25 septiembre 2018

¡Qué difícil defender al gobierno de Sánchez!


Y me gustaría. A pesar de conocer cómo funciona el PSOE: amagar y no dar. Pero de cualquier forma siempre es menos malo que el PP, ese gobierno que nos ha dejado en pañales y que se ha llevado hasta las toallas del baño.

Sin embargo, es difícil defender a este gobierno de Sánchez. Después de desdecirse en varias ocasiones, de parecerse al PP en el asunto master, de no publicar la lista de los amnistiados, de proponer impuestos de los que se retracta constantemente, de hablar como si fueran de izquierdas y actuar junto a sus coleguitas del PP y C’s, en la defensa de Juan Carlos I y la Monarquía. De otras cosas y, sobre todo, de haber tenido dos ministros dimitidos en tres meses, por salirle ranas.

Ahora resulta que, una ministra de este gobierno, Dolores Delgado, se reunía con la mayor escoria de las cloacas del Estado, el tal Villarejo. Y no sólo eso, además, al principio ha negado que tuviera alguna relación con él. Demostrándose luego, por las grabaciones, que ha mentido.

Y hay más, una ministra que pertenece a un gobierno que alardea de feminismo y de luchar contra la homofobia, en una grabación llama maricón a su compañero Marlaska, en un tono poco cariñoso, y confiesa que prefiere tratar con jueces y no con juezas. Algo incomprensible, cuando su partido dice estar tratando de conseguir una igualdad entre ambos sexos, esta señora ministra pretende mantener el estatus machista en la judicatura.

En fin, está claro para mí que una ministra de esta calaña no puede seguir ejerciendo el cargo. No sólo ha demostrado su desprecio homofóbico por su compañero Marlaska, no sólo ha puesto en duda su interés en la igualdad de género, además se reunía con un tipejo impresentable, lo más bajo de las alcantarillas estatales.

Ya sé que otro ministro dimitido es algo incomprensible y lamentable, pero mantenerse en el cargo, después de lo sabido, es inmoral. Sánchez parece haber elegido al azar, en el circo de su partido, y se ve que le crecen los ‘ministros’. Esto tiene muy mal cariz. Ahora que se podía aprovechar para poder cambiar algo –ya sabemos las limitaciones del PSOE al cambio--, resulta que tres ministros, en menos de cuatro meses, han salido ranas. Y, la oposición, a degüello.

Si a este continuo dislate sumamos la dificultad para aprobar los presupuestos, debido a la deslealtad y a la desvergüenza de unos partidos que siendo minoritarios en el Congreso, tienen mayoría en la Mesa del mismo, y los han parado, tendremos que pensar que habrá que prepararse para unas elecciones próximas.

Unidos Podemos puede y debe ayudar a cambiar las cuestiones que beneficien a los más necesitados y castiguen a los que se han beneficiado de la crisis sin reparo y han dejado en la indigencia a muchas familias, haciendo que la brecha entre los poderosos y los más necesitados sea cada vez mayor. Pero, ¿es posible ayudar a este gobierno cuyo descrédito crece cada día, por torpezas e incumplimientos? ¿A qué precio? Difícil, muy difícil. Y ahora nos podemos preguntar: ¿Habrá más ministros implicados en casos incompatibles con su puesto? ¡’Chi lo sa’!

Salud y República

22 septiembre 2018

Éste es el PP que sufrimos. Retrato en sepia


Sólo tres tristes ejemplos de esta semana. Suficientes para demostrarnos cómo es el PP. Ese partido que, con un nuevo presidente, pretende regenerar la vida política. Franquista y corrupto son dos de los adjetivos que más le cuadran.

Pues sí. Unas grabaciones han descubierto que un concejal de Torrelodones quiso hacer chantaje a la alcaldesa. Con amenazas pretendía que la alcaldesa no se volviera a presentar, a cambio de no denunciarla. En tono tranquilo habla de que en su propio partido hay muchos hijoputas, que crecen más que champiñones.

Una vez que las grabaciones han salido a la luz, el concejal chantajista ha tenido que dimitir. Eso sí, antes, desde el PP de Madrid, pretenden hacernos creer que hablaba en nombre propio, cuando es difícil que un concejal hable con esa soltura sin que lo sepan sus superiores. No lo creo, claro que lo más fácil es soltar lastre para evitar más investigaciones. La corrupción sigue campando por sus lares en el PP de la CAM.

Otra ‘divertida historieta’ es la protagonizada por la diputada pepera en la Asamblea de Madrid, Begoña García. La pobre no se ha acordado de lo que es políticamente correcto y ha dicho lo que piensa. Así es que ha llamado a Franco, caudillo –seguro que lo es para ella y para muchos peperos--, en una traición que le ha hecho su corazón a su cerebro (pequeño sin duda). Y se ha reído –yo diría más bien que se ha descojonado— hasta hartarse. Se ve que le ha hecho gracia.

La explicación de que leyó mal lo escrito –dice que en su nota ponía dictador y no caudillo— confirma más lo que de verdad piensa, y francamente si fuera un error de lectura seguro que sería por haber ido a una escuela privada y después haberse sacado un master en la URJC. En fin, el apelativo a esta señora no puede ser otro que franquista. Y la defensa de su partido no es sino otro síntoma de la herencia que tantas veces les produce fervientes referencias para con su “caudillo”.

Por último quiero hablar de Pablo Casado. Y no de la decisión del fiscal de archivar la causa de su master, aunque la cosa tiene guasa y ha dejado a la jueza por mentirosa y él siga sin enseñar sus trabajos que huelen a plagio o a paja insulsa.

Lo que me ha parecido más grave de este personaje esta semana ha sido la defensa que ha hecho de los nuevos líderes europeos de la derecha extrema. Primero, el neonazi Orban, al que los diputados del PP en Europa, al contrario que han hecho la mayoría de sus compañeros en el Grupo Popular Europeo, han votado en contra de iniciar sanciones contra él.

Por cierto, la primera visita de Casado a los líderes europeos ha sido al presidente de Austria, Sebastian Kurz, un xenófobo que ganó las elecciones con un programa de extrema derecha, y que parece ser una referencia para Casado. Como se puede ver se codea con lo mejor de cada casa. Allí ha apoyado las ideas de Kurz sobre los migrantes, como antes hizo con Orban. Esto es, mano dura, cierre de fronteras y sólo paso a las necesidades laborales del país. O sea a futbolistas, millonarios o a los que necesite algún sector económico. ¡Una maravilla! Eso sí, maravilla xenófoba.

Pues bien, una vez allí, en Europa ha saludado a Juncker, el presidente de la Comisión y le ha dicho que España es un desastre con este presidente socialista. Eso se llama hacer patria, ondear la bandera, en definitiva su forma de hacer marca España y de decir: ¡Viva el rey!

Es necesario que nos pongamos las pilas, si este individuo, ayudado por su camarada falangito Rivera, obtiene resultados que le permitan gobernar, me río yo de Salvini, Kurz, Orban y, como no, del mayor ejemplo para Casado: Donald Trump. ¡Lo tenemos claro!

Salud y República

18 septiembre 2018

Ciudadanos, ¿ha venido a regenerar o a degenerar la política?


Han tratado de imponer la bandera de la regeneración, la lucha contra la corrupción. Sin embargo, a pesar del poco tiempo que llevan en la política nacional, más bien parece que lo suyo es degenerarla.

Desde el caso escabroso de su tesorero --ocultó la compra de un local en Barcelona y una hipoteca en Bankia, además de tener bloqueadas sus cuentas en Brasil, por fraude fiscal, y haberlo negado en el Senado--, que todavía sigue como si no hubiera pasado nada, al engaño en su currículo de su lideresa en Barcelona, la concejala Carina Mejias –quien ha añadido un master y un posgrado falso a su expediente académico--, pasando por las modificaciones hechas en el currículo del mismo Rivera, este partido es ‘un dechado de virtudes regenerativas’, como se puede comprobar.

