud y República

Amnistía Internacional tiene en marcha una campaña de recogida de firmas para que se expulse a Arabia Saudita del Consejo de DD.HH. de la ONU, si lo ves conveniente, firma. Pincha en este enlace.

22 julio 2016

¡Cuidado!: Arsenio Fernández de Mesa puede ser ministro con Rajoy

Y dirán por qué. ¿Qué es lo que tiene el actual director general de la Guardia Civil, para que nos alarme que suene como ministro, bien de Interior o bien de Defensa, en un próximo gobierno de Rajoy?

Fácil, muy fácil. Este opusdeista es un individuo manchado por sus acciones. La última ha sido consentir, durante siete meses, que un guardia civil no fuera apartado del cuerpo a pesar de haber sido probado que había maltratado, torturado y violado a una compañera, además de haberla hecho abortar a la fuerza. Para él, no era una cuestión grave. Al final ha tenido que ceder y apartar al Guardia Civil de su cargo y abrir una investigación, aunque veremos cómo termina.

Pero, antes ya existían antecedentes de sus “delicadas” decisiones, como las devoluciones en caliente en Ceuta y Melilla o los disparos con pelotas de goma a subsaharianos en el mar que provocaron, ni más ni menos que quince muertos. Como se puede entender, una obra pía propia de alguien de la Obra. Todo ello en contra de las normas de la UE y del mínimo respeto a los derechos humanos. Un crimen permitido.

Aún hay más, este personaje antes de entrar en Alianza Popular, era cadenero. O sea falangista miembro de un grupo paramilitar, que al igual que los famosos guerrilleros de Cristo Rey, se dedicaba a amedrentar y apalear a demócratas, sindicalistas y rojos en general, en Ferrol durante los años 70, con una impunidad propia del franquismo.

Añadamos que era delegado del gobierno cuando el accidente del Prestige y que por toda respuesta a tamaño desastre declaró: “Hay una cifra clara, y es que la cantidad que se ha vertido no se sabe”. Magnífica reflexión que descubre la ineficacia del individuo y su despreocupación por el asunto.

Y, siendo diputado, en 1995, se produjo la guerra del fletán (un contencioso comercial con Canadá), a lo que este espécimen contestó invitando a que Felipe González hiciera uso de la Armada para atacar a Canadá, y como no lo hiciera, tachó al gobierno de débil por no intervenir contra el país norteamericano. Propio de los más profundos “impulsos imperiales”.

Bueno, pues aquí le tienen, este ínclito director de la Guardia 
Civil, de claros antecedentes fascistas –ya dice mucho que el PP le haya nombrado para tal puesto—, parece tener bastantes papeletas para ser ministro en el próximo gobierno. Y no es que me extrañe, porque el opusdeista Fernández Díaz, su jefe, ministro y correligionario en la Obra, ha demostrado con sus andanzas, su totalitarismo patológico, sin embargo, en una situación como la actual, donde el PP del rodillo ha pasado a ser el PP “amigable”, no sería admisible que se consintiera que un personaje como éste fuera nombrado ministro. Ya sé que Rajoy es capaz de esto y de mucho más, sin embargo, está en los grupos que le apoyen que lo consientan o no.

Poco más puedo hacer que denunciar el hecho. Anunciar que es posible que un tipo de pasado falangista, capaz de ignorar los derechos de la mujer, los derechos de los inmigrantes, además de haber demostrado una constante ineficacia, un criminal comportamiento y un desafiante totalitarismo en su gestión, pueda llegar a ser ministro. Sólo queda esperar que no ocurra. Y si sucede, al menos que sepamos con quién nos jugamos los cuartos. Amén.

Salud y República

20 julio 2016

Los independentistas pactan con Rajoy

¡La repanocha! Difícil poder ser más incoherentes en una votación. Se han peleado, han jurado y perjurado que son aceite y agua, que no se entenderían nunca. Independentistas y nacionalistas españoles parecían enemigos acérrimos y sin embargo…

Ahí les tienen, tanto el PNV como los Convergentes han votado a favor de la candidata del PP, como si tal cosa. Y ahí queda el PP, orgulloso –ahora--, de abrir el diálogo con los independentistas. Ésta es la vida parlamentaria de la derecha. Trilerías, mentiras y desvergüenzas.

La cabra... siempre tira al monte

Se ve que no ha pasado nada. Yo no sé si es que los independentistas son masoquistas o el PP se ha vuelto independentista. Por una silla parece que todo es posible. Hay que recordar que el PP tiene imputado a Homs, el mismo personaje que dirige el grupo que ha votado a favor del PP. ¿Hay quién entienda esta incoherencia?

Ya sé que tanto PNV como los Convergentes son de derecha, pero también es verdad que han dicho por activa y por pasiva que con este PP ni agua. Se ve que han debido tomar vino y se les ha nublado el voto.

Una vez visto este cambalache indigno, nos queda la pregunta del millón: ¿Por qué estos dos grupos independentistas han votado al grupo enemigo número uno del independentismo? ¡He aquí la cuestión!

Desde luego no creo que sean imbéciles ninguno de los tres grupos. El PP ha conseguido abrir una puerta en los independentistas y éstos han dado sus votos a cambio de algo. Fíjense como será la cosa que estos dos grupos lo siguen negando y sin embargo el PP, orgulloso, lo ha confirmado.

Les da vergüenza, mejor dicho no sé lo que les da, porque vergüenza no tienen. Lo del PP no tiene nombre porque su lucha más cerrada --con imputaciones y Tribunal Constitucional incluido--, ha sido en los últimos dos años contra el independentismo, y los de Convergencia y PNV para votar al PP tienen que haber conseguido importantes contraprestaciones, porque para ellos éste era su enemigo natural.

Siempre he creído que el PNV, independientemente de ser de derechas, era un grupo cabal, razonable, equilibrado. Pues me he equivocado. Sin duda ha perdido el norte. Porque hay cuestiones que implican perder la dignidad y, después de lo ocurrido, votar al PP es una de ellas. De los Convergentes mejor no hablar. Lo que han hecho es para que les retire su voto hasta el Tato, aunque vistas las tragaderas de los electores, me temo que no pasará nada.

De ahora en adelante puede pasar de todo. Incluido que voten estos dos grupos a Rajoy en la investidura, aunque ahora lo nieguen. ¿Es que tienen ahora más credibilidad que cuando decían que con el PP ni flores?

Estas son las incoherencias que hace que la estima de los ciudadanos a los políticos sea cada vez menor. Y con razón. Porque uno puede cambiar de criterio siempre que se explique y sea razonable. Lo que no es admisible es que se niegue lo que se vota, no se explique y además, con esa votación, se derrumbe la torre de argumentos que mantenía su coherencia. Y estos tres grupos los han conseguido con una simple votación. ¡Hay quién dé más!

Salud y República 

19 julio 2016

Y Ciudadanos dijo sí. El PSOE, ¿quién sabe?

Dirán que no. Mentirán como lo han venido haciendo. Pronto, Ciudadanos ha aprendido de los partidos viejos, de esos a los que critican. Mienten como bellacos. Primero dijeron que no, que de ninguna forma, que al PP ni flores --y que el Congreso lo debería presidir un miembro de un partido distinto al que gobernara--. Luego ya han dicho que si se cambiaba a Rajoy la cosa cambiaría. Más tarde han comunicado que se abstendrán en la segunda votación, para facilitar el gobierno del PP. Y hoy, han dado un paso más, ya se ha llegado a un acuerdo oculto.

Lo negarán, pero no somos tontos. A nadie se le da dos puestos en la mesa del Congreso cuando no les correspondía ninguno. Y es que el PP y C’s han sellado su primer acuerdo, hacer presidenta del Congreso a Ana Pastor. Y en el acuerdo les dan dos puestos en la mesa del Congreso –una vicepresidencia--, a cambio de que en la segunda votación de investidura, su voto sea favorable al inefable Rajoy. Ya lo verán. No hay otra. Ha nacido otro partido trepa, loco por el poder (y no querían sillones…).

Y pensar que el PSOE se partió los piños defendiendo el pacto con Ciudadanos –olvidándose de pactar con la izquierda-- y, naturalmente, como se veía venir Rivera y sus secuaces le han dejado con el culo al aire. En primer lugar porque han preferido pactar con el PP y en segundo lugar, y más importante, porque se ve venir que el PSOE, con su calculada respuesta, tendrá que abstenerse cuando Rajoy consiga los 170 diputados –incluido C’s y Coalición Canaria— y facilitar la presidencia del candidato, lo que puede provocar la desbandada de sus bases.

