10 julio 2018

Ciudadanos: ¡Cuanto peor, mejor!


Éste es el lema de Ciudadanos. Parece que la fiebre está bajando y que se han quedado sin su caramelo preferido: Cataluña. Ellos han conseguido, enfrentando a los catalanes, unos réditos excepcionales fuera y dentro de Cataluña. La caída del PP y el cambio de políticas del nuevo gobierno central, que ha iniciado una nueva etapa, les ha sentado como un tiro, porque sienten que su principal enemigo se puede desvanecer. Me refiero al diálogo.

Si hay algo que no esperaban era la caída de su maestro y rival: Rajoy. Y la llegada de alguien que está tratando de hacer, simplemente, lo que cualquier persona normal haría. Cambiar el silencio, la inactividad y el enfrentamiento por el diálogo. ¡Así de fácil!

Independientemente de lo que pueda suceder, una nueva etapa se ha iniciado. Los resultados son impredecibles. El hecho de que se hayan reunido los dos presidentes (Sánchez y Torra) no lo perdonan en Ciudadanos (tampoco en el PP, pero eso es más sabido). Este partido que ha vivido a costa de la confrontación, ha visto con malos ojos que se le va el chollo. No les ha interesado hacer política, han elegido la vía judicial cuál peperos, y les había salido bien, hasta ahora. Pero no estaban preparados para este cambio. Cualquier ventana abierta a los independentistas es para ellos una traición. Saben que su tiempo está pasando y que sin enfrentamiento no tienen campo de juego.


Ya no vale el “cuanto peor, mejor”. Ahora ya no va a peor. Y eso, les preocupa, se encuentran con el culo al aire, con un cabreo monumental, como el del niño al que le han quitado su juguete preferido, y sin saber cómo actuar, salvo pretender obstaculizar cualquier posibilidad de avance.

Su negativa a toda posibilidad de solución, es de un totalitarismo de libro. Ellos que tanto hablan de que les subestiman y no les tienen en cuenta, de que sólo se gobierna para la mitad de la población, resulta que cuando alguien pretende cambiarlo, lo critican. Se ven sin el juguete que les ha dado tantos votos en Cataluña y que les anunciaba tiempos excelsos en el resto de España.

Hoy los sondeos empiezan a bajarles del trono, y el peligro se acerca. Harán todo lo que puedan para boicotear las reuniones y las posibles soluciones a este conflicto. Sin conflicto no hay Ciudadanos. Han conseguido ganar al PP, en su competición casposa en Cataluña, y ahora se ven cercados porque las aguas pueden volver al río, aunque este río no se sepa donde desembocará todavía.

Y es que viven de eslóganes y de estudios demoscópicos, no hay mucho más. Ayer eran socialdemócratas, luego pasaron a ser de centro y hoy, al menos en el conflicto catalán, han pasado al PP por la derecha, anunciando una deriva que más parece propia del otro Rivera (José Antonio) que de estos tiempos. Quién sabe dónde estarán mañana. Es lo que tiene politiquear a golpes de mercadotecnia y no tener ideología fija. De momento, les ha entrado un Sánchez en el ojo y un Unidos Podemos que empuja y que les está dejando ciegos. ¡A ver si hay suerte!

¡Qué menos que hablar!

Salud y República

1 comentario:

dono jono dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.