Pero ellos erre que erre. Siguen atribuyendo a los demás todos los males, mientras que no cumplen ni con sus propias normas. Puesto que en su ‘Compromiso por la regeneración democrática’ –parte de su programa electoral, con el que han engañado a miles de electores--, en su punto tres, dice claramente que hay que apartar de su cargo a quien haya falseado su currículo o su formación académica.


Está claro que este punto estaba destinado a los políticos de otros partidos. Porque de no ser así, Carina Mejías –que además de concejala en Barcelona, es miembro del Comité Ejecutivo Nacional de Ciudadanos, órgano máximo del partido— y el mismo Rivera deberían haber sido apartados de sus cargos.

Claramente vuelve a funcionar la ley del embudo, tan conocida y practicada por las derechas españolas. Sus proclamas van dirigidas a los demás, nunca a ellos mismos. Es una vergüenza que el tal Rivera no diga ni pío de su currículo, y que la tal Mejías diga que ha sido otra persona que hoy no está en Ciudadanos, quien le ha colocado un master y un posgrado más falso que un euro de madera.

Eso sí, siguen dando palos de ciego e inventando sobre los demás. Basta ver cómo el propio Rivera sigue diciendo que Sánchez no es creíble, mientras él calla y habla de errores, y su delfín en Madrid, Ignacio Aguado confunde la velocidad con el tocino y saca conclusiones falsas y confunde las coincidencias que todo trabajo doctoral tiene que tener, pues está basado en otros, con el plagio. Claro que su malaje ha sido contestado en las redes sociales con unos cuantoszascas que le han obligado a borrar el tuit que lo generó, puesto que le han llamado ignorante, entre otras lindezas, con razón.

En fin, una más de estos muchachos que dicen haber venido a cambiar la política y lo están consiguiendo. Eso sí, a peor. Han callado, como desvergonzados, últimamente con el master de Casado, del que hay mucho que hablar, y tratan de acusar de plagio a Sánchez, algo que se ha demostrado falso. Eso sí, para ello cuentan con la inestimable ayuda de gente encantadora como el ABC, Okdiario (Eduardo Inda), esRadio (Jiménez Losantos), 13TV, El Mundo y otros medios de comunicación ‘comedidos y neutrales’. Y es que algunos medios de comunicación también son el espejo de su alma.

Salud y República

15 septiembre 2018

Borrell nos toma por gilipollas

Este buen hombre, aparentemente inteligente, serio y con porte distinguido, resulta que nos toma por gilipollas. Y es que como buen hipócrita no da las razones verdaderas, por vergüenza, y por pretender seguir pareciendo una persona noble capaz de respetar los derechos humanos. Y no.

No nos vacile Sr. Borrell, por muy ministro que sea. Ya somos mayorcitos y no creemos en cuentos chinos ni socialistas, así es que no nos venga con milongas. Cómo se puede decir, refiriéndose a las bombas que están vendiendo a Arabia Saudí:

"Esa clase de armamento es de precisión, guiado por láser, y no produce daños colaterales. Es decir, da en el blanco con una precisión extraordinaria de menos de un metro"

¿Se puede ser más cretino? Hombre, diga la verdad. Lo que todos sabemos. Ustedes, a pesar de que pretendían anular este pedido por razones humanitarias, no se atreven. Tienen miedo a que les anulen el pedido de las corbetas y, además, amiguísimos de Arabia Saudí, como USA, les han presionado.

Yo creo que es una venta inmoral, pero al menos tenga la valentía de decir la verdad. Ustedes están comprando puestos de trabajo y amistad con un país multimillonario, a pesar de que las bombas vendidas tengan un destino claro y rotundo: bombardear a Yemen, de forma indiscriminada.

Y no nos tome la cabellera. ¿Acaso es usted tan ingenuo que piensa que los saudíes van a respetar los derechos humanos y no van a bombardear a objetivos civiles, como vienen haciendo? ¿De verdad cree usted que los últimos cuarenta niños asesinados en un autobús escolar con una bomba similar a las que están vendiéndoles, han sido un daño colateral? ¿No habrá sido un blanco buscado para intimidar a los enemigos?

Se salta usted las resoluciones de la ONU, vendiendo armas a naciones en guerra y además nos quiere engañar diciendo que no las van a utilizar en matar inocentes. ¡Venga ya! Pero, cómo se puede creer que un país que se pasa los Derechos Humanos por el arco del triunfo, ningunea a sus mujeres, corta la mano a los ladrones, persigue y asesina a los opositores políticos, va a respetar que las bombas, como son españolas, busquen un “blanco digno” y sólo mate al enemigo –como si esto fuera una justificación--.

En fin, su hipocresía y su indignidad no tienen límites. Además de vender muerte, nos quiere engañar. Y ya veremos cómo defiende usted esta venta de bombas y a sus amigos de Arabia Saudí, cuando se produzca el próximo ataque indiscriminado. Usted y todo el gobierno socialista se han corresponsabilizado con lo que ocurra en Yemen. Por cierto, al menos, el gobierno del PP, como todos sabemos, era más coherente, vendía a sabiendas de lo que pasaba y no se ocultaba, ni contaba patrañas, simplemente les importaba un pito los derechos humanos y los crímenes ajenos. Ustedes les han superado en ignominia.


Salud y República


14 septiembre 2018

Rivera miente y borra una parte de su currículo


Pues sí. Este muchachote, tan garboso y atrevido para sacar votos populistas, capaz de exagerar y mentir cuando ataca a sus contrincantes, resulta que ha retocado, a la baja, su currículo.

El adalid de la transparencia, que pide a los demás lo que él no es capaz de hacer, ha vuelto a las andadas. En su afán de atacar a sus oponentes hace bueno el dicho bíblico y ‘ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el suyo’.

Y es que ha corregido en varias ocasiones su currículo hasta dejarlo sólo con una licenciatura en Derecho. Pero no eran esos sus estudios cuando obligado por la ley colgó sus estudios académicos en el Parlament de Catalunya, y luego en el Círculo de Economía.

Precisamente lo que él y su gente critican de Sánchez –al que le han montado una conspiración tratando de desprestigiarle acusándole de haber plagiado su tesis, y al mismo tiempo ayudan a Casado con su problema real del Master— es la mentira, y resulta que, con todo el desparpajo, este politicastro populista e injurioso, capaz de bailar la yenka con tal de obtener un puñado de votos, ha mentido y corregido su currículo. ¿Hay quién dé más?

En su línea y con una agresividad e intolerancia ensayada critica a los demás sin pensar que el ventilador puede girar y despeinarle. Y es que este politiquillo de tres al cuarto ha cambiado su currículo en varias ocasiones.

Cuando no había problemas de control, Rivera era licenciado en Derecho, doctorado en Derecho Constitucional, master en Derecho y un master en Marketing Político. Así figuraba en la web del Círculo de Economía de Barcelona en 2015.

Por lo del Doctorado echó las culpas al Círculo, y cuando éste ente niega que se equivocara, echa la culpa a su gente, y afirma que sólo era doctorando. Lo que pasa es que la rectora de la Universitat Autònoma de Barcelona ha negado también en reiteradas ocasiones, que sea doctorando, puesto que no está matriculado.

Después de esta negativa Albert Rivera se ha quedado limpio de polvo y paja en el currículo que figura en la web del Congreso de los Diputados y sólo figura la licenciatura en Derecho.


¿Qué ha pasado con el doctorado, con el doctorando, con los dos masters? ¿Por qué dijo que era doctor y luego doctorado, siendo mentira? ¿Por qué no figuran los master en dicha web?  

Basta ya de adalides de la transparencia, capaces de investirse de impunidad y de acusar a sus contrarios de calumnias, a sabiendas, con tal de dañar su honestidad. Que procure tratar de actuar como pretende que hagan los demás y no mienta. Que ya está bien de gente que emponzoña, más de lo que está, el circo político. Si se siguieran sus pautas, una vez demostrado que ha mentido, tendría de dimitir. Pero, ya saben cómo aplica la ley del embudo, cuando le interesa a él o a sus socios.