Pedro Sánchez no ha querido, sin embargo, aceptar una propuesta de mesa de congreso, conjunta con Unidos Podemos, pero está claro que el PSOE no quiere ver a este grupo ni en pintura, a pesar de que esa propuesta le podría haber supuesto la presidencia del “flojo” Patxi López.

Es lo que hay. Y es que Ciudadanos es también vieja política, mentirosa, trepa y defensora de quien ha instalado la corrupción generalizada (eso sí, dirán que todo lo hacen por España, por esa España “casposa, una, grande y libre”, con olor a naftalina, sacristía y corrupción).

Por otro lado el PSOE es lo que es, más de lo mismo, antes muerto que sencillo, antes con la derecha que con la izquierda. Pedro Sánchez cada vez está más muerto, cada decisión que toma es una palada más en su tumba política. Ya ha quedado demostrado. Acaba de dejar que el PP gobierne el Congreso, con las consecuencias negativas que eso puede tener. Todo menos demostrar que es de izquierdas, todo menos pactar con Unidos Podemos. Los González, Corcuera, Susana Díaz, Fernández Vara, Bono y demás calaña están ganando la batalla, el ala derechista ha vuelto a hacer del PSOE un partido ajeno a la izquierda, enemigo de la izquierda, a la que odia y trata de exterminar.

Desde luego no es una sorpresa. Ni la actitud de Ciudadanos jugando al poder con disimulo y haciendo lo contrario de lo que dice, ni la del PSOE que ya nos tiene acostumbrado a, con las excusas de hacer una política de Estado, aliarse por activa o por pasiva con la derecha.  

Parece que ha empezado el baile. A punto de comenzar una legislatura donde todos irán contra Unidos Podemos. No importa, siempre que seamos capaces de que nuestra pareja de baile sean los ciudadanos. Podemos ser la única oposición a ese pacto oculto, donde parece que un partido trepa quiere poder y los otros harán todo lo posible por conservar ese bipartidismo a costa de políticas neoliberales de recortes y una sumisión calculada a la Unión Europea.

Salud y República

17 julio 2016

18 de julio: 80 años después, el golpe sigue vivo

El golpe de Estado del 18 de julio de 1936 fue la mecha encendida por los fascistas para comenzar una guerra civil que hizo de España, durante cuarenta años, un campo de concentración donde la dictadura cruel, asesinó, violentó y mantuvo en silencio a millones de españoles.

El franquismo sigue, es verdad que hoy es de baja intensidad, pero ahí está. Mientras que los caídos golpistas fueron homenajeados en un tiempo récord, todavía quedan los cuerpos de miles de republicanos desparramados por las cunetas de España.

Hoy, aquellas arengas radiofónicas de Queipo de Llano han sido sustituidos por una división mediática de armas tomar, que defiende valores arcaicos, crueles y superados por la Constitución y que se aparta de la justicia social y de los derechos humanos.

Ahí están los Pío Moa, Cesar Vidal o el mismo líder de Ciudadanos Juan Carlos Girauta (este demócrata, que hoy tiene un puesto en la dirección del partido de Rivera, escribió un libro prologado y elogiado por PíoMoa, donde se defiende la tesis de que la República fue la responsable de la guerra civil y defiende la actitud patriótica de los golpistas), que tratan con su inconsistencia histórica de dar la vuelta a la realidad de la República y la Guerra Civil.

Todavía vemos, día a día, como algún alcalde, concejal, diputado o miembro del Partido Popular nos deleita con frases e improperios contra la Memoria Histórica, despreciándola y olvidando a las víctimas franquistas, mientras que, por puro interés electoral, defiende a ultranza a las víctimas del terrorismo de ETA, como si aquellas no hubieran sido víctimas de un Estado terrorista, el franquista.

Aún estamos esperando una condena del franquismo y una petición de perdón por parte de los que dirigieron el cotarro de nuestra dictadura, también de la Iglesia Católica que acumuló beneficios, aún en vigor, impensables en una sociedad democrática. Hoy, bien en el PP, bien en otras instituciones pasan de largo, hablan de mirar adelante, eso sí, con sus muertos bien enterraditos, y con el gran genocida Franco sepultado en un mausoleo donde murieron al construirlo miles de presos republicanos, que muertos pretenden que le sigan prestando vasallaje.

A lo más que se llegan, con desvergüenza y con cara dura, es a defender una inverosímil equidistancia entre republicanos y golpistas con un desparpajo que alumbra su ignominia y esconde la verdad histórica.

Se iguala en culpa y responsabilidad a los golpistas con los republicanos, a los terratenientes con los obreros, a los militares con el pueblo, a los verdugos y a las víctimas.

Hoy ya queda lejos el tiempo en que se podía enjuiciar a los instigadores. Han pasado ochenta años, pero al menos no cejamos en pretender que se devuelva la dignidad a las víctimas, que se les pida perdón, que no se desvirtúe la historia, que la verdad aflore y que se repare su honor.

Parece que la única esperanza que nos queda está ubicada en Argentina. La jueza María Servini, que aunque no pueda ajusticiar a los culpables, por la defensa a ultranza que de ellos hace el gobierno español –son de los suyos--, al menos los está haciendo visibles y los está avergonzando ante el mundo para su propio bochorno.

Hoy, todavía sigue vivo el 18 de Julio. No es sólo historia, es una realidad que vivimos. Y mientras que no se reconozca y se repare ese episodio, no se considerará algo pasado. Somos muchos todavía, los que no olvidamos. Muchos los que seguiremos gritando, aunque sea en un desierto lleno de huesos tricolores, que les seguimos recordando, que su muerte ha sido un crimen y que su ejemplo nos dignifica.

Salud y República

15 julio 2016

Rajoy esquilma el Fondo de Reserva de las pensiones públicas

El PP acaba de sacar otros 8.700 millones del Fondo de Pensiones. Eso sí, lo ha hecho con discreción, sin decir ni pío y anunciándolo una vez celebradas las elecciones generales.

Este Fondo estaba en 2011 en 66.815 millones de euros y hoy la han dejado en 25.176 millones. Total, en estos últimos cinco años ha bajado más del 62% y al decir de los expertos quedará totalmente exhausto el año que viene.

Está claro que no lo hacen de forma gratuita. Uno de sus claros objetivos es cargarse las pensiones públicas, siguiendo el modelo americano, según los peperos quien quiera tener una pensión tendrá que pagarla mientras que viva, con un plan de pensiones privado. Los que no puedan, cobrarán una miseria que no asegurará su supervivencia.

El PP pretende ir deshaciéndose poco a poco del Estado del Bienestar. Para ello, no sólo ha recortado –y lo que queda-- la sanidad y la educación pública, sino que pretende que las pensiones públicas sean sustituidas por las pensiones privadas, para regocijo de bancos y aseguradoras que se frotan las manos esperando el nuevo maná del gobierno. No sólo estamos pagando más de 64.000 millones por el rescato a los bancos, sino que además ahora les quieren servir en bandeja el negocio de las pensiones.

Si el PP hubiera tenido interés en mantener las pensiones hubiera actuado al respecto. Por ejemplo, hubiera podido crear un impuesto especial para su mantenimiento, gravando los sueldos y los patrimonios más altos de particulares y grandes empresas. O, por qué no, reducir las exenciones del Impuesto de Sociedades, que hoy hace que, por ejemplo, Telefónica o el Banco de Santander paguen un 3,5% de impuesto neto, mientras que la media del IRPF de un trabajador es de un 20%.

Lo que todo el mundo debe saber es que el problema de las pensiones no es una cuestión de que se gaste mucho, sino de que se ingresa poco. Para confirmarlo basta saber que el gasto de las pensiones en España sobre el PIB es del 10,5%, mientras que en Italia es del 15%, en Francia y en Portugal del 14% y en Alemania del 13%.

Por lo tanto que no nos vendan la moto de que las pensiones cuestan mucho. No es verdad, las pensiones son una parte más pequeña de los presupuestos en España que en la mayoría de países similares. Se trata de conseguir medios para pagarlas y de priorizar su pago.

