09 noviembre 2017

La jueza Carmen Lamela recibe su tercer premio por su pasión pepera, en un año

Ya lo entendíamos, pero ahora ha quedado totalmente al descubierto. Esta jueza que primero encarceló a los Jordis, y luego a una parte del govern català es una luz que guía los pasos del PP por la Audiencia Nacional. Y es que es muy agradecida, y el PP la premia por su apoyo y afección a Rajoy y los suyos.

El fiscal reprobado Maza, que ha sido el gran impulsor de las peticiones de cárcel para todo lo que no se escudara bajo el nacionalismo español, ha encontrado su aliada en la jueza de la Audiencia Nacional y juntos han llevado a cabo la operación más sucia que se recuerda.

Y a cada cual su premio. El fiscal que debió ser cesado y fue reprobado por el Parlamento Español ha encontrado su mayor aliada anti-independentista en una jueza que ha sido galardonada –las condecoraciones llevan asignadas una prestación económica— en dos ocasiones, en el último año: en octubre de 2016, le otorgaron la Cruz de Plata al Mérito de la Guardia Civil”, siendo ministro Jorge Fernández Díaz (ministro reprobado), y la medalla al Mérito Policial en septiembre de este año se la otorgó el Ministro del Interior, Juan Igancio Zoido (otro ministro reprobado).

Pero la cosa no se queda ahí, la jueza Lamela que ocupaba el cargo provisionalmente, acaba de ser nombrada, entre varios candidatos, jueza titular con plaza fija en la Audiencia Nacional. Otro premio, y van tres en poco más de un año, que el gobierno pepero concede a su fiel aliada. En esta ocasión, ha sido propuesta por el ministro de Justicia, Rafael Català (curiosamente, otro ministro reprobado)

Los dos, con sus servicios prestados, no desde luego a este país, al que con sus decisiones están obstaculizando la solución con Cataluña, sino al Partido Popular, al que sirven con un vasallaje indigno de un fiscal, aunque sea nombrado por el gobierno y menos de una jueza de la Audiencia Nacional salvo que…


Todo esto no ha hecho sino calentar el ambiente con una decisión injusta, como es la de dictar prisión preventiva a los Jordis y a ocho componentes del gobierno catalán. Todo el mundo, pensaba hasta hace un mes que la prisión preventiva es una medida muy extrema, por lo que significa encarcelar a personas antes de ser condenados en firme. Y así trataron de explicarlo las élites políticas, muchas de las que se llaman constitucionalistas hoy, para defender que, por ejemplo y entre otros, no estuvieran en la cárcel Urdangarín y Rato. Pero claro, ha vuelto a funcionar la ley del embudo.

Ayer huelga. Todos estos días manifestaciones y concentraciones continuas en Cataluña y un puñado más de independentistas que se convierten con fervor al ver lo que hay al otro lado del espejo.

Basta ya de un gobierno que no respeta la separación de poderes, basta ya de un gobierno que se apoya en un partido acusado de corrupción y de ganar dopado las elecciones. Basta ya de utilizar la represión y el miedo. Basta ya de soportar a un partido que trata de solucionar judicialmente los problemas políticos.

Por cierto, no quisiera dejar de señalar la incoherente actitud de un partido que se llama de izquierdas, como el PSOE, y que de la mano de la derecha (el PP) y de la extrema derecha (Ciudadanos) ha ayudado a aplicar el 155 y no es capaz de pedir estas excarcelaciones injustas.

¡¡LIBERTAD PARA LOS JORDIS Y EL GOVERN CATALÀ!!


Salud y República

3 comentarios:

Genín dijo...

Hay algo que yo tengo muy claro, el que la haga que la pague, justamente, pero que la pague, Lamela y el PP serán lo que sean, pero los independentistas han infringido la ley, insultado y vilipendiado a España y al resto de catalanes y españoles que no pensamos como ellos, sin respeto alguno, se han independizado por cojones, así que por mi que les apliquen la ley, no inventada como hacen ellos, pero que se la apliquen, y que se jodan, no mas de lo que se merezcan, pero que se jodan.
Salud

RGAlmazán dijo...

No estoy de acuerdo. Es verdad que las infracciones de los independentistas han sido flagrantes. Pero parece que olvidamos que quien empezó esta película de miedo fue Rajoy que hizo una campaña contra un estatuto que llevó al Constitucional y resulta que hay artículos que sin embargo están en vigor en los Estatutos de Aragón, Valencia y Andalucia, sin que hayan dicho ni pío. Sin aquella campaña nos habríamos evitado todo, esa es la chispa que encendió el fuego.
Por cierto, los insultos y vilipendios los he visto más en los ultras españolistas esos de una-grande-libre, y sin embargo las manifestaciones que yo he vivido, en directo también,han sido pacíficas. Y la catalanofobia es latente en muchos españoles desde hace mucho tiempo.
En fin, esperemos que algún día el Sr Rajoy quiera dialogar si quiere arreglar esto, porque debería entender que no se puede encarcelar a millones de catalanes.
Salud

José Luis Fernández dijo...

Gracias por tu información tan bien resumida Rafael. Un abrazo