Salud y República

Nota: Hago una defensa al caso de Sánchez, a pesar de los errores que está cometiendo en su presidencia –por ejemplo, el tema de las armas de Arabia Saudí--, porque creo que lo de Casado es mucho más grave y merece más atención. Habría que solicitar a Unidos Podemos, y si quiere al PSOE y los demás partidos que han apoyado a Sánchez, que pidieran explicaciones a Rivera, puesto que como mínimo ha mentido al cambiar, varias veces, los elementos de su currículo. No hay que dejar escapar a este mentiroso.

09 septiembre 2018

Sangre por un plato de lentejas


Manda el capital. El dinero está a la cabeza. Hoy la ética de un Estado está por los suelos. Todo se monetiza. El capitalismo ha triunfado. Todo vale lo que cuesta. Lo demás poco importa. La ética del Estado ha quedado sepultada por la sangre del capitalismo.

La teoría del rey Midas ha triunfado. Aunque sea a costa de sangre ajena, hay que convertir todo en oro. Nos pueden poner todas las excusas del mundo. Sin embargo, tener que supeditar puestos de trabajo a matar es, se pongan como se pongan, inmoral, impropio de una democracia y ajeno a los derechos humanos.

Ahí tienen a este gobierno socialista amagando, para supeditar su venta de armas a Arabia Saudí –esas que matan a niños, y civiles en general, en la guerra-- contra Yemen. Qué sí, que no. Que matan sí, pero dan de comer. ¡Qué barbaridad!

Sánchez ha vuelto a desdecirse. ¡Bombas no, bombas sí! Todo es negocio. Y negociar con la muerte es…

Los que prefieren la sangre ajena al cortoplacismo del empleo están despreciando el derecho humano más importante, el derecho a la vida. Un trabajo no puede ser moneda de cambio con la vida de inocentes. De acuerdo a esa justificación, deberíamos permitir el tráfico de drogas que, desgraciadamente, también crea puestos de trabajos, aunque sean deleznables.

No todo vale. Si de verdad se cree en la democracia es imposible entender que nos puedan comprar por un plato de lentejas, a cambio de instrumentos que permiten matar impunemente.

Lo triste es ver que gente de izquierdas, o que dice ser de izquierdas --como el gobierno del PSOE o la presidenta Susana Díaz--, pretenda defender los compromisos bélicos con Navantia y la venta de bombas –algo que no era sorprendente con el PP, ya sabemos como les gusta ayudar a los poderosos, aunque eso implique alimentar una guerra, recordemos a Aznar— a pesar de que saben que tanto las bombas como las corbetas serán usadas para la guerra contra Yemen.

Y mucho más triste es lo de Kichi, que perteneciendo a un partido de izquierdas –por cierto, de la rama más radical--, no quiere saber nada del uso de esas corbetas. Y todo por un puñado de votos. La solución pasa por conseguir otros contratos limpios o nuevas inversiones para industrias ajenas a la guerra.

Por cierto, la palabra de Arabia Saudí vale cero. Basta ver cómo tratan a los disidentes o cómo tiene esclavizadas a sus mujeres. Por lo que no vale que digan que no van a utilizar esas armas en la guerra, porque ¿para qué se compran unas bombas o unas corbetas que transportan militares?

Estamos aceptando un plato de lentejas –2000 puestos de trabajo— a cambio de víctimas inocente. Esta es la verdad. Todo lo demás excusas. Que no nos engañen. Que al menos no sean hipócritas. ¿Alguien puede dormir sabiendo que lo que está haciendo provoca genocidios? Salvar empleos nunca puede pagarse con vidas ajenas. No nos vendamos por un plato de lentejas.

Salud y República

06 septiembre 2018

Los mamporreros de Juan Carlos I


Sí, han pasado unos cuantos años, todo empezó con que Franco –siempre Franco— le nombró heredero y siguió con una Constitución que dio carácter de inviolabilidad a la Jefatura del Estado. Todo está acabando con que tanto PP, como C’s y PSOE sirven al monarca de forma borreguil y actuando de mamporreros del reino.

Son capaces de cualquier excusa para defender a Juan Carlos I, a ese rey que nos salvó de tantas cosas –probablemente buenas—, que jamás condenó a Franco, capaz de tener amantes mantenidas con nuestro dinero por doquier, cazador infatigable de elefantes inocentes y amasador de una fortuna, depositada en Suiza y otros lares, según dice su amante preferida.

Bien, a pues todas esas cualidades, añadamos que los componentes del tripartito le ayudan y consuelan, impidiendo que se sepa qué hay de verdad en unas declaraciones impúdicas grabadas a su amante favorita, la tal Corinna, ante las que Unidos Podemos ha pedido una comisión de investigación.

Y, naturalmente, ahí están, Casado, Rivera y Sánchez, argumentando que el Jefe del Estado tiene inviolabilidad, negándose a aclarar qué hay de verdad en esas grabaciones.

Miren ustedes, que Casado defienda a Juan Carlos es normal. Si defiende las corrupciones de su partido, como ha hecho y sigue haciendo, lo lógico es que defienda a ese rey y le tape las vergüenzas, añadamos además que el PP es un partido monárquico.

Lo de Rivera es más de lo mismo. Este partido que se cree el rey del mambo de la transparencia y de la lucha contra la corrupción, vuelve a hacer aguas cuando se trata del Jefe del Estado, al que veneran tanto o más que el PP.

Lo que parece más surrealista es lo de Sánchez, claro que si alguien es capaz de representar el realismo mágico en el Congreso es el PSOE. Capaz de parecer que se come el mundo y, cuando llega la hora de la verdad, quedarse a medio camino o mirar a otra parte. Nada nuevo bajo el sol, desde Felipe González hasta hoy. Lo cual no deja de ser triste. Un partido que se llama republicano y que, constantemente, se pliega a los mandatos y defensa de la monarquía, puede ser gracioso para hacer chistes, pero es vergonzoso.

Y, por cierto, que no pongan excusas con la inviolabilidad. Primero, porque no se trata de castigar al rey por haber tenido la mano larga, eso lo tendría que hacer la Justicia y lo puede hacer –gracias a esa lamentable figura de defensa que le colocaron en la Constitución: la inviolabilidad--, después de haber terminado su mandato como Jefe del Estado, pero la cuestión no es esa. En el Parlamento, que es el lugar donde estamos representados todos los españoles, no se pueden esconder, tapar, disimular o despistar los delitos graves que pudiera haber cometido el que fue Jefe del Estado –que es lo que dice su amante Corinna en las grabaciones--.

Los españoles tenemos el derecho a saber –aunque ya nos lo ha puesto fácil su amante— si el rey emérito ha sido un corrupto y nos ha robado. Y eso no lo puede tapar una institución que nos representa. Y si así lo hacen estos tres partidos, como quiera que le están dando apoyo y gusto, son claramente unos mamporreros deleznables. Y que cada pajillero aguante su vela.

Salud y República

03 septiembre 2018

Casado quiere aprobar una ley del olvido


Sí. Este personaje, cada vez más fachoso y vengativo, no acepta que se descubran las barbaridades del franquismo y lo defiende con la excusa de ‘mirar hacia adelante’.

No se ha enterado todavía de que las heridas no están cerradas. La Transición fue un punto de partida, nunca un punto final, y, como tal, se aceptaron ciertas condiciones que, sin duda, tendrían que haberse corregido más adelante.

Yo, que voté NO a la Transición, puedo entender que la mayoría de la izquierda votara SÍ. Había que empezar una nueva etapa difícil y que estaba amenazada por las fuerzas vivas, en primer lugar el ejército –acordémonos que tres años después hubo un golpe de Estado fallido--, y se cedió. Sin embargo, esa cesión se convirtió en algo permanente, porque los distintos gobiernos socialistas –del PP mejor no hablar, está tan contento con la Transición que la santifica y glorifica, con tal de no rechazar el franquismo-- podían haberla cambiado, a partir de los años noventa, y sin embargo mostraron una cobardía que los atenazó y dejó inactiva una posible dignificación y reparación de las víctimas de la guerra civil y el franquismo.