Porque hoy, a pesar de que Rajoy y su gente presuman de que la economía está en plena recuperación, con menos parados que en 2011, la seguridad social recibe menos ingresos, fruto de la criminal reforma laboral del PP, que ha devaluado los salarios en un 15%.

Y a ello sumemos lo que habría podido aportarse a las arcas del Estado si no hubiera habido los agujeros de las grandes obras faraónicas innecesarias, de la corrupción, los derroches financieros y una buena gestión contra el fraude fiscal (no olvidemos que éste representa unos 80.000 millones al años, y que con sólo recuperar un 25%,  podríamos disponer de 20,000 millones, lo que bastaría y sobraría para no tocar el fondo de pensiones).

Pero el PP, siempre a lo suyo, no ha buscado soluciones a las pensiones públicas, simplemente está trabajando para que éstas pasen a manos privadas y que se salve quien pueda.

En fin, de no tomarse medidas –y me temo lo peor--, nuestras pensiones podrían disminuir un 40% en 2020. Ya veremos qué piensa el granero de votos más importante del PP, los pensionistas, cuando vea que sus pensiones disminuyen año tras año. Aunque la verdad, este país ha demostrado en muchas ocasiones su masoquismo. Somos un país que adora a los mártires y reniega de sus científicos, que cree más en los milagros que en la justicia, que prefiere morir de inanición a luchar contra las adversidades. Y así nos va. 

Salud y República

13 julio 2016

Rajoy fumando, espera la pareja que no llega

Está claro que la forma de gobernar de D. Mariano es la de sentarse a fumar un puro y ver qué ocurre. No le gusta tomar iniciativas, no le gusta negociar con nadie. Lo suyo es imponer, y si no puede, no sabe hacer política. Eso de pactar es para otros.

Y todo viene de la legislatura anterior, donde, tanto por el contenido como por las formas, su gobierno ha recogido un absoluto rechazo de todas las demás fuerzas políticas. Hoy, a pesar de que los diputados de derecha sumados podrían tener una mayoría holgada en el parlamento, no cuenta con más que sus votos y quizá el de Coalición Canaria.

Es verdad que Ciudadanos ya ha bajado sus exigencias, y ahora ya habla de abstenerse en la segunda votación (dicen que por el bien de España, cuando lo que hacen es ayudar a su gente). Pero aunque C’s votara a favor de Rajoy (no me extrañaría porque se venderán por un plato de lentejar y están locos por salvar el culo del PP) y también Coalición Canaria los votos conseguidos serían 170, lo que quiere decir que habría, todavía, 180 votos en contra y no podría obtener la investidura.


¿Qué pasa con los votos del PNV y de CDC? Pues la cosa está clara, no quieren oír hablar del PP ni en pintura. Les ha maltratado, les ha ninguneado, les ha coartado y ha utilizado algunas instancias del Estado, contra ellos para su propio beneficio.

Hoy, el PP es el ejemplo de la soledad absoluta. Y, a todo ello, unamos las pocas ganas que Rajoy tiene de pactar. En otras ocasiones el PP pactó con vascos o catalanes, algo que hoy es casi imposible, gracias a cómo es Rajoy y a cómo ha actuado durante los últimos cuatro años.

Mientras, el PSOE se encuentra en la tesitura de tener que decidir si le apoya por pasiva (no lo hará por activa), si prefiere indagar si hay posibilidad de gobierno con otras fuerzas (que las podría haber) o si deja que se celebren las terceras elecciones.

Y encima Rajoy amenaza con que no irá a la investidura si no cuenta con apoyos. Este hombre no sabe sino esperar a que la inacción le ayude, y parece que hasta ahora le ha dado buenos resultados.

Hoy se encuentran más solos que la una, y en vez de preguntarse por qué, lo único que se les ocurre es echar la culpa a los otros. No han entendido que aunque sean la fuerza más votada, es, a la vez, la que más rechazo provoca. Y esa es la cuestión.

Rajoy, sin haberlo intentado, ya está tratando de hacer mutis por el foro. Sabe que el inhibirse le ha dado muchos votos y trata de volver a hacerlo. Y amenaza, como lo haría un trilero, “o me votáis o no me presento”.  Y se queda tan tranquilo, porque piensa que otras elecciones le pueden hacer el mártir de la situación y conseguir más votos. Su gente, sus votantes siguen inhalando el humo de su puro. Pero, ¿qué es lo que fuma este tío?

Salud y República

10 julio 2016

Rajoy, Aznar y el genocidio de Irak

Mira que la gente es mala. ¿Pues no quieren pedir cuentas a Aznar por la guerra de Irak? ¡Pobrecillo!, cuando sólo era el presidente del gobierno que nos llevó a una guerra. Perdón, quería decir que no llevó a una misión humanitaria, de la mano de los malvados Bush y Blair.

Al fin y al cabo los nuestros fueron para cumplir una misión solidaria. 2600 soldados de los que once murieron, por mala suerte, pero en ningún caso porque fueran a la guerra. Así lo ha afirmado gente tan fiable, convincente y prestigiosa como Espe Aguirre, la persona más rodeada de corrupción del mundo, o el gran embajador Trillo, el del Yak-42.

Aznar, fue a las Azores de vacaciones. Lo que pasa es que se encontró allí con esos genocidas –Bush y Blair— y se dejó llevar el pobre. Pero no quería. Le dijeron que la foto era para el Hola y el Vanity Fair. Y, además, le engañaron al decirle que había armas de destrucción masiva.

Ese fue Aznar, el gran genocida español del siglo XXI. Responsable de la muerte de 13 españoles y corresponsable de los miles de muertos iraquíes y de otros países. Así como de todos los atentados que desde entonces se han producido en el país, cuyos heridos y muertos se cuentan por miles.

Además, al haber destrozado las estructuras del Estado en Irak, es también responsable de una parte importante del terrorismo que hoy nos preocupa, el de ISIS. Así parece que lo afirma el informe Chilcot, en el que se acusa de crear una guerra evitable a Blair, y de paso a Aznar, su cómplice.

Y qué me dicen de Rajoy. Le han preguntado por el informe Chilcot y, claro, no lo ha leído, no puede opinar. Se ve que no ha tenido tiempo o que ninguno de sus colaboradores le ha hecho un resumen.

Pero ya saben. Rajoy nunca sabe nada. ¿Irak? ¿Y eso qué es? Él simplemente era vicepresidente primero del gobierno. Como se puede suponer un simple monaguillo del obispo Aznar. Además, es de carcas opinar sobre algo que ha ocurrido hace trece años. El pasado es pasado y punto pelota.

Don Mariano, cuando se decidió ir a Irak se dedicaba a otras cosas. El fuego de sus puros no le dejó ver la guerra de Irak. Aquello está muy lejos y él pasaba por allí. Trillo, al menos, se defiende mintiendo; Rajoy ni eso, simplemente no sabe, no contesta y a seguir fumando. Él tiene la conciencia tranquila, sabe que cada vez que va a unas elecciones se la lavan millones de españoles. En las del 26-J, casi ocho millones. Por lo tanto, de qué se va a preocupar.

Qué más da si hubo muertos, qué más da si hubo mentiras, qué más da si desde entonces esa zona es la más inestable del planeta. Él, con ayuda de sus votantes, a lo suyo: A fumarse un puro mientras miente, recorta y empobrece a este país.  

En fin, ya lo ven, la guerra de Irak es algo pasado, Rajoy sólo era vicepresidente primero. No seamos inquisidores, él siempre ha sido un “mandao”. Ayer de Aznar, hoy de Merkel. Y a gobernar que son dos días.

Salud y República

07 julio 2016

El ritmo de Rajoy: “Correr es de cobardes”

Parece que esta vez, el eterno presidente en funciones, tiene que moverse. Y ya es difícil, Rajoy es un hombre al que le gusta sentarse en la puerta de la calle Génova a fumarse un puro y a esperar ver pasar el cadáver político de sus enemigos.

Además parece que le ha ido bien. En las elecciones del 20-D decidió no mover un dedo, esperar y le salió de maravilla. En unos meses cuenta con catorce diputados más. El único partido que ha crecido. Nunca una inacción ha sido tan bien pagada.

Pero parece que ahora tiene que moverse, no tiene más remedio. Ya le gustaría que se lo dieran todo hecho. Sin embargo, se ve obligado a tener algo de iniciativa. Poca, lo suficiente, no vayan a pensar que se va a poner a bailar el cha-cha-cha.

