28 septiembre 2016

Y Susana cogió su fusil, loca por la música

Ya ha llegado. Esperaba el momento de saltar a la palestra y aquí está. No sé si “♫ tenía un ratón ♫” o si “♫ no llora más por mi ♫”, lo que sí sé es que, en contra de lo que siempre había anunciado, ha llamado a sus huestes para que la apoyen y opte por ser la próxima secretaria general del PSOE. Lo tenía todo preparado, esperando. Y ahora se hace de nuevas.

Susana Díaz tiene una cara tremenda. Va de salvadora y encabeza la versión aristocrática del PSOE, la de permitir que Rajoy y su PP gobiernen. Ya se le ha caído, del todo, la careta. Se cargó a Izquierda Unida del gobierno, cuando tenía que cumplir aspectos sociales del acuerdo, luego se alió con Ciudadanos y tan campantes. ¿Qué se puede esperar?

Ambiciosa y decidida siempre dijo que ella sólo aspiraba a ser la presidenta de su Comunidad. Mentía miserablemente y todo el mundo lo sabía, ella quería ser la emperatriz del PSOE y dirigir el partido desde Ferraz.

Ha buscado apoyos y los ha encontrado. Su primer lugarteniente fiel ha sido Guillermo Fernández Vara, que desde el primer momento ha manifestado su deseo de facilitar a Rajoy el gobierno, claro que de casta le viene al galgo, por algo el presidente de Extremadura empezó su andadura en las NN.GG. del Partido Popular extremeño. Junto a él, otros barones han empujado a Susana para hacerse con las riendas del partido: García-Page o Javier Lambán, casualmente socialistas que tuvieron el apoyo de Podemos para ser presidentes en sus CC.AA, y hoy echan víboras por la boca cuando se les menciona un posible pacto con Unidos Podemos.

Después la han seguido insignes socialistas, eso sí, la mayoría de otra época. Felipe González, Alfonso Guerra, Rubalcaba, etc. Muchos de ellos pertenecientes a la apolillada rama de lo que yo llamo los PPSocialistas. Ahí están los Bono, Belloch, Corcuera, Paco Vázquez, caracterizados tanto por su amor al PP, como por su odio a Izquierda Unida antes y a Podemos ahora.

La presidenta andaluza ya ha convocado a su ejecutiva mañana para que la avalen y presenten batalla en Ferraz. Ella –otra más— está dispuesta a “salvar” a España, haciéndose la dueña de su partido y defenestrando a Sánchez, al que tiene una tirria de tamaño colosal.

Va de pura por la vida y olvida que precisamente en su feudo, Andalucía, se ha producido uno de los mayores casos de corrupción de un partido político, el suyo, que ahora está siendo juzgado. Tiene demasiadas ganas de poder, desde que Sánchez es el secretario general de su partido, y quiere hacerse con él a cualquier precio, olvidando que no hace mucho dijo que ella había sido elegida por andaluces y que no abandonaría Andalucía para irse a Madrid. Otra mentira más de esta socialista que ha hecho de Pedro Sánchez su blanco preferido, y apuesta porque gobierne Rajoy. ¡Vivan los PPSocialistas!

No quiero defender a Sánchez, que va de derrota en derrota, pero es triste ver que el PSOE puede irse hacia la derecha con tal de no consentir un pacto de izquierdas y de allanarle el camino a “ese gran hombre llamado Rajoy”.

Salud y República

4 comentarios:

Genín dijo...

Yo no simpatizo con ninguno, pero está claro que todas estas bestias políticas lo que buscan es el poder, caiga quien caiga, así que lo que espero es que por el bien de todos, los socialistas diriman sus diferencias cuanto antes y se normalice el partido, a ver si cada uno deja de pensar en si mismo y su cortijo y piensa un poco en el bien de España, que por lo que veo, ni dios lo hace... :(
Salud

Eulalia Batista dijo...

El PSOE perdió la S y la O hace ya muchos años. Allá por el 82, cuando cambiaron las chaquetas de pana por los trajes de Armani, o de quien fuesen. Desde entonces son simplemente otro partido español de derechas. Y no importa que otra letra lleven pegada, ni son gallegos, ni catalanes, ni andaluces, ni nada. Son solo eso, españoles.
Saludos.

desahogandome dijo...

Hace mucho que hasta el PNV (partido Regionalista Vasco, realmente), está a la izquierda del PSOE ¡y ya es decir porque es la derecha vasca!. Con Susana igual hasta acaba el PP siendo un referente del centro-izquierda. El espectáculo, ciertamente, está siendo muy divertido.

Aún recuerdo cuando escribí:
http://elcantodelamoneda.blogspot.com.es/2008/09/el-padre-que-los-pari.html

Me faltó adivinar el final de la historia... que bien se podía sospechar.

un saludo.

Pilar V dijo...

Dicen que Susana nunca gana, que ella hereda. Triste