Y, ante las posibles acciones de justicia y reparación propuestas por el gobierno, hoy –todavía insuficientes—, Casado se ha opuesto frontalmente a la ley de la Memoria Histórica –nada extraño, no hace tanto llamó carcas a los que reivindicaban justicia y enterramiento digno para las víctimas republicanas— y pretende una ley que llama de Concordia y Libertad, y que es la Ley del Olvido, cuyo fin ignominioso y vergonzoso es dejar las cunetas con cadáveres republicanos y olvidar a las víctimas, por lo que se ve, ‘víctimas inexistentes y de tercera fila’ si se las compara con otras víctimas de otros terrorismos. Y eso que hablamos de más de 100.000 muertos y de millones de torturados, excluidos, encarcelados, emigrados y discriminados por haber defendido la legalidad vigente y la democracia.

Pues bien, ahí le tienen. Al descubierto. Se ha quitado, una vez más, la careta de demócrata y se le ha visto el plumero franquista. Éste es el individuo que ha venido para ‘modernizar’ el PP, un tipo que sin pudor –puede ser imputado por haber conseguido un master de forma fraudulenta--, en pocos días, ha superado la inquina y el odio a las víctimas del franquismo que tenía Rajoy.

Si a esta inquina que tiene a la Memoria Histórica, sumamos la que tiene a los inmigrantes –a los que quiere cerrar puertas, sin importarle si mueren en el Mediterráneo--, a los independentistas --de los que sólo quiere su rendición, sin diálogo ni cesión ninguna— y el fervor que tiene a las grandes empresas --a las que quiere seguir permitiendo que no paguen casi impuestos--, nos daremos cuenta de la calaña de este individuo. Digno heredero de Fraga, Aznar y Rajoy, eso sí, con ínfulas de regeneración y modernización del partido, que sonrojan al más pintado.

Por ello, yo le sugeriría que a esa nueva ley le ponga un nombre que responda a la realidad. Por ejemplo: Ley de la Victoria y el Totalitarismo. Y así, podría, sin cobardía, acercarse mucho más a su verdadera ideología. Al menos, sería sincero.

Salud y República

31 agosto 2018

Ciudadanos echa, cada día, más leña al fuego en Catalunya


Estos muchachos son así. Confunden la política con el marketing y, a falta de programa electoral, mercadean para obtener votos. Su electoralismo, a flor de piel, es la única base ideológica que sustenta su partido. Eso sí, recorriendo el camino, cada vez de forma más clara, de la extrema derecha.

Hay que ser populista y desvergonzado para salir diez minutitos a quitar lazos amarillos, habiendo antes convocado a los medios de comunicación para salir en la foto. Y sí, tanto Rivera como su alumna Inés Arrimada convinieron que tenían que ponerse al frente de la lucha contra los independentistas. Se trataba de liderar el anti-proceso y dejar de segundón al Partido Popular.


Desde hace unos meses vienen luchando entre ambos partidos (PP y C’s) para ver quién la tiene más grande, contra el independentismo. Y Ciudadanos, en un acto ridículo ha querido ponerse al frente de la confrontación y del papanatismo político.

Pues bien, esa misma tarde, después de una mañana de jolgorio y regocijo de ‘quítame allá esos lazos’, tenían una manifestación convocada por su partido, para apoyar a la agresión sufrida por una señora que quitaba lazos amarillos. Y la cosa terminó con que un cámara de Telemadrid, al llevar una bolsa con una cinta amarilla, fue confundido con uno de TV3 y le agredieron, pensando que era independentista.

Claro que, hay quien defiende que ‘los pobres agresores’ simplemente se confundieron de canal, como si hubiera sido justo que agredieran a un cámara de TV3, o a cualquier individuo que pasaba por allí con, por ejemplo, una camiseta del Real Zaragoza.

Hay algo que vuelve a poner a estos muchachos de Ciudadanos en la picota. Resulta que dicen que ha sido gente infiltrada. Curioso cuando menos, después de haber visto las imágenes y estar en una manifestación convocada por ellos. Y además, no se han dignado ni tan siquiera en denunciar el hecho, a pesar de que su equipo de seguridad, falló de forma clara, y no controló la agresión ni a los agresores. Por otro lado, echan la culpa a los mossos d’esquadra. No tienen ni un ápice de sensatez. ¿Dónde está ese seny que tanto reclaman a los otros catalanes?

Está claro que para estos pelanas populistas hay dos clases de agresores. Los que lo son por gente de otra ideología, como quien agredió a la señora que motivó la manifestación, y los que son de su cuadrilla que, según los hechos, parece que tienen razones para agredir a los que llevan algo amarillo. Porque, a pesar de haber condenado este suceso, lo han hecho con la boca pequeña, ya que mientras que el agresor de la señora –y me parece bien-- ha sido denunciado a la fiscalía, a los agresores del cámara de Telemadrid, a pesar de ocurrir en su terreno de juego y ser su responsabilidad, les han dejado tranquilamente y sin denunciar. Estos son de los suyos.

Están echando gasolina al fuego, pensando solamente en conseguir réditos electorales. Así es que, cualquier cosa vale con tal de conseguir votos. Son claramente los Salvini y Le Pen españoles. Cada vez me caben menos dudas de que el apellido de Albert no es la única coincidencia con José Antonio.

Salud y República

29 agosto 2018

Sánchez: donde dije digo, digo Diego; también en el Valle de los Caídos


El presidente socialista se está convirtiendo en el mago de la contradicción. Temas importantes han sufrido un vaivén que ha producido vértigo a tirios y troyanos.

Hoy es el Valle de los Caídos. Pero esto viene de lejos. Empezó con la afirmación de un NO taxativo al 155 para Cataluña y terminó en un SÍ, emparejándose con PP y Ciudadanos.

Hace unos días, nos ha sorprendido con la política de inmigración. Comenzó con la magnífica y acertada acogida del Aquarius, para días después despachar a Marruecos a los 116 inmigrantes que entraron, en cuestión de horas.

Otro episodio ha sido pasar de decir que el Juez Llarena tendría que defenderse con sus medios, por declaraciones hechas fuera de su actuación oficial, sobre el juicio que instruye y, a los dos días, por la presión de la mayoría de la Judicatura y de la oposición, dice justo lo contrario: El Estado pagara la defensa a Llarena ante la Justicia belga.

Y ya lo último, el Valle de los Caídos. Resulta que después de hacer varias declaraciones, desde el año pasado, confirmando que el monumento tendría como fin recordar y honrar a las víctimas del franquismo, ha rectificado, de nuevo. Ahora dice que no lo ve como tal y que se quedará como Cementerio Civil.


Claro que hay que decirlo todo, para entender cómo ha sido este cambio. Era natural y preceptivo que si el monumento llegara a convertirse en un Museo de la Memoria, donde se dignificase a las víctimas, no era compatible con que hubiera una basílica o cualquier otro tipo de templo en el lugar. Sin embargo, Sánchez, con cara de bueno, ha manifestado que ese Museo se hará en otro lugar y que Cuelgamuros quedará como cementerio civil, eso sí, con la basílica funcionando.

Ahora entiendo lo que ha pasado. Está claro, así pienso, que la Iglesia –que rechazaba con fuerza la exhumación de Franco--, ha cedido al traslado de los restos del dictador, a cambio de que no se toque la basílica y el prior franquista siga haciendo de las suyas, y continúe haciendo del lugar –aunque no lo reconozca Sánchez--, un centro de apología del Franquismo, eso sí a costa del erario público. Y si no, al tiempo.