Eso sí, una vez que ha decidido presentarse a al investidura, sigue mintiéndonos como es habitual. Y es que ha demostrado que ni la corrupción, ni la gestión contra los más débiles y ni las mentiras le hacen daño. Al revés, le dan votos. Entonces, ¿por qué no va seguir por el mismo camino?

Y decía que ha empezado mintiéndonos, porque dijo que llamaría primero al PSOE y luego a C’s. Sin embargo, ha decidido imponer su ritmo, ir poquito a poco, y ha empezado con Coalición Canaria (un diputado) y hoy se ha reunido con el PNV (cinco diputados).

Vuelve a imponer ese ritmo monótono, áspero y desacelerado a pesar de que en su partido hablan, sin parar, de la necesidad de formar gobierno lo antes posible. Pero él, ni caso, a lo suyo. Desde luego, lo de este hombre no es la velocidad, más bien es el tocino.

Sabe muy bien que su ritmo no es de AVE, sino de tren de mercancías, porque en definitiva, y aunque diga lo contrario, le importa un pito la urgencia del gobierno, él está allí para salvar a su España –la suya solamente— y si para eso hay que esperar, pues eso, se espera. ¡Faltaría más!, que para eso le han votado más de 7,9 millones de electores, que no es moco de pavo. Él es el elegido, el más votado y por lo tanto, que los demás esperen, lo suyo es mantener el poder, el tiempo nada importa.

Y es que Rajoy es el protagonista de historias desaceleradas que además le han provocado triunfos insospechados. El famoso dicho de “el que se mueva no sale en la foto”, él lo interpreta a su manera y prefiere salir en la foto a tener que levantarse del sillón.

Nadie va a cambiar a Rajoy, ha sido tardío en reconocer las clarísimas corrupciones de su partido –aunque el responsable máximo sea él--, llegando a mandar ánimos al que hoy es el gran enemigo del partido: Bárcenas, cuando se sabía de sus millones en Suiza.

Otro reflejo de esa lentitud de la tortuga Rajoy ha sido su comportamiento con su equipo de gobierno. Los cambios de sus ministros han respondido a situaciones muy límites o simplemente a deseos de los ministros afectados. No ha sido capaz de cesar a ninguno, y eso a pesar de que ha habido motivos suficientes. El último caso, el del ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, es de libro y cualquiera, que no sea del PP, no ve explicación para que siga en su cargo, después de haber utilizado instituciones públicas para cargarse a sus adversarios. Este asunto hubiera supuesto una dimisión o un cese hasta en países como Marruecos o Arabia Saudita. Sin embargo, Rajoy le mantiene y muy a gusto.

En fin, tendremos que esperar lo que este señor quiera, aunque siga hablando de la necesidad de tener gobierno –claro que lo que quiere decir es la necesidad de tener el gobierno que él quiere y sin cortapisas, algo improbable con el nuevo parlamento.

Desde luego, en el caso de Rajoy no cuenta el tiempo, su ritmo es parte de su estrategia. Juega a cansar al personal y además cuenta con casi ocho millones que le aplauden la jugada circense. La cosa va para rato. Así es que, no se quejen señores, que Rajoy es el dueño del circo, y abre y cierra cuando quiere.

Salud y República

05 julio 2016

Necrología de un hombre bueno: Antonio Aramayona

Cuando menos lo esperas, se hace de noche y aparece una estrella nueva. Su resplandor nos alumbra el camino, un camino forjado durante muchos años con hoz y martillo, golpe a golpe, sin desmayo, con fortaleza. Y ahí está Antonio, desde hace apenas unas horas, con luz propia marcándonos la senda que sabiamente nos trazó. Marcando su propio final con precisión y valentía.

Antonio era amigo de mis amigos, los Pekos, y como tal lo conocí. Seguí, desde este mundo virtual sus escritos y sus libros. Escribo con los ojos húmedos, recordando a este pequeño gran hombre. Sencillo, humilde y sin embargo tan necesario para su gente.

Fue profesor de filosofía y disfrutó haciendo su trabajo. Durante toda su vida defendió coherentemente sus ideas, ideas siempre solidarias con los más débiles. Y cuando se jubiló decidió combatir directamente en un campo de batalla que le era adverso.

He coincidido con Antonio en tres o cuatro actos en Madrid y sobre todo pude gozar de su compañía cuando celebró su tercer año delante del portal de la Consejera de Educación en Zaragoza. Y allí pude ver cómo la policía, en un acto ridículo, tomó nota de los treinta que estábamos para luego citarnos judicialmente. Por el mero hecho de acompañar a Antonio, de solidarizarnos con él, ante una protesta justificada: los recortes en la Educación.

Hoy, Antonio, ha decidido bajarse de este mundo. Lo explica muy bien –como siempre ha hecho con todo— en su último artículo. Sólo su libertad le hizo pensar que era el momento justo. Ni más ni menos. Encontró que la vida era también morir, y que morir en el momento adecuado era lo que quería hacer.

Fue un gran defensor del Laicismo, presidió la asociación MUHEL de Aragón durante años. Se enfrentó, siempre de forma pacífica pero con energía, con el alcalde socialista de Zaragoza, Bellocq, que como bien se sabe, defendió, mientras duró su reinado, algo cercano al nacional-catolicismo.

Siempre, activista total, se enfrentó con el poder, pero hoy ha decidido decir basta. Estaba en su derecho aunque me joda enormemente. Ha llevado la coherencia hasta el último momento. Hoy ya forma parte del firmamento, y es una estrella que sin duda brillará eternamente, mientras que sus amigos y conocidos nos acordemos de él, de su lucha, de su vida.

Después de haberle conocido, de haberle leído y escuchado no puedo por menos que decir que su influencia me ha abrazado, que sus sentimientos y pensamientos son también los míos.

Parece que cuando alguien se va, los elogios surgen de todas partes. Por eso, no quiero excederme en ensalzarle, a él no le hubiera gustado. Con los ojos húmedos, su acto me ha provocado una gran contradicción –él diría hegeliana--, por un lado, siento que ha vencido a la vida, que la ha dominado, que la ha dejado cuando ha querido, que ha cabalgado en su coherencia hasta el final, pero, por otro lado, tengo el dolor de esa ausencia que me provoca pensar que no podré leer más sus sabios escritos, que no le podré acompañar más en sus charlas. Y eso me hace decir, con rabia: ¡¡MIERDA!!

Siempre en mi recuerdo, compañero del alma.

02 julio 2016

Persiste la homofobia del PP: No a los refugiados LGTBI

Hoy es el día del orgullo LGTBI. Un día donde se reivindica la igualdad ante las diversas orientaciones sexuales. Pues bien, el PP sigue persistiendo en su homofobia.

Sí señores, ese partido, el más votado hace seis días, sigue actuando sin respetar las leyes ni los derechos humanos. Francamente me pregunto si denunciarlo será bueno, puesto que parece que todas las sinvergonzonerías y delitos que han cometido les ha ayudado a ganar las elecciones.

De cualquier forma ahí queda la noticia. Si de por sí, elPartido Popular rechaza y ralentiza la entrada de refugiados, en el caso derefugiados LGTBI el obstáculo es doble, primero por ser refugiados y segundo por ser LGTBI. Otra “maravillosa discriminación pepera” que hace la vida más fácil a los débiles, como de costumbre.

Y no lo digo yo, lo denuncian las organizaciones de refugiados más serias: CEAR y ACNUR. Según la CEAR, desde el ministerio del Interior –ya saben ese “buen” ministro de misa diaria— se “utilizan criterios estereotipados o prejuicios sobre cómo una persona transexual se debe comportar en cada momento o cómo el solicitante ha de vivir su orientación sexual"

Según comunican esas dos organizaciones se les aconseja que actúen con discreción, para así no necesitar huir de sus países de origen. Hay que ser zorrocotrocos, antiguos y desalmados para decir cómo han de comportarse los miembros del colectivo LGTBI, para que no les echen de su país. O sea, no es que esté mal que se les persiga en su países –la homofobia es “algo natural”, deben pensar--, lo que está peor es que no disimulen y no se hagan los “normales” para poder seguir viviendo su mentira.

