20 noviembre 2018

Facebook se alinea con la Ley Mordaza


Espero que en esta ocasión Facebook no me oculte este artículo. Porque en aras de alguna denuncia de algún enemigo de la libertad de expresión, esta red social me ha amenazado en varias ocasiones con ocultar mis escritos. El último me lo ha vetado, haciendo caso de alguna denuncia de algún individuo fascistoide que pretende callar, con ayuda de esta red social, a una voz de la izquierda.

Cualquiera puede, si le interesa, leer el artículo prohibido en mi blog Kabila: http://rafa-almazan.blogspot.com/: ¡Qué mierda de Justicia! Ya ven ustedes, todavía hay alguien que defiende a esta Justicia lamentable, cuando desde dentro de la misma justicia las críticas y las dimisiones son el pan de cada día.



Así estamos, una red social, que al ritmo del aire de lucha contra la libertad de expresión, y con una denuncia de un desalmado, trata de ocultar formas de pensar que no van con su ideología. Algo insólito y que pone en riesgo uno de los grandes pilares de la democracia: la libertad de pensamiento y de expresión.

Corren tiempos difíciles desde que el PP impuso con su mayoría absoluta la ley mordaza. Y no lo digo por mí, que simplemente expongo lo que pienso, consciente de que poco puedo influir y de que tengo una audiencia mínima. Sin embargo, hay personas que han pasado por juzgados, llegando a ir a la cárcel por expresar sus pensamientos o por acciones que supuestamente pueden ser consideradas delitos de odio, cuando se consiente que haya franquistas, por la red y por las calles, exaltando y enalteciendo a un dictador criminal, en aras de la libertad de expresión, sin inmutarse y sin pudor, y con la aceptación de las autoridades competentes: la policía y la justicia.

¿Hasta cuándo va a estar vigente la ley mordaza? ¿Cuando va a cumplir Pedro Sánchez su promesa de acabar con ella?

En fin, un episodio más de una época oscura, donde la libertad de expresión se acorta para evitar criticas a la monarquía, la justicia, la iglesia, el fascismo, la banca etc., mientras que se permite que los franquistas campen por sus lares y alaben a un genocida. Ésta es la historia que nos está tocando vivir.

Mientras pueda, seguiré escribiendo lo que pienso, aunque, después de lo acontecido, me temo que me perseguirán y me censurarán en Facebook. Por si a alguien le interesa, siempre podrá ver mis artículos en mi blog: Kabila.

Salud y República (aunque no les guste)

1 comentario:

María dijo...

Querido Rafa, la historia se repite y encima nos toca soportarla a los mismos.
Algunos lumbreras de ahora se preguntan si el número de fachas es soportable o no, si estamos dentro de lo "normal" o no...
La incultura de este país de un tiempo a esta parte hace que los que son fascistas todavía no se han dado cuenta de que ellos lo son.
De veras que me gustaría no estar en este planeta cuando alguno de estos censuradores ejerza el poder ya sin trabas.
¡Ah! y deberíamos mirarnos la gente de izquierdas qué estamos haciendo mal para que consintamos y traguemos tanto.

Besos