De momento ahí ha quedado Primo de Rivera y ahí queda ese templo que tantas misas y tantos oficios, en honor del genocida Franco, ha celebrado.

Como siempre, el PSOE amaga, pero no termina de dar. Se queda en el camino, cuando no vuelve al principio. Y es que son muchos años haciendo lo mismo. Hablar, prometer y volver atrás. Todo empezó con el NO a la OTAN, y parece no tener fin.

Salud y República

28 agosto 2018

Francisco, un Papa de boquilla


No me interesara en absoluto lo que ocurra dentro de la Iglesia Católica. Sólo en el caso de que tenga repercusiones sobre los que estamos fuera. Si cambian sus ritos, sus fórmulas, es cosa suya. Yo, a pesar de haber sido –a la fuerza— educado como tal, no soy católico. No soy creyente. Bastante tienen con creer cuestiones tan irracionales como la Virgen y el Espíritu Santo, la Eucaristía o los milagros, entre otras maravillas. Su influencia se extiende fuera de ella y, por lo tanto, repercute en los que no son sus fieles. De ahí mi interés en escribir sobre aspectos importantes.

Francisco no ha hecho sino condenar la pederastia dentro de su Iglesia, y sin embargo prácticamente no ha actuado. Sus hechos así lo dicen. No ha colaborado con la justicia. Al contrario, la mayoría de los casos se han tapado desde el Vaticano, y lo más que ha ocurrido ha sido un cambio de parroquia, una condena de palabra, o una petición de perdón, sólo en casos muy claros y graves se ha suspendido al sujeto. Todo ello de cara a la galería. Y el gran capo, Francisco, en esa línea, lamentando esos sucesos, criticando a los pederastas, pero sin tomar decisiones que lo corrija y lo castigue.

Así, hoy todavía, en Estados Unidos, en Irlanda, en Australia y en otros países –también hay casos en España--, hay curas pederastas que, aunque se les ha castigado cambiándoles de parroquia o bien porque ha prescrito su delito, siguen en activo. Ni Francisco, ni el Vaticano, desde que está él, han sido capaces de castigar a estos delincuentes deleznables, capaces de utilizar a los niños como mercancías de sus míseros instintos.

Pero también podría decir que, a pesar de algunas declaraciones aisladas, el papel de la mujer en la Iglesia sigue siendo secundario, más que secundario: penoso. Cuando se está luchando en la sociedad porque la mujer consiga la igualdad real, a estas alturas, en pleno siglo XXI, las monjas están absolutamente discriminadas. No pueden celebrar misa y sólo hacen cuestiones menores y de ayuda a los sacerdotes, como cocinar, lavar, coser y planchar sotanas o casullas, y otras faenas de esta guisa. Sirviendo de criadas a los machos curas.

Por cierto, lo último de este Papa ha sido para mear y no echar gota. Desmonta la fama de progresista de boquilla que tiene. Ha aconsejado que los niños homosexuales vayan al psiquiatra. ¡Toma castaña!

Francisco todavía no ha hecho otra cosa que hablar, sin que haya habido ningún cambio sustancial durante su mandato. No me extraña que muchos le llamen el Papa Boceras. Porque hace bueno el famoso refrán: “Del dicho al hecho, hay mucho trecho”. O no expresa lo que siente, o la curia del Vaticano le ha ganado la batalla. La batalla que él no se ha atrevido a dar.

Salud y República

25 agosto 2018

Se sublevan los hombres de Paco


Como setas en otoño, están apareciendo franquistas por doquier, y no es que no supiéramos que existían, pero hoy está quedando demostrado. Ha bastado con que se pretenda exhumar a Paca la Culona (perdón por el ultraje, pero si así le llamaban sus íntimos colaboradores –entre ellos Queipo de Llano--, yo no quiero ser menos).

Pues sí, los cardos del erial franquista están más espinosos, antes de marchitarse del todo. Los hombres de Paco están apareciendo por las esquinas tratando de apuntalar a su caudillo y temiendo que al desenterrarlo caiga uno de los mitos más protegidos por el populacho: “el culo blanco de Franco”.

Esa cancioncilla que tanto cantaban mis hijos cuando eran pequeños y que yo escuchaba con desprecio sobre todo porque además de interesarme poco el color del culo del genocida, se daba publicidad de un detergente de forma gratuita. Quién sabe si fueron los fabricantes del jabón quienes consiguieron hacer un hit de esa canción cantada por niños y jóvenes sin pudor. Aunque, reconozcámoslo, una letra que supera a la de la pelotillera Marta Sánchez.

Pero he aquí que, como decía anteriormente, el caso de la exhumación del dictador ha levantado de su cómodo lecho a los franquistas, hoy pocos, pero en pie de guerra. Y, vemos como, ante la desesperación de ver que el franquismo puede comenzar su final, se muestran contrarios al evento y han decidido plantar cara. Unos con hipocresía y de forma cobarde, con aquello de que era mejor no menear el pasado, removerlo es peor. Otros, más directamente, defendiendo a su genocida con fuerza y pasión, que para eso se han beneficiado de tener un bastón en donde agarrarse.


De los apasionados no hablaré, que referirse a gente con pasión por Franco es poco saludable y puede conducir a la sinrazón. Sin embargo, sí que quiero hablar de los que, escondiéndose en las cuestiones de forma, pretenden hacernos creer que mover al exterminador de El Pardo de su actual lugar de reposo, es una cosa inútil, que no es una prioridad, que es una cuestión de venganza de esa izquierda radical y comunista que sólo pretende dividir y traicionar a España.

Y ahí están, los hombres de Paco (Franco). Se encuentran en distintas esferas. Por ejemplo en la política. Partidos como Ciudadanos y PP, tienen sus franquistas propios. Recordemos que, por ejemplo Girauta, el número tres de C’s, escribió un libro sobre Azaña, avalado por el franquista Pío Moa que, tergiversando la historia, echa la culpa de la guerra civil a los republicanos.

Del PP, hay muchos ejemplos, desde Hernando, que insultó a las víctimas llamándolas peseteras, hasta el propio Casado que los llama carcas y les desprecia en sus discursos. Y todo ello pasando por distintos episodios de cargos, como concejales o diputados autonómicos, a los que, de vez en cuando, se les calienta la boca, y defienden al tirano con fervor. Es necesario recordar que este partido lo fundó un franquista y todavía no ha repudiado, públicamente, a su jefe espiritual.

Pero hay más, ahí están periodistas como Marhuenda, para el que Franco no es un dictador, o el gran Inda, al que sólo le falta venerar al genocida.

Y muchos más, pero a mí me gustaría hablar de uno, sólo uno que es importante. Me refiero a Felipe VI, ese que, debido al dedo de Franco y a su sangre azul heredada, hoy es el Jefe del Estado. Ese que ha tenido también la oportunidad de salvarse de la quema y, sin embargo, calla para no delatarse como otro franquista. Basta ver, como no ha puesto la menor oposición a que se adjudicara el ducado de Franco a la nietísima, o que, a pesar de ser el jefe del ejército, no haya dicho nada sobre esa carta en la que 600 militares retirados ensalzaban al asesino. Ha seguido el camino de su padre, el impune Juan Carlos, que siempre defendió a Franco, agradeciéndole que le nombrara rey de las Españas Imperiales.

Sí, los hombres de Paco son muchos. Algunos han sido nombrados aquí, pero ojo que hay más, aunque ya saben que su lugar en la historia irá unido al de su ‘ejemplar líder’. El principio del final está en marcha. Sólo les queda el pataleo, la infamia y la falsa defensa. ¡Que así sea!

Salud y República

22 agosto 2018

Otra vuelta de tuerca de Ciudadanos: La exhumación del genocida


No tienen programa. Su película se podría llamar: “En busca del voto perdido”. Sin embargo, sí que tienen una tendencia definida, que les está llevando a la extrema derecha, aunque pretendan negarlo.