Y luego se ponen dignos cuando no se les invita a participar en la marcha-manifestación de hoy. El Partido Popular no ha hecho— y sigue en las mismas— sino poner palos a la identidad sexual. Obstáculos de todo tipo, hasta llegar a llevar al Tribunal Constitucional la ley de los matrimonios homosexuales, aunque afortunadamente de nada les ha servido.

Pero siguen igual, ahí queda en la hemeroteca, cada cierto tiempo, huellas de homofobia en declaraciones y actitudes de los peperos y sus acólitos ante la homosexualidad. Si no es un alcalde, es un concejal o un diputado autonómico y si no un miembro de las Nuevas Generaciones quienes demuestran su constante odio a los homosexuales.

Por cierto, que la Sra. Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, haya rechazado formar parte de la marcha de hoy, por solidaridad con su partido que no ha sido invitado, es su problema. Ellá sabrá lo que hace, tampoco es necesaria su presencia, pero no estaría de más que, en vez de negarse a asistir, denunciara las muestras constantes de homofobia que surgen desde dentro de su partido.

Sin embargo, ya saben ustedes que esto no es sólo cuestión del PP, también tienen responsabilidad –y mucha— todos los que les siguen apoyando para que ganen elecciones. Y es que el PP sigue siendo la herencia del paleofranquismo por mucho que ganen elecciones y por muy pronto que se levanten.

Salud y República

30 junio 2016

¡Que no roben por dios! Peligro: mayoría absoluta

Créanme si les digo que no es por una cuestión moral. Creo que en un país que aprecia tan poco los valores éticos, no vale la pena seguir inmerso en un mundo virtual donde la ética es lo importante. La realidad supera estos parámetros.

Y, entonces, ¿por qué lo digo? Pues, precisamente porque la mayoría de los españoles están premiando esos valores determinantes. Si con todos los casos de corrupción, de injusticia o de manipulación que se han descubierto desde diciembre, han subido catorce escaños los chicos del PP, de seguir así la cosa está clara, en las próximas, barren: mayoría absoluta.

Miedo me da, porque ahora se ha descubierto que el expresidente de la CAM se ha beneficiado de fondos públicos y ha utilizado al bufete de abogados de la Comunidad para defenderse de sus casos personales. O sea, con nuestro dinero ha pagado sus actuaciones judiciales particulares, por un importe de 100.000 euros, vamos una minucia.

O también que todavía Rajoy siga defendiendo a su ministro de Interior cuando se ha demostrado, que ha utilizado medios públicos para perseguir a sus opositores políticos. Quizá sea por eso que dijo: “Dimitiré cuando el caso implique a una persona nombrada directamente por mí”.

Suma y sigue, y mañana más. Y que sigan abiertos casos como la Gïrtel o la Púnica. ¡Ciérrenlos!, ¡entiérrenlos!, olvídense, como si no hubiera pasado nada. El caso es que no sean una ventaja para esta gente. Fuera la ética, no vaya a ser que nos lleve a la tumba. Aquí se trata de sobrevivir en este país de mangantes y trepas, de trileros y mentirosos, porque es lo que el pueblo quiere y ya saben ustedes que el pueblo es soberano.

Ante tales acontecimientos sólo quedan dos posibles soluciones. Una, que todos imitemos al PP y así igualarlo, o sea empecemos a robar, a actuar totalitariamente o a apoyar a los poderosos. Otra, marcharnos de este país y tratar de buscar –sé que no es fácil— otro donde no se hayan invertido los valores.

Y es que lo que ha votado esta España que nos duele --como dijo el poeta-- ha sido: totalitarismo, desigualdad y corrupción. Y todo eso sí que lo hace bien el PP, no quiero quitarles ningún mérito. Las cuotas alcanzadas en esos tres epígrafes son de Guiness.

Pero claro, si no nos dan un curso acelerado de conformación de mafias o de totalitarismo intro-democrático, o de apoyo a los potentados, estamos aviados. Ellos son maestros, y no será fácil que nos enseñen cómo lo hacen, puesto que sería descubrir su arma electoral más importante.

No nos queda otra y como no creemos en los milagros, ni en la reinserción pepera, ni es fácil largarse del país, tendremos que aprender a infringir leyes, a tener contabilidades B, a mandar nuestro dinero a Panamá, a oponernos a los derechos humanos, a constituir tramas financieras mafiosas, a apoyar la dureza de la policía en las manifestaciones, a despreciar a los dependientes, a…

Eso sí, todo por la patria, todo por el bien de nuestra España, esa que se encuentra totalmente emponzoñada y que le da el triunfo a los corruptos. Todo, tendremos que hacer todo, aunque sea sólo para que no partan con ventaja, y no consigan en el futuro esa mayoría absoluta que tanto desean.

Salud y República

27 junio 2016

Si quieres que sigamos robando: ¡vótanos! Si deseas que te sigamos mintiendo: ¡vótanos!…

…Si necesitas que te manipulemos: ¡vótanos! Si crees que la política sirve para forrarse: ¡vótanos! Si piensas que los refugiados son terroristas: ¡vótanos! Si sueñas con que sigan mandando desde Berlín: ¡vótanos! Si te apetece defraudar a Hacienda y no pagar impuestos: ¡vótanos! Si suspiras por la España Una, Grande y Libre: ¡vótanos! Si anhelas vivir en un Estado sin libertad: ¡vótanos! Si prefieres condiciones de trabajo leoninas para los trabajadores: ¡vótanos! ¡A qué esperas, sólo con nosotros lo conseguirás!

Este debería haber sido el alegado presentado por el PP a las elecciones, porque todo lo anterior, y aún mas, han sido sus grandes logros y seguirán siéndolo. Pero ahí está la democracia, aunque a veces no se entienda su resultado. La mayoría es la que manda. ¿Se equivoca la mayoría? Pues sí. Hay casos probados en los que la mayoría se ha equivocado, bien engañada, bien interesada o simplemente por error. Y la mayoría es la que manda.


Hay casos claros en la historia. Inexplicables pero claros. Las elecciones de ayer han mostrado la cara de muchos españoles, la de los que han ganado. Puede que sean masoquistas, puede que sean gente fácil de engañar, puede que les hayan metido el miedo en el cuerpo, puede que sean acólitos del poder. El caso es que han votado la opción que ninguno de los otros partidos quiere ver ni en pintura. Han votado una adhesión difícilmente explicable.

Pero eso no quiere decir que nos rindamos. Llevamos mucho tiempo esperando y, a pesar de las altas expectativas que teníamos, el resultado para una opción de izquierdas es una reconquista que llegará.

Es verdad que ha habido errores en la izquierda. Es cierto que en ocasiones nos ha faltado tacto y humildad, pero nadie podrá acusarnos de haber dicho siempre lo que pensábamos. Sin embargo, han podido más nuestros errores, y sobre todo la campaña del miedo que han llevado a cabo los otros tres partidos.

Nos han llamado comunistas, bolivarianos, extremistas. Todos nos han dicho de todo. Nos han acusado de apropiarnos de la socialdemocracia, justo lo que ellos (el PSOE), a pesar de su nombre, han abandonado hace mucho. Nos han colocado apellidos despectivos para meter miedo, han presentado falsas denuncias que los jueces han desechado. Pero aquí estamos.

Y vamos a seguir. Porque aunque lo de ayer es de difícil explicación, sabemos que esto tiene que seguir. Por todo lo que  hay que cambiar. Por todos los que necesitan que su vida cambie. Por todos los que ellos han machacado durante estos años. Por nuestra gente, por nuestros hijos. Hoy, tenemos la obligación de demostrar a esos que nos necesitan que, a pesar de todo, estamos aquí y velaremos por esos cambios necesarios, desde donde nos toque.

Porque nos podrán ganar a votos, con sus mentiras y sus entuertos, con sus engaños y exageraciones, con sus ataque constantes, pero también saben que no nos moverán y que no nos rendimos. Resistiremos para volver a intentarlo hasta conseguirlo.

Y lo vamos a hacer unidos, con una sonrisa y con la verdad por delante.
Cojamos fuerzas para luchar contra lo que nos espera.

Y llegará un día en que se abrirán las anchas alamedas… ¡No lo podrán evitar!