Y es que hace un año habían votado a favor de exhumar el cadáver de Franco y sacarlo del Valle de los Caídos, pero está visto que lo que les toca es llegar a lo más alto emulando a Le Pen o Salvini, y no pararán hasta que lo consigan, o se estrellen contra la realidad. Ya verán cómo seguirán caminando por el camino del más rancio conservadurismo hasta hacer competencia a Vox. No sólo van donde van, además cada día demuestran, sin reparo ni rubor, una incoherencia de libro. Está claro que Rivera está dispuesto a conseguir competir en la misma línea ideológica que su homónimo Primo de…


Ahí les tienen en otro tema, el de Catalunya, pidiendo como locos otra vez el 155, más de lo que exige el PP. Y todo por una frase del ínclito Torra, todo por la palabra ‘atacar’. Cuando entenderá la derecha que las palabras no son delito, estos se cometen cuando se actúa de forma ilegal. Claro que si son ellos los que insultan, machacan o denigran a los demás, entonces se acuerdan de que las palabras no están penadas por ley.

Y por qué no recordar otra de sus ‘marcha-atrás’: como atacaron en el Congreso la prisión permanente revisable, y como tres semanas después votaban en contra. Siempre conduciendo hacia la derecha.

En algo llevan razón, cuando dicen: ‘Somos el partido del cambio’, y efectivamente lo único que hacen es cambiar (de opinión).

¿Hasta dónde llegarán estos muchachos tan modernos, tan estilosos, tan sacados de un casting de belleza decimonónica? Parece que no tienen límite. Espero que en algún momento se estrellen y se desintegren, antes de que consigan su propósito de hacerse con una parte importante del pastel electoral que represente la ultraderecha.

¡Qué tiempos aquellos en los que Ciudadanos se hacía pasar por un partido socialdemócrata, o cuando pretendía gobernar junto al PSOE! Para que luego digan que la culpa fue de Unidos Podemos, que fue la única fuerza que sabía lo que escondía Ciudadanos, a pesar de las apariencias en aquel momento.

Hoy, lo han vuelto a demostrar. Se abstendrán cuando el decreto-ley de la exhumación del caudillo genocida pase por las Cortes. Pero esa abstención, estoy convencido de que se debe a guardar las formas, por lo que no se atreven a votar en contra. Sin embargo, la cuestión está clara, son lo que son y se quieren parecer tanto al PP que, en su afán por imitarlo, lo pasan por la derecha.

Con una excusa de forma, Albert se ha quitado la careta. Y por mucho que diga, se le está viendo el plumero. Un plumero donde, además del rojo y el amarillo, se observa volar un águila juvenil y de aspecto joseantoniano. Al fin y al cabo, hace honor a su apellido.

Salud y República

21 agosto 2018

Que paguen más los que más tienen


En plena crisis, cuando el que más y el que menos apenas podía sobrevivir, los bancos casi no pagaban a Hacienda. Nos subieron los impuestos, tuvimos que rescatar bancos, nos recortaron abundantemente el Estado del Bienestar; y, sin embargo, los bancos tuvieron grandes beneficios sin pagar casi impuestos.

Es más, en algún caso –el del banco más importante de España: el Banco de Santander--, la cuenta impositiva les salía negativa. Así, entre 2013 y 2016, declarando casi 16.000 millones de euros de beneficios, este banco pidió una devolución de 2.500 millones del Impuesto de Sociedades. ¡Son las cosas del querer! Ese amor que se tienen gobierno y grandes empresas. Mientras que a nosotros nos machacaron, resulta que los banqueros y grandes empresarios se hacían de oro, durante la crisis, y mientras que el tipo medio de impuesto del IRPF de los trabajadores ha sido y es de un 25%, las empresas han pagado durante los últimos años menos del 7%. Esto es lo que se llama Justicia, vamos que ‘somos iguales todos ante la ley’.

Y es que mientras que a usted y a mí, nuestra querida Hacienda nos hace pagar antes de hacer la declaración, restándonos el impuesto del salario o la pensión, a los bancos y a las grandes empresas les permiten una serie de triquiñuelas que hacen que paguen la cuarta parte de lo que pagamos nosotros. Y además se escandalizan cuando alguien sugiere que tienen que pagar más.

No es que me parezca bien lo que Unidos Podemos trata de llevar como condiciones de un posible pacto con el PSOE para aprobar el techo de gastos; me parece lo mínimo exigible. Y es que se trata de poder tener más recursos, aumentando impuestos a los que más tienen y menos pagan, para poder recuperar prestaciones que han desaparecido o han sido recortadas, durante la crisis, al Estado del Bienestar.

Y cunde la alarma entre los liberales y la derecha recalcitrante. Cuando oyen que los suyos –o sea los poderosos— pueden pagar más, se ponen a parir. Esta es la cuestión. Es un tema ideológico, la derecha, C’s y el PP, defienden a los suyos, y no cabe la menor duda de que los suyos son los que más tienen.

Tanto que se les llena la boca en defensa de la Unión Europea, y tanto que les gustan las comparaciones cuando les conviene, deberían saber –seguro que lo saben, pero juegan a hacerse los idiotas— que los impuestos en España suponen el 37,9% del PIB, mientras que en la media de la UE es del 46%. O sea que pagamos menos impuestos que casi nadie, un 8% menos que la media europea. Por lo que, si queremos conseguir un país con un Estado del Bienestar aceptable, debemos obtener más ingresos, y estos sólo pueden venir de los más poderosos, de los que menos han contribuido a soportar la crisis.

Por eso…

·        Crear un impuesto para los bancos –que tanto se han beneficiado durante la crisis—
·        Hacer que las grandes empresas contribuyan de forma efectiva, como mínimo con el 15% (no como ahora que no llega al 7% lo que pagan)
·        Eliminar las SICAV, que con trampas y triquiñuelas, consiguen pagar sólo el 1% de impuestos
·        Crear un impuesto mínimo adicional al diesel (yo preferiría que hubiera un impuesto a los coches nuevos que utilizan gasoil y no subir el precio del este carburante de forma general)
·        Subir el IRPF a las rentas superiores a partir de 60.000 euros anuales --yo entiendo que ese límite se puede subir (empezar en 80.000) y hacer escalas posteriores que vayan aumentando el porcentaje de pago del IRPF hasta un 50%--

…no parece que sean medidas tan radicales, y sin embargo pueden aumentar los ingresos en unos 10.000 millones y con ello evitar recortes y conseguir revertir parte de lo perdido en estos últimos años.

Y si a esto le sumamos una buena política contra el fraude y los paraísos fiscales...

Salud y República

18 agosto 2018

Catalunya no quiere al rey


Es obvio. Basta ver que todas las fuerzas parlamentarias en Catalunya, salvo PP y C’s –el PSC está entre Pinto y Valdemoro, como es habitual--, se reclaman republicanas, y son más del 60% (sin contar al PSC).

Pues bien, lo lógico es pensar que si el rey va a Catalunya puede encontrar reacciones en su contra. Al igual que hay ciudadanos que a su paso gritan: “Viva el rey”. Por lo tanto debería darse una normalidad a este hecho, siempre dentro del derecho a la libertad de expresión.

Cierto es que Ada Colau dio una lección digna de elogio. Pidió que el 17-A fuera el día de las víctimas y que las actitudes de todos, sobre todo de los partidos políticos, estuvieran encaminadas a dignificar a las víctimas del atentado magnicida.

Creo que la alcaldesa tenía razón pero, sin querer enmendarle la plana, también creo que el rey o cualquier político puede ser increpado, y que tal hecho entra dentro de su cargo, por cierto bastante bien pagado. Por lo que hacer de esta crítica, razón para defender al rey como si fuera un monarca medieval, como ha hecho la derecha centralista, es propio de un fanatismo y un seguidismo de tiempos lejanos.


El rey tiene derecho a ir a Catalunya, pero la gente tiene derecho a expresar su rechazo al monarca. Esto es democracia. Los tiempos de alabar a  personajes como dioses, incluidos los reyes, es algo pasado y más cuando hay motivos para ese rechazo.

El lamentable discurso del rey el tres de octubre pasado ha provocado esta situación. De aquellos polvos, estos lodos. En una situación tan crítica como la provocada el uno de octubre, cómo es posible soltar un discurso regio incapaz de buscar un consenso.

No hay nadie que piense que el rey tendría que haberse puesto del lado de los independentistas, eso era esperable. Defender la Constitución, según está, es defenderse a sí mismo, su jefatura de Estado. Ahora bien, de eso a soltar una letanía en contra de la mitad de los catalanes, sin hacer ninguna mención al diálogo y, sobre todo, sin acordarse de centenares de heridos de dos días antes, es propio de un personaje que destila odio y que está incumpliendo su misión como Jefe del Estado, tratar de tender puentes. Él los destruyó. Podía haber defendido lo mismo y haber buscado posibles encuentros y el recuerdo de las víctimas.

El rey debería haber recordado que el asunto se empezó a quebrar cuando Rajoy y sus muchachos rompieron la baraja llevando al Tribunal Constitucional amigo, un estatuto que había aprobado el parlamento nacional, el parlament catalán y los propios catalanes en referéndum. Y no digo que no haya habido errores graves por parte de nacionalistas después, pero ponerse sólo al lado de una parte, hace que la otra le vea como un enemigo.

En fin, nada de exagerar, la defensa que hacen desde Ciudadanos y Partido Popular al rey es más religiosa que otra cosa, basada en la fe. Y perdonen ustedes este país debería ser aconfesional y creer más en la libertad de expresión. Al menos eso dice esa Constitución que tanto aman algunos.

Salud y República

15 agosto 2018

España es corresponsable del genocidio en Yemen


España es el cuarto país que más armas vende a Arabia Saudí. Hemos vendido 900 millones en los últimos tres años. Hemos contribuido a uno de los desastres humanitarios más grandes del mundo. El ataque de la coalición que lideran los saudíes contra Yemen.

Sí, no valen componendas. Excusas las justas. No es posible que bajo ninguna justificación se esconda la verdad. Arabia Saudí, ese país ejemplar que corta manos a los ladrones, que tiene ninguneada y discriminada a la mujer, que convive con una democracia de quinta división, lidera una coalición contra Yemen. Y lo grave es que lo hace como ellos saben: contra todo lo que se mueve, sin discriminar. Victima de sus sanguinarios ataques y su bloqueo canalla contra la población civil, donde niños, mujeres y personas no militarizadas sufren las consecuencias.

El último ataque aéreo de la coalición que libera Arabia Saudí, hace seis días, ha acabado con la vida de 29 niños, que viajaban en un autobús escolar. Tanto Trump, como gran parte de los países occidentales, incluidos gran parte de los partidos políticos españoles apenas han dicho ni mu. En todo caso han comunicado un cierto rechazo –pequeño y falso-, ante estos crímenes contra la Humanidad.

Mientras, nosotros, desde España, les seguimos vendiendo armas. Por cierto, no sólo a los saudíes, también a los Emiratos Árabes –otro ejemplo de democracia inventada— que también forma parte de la coalición contra Yemen.

Encajamos dólares a cambio de vidas. Un bonito negocio. Y no valen historias. Eso de que Arabia Saudí, como dicen ellos, y nuestro gobierno aseguran que no ha utilizado armas en esta guerra, es una milonga propia de justificadores que no saben cómo defenderse. ¿Quién puede creer a Arabia Saudí o a los Emiratos? ¿Acaso no demuestran a diario, lo que les importa los derechos humanos? ¿Cómo se va a probar que las armas usadas provienen de otro país? ¿Acaso a los muertos se les sella con el producto mortífero? Vender armas es más que discutible, hacerlo a quienes se sabe que matan indiscriminadamente con ellas es corresponsabilizarse con esos crímenes.

Imagino a nuestra querida familia real tan tranquila, mientra que sus hermanos –así denominan a la familia real saudí— cometen crímenes injustificables contra gente inocente. Esos abrazos que se repetían entre Juan Carlos y el rey saudí también han tenido consecuencias. Por cierto, Felipe VI, junto a Rajoy, recibieron con alharaca, hace cuatro meses al príncipe saudí Bin Salmán, quien vino a firmar un contrato con Navantia para la producción y compra de tres corbetas por un valor de 2000 millones. Unas corbetas que cuando estén en poder de esa coalición pueden teñirse de sangre. Eso sí, con esos 2000 millones para la naviera, habremos arreglado los problemas económicos de este país. ¡Qué vergüenza! Dólares con sangre de inocentes.


Tres años lleva la campaña Armas Bajo Control (Amnistía Internacional, Greenpeace, Fundipau y Oxfam Intermón) advirtiendo al gobierno que el uso de las armas y las corbetas pueden utilizarse contra la población yemení para ataques indiscriminados y para mantener el bloqueo a Yemen. Y como quien oye llover. Hasta ahora el PP no había hecho ni caso, al contrario. Veremos si Pedro Sánchez y su gobierno es capaz de tener algo más de sensibilidad y dejar de vender armas a esos asesinos, o por el contrario, siguen prefiriendo los dólares y la sangre, a los derechos humanos.

Salud y República

13 agosto 2018

Orden y Seguridad: Los manteros aumentan por sentido común

¿A qué me recuerda este eslogan de Ciudadanos, cuando se refieren a los manteros? –otro más, hemos de reconocer que a falta de programa e ideario, sacan eslóganes como churros--. Es fácil, esta frase de Rivera y Cía es idéntica a la de ‘su abuelo’, José Antonio Primo de Rivera.

Esta nueva frasecita publicitaria se ha unido a aquella que no hace mucho dijo el capo Rivera: ‘Sólo veo españoles’, más de lo mismo, en definitiva. Y se completa con su odio a los catalanes que son independentistas –quizá porque no quieren ser españoles— y con la visita a Ceuta para confirmar su rechazo a los inmigrantes. Todo se puede resumir en ‘Una, Grande y Libre’ –lo de libre es de coña--, axioma del nacional-catolicismo que defendía también su pariente José Antonio.

Se trata de volver a pisotear las entrañas de la democracia y, agudizando los instintos más primarios de algunos, sacar rédito electoral. Todo con mentiras y con justificaciones ridículas. La última es buena: ‘Los manteros han aumentado por sentido común’. Esta es la respuesta que dan los chicos de C’s al problema. No han entendido nada. Les importa un pito la realidad. Ellos inventan con tal de encontrar un resquicio electoral al que agarrarse. Deberían saber –probablemente lo saben, lo que es más grave— que los problemas se detectan con datos y no con ‘el sentido común’ de algún iluminado, algo subjetivo y más cuando se buscan beneficios espurios.

Los manteros, lo son a su pesar. No desean ejercer como tales. Quisieran poder tener los papeles y encontrar un trabajo legal, pagando impuestos como todos. Sin embargo, visto que tienen el vicio de comer, se ven abocados a obtener ingresos como sea. Si un día se prohibiese el top-manta aumentarían los hurtos. Cuando alguien no tiene qué comer, busca como sea y donde sea los recursos necesarios. Cualquiera de nosotros haría lo mismo. No provocan inseguridad, sino ganarse la vida como les dejan, y en paz.

El peligro no son los manteros, apenas unos cientos en toda España, sino los políticos que, haciendo demagogia, tratan de meter miedo, exagerar y asegurar amenazas que nada tienen que ver con la realidad. España está considerada una de las naciones más seguras del mundo. El índice de criminalidad, así lo aseguran fuentes internacionales, es de los más bajos del continente. Ese peligro, que tanto C’s como el PP aseguran, es más falso que un finiquito en diferido. Buscan, simplemente, en un ejercicio impresentable, demagógico y temerario, una actitud que ha hecho que la América de Trump, o la Italia de Salvini y otros tantos ejemplos, hoy hayan ganado elecciones. Eso es lo que buscan, Un totalitarismo trasnochado y demagógico. Lo malo es que están pegando una patada al Estado de Derecho, en el culo de los españoles. Lo saben y lo hacen por cuestiones electoralistas. Luego dirán que no son populistas y que son de centro. ¡Hay que tener huevos!