Salud y República

26 junio 2016

La izquierda parece que puede obtener la mayoría absoluta

Mientras que la suma de la derecha nacional baja (PP + C’s) de 163 a 148, la izquierda sube considerablemente (PSOE + Unidos Podemos): 176 escaños. Al mismo tiempo se confirma que el PSOE baja a la tercera posición, a distancia clara de Unidos Podemos.

Estos datos que son los del sondeo a la salida de los colegios electorales que han encargado las televisiones, es parecido a los que daban las últimas encuestas, por lo que parece razonable que los resultados definitivos no sean muy diferentes.
PARTIDO POPULAR
117-121
UNIDOS PODEMOS
91-95
PSOE
81-85
CIUDADANOS
26-30

De confirmarse, la situación queda como se esperaba. El PSOE deberá decidir si se inclina a la derecha (la gran coalición: PP y PSOE, con C’s opcionalmente) o pacta con Unidos Podemos, (si no llegaran, podrían obtener la abstención del PNV, por ejemplo). Eso si, ahora como segunda fuerza y por lo tanto sin opción de presidir el futuro gobierno.

La pelota está en el alero de Ferraz, que deberá decidir si hacer caso a sus barones y viejos socialistas, o a la mayoría de los militantes, que prefieren una alianza a la izquierda.

Otra cuestión clara es que las horas de Sánchez están contadas, sólo podría salvarse si mantenía la segunda posición, que parece haber perdido. Susana Díaz y sus secuaces están con la guillotina preparada. El precio de varios años de errores los pagará, sin duda, Pedro Sánchez que no ha podido devolver al PSOE su poder electoral.

Se ha confirmado. La unión ha hecho la fuerza, demostrando que la suma de 1+1, cuando se hace con ilusión, ganas y sonrisas, dan más de dos. Unidos Podemos ha conseguido unos resultados espectaculares, y parece que el futuro es de izquierdas

Quedamos a la espera de que se vaya desarrollando el escrutinio. Más o menos, sobre las 22.30 horas se podrá conocer los datos de forma, casi, definitiva.

Parece que ha llegado la hora del cambio, ojalá que el PSOE no siga los deseos de los popes socialistas, como González, Bono o Corcuera y de algunos barones y baronesas, como Susana Díaz. Y por el contrario hagan caso de lo que prefieren sus militantes y similares.

Hoy es ya un gran día. Recibamos la buena nueva con nuestra sonrisa.

Salud y República

24 junio 2016

Rajoy: “Hay que acabar con los extremistas, los radicales y los malos”

Esto lo dice, el gran moderado, el centro centrado, el hombre de bien, el amigo de todos, el que todos quieren, el que conviene al país. “Sería una pena que ganaran los extremistas y radicales”, naturalmente refiriéndose a Unidos Podemos.

Rajoy se coloca en el centro, en la moderación, un centro forzado, inequívocamente falso. Se trata de un moderado capaz de gestar leyes dignas de una dictadura, capaz de liderar un partido lleno de corrupciones y corruptelas, investigado por sus trampas y miserias. Heredero del franquismo puro y duro.

Que hable este personaje de extremismo y radicalidad al referirse a Unidos Podemos es ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio. Pero ellos son así. Capaces de alentar el miedo o de cualquier cosa para conseguir el poder. Son maquiavélicos y les vale cualquier artificio para llegar a cumplir su objetivo: seguir beneficiando a los suyos, seguir salvando bancos, bajando impuestos a los ricos, proporcionando soluciones –como la amnistía fiscal— para que los poderosos paguen mucho menos.

Y todo ello a cambio de ingresar en el club de los grandes, aunque sea por las indignas puertas giratorias. Son portavoces y correveidiles de los mandamases en Europa y de las grandes transnacionales, apoyando sus políticas generadoras de desigualdades más intensas. España, con ellos en el gobierno, es el “si bwana” de Europa. Serviles con los poderosos y contundentes con los débiles.

Francamente me importa poco que nos llamen radicales, porque radicales es ir a la raíz de los problemas, imprescindible si se quieren solucionar. Lo más fácil es hacer lo que te manden y seguir sirviendo a los de siempre para buscar recompensas de clase.

Otra cuestión es lo de extremistas. Y no es que niegue que Unidos Podemos tenga para la derecha tintes extremistas, pero que lo diga quien ha actuado al limite, en el extremo mismo de la democracia, quien ha logrado tener a todos los otros grupos políticos en contra, de tal forma que, a pesar de ser el más votado, nadie quiera apoyarle para que vuelva a ser presidente, tendría que tener más cautelas a la hora de hablar.

¿Quién es más extremista: el que actúa en solitario, ignorando a los demás grupos, o quien trata de pactar?
¿Quién se sitúa más en el extremo, quien antepone los bancos y las grandes empresas a los ciudadanos, o quien pretende poner a los ciudadanos en primer plano?
¿Quién se ubica en el límite de la democracia, el que promulga leyes como la “mordaza” o la “ley Wert“, o quién propone consenso con la ciudadanía para obtener leyes de gran calibre?
¿Quién se coloca más en el extremo, el que se corrompe y roba o utiliza mal el dinero público, o quien pretende actuar honestamente?
¿Quién cabalga más en el extremo, el que no cumple la Constitución y dice adorarla, o el que quiere cambiarla para hacerla más democrática y beneficiar a los ciudadanos?

Podría seguir con más preguntas pertinentes, pero creo que los ejemplos lo dejan claro. En cuanto a lo que dice de ganar a los malos, mejor ni lo comento porque me parece más una frase de un tebeo, como “El Capitán Trueno” que de un político que se precie de tal. Francamente me produce risa.

Y por último, yo soy de los que creen (al contrario de lo que piensan los peperos)  que uno debe mirar alrededor y fijarse en que situación se encuentra con respecto a los demás. Pues bien, resulta que en el sondeo del CIS de hace un mes, la cosa queda clara, el partido más extremista es el PP. De 0 a 10, siendo 0, la izquierda total y 10 la derecha más extrema, el PP consigue un 8,35% o sea a 1,65 del 10, mientras que Podemos e Izquierda Unida consigue un 2,19%, lo que queda a 2,19 del 0, de la extrema izquierda.
¿Quién es más extremista? ¿Quién está más cerca del extremismo? Sin duda el PP está más cerca de los valores máximos de la derecha (1,65), que Unidos Podemos de los de la izquierda (2,19). Así es que, digan lo que digan, lo que dicen los españoles está claro: el partido más cercano a un extremo ideológico (en este caso al derecho) es el PP, a pesar de que se crean moderados, centrados y otros delirios más.

Por cierto, dentro del PP está la mayoría de la extrema derecha española. Basta recordar la cantidad de cargos peperos que están orgullosos de ser herederos del régimen franquista. En fin, ellos son así, lo que dicen y lo que piensan no debe ser pasado por el tamiz de la realidad social. Es simplemente la Verdad absoluta. No importa que la gente los vea de una determinada forma, la gente se equivoca, sólo ellos tienen la Verdad verdadera.

¡Ah! y no nos olvidemos de votar el próximo domingo, por un nuevo país y con una sonrisa.

Salud y República

23 junio 2016

El PP convierte las Instituciones Públicas en cloacas del Estado

No es la primera vez. Han sido cuatro años y medio cometiendo tropelías. No ha sido sólo la corrupción, tampoco ha sido únicamente la prepotencia de una mayoría absoluta impuesta de forma totalitaria. Ha habido también actuaciones que han demostrado que el gobierno del Partido Popular ha utilizado el Estado para sus aviesos fines, sin importarles convertir las instituciones más preciadas en cloacas del Estado.

La última y definitiva –por si quedaba alguna duda— ha sido la utilización del ministro Fernández Díaz de la oficina del antifraude catalán, para perseguir e implicar a personajes independentistas en algún delito. Así lo ha demostrado la conversación del ministro con el jefe de esa oficina, Daniel de Alfonso, en la que le solicita apremio para investigar e incriminar a dirigentes catalanes secesionistas.

Este ministro, ha sido capaz de aprobar la llamada ley mordaza –en contra de todo el parlamento y con críticas severas desde la Unión Europea, por su totalitarismo--, el mismo que se ha divertido otorgando medallas y honores a vírgenes y santos, el que dice tener un ángel, llamado Marcelo, que le ayuda a aparcar el coche; el que ha ordenado y permitido las cargas más severas de la policía contra manifestantes en los últimos años; justo quién, no hace tanto, recibió en su despacho del ministerio, con secretismo, a su amigo imputadísimo Rodrigo Rato. Ese al que le gusta tanto poner concertinas o defender que se disparen pelotas de goma a los inmigrantes africanos. O simplemente acusar a otro partido de ser proetarra. Este mismo ministro ha demostrado ser un personaje capaz de utilizar cualquier medio a su alcance, aunque no haya sido legítimo, para atacar a sus adversarios políticos.