Salud y República

10 agosto 2018

Casado y Rivera: ¡A ver quién la tiene más grande!

Es así. Guste o no. Estos dos jóvenes luchan como hienas por hacerse dueños de la derecha y porque desaparezca su contrincante. Desde que Casado ha entrado en juego, sólo tiene dos objetivos: salvarse como pueda del problema de su máster y aplastar a Rivera para hacerse con toda la derecha electoral, sobre todo la extrema derecha.

Mientras tanto, el tal Rivera --ya saben que hace bueno aquello de Mark (Groucho): ‘Estos son mis principios, si no les gustan, tengo otros’— pasando de socialdemócrata a derecha extrema, sólo trata de buscar electores donde hay huecos. A falta de ideología, va llenando su pseudo-programa a golpes de electoralismo barato y pensado en ir más allá que el PP. De hecho, en Cataluña le ha dado resultado este populismo barato.

Y sí, entre ambos están tirando de la cuerda tanto del mismo lado que se están yendo ambos a la extrema derecha. En Cataluña, si uno vuelve a amenazar con el 155, el otro dice que tenía que estar en vigor. Si uno va a abrazar inmigrantes al día siguiente de haber demostrado su racismo, el otro le sigue y trata de ir más allá y habla de prohibir su entrada.

Y lo último, por el momento, es el tema de los presos de ETA. Con una irresponsabilidad ilimitada se ponen en contra de la propia ley pretenden el 'y yo más' y atacar al gobierno que ha aproximado dos presos que cumplían todos los requisitos. Tanto es así, que las propias víctimas –algo que jamás pensaron ni Casado ni Rivera— les han dado un zasca de primera, al estar de acuerdo con la medida del gobierno, dejándoles solos al margen de la ley. Por cierto, una norma que estaba ya diseñada por el gobierno pepero anterior –Rajoy y compañía--, y que el actual gobierno no hace sino poner en práctica.

Les importa un pito estar en contra de la ley. Ellos van a lo suyo y, como dos chiquillos –eso sí, muy peligrosos— se están acercando, cada día más, a partidos ultras como los de Italia, Francia, Hungría u otros países. Juegan a ir más allá, a aquello de ver quién es más machote, quién la tiene más grande.

Eso sí, naturalmente, en casos de corrupción ya estamos viendo que se ayudan sin escrúpulos. El último caso, el del alcalde de León, lo deja claro. Ciudadanos ayuda el PP y, tratando de guardar el tipo y de ganar tiempo, no se suma a la moción de censura. Prefiere que se abra una comisión, con la visión puesta en que dentro de cinco meses todos estarán metidos en precampaña electoral, y todo quedará en nada. Esa es su visión. Por cierto, su tesorero, Carlos Cuadrado, todavía sigue sin explicar sus casos judiciales en Brasil y que ocultó deliberadamente a la comisión de investigación del Senado. Así mismo, ocultó las compras de un inmueble a Hacienda y se ha negado a aclarar de dónde provenían casi 800.000 euros que aportó a su empresa en 2013 y que podrían provenir de fondos opacos.

Eso a Rivera le parece filfa. Este adalid de la transparencia, que hace de la lucha de la corrupción su máximo eslogan, trata de dilatar los problemas peperos y si se trata de su tesorero, cuidado, quién sabe lo que pudiera destapar en el caso de que le abandonara su partido. Hasta en eso se parecen los partidos de Casado y Rivera.

En fin, una joya de machos hispánicos –en ambos partidos ha habido declaraciones de signo machirulo— cuya dedicación es ver quién de los dos la tiene más larga. A ver si con un poco de suerte, los electores se las cortan.

Salud y República

P.D. Recomiendo que oigan la canción “Algo personal” de Serrat y verán cómo quedan identificados Casado y Rivera.

07 agosto 2018

Sr. Casado, ¿dónde están sus papeles?


Claro que es fácil pedir los papeles que no tienen a los migrantes. Muy fácil, porque no los tienen. No tuvieron tiempo de pedirlos. El hambre y las guerras les empujaron.

Qué bonito es cerrar las puertas, hablar de millones de inmigrantes, cuando en los últimos ocho años no han pasado de 120.000. Y qué bonito es, días después, ir a darles la mano a los mismos a los que quiere prohibir la entrada.

Tan bonito como no presentar los papeles (el ordenador) que le ha pedido la jueza con los trabajos del máster puesto en cuestión. Los papeles de los inmigrantes son necesarios, los del Sr. Casado son una cuestión menor, de importancia mínima. ¿Dónde están sus papeles Sr. Casado? ¿De qué huye usted? Ya se sabe, los peperos siempre piensan que están por encima de la ley.

Una jueza, por cierto, que fue asesora del ministro pepero de justicia, Rafael Catalá, en su momento –difícil acusarla de progresista-- que ha encontrado indicios de delito y que ha pasado el caso al Tribunal Supremo para que lo estudie y pida un suplicatorio al Congreso.

Y es que además de ser un ultraderechista redomado –sobre todo en temas como Cataluña o la Inmigración--, ha intentado defender un master, que a la misma jueza le parece regalado, mintiendo como un bellaco. Aquí se puede confirmar.

Veremos que dice el Supremo, cuyos componentes ya sabemos que los nombre el CGPJ (miembros nombrados por los partidos políticos). Pero ya está manchado. Una jueza conservadora, para más inri, le ha destapado el pastel. Su máster es un regalito más hecho al PP, como el de Cifuentes.

Es increíble pero cierto. Un líder amenazado desde hace ya dos meses por la Justicia, ha sido nombrado capo del Partido Popular, a sabiendas del riesgo que corría. Ahora veremos como termina. Para empezar, decir que su objetivo es regenerar su partido, cuando tiene una mochila tan dudosa, es algo desconcertante, aunque propio de los peperos. Capaces de rizar el rizo en aspectos de corrupción y defender lo indefendible hasta el límite, para luego hacerse los suecos. ¿Es ésta la regeneración esperada? Un discurso rancio y viejo.

Miren ustedes, yo después de ver y escuchar a los actores importantes, me atrevo a pensar que la jueza tiene toda la razón del mundo. Y es que me ha comportado una gran satisfacción ver cómo mamporrerillos peperos de tres al cuarto, como Marhuenda o Inda, trataban de defender a Casado, descompuestos y con argumentos tan falaces como los que asevera García Egea, el nuevo secretario general, o el mismo Casado. Nerviosos, echando la culpa a la jueza o diciendo que los casos de las otras tres imputadas, de similar factura al caso Casado, son distintos.

Fíjense si están nerviosos y cagados –perdonen la expresión— que ya empiezan a hablar de que el caso ha prescrito. Lo que significa que van a basar su defensa en esa cuestión y no en la inocencia de Casado.

Y para completar el repertorio, resulta que ahora dicen que la ética no la marcan ni los políticos ni los periodistas, sino la ley. ¡Qué diría Aristóteles! No saben lo que es la ética y, ante problemas graves, confunden, a sabiendas, responsabilidad política con responsabilidad judicial.

Eso sí, ya sabemos una cosa. El propio Casado lo ha dicho, temiendo lo peor. En caso de ser imputado no dimitirá. Esos son sus poderes y sus tragaderas. Habría que recordarle que decía en otros casos, como en el de Rita Barberá, que sin ser imputada, aconsejó su dimisión por cuestiones políticas. En fin, nada nuevo bajo el sol. El PP y su embudo particular para medir sus culpas. Veremos cuánto resiste. De momento la Sra. Santamaría no ha querido defender a Casado, y me da la impresión que está viviendo momentos de éxtasis, a la espera de la caída de su enemigo.

Salud y República