Ahí está. Tan chulo como meapilas. Intentando hacer creer que lo único importante no es la reunión, sino quién la ha grabado. Trata de echar balones fuera como sea, porque a estas alturas del partido no va a dimitir, ni le van a cesar. Intenta tapar con esa excusa lo más grave: Que se ha organizado una trama mafiosa desde su ministerio para perseguir a contrincantes políticos.

Y sí, es verdad que es de resaltar que al jefe de seguridad del Estado le puedan espiar en su propia oficina, pero eso no hace sino demostrar una incompetencia tremenda que da idea de en qué manos estamos.

A todo esto, parece que Rajoy está al tanto. Es más, defiende la tesis de que lo escuchado son conversaciones normales, un verdadero disparate, cuando se trata de organizar una trama digna de El Padrino, desde el centro neurálgico de la seguridad del Estado.

Una más. Y ahí siguen, despidiendo un hedor insoportable, esperando que alguien les tienda la mano el 27 de este mes, para seguir gobernando. Algo increíble. Son tramposos, mafiosos, mentirosos, desleales, patriotas de cartón piedra, insolidarios y no sé cuántas cosas más. Han convertido algunas instituciones del Estado en cloacas por propios intereses.

No puede caber ninguna duda, cada vez menos. Quien vote al PP tiene que ser considerado corresponsable de la política criminal que practica. No es posible seguir con esta gente al frente del gobierno, por higiene democrática deben largarse.

Por cierto, este ministro chupacirios es el responsable del recuento de las elecciones. Y da miedo. Sería el momento –si es que no es tarde ya— de pedir observadores internacionales, no vaya a ser que el ángel Marcelo le ayude a hacer el recuento. De un tipo así, no me fío un pelo.

No queda otra, tenemos la oportunidad de quitárnoslos de encima el próximo domingo. Y la mejor manera es votando a quienes tienen una política alternativa: Unidos Podemos. Hay que volver a sonreír, a creer en la política, en la honestidad.

Salud y República (y no olvides votar con una sonrisa).

20 junio 2016

Hoy tampoco es el Día del Refugiado

Por mucho que se empeñen en proclamar el día de hoy como el Día del Refugiado, la verdad es que sólo existen días contra el refugiado. Menos titulares y más ayuda.

La realidad nos dice que quien huye de la guerra –incluidos niños y mujeres--, del hambre, de la miseria, de la muerte en Afganistán, Siria o cualquier otro país del mundo, importa un bledo al primer mundo. Al contrario, todos los intentos de los “grandes países” son para tratar de parar ese aluvión de refugiados que huye de la muerte.

En España, como en otros países de la “solidaria” Unión Europea, los refugiados están entrando con cuentagotas, mientras que son muchos más los que mueren ahogados y enterrados en el Mediterráneo, o terminan en campos de concentración sin el mínimo respeto por los derechos humanos y en condiciones de extrema necesidad.

Eso sí, hoy todo el mundo habla --sin pudor y sin poner los medios para solucionar el problema--, de que es el Día del Refugiado. Y es que vivimos en un mundo donde la xenofobia, la indiferencia, el pasotismo y la hipocresía superan ampliamente a la solidaridad.

Y lo más triste de todo –aunque conociendo al personaje no es ninguna sorpresa--, es que el ministro del Interior en funciones, el ínclito Jorge Fernández Díaz, suelte encima afirmaciones que avergonzarían al más “pintao” y que sin embargo no hacen sino confirmar su catadura moral.

Ahora resulta que se para y se ha parado la entrada de refugiados, según el ministro meapilas, porque entre los refugiados hay terroristas. Claro, ahora se puede entender ese afán suyo de obstaculizar las manifestaciones, de fabricar leyes mordaza, de levantar vallas con concertinas. Y es que, los que se manifiestan o tratan de llegar desde África, son también terroristas. El mundo, según piensa, está lleno de terroristas, aunque el único que cause terror sea él, con su constante actitud totalitaria y con el vil truco de meter miedo, de querer convertir todo en un problema de seguridad, a sabiendas de que no lo es.

Este ministro que ya nos ha deleitado con leyes autoritarias, con homenajes a vírgenes, con ángeles que le ayudan a aparcar, sigue en sus treces. Es un totalitario de tomo y lomo, y busca excusas para tapar su xenofobia. Y antepone una seguridad innecesaria a un problema humanitario. Así actúa el catolicísimo sujeto. Seguramente descargará su mala conciencia, echando algún que otro euro al cepillo, los domingos en misa, mientras que más de un niño se seguirá ahogando en el cementerio del Mediterráneo. Eso sí, seguramente se tratará de niños terroristas.

Nunca se le ha escuchado la más mínima crítica a la venta de armas a Arabia Saudita, por el gobierno al que pertenece. Armas que se ha demostrado que son enviadas al grupo terrorista Daesh. Ni tampoco ha pedido responsabilidades por los disparos de sus guardias civiles, en Ceuta, con pelotas de goma en el mar, que causaron la muerte a dieciséis inmigrantes. Seguramente terroristas según él.

En fin, un ministro inhumano que presume de su relación con las divinidades y que podría, perfectamente, haber sido ministro en el siglo pasado durante la dictadura. Es  más, seguro que estaría más contento en un estado nacional-católico.

Una prueba más del daño, en algunos casos irreversible, que ha cometido este gobierno, donde los débiles están condenados a serlo más. Sólo queda acabar con ellos el 26-J. Si el PP vuelve a formar un nuevo gobierno, a sabiendas de todo lo que lleva en su mochila, sus votantes serán corresponsables de sus fechorías, que luego no se llamen a engaño. Y, mientras tanto, dejémonos de patrañas, el Día de los Refugiados debería ser sustituido por el Día de los Olvidados.

Salud y República

11 junio 2016

26-J: La sonrisa contra el miedo

¿Han visto alguna vez sonreír de forma natural a Rajoy? No, sólo fuerza alguna vez la sonrisa para que le aplaudan. Su estado natural es el de un hombre gris, triste y a las órdenes de las grandes oligarquías.

Y es que esta campaña se está polarizando y mientras que se habla más de Venezuela que del paro, mientras que todos los partidos han encontrado un enemigo común: Unidos Podemos, que dicen ser la hecatombe, nosotros contestamos con una sonrisa.

Ahí tienen ustedes a la gran derecha (Partido Popular y Ciudadanos) y al PSOE intentando asustar con los comunistas, y esto en 2016. Como mínimo denota una ignorancia supina o una intención desesperada de creer que atacar al comunismo da réditos electorales.

Mientras ellos estaban encantados de haberse conocido en tiempos franquistas, mientras que otros no aparecieron hasta que hubo democracia y se volvieron los más demócratas del mundo, el Partido Comunista de España luchó contra la dictadura y pagó su atrevimiento con un precio muy alto, con asesinatos, con torturas, con desapariciones, con la emigración forzosa.

¿Quién mete miedo?, Un partido que ha luchado por la democracia en este país mientras que imperaba el franquismo, o los que pertenecen a partidos herederos de Fraga y otros franquistas, y hoy han demostrado ser un partido corrupto.

¿Quién mete miedo? Un partido que se ha dejado el pellejo en tiempos duros, o esos que como Ciudadanos provienen del PP, aplican políticas de FAES, o tienen entre sus popes (Juan Carlos Girauta) a un pseudo-historiador que defiende el golpe de Estado de 1936 y echa la culpa a la República.

¿Quién mete miedo? Una coalición que habla claro, que responde a las necesidades imperiosas de una población diezmada económica y socialmente, o un partido que se ha alternado con el PP para gobernar este país, complementándose en las políticas dañinas. Un partido que ha preferido pactar con la derecha antes que con la izquierda.

Por eso están que muerden. Ladran luego cabalgamos. Temen perder sus prebendas y privilegios. La unión de Podemos y de Izquierda Unida no les deja dormir. Saben que estamos cerca, muy cerca del poder, y eso lo van a combatir, como siempre, a toda costa. Con mentiras, con denuncias falsas, con calumnias, con maledicencia.

Pero tranquilos, ahora nos toca sonreír. Su mala baba será mayor cuando vean los resultados del 26-J. Y para eso hemos de hacer una campaña intensa pero modélica. No vamos a insultar, sólo vamos a informar, a defender nuestras propuestas, a denunciar los abusos y malas políticas del pasado reciente. Todo lo demás sobra. Porque las cañas, estoy seguro, se les van a convertir en lanzas.

Tranquilidad, sonriendo y esperando que tengamos la suficiente fuerza para poder cambiar este país, para hacer un nuevo país, ese es nuestro cometido. Si nos mantenemos firmes, lo conseguiremos. Nuestro enemigo es el Partido Popular. Y se trata de desenmascararle sin ambages, pero sin insultos, con la verdad por delante.

Sólo así lo conseguiremos. Y este país merece cambiar. Ya está bien de continuar por caminos dañinos que nos debilitan. Estamos muy cerca, sonríe y cuéntales la verdad. Todos nos lo merecemos. No hay otra salida. Por un nuevo país: ¡VOTA UNIDOS/AS PODEMOS!

Salud y República

09 junio 2016

Montoro pasará a la historia como: “El amnistiador mayor del reino”

Ahí queda. Es amigo de sus amigos y sobre todo un defensor a ultranza de los poderosos. Su obra ha consistido en inclinarse ante los ricos y despreciar a los débiles aumentando la desigualdad a limites difícilmente superables.

Su gran aportación en el gobierno ha sido la amnistía fiscal. Una medida que, como tantas otras, los peperos negaron rotundamente que fueran a acometer cuando estaban en la oposición. Una demostración clara de cómo se pagan impuestos en España.

La política impositiva es tan asimétrica que da asco. Así, por ejemplo, si hablamos del IVA, un impuesto indirecto y por lo tanto injusto por naturaleza, puesto que lo paga igual todo el mundo --sea quién sea, tenga lo que tenga y gane lo que gane--, ya tenemos la primera grave desigualdad. Que Amancio Ortega (por ejemplo) y un parado paguen el mismo impuesto cuando van a comprar lo mismo, dice mucho de lo injusto del impuesto.

Peor es que, este gobierno mentiroso, haya defendido que en el caso de los impuestos directos se practica una compensación, puesto que –según dicen— paga más quien más gana o más tiene. Lo que no dicen es en qué proporción y cómo se zafan de pagar los poseedores de las grandes fortunas.

Ya sabemos que las empresas del Ibex, pagan el 3,5% de impuestos de media. También conocemos que el porcentaje del IRPF de quien gana 60.000 euros y 300.000 euros anuales, por ejemplo, es el mismo (otra injusticia). Además ya estamos conociendo en detalle las triquiñuelas de los más “agraciados” para pagar menos, algo a lo que no tienen acceso los ciudadanos corriente y molientes (léase tretas legales y las otras, como las de tener depositadas en paraísos fiscales sus fortunas).

Si a todo lo anterior sumamos que llega un ministro, muy amigo de sus amigos, y decide perdonar a los que han cometido un fraude fiscal, proclamando una amnistía fiscal, terminamos de rizar el rizo. Y Montoro abrió la veda de los defraudadores y les castigó con una amnistía, haciéndoles pagar una cantidad “inasumible”. Y, sin indagar la procedencia del dinero aflorado y lavado.

Esta amnistía era ya de por sí barata, puesto que regularizaban el capital, pagando solamente el 10% de los fondos regularizados (un asalariado medio paga entre el 20 y el 25% de su salario), pero es que además se lo pusieron más fácil, y al final han pagado una media del 3% del capital regularizado.

Total, se adhirieron a esta amnistía unos 30.000 millonarios, que regularizaron cerca de 40.000 millones de euros, por los que el fisco ha recuperado 1.200 millones de euros (habían previsto recuperar un mínimo de 2.500 millones). Un negocio perfecto para estos evasores que legalizaron su situación y evitaron problemas fiscales y judiciales por una cantidad irrisoria. 

Entre estos grandes patriotas de boquilla, amiguetes de Montoro, salvados por la campana de la amnistía, conocemos algunos nombres, entre los que destacan, miembros de la familia real, empresarios de alto nivel (Gerardo Díaz Ferrán, Arturo Fernández, David Marjaliza, Fernando Martín, etc.), políticos del partido popular y de Convergencia (Rodrigo Rato, Bárcenas, Granados, familia Pujol) y otros ilustres, que todavía no conocemos, por tratarse de una lista que no es pública.

Como se puede apreciar, Montoro y sus muchachos han practicado una justicia distributiva digna de una monarquía bananera, dando más privilegios a los más poderosos, a costa de recortar sueldos, prestaciones y servicios esenciales al resto de los ciudadanos.

Ha sido tan escandaloso que no verlo sólo puede denotar ceguera, fanatismo o, como ocurre en el caso del Partido Popular, la convicción de que los beneficiarios de la crisis tienen que ser los poderosos a costa de los más vulnerables. Todo lo demás, demagogia, cara dura y mentira.

Salud y República

07 junio 2016

Borbones: amados patriotas de cartón piedra

Alicia de Borbón-Parma, su hijo Carlos de Borbón-Dos Sicilias, y dos de los hijos de este, Cristina y Pedro. Todos ellos en la línea de sucesión de la corona.

Gente encantadora. Capaz de lucir la bandera de España con escudo o aguilucho, que eso da igual, y, a la vez, hacer un servicio a Suiza, donde depositan sus caudales. Y es que lo del patriotismo, en muchos casos, es un disfraz digno de una opereta de Cantinflas.

Su España –que no es la mía--, les sirve. De hecho, mientras que yo, como jubilado he pagado al Estado por una pensión media, un IRPF de un 20%, a ellos –que para algo son patriotas y aristócratas—Hacienda les ha salido por un 1,84%.  Eso sí, yo sobre una cantidad irrisoria y ellos sobre algo más de cuatro millones de euros. Ya saben: Hacienda somos todos. Aunque algunos más, mucho más, que otros.

No tienen vergüenza, pero lo suplen con dinero. Sí, con dinero que depositan fuera de nuestras fronteras. Ya se sabe España no es un lugar seguro para ellos y además se pagan demasiados impuestos. Ellos prefieren Suiza, Panamá, o cualquier paraíso fiscal que para eso están. ¡Faltaría más!

Y se pasean por este país –que creen de su propiedad— y cagan y mean en él, mientras que se llevan su riqueza –quién sabe de dónde ha salido--, fuera. Todo ello sin que pase nada. Es más, no se preocupan, saben que siempre habrá un ministro de que les haga una amnistía fiscal a su medida.

Unan a este grupito, para completar la camada, a la prima de Juan Carlos, Inés de Borbón que también regularizó gracias a la ayuda de Montoro y Cía (a la que además utilizaron en la trama Púnica, eso sí, sin que ella, la pobre, supiera nada), así como a la hermana del rey emérito, Pilar de Borbón, que, sin querer y sin saber, la pobre tuvo la titularidad de una sociedad en Panamá, durante cuarenta años.

Por no hablar de la infanta Elena, ya saben, la del “no me consta” y que hacía todo por amor, mientras tenía a medias con su marido el “Empalmado” una empresa peculiar.

Por otro lado, siempre queda por aclarar la fortuna del mismo Juan Carlos, de la que poco o nada se sabe, salvo que vino con una mano adelante y otra atrás cuando su papá le dejó en manos de Franco y que ha terminado con mucha más dinero de lo que ha podido ganar como rey, sin saber el cómo ni el porqué. Quizá lo descubra Iker Jiménez.

En fin, una familia muy original. Sobre todo, muy patriota. Se pasean por su “patria”, como Pedro por su casa, presumiendo de aristocracia y españolidad, mientras procuran no pagar a Hacienda y tener su pastizal a buen recaudo en un paraíso fiscal.

Gente encantadora. Lo mismo conviven con Franco que con la democracia, que para eso son aristócratas. Eso sí, que nadie rompa España, que ellos la defenderán a muerte, pero desde Suiza. Y es que habría que preguntarse “¿qué puñetas hacemos manteniendo a estos mangantes (perdón: “presuntos mangantes” quería decir)?

